!Síguenos!
Avatar

Publicado

el

A decir verdad:

Por Rubén Iñiguez

En esta ocasión hablaremos de la convivencia familiar, pues sin duda es un factor clave y esencial en las vidas de las personas, porque la familia es el núcleo social más importante de cada individuo. Una convivencia amena y positiva entre integrantes de la familia repercute en la salud y define el éxito que cada uno de sus miembros.
La convivencia familiar en el hogar brinda a los niños seguridad, confianza, contención emocional y más herramientas para construir un auto concepto positivo, asegurando el bienestar psicológico y emocional. Además sienta el ejemplo de cómo los hijos construirán su propia familia en el futuro y como se relacionarán con los demás integrantes: hermanos, padres, primos, etc.
Tener una familia en armonía no es tarea fácil, pues cada vez es más común que muchas parejas se divorcien o se separen, y en algunos casos, por capricho o por una frustración sentimental, evitan a toda costa que los hijos convivan con ambos padres, sin saber que pueden tener repercusiones legales, además de dañar el sano desarrollo del menor.
Por un lado, existen Padres que son demandados por la mujer en un juicio llamado reconocimiento de paternidad, porque no tienen el deseo de ponerle su apellido al menor, mucho menos de hacerse responsables de la manutención y alimentación del pequeño.
Por otra parte, existen los Padres violentos, agresivos, con algún vicio al alcohol o a las drogas, por lo que en esos casos, en vez de ayudar al sano desarrollo de los hijos, podría afectar su crecimiento y estabilidad emocional.
Y finalmente el caso de Padres que si tienen toda la ilusión de ver a sus hijos, pero que su relación sentimental con su pareja ya no fue fructífera. Por lo tanto, les niegan a toda costa la convivencia con sus menores.
Es importante que los hijos crezcan tanto con la figura paterna y materna, pues ambos tienen un papel preponderante en la estabilidad de sus menores.
Según las teorías de Richard Gardner sobre la “Alienación parental”, refiere en uno de sus conceptos, que la madre inicia una campaña injustificada de denigración en contra del padre a través de las y los niños que utiliza a los menores como mecanismo para sancionar y castigar a sus esposos y obtener de ellos algún tipo de beneficio o consideración. El resultado de este síndrome, tiene como consecuencia alienar a sus hijas e hijos con tal de castigar o retener a sus parejas.
Sin embargo, este síndrome de alienación parental, podría presentarse indistintamente tanto en el padre como en la madre, al hablar mal y tratar de desprestigiar la imagen del otro consorte hacia sus menores hijos.
Recordemos que los pequeños son los que menos culpa tienen de los problemas de sus padres, y finalmente son los que terminan más afectados por la mala decisión de la pareja, por simple capricho, rencor o venganza.
Concluyo mi opinión haciendo esta reflexión: Si la familia es la célula más importante de la sociedad y no existe de parte del Estado ninguna política pública que permita su orientación y apoyo, podría suponer que no les interesa en lo absoluto el sano desarrollo de los niños, niñas y adolescentes, quienes son el futuro de nuestro país. Aun así, mi más sincera felicitación y admiración a todos los papás de México que son cariñosos, amorosos y responsables con sus hijos, estando o no en un núcleo familiar.
Sígueme en twitter: @rubengdl
Las opiniones expresadas por los columnistas son responsabilidad exclusiva de sus autores y no reflejan necesariamente el punto de vista de Expedientes Afondo
Advertisement
Click para comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Nacional

A decir verdad- ¿A que trajeron a Lozoya?

Avatar

Publicado

el


Por  Rubén Iñiguez*

El proceso electoral del año 2021 está a la vuelta de la esquina, por lo que el humo de las promesas se comienza a disipar y la corrupción del voto, no es percibida en su gravedad.

En primer término el fantasma de la lucha contra la corrupción se convierte en una comedia, con Emilio Lozoya, cuya finalidad será dirigir sus denuncias bajo convenio con el gobierno actual que lo oculta, que además lo declaró anémico y que busca “protegerlo” de los grandes poderes enemigos del pasado neoliberal, encerrado en un hospital de lujo, quienes aparte de todo, andan muy tranquilos y sin pendiente, ya que la mayoría de señalamientos que pudieran hacer en su contra, ya caducaron.

El problema es que cuando fundamenta un gobierno su acierto en campañas electorales y en farsas para lograr mantener la captación de votos, como la lucha contra el gigante de la corrupción, la trama resulta burda, difícil de tragar, sobre todo porque los delitos de Odebrecht han prescrito. Entonces, ¿para que vino Emilio Lozoya?, viene a “desprestigiar a los enemigos” y a ser escaparate de causas que no llegarán jamás a Peña Nieto. Nadie cayó cuando detuvieron a Rosario Robles, quien además espera a que su reclusión política termine.

Trajeron a Lozoya, no para escarmentar, ni tampoco para aplicar la justicia, ni para capturar complices, sino para montar un show en que se acuse a todos los que le indiquen los autores del convenio que avaló AMLO. En todo este teatro, se llevaron de pasada a algunos personajes de  la 4T, pues resultó que la esposa de Jiménez Espriu, estaba involucrada en los repartos de Odebrecht. ¿O no será más bien que su opinión negativa de que el ejército administre las aduanas, le incomodó a López Obrador?

No es novedad que en México se compren los votos de legisladores, y también de los electores mediante dádivas. Porfirio Díaz acusó a Benito Juárez en su última etapa de dictador, de comprar su última reelección con votos a peseta, hizo de eso una bandera del Plan de Tuxtepec.

Nada nuevo bajo el sol, Peña Nieto logró el Pacto por México, mientras tuvo dinero para repartir y lograr que los diferentes políticos del Congreso, de todos los partidos aprobaran sus reformas estructurales. Muchos de los que hoy gobiernan con Morena, como es el caso del gobernador de Puebla, Miguel Barbosa, alcanzaron a recibir como militantes del PRD, las “gratificaciones” oficiales por votar en el sentido que requería el ejecutivo. Mientras hubo repartos la administración de Peña Nieto fue modelo de alabanzas.

De hecho, nada debe sorprendernos, ya que el presidente López Obrador, está comprando mediante los subsidios de sus programas sociales promovidos por su ejército privado de “servidores de la nación” mediante las pensiones, votos y más votos.

Les da un jugoso premio de tres mil pesos mensuales en dádivas, estos podrían representar votos cautivos tanto en la elección intermedia del 2021, así como para el proceso de revocación de mandato. El voto en la boleta electoral, será de 108 mil pesos por los ciudadanos beneficiados y que esperan que ese reparto de dinero, se institucionalice, se convierta en algo perpetuo y sea ampliado sin considerar que la economía está destruida.

AMLO no escatima en dar “apoyos y subsidios” -es una vieja usanza priísta-dará 3 mil pesos a cada niño pequeño por familia, así que, muchos decidieron sacar a sus hijos del colegio, solo para recibir dicho apoyo. Esto también tiene un objetivo claro, votos a favor de Morena para la siguiente elección.

Los 124 mil millones de pesos destinados para eso, serán requeridos por el mismo gobierno de AMLO para sobrevivir, por la situación de quiebra del gobierno federal, así como sus bajos ingresos fiscales. Las personas que los reciben, se han corrompido y se han neutralizado, ahora son conformistas y simplemente esperan sin trabajar a que lleguen los premios.

No emprenden actividad alguna, ya que parten del supuesto que el subsidio del gobierno será para siempre. No buscan trabajo, ni pretenden cambiar su condición de vida. Escalar socialmente podría ser mal visto y se perdería la recompensa gratuita. Muchos incluso no la necesitan pero aparentan ser “pobres” para ser privilegiados en la 4T que reparte sin control, en forma anárquica y hasta repetida esos recursos en algunos cuantos.

El reparto de dádivas provocará un daño moral en gran parte de nuestra sociedad, pero al baluarte anticorrupción, lo único que le preocupa es mantener los índices de popularidad, por eso monta el circo de Lozoya.

La pasividad, la dependencia de muchos mexicanos, la venta de su voto, daña de manera radical la vida democrática y económica de la nación. El voto en México se reduce a cuanto se recibe a cambio.

Mientras el presidente pretende que se olviden los más de 40 mil muertos por COVID-19, aparte de seguir negándose a usar el cubrebocas; utiliza a su delfín López Gatell para engatusar a la población con sus show de magia sin resultados. Lo que le importa a la presidencia de la República es buscar distractores para que nadie cuestione porque hay 10 millones de pobres en lugar de disminuir, tal y como se comprometió en campaña. A olvidar la crisis económica más severa que México haya vivido en los  últimos dos siglos. A olvidar sus fracasos de seguridad pública, con cifras inigualables de muertos de mas de 38 mil, por violencia, o desaparición,  que superan a los de Peña o Calderón.

Sin duda el tema de Lozoya y el regreso del avión presidencial son sólo distractores para centrarnos en lo que verdaderamente debe de estar ocupado el país entero.

Andrés “engañabobos” Obrador, es un maestro de la distracción y de las verdades a medias, que su única intención es enquistarse en el poder, “in per saecula saeculorum” (por los siglos de los siglos)…

Seguir leyendo...

Nacional

A decir verdad- Mas tareas para el Ejército Mexicano; Ahora las Aduanas

Avatar

Publicado

el

Por Rubén Iñiguez.

La decisión del gobierno federal de incorporar a personal militar y de la marina en la administración de las 49 aduanas del país ha caído como balde de agua fría al sector dedicado al comercio internacional en México.

Este fin de semana, el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, indicó que la estrategia está enfocada en combatir la corrupción que se genera en estos puestos de revisión y recaudación, tal como lo ha mencionado desde el inicio de su administración, sin que hasta ahora se haya presentado un plan concreto de solución. En pocas palabras no confía ni en sus propios funcionarios de la 4T.

Por tal motivo, será el Ejército, la Marina, y en menor grado, la Fuerza Aérea, quienes asumirán una nueva labor, la de ser agentes aduanales, de vigilar todo lo que pasa por los puertos marítimos y aduanas fronterizas.

Hagamos un recuento de los deberes y obligaciones que el presidente ha encargado a las fuerzas armadas, siendo que él, era el candidato presidencial, que más estaba en contra de que el ejército estuviese en las calles de nuestro país.

Primero, están las insoslayables labores que confiere la Constitutición como son, salvaguar la soberanía y las instituciones nacionales, de todo peligro externo o interno que amenace con acabar con la vida de la república. De ahí se derivan la preparación de las fuerzas armadas para enfrentar conflictos de guerra irregular, ahora presentes con las fuerzas del narcotráfico.

Segundo, se añade la protección del territorio para regular la migración ilegal, lo que ha sido meta principal de la Guardia Nacional para aumentar la policía Trump-iana de reducción de migrantes.

Pero recordemos más tareas, la tercera encomienda es la construcción del aeropuerto de Santa Lucia, que será una vez terminado, operado por el Ejército y Fuerza Aérea Mexicanos. Es decir, controlarán todo el tráfico y la seguridad operacional de la aviación.

Adicionalmente, como cuarta tarea, se les obligó a apoyar a la Guardia Nacional, a través del decreto que fue emitido desde el 26 de marzo del 2019, en el que se establece que el Ejército y la Marina apoyarán el trabajo de dicha instancia en materia de seguridad pública, por un plazo de cinco años, hasta que la nueva corporación pueda desarrollar “su propia estructura, capacidad e implementación territorial.”

Como quinta tarea, es la de construir los cuarteles de la Guardia Nacional.

Como sexta obligación es la construcción de 1,300 Bancos del Bienestar, mismos que deberán instalar en todo el país. (Cabe precisar que el Ejército, actualmente administra el banco Banjercito).

Séptimo, tanto la Marina como Ejército, pueden ser convocados a labores de emergencia nacional en caso de desastres, de pandemias como el COVID-19. Todo esto, a través del Plan DNIII de auxilio a la población civil.

La octava encomienda, es apoyar la seguridad de los próximos procesos electorales del año 2021.

Como novena asignatura es la de participar en la construcción del Tren Maya… Bueno, para acabar pronto, les toca hasta el reparto de los libros de texto gratuito en las escuelas públicas del país.

Ningún ejército del mundo, puede presumir un perfil tan amplio, una vocación tan fecunda y diversa para atender todo lo que se le ocurre al presidente, su capacidad de cumplir órdenes rebasa al mismísimo genio de la lámpara maravillosa.  

Quién lo hubiera pensado, el eterno candidato Andrés Manuel, ahora presidente de México, los tildaba de asesinos y represores del pueblo. Ahora son sus incondicionales e indispensables impulsores de la 4T.

Hay que resaltar que el substituir a los funcionarios federales, escogidos por el propio AMLO, y en su lugar, poner a gente de las Fuerzas Armadas, implica un fracaso de corrupción de Horacio Duarte, titular de aduanas.

Decisión controversial, la anunciada en Colima ante la visita de la aduana de Manzanillo este fin de semana, ya que el presidente está colocando a las Fuerzas Armadas en un rol muy riesgoso. Ahora, enfrentarán la corrupción, el soborno, el tráfico de influencias, y serán quiénes impidan el tráfico de drogas, así como de armas.

De facto, AMLO nos coloca en un estado militar, con un gobierno endeudado, con una crisis abismal de la económica, una pandemia descontrolada, y su solución, es depositar la confianza en el instituto armado.

Qué favor tan extraño, que predilección tan desesperada, que invocación tan riesgosa, que sólo se le pudo ocurrir a quién en forma irresponsable, maneja a este país. Ha provocado que el Ejército vacié sus cuarteles asumiendo mil tareas.

¿Será acaso un insospechado paso a la dictadura militar, con los pretorianos camuflados o vestidos de verde olivo, aliados del emperador que despacha en Palacio Nacional?

¡Que paradoja kafkiana, partir de la revolución democrática de izquierda para entrar de facto en un mundo militarizado!

Eso no fue lo que prometió en campaña, cuando recorría el país de esquina en esquina, anunciando un paraíso populista en el que, desde el primer día de su gobierno, erradicaría por completo la corrupción y la violencia.

Seguir leyendo...

Gobierno

A decir verdad- No hay protestas en México, y las poquitas qué hay, son ignoradas

Avatar

Publicado

el

Por Rubén Iñiguez

Tal parece que el sueño de disfrutar la gasolina barata, nos duró solo un suspiro, pues regresaron los altos precios del hidrocarburo pese a la promesa de López Obrador de bajar su costo de manera permanente, pues no existe justificación alguna para que la gasolina suba, ya que el valor del petróleo sigue estando muy bajo en los mercados internacionales.

Lo que pretenden ocultar, es que el actual gobierno de la 4T ya no tiene dinero en sus arcas federales, por lo que es urgente recaudar fondos e impuestos a cómo de lugar, y parece ser que la gasolina es el camino aprendido por los gobiernos anteriores. A chupar el jugoso IVA (impuesto al valor agregado) y el IEPS, (el impuesto especial por consumos y servicios).

A pesar de que miles de personas han perdido su empleo por el Covid-19, no hay una solución financiera que ponga fin a la inflación, misma que afirman los especialistas en economía, ronda en un 6%

A todo esto le sumamos los incrementos en alimentos, no es más que otro golpe bajo para la clase media, a la que parece están empeñados en desaparecer. No hay como poder apoyar a este sector de la población, pues el gobierno tiene los bolsillos vacíos, en pocas palabras, no gasta ni en sus damnificados, pero si dona millones de dólares para los centroamericanos.

Lo más curioso de todo, es que no hay protestas. Bien puede costar el litro de gasolina en 22 pesos o más, y pocos son los que alzan la voz. Parece que el monopolio de las manifestaciones contra los gasolinazos, se perdieron cuando AMLO llegó al poder.

Otro dato alarmante es el tema del INFONAVIT, en el que se reportó una cifra de desempleo de 1.5 millones de trabajadores. Esto podría provocar en una espiral crítica financiera, pero a nadie le preocupa. No está en la mira del presidente. Muchos trabajadores están renegociando su deuda por cambios de sistemas contables y morosidad. El Instituto ofrece prórrogas de tiempo para realizar los pagos, pero los especialistas en finanzas, recomiendan un seguro nacional de desempleo para los trabajadores formales. Con 600 mil empresas a punto de tronar, la situación puede arrastrar al  instituto de vivienda.

“En una de las mañaneras presidenciales” Andrés Manuel recomendó a su propio personal, que se comportaran como insurgentes, tratando de imitar a Morelos, y así trabajar por la Patria, como en el siglo XIX, sin computadoras, sin impresoras ni copiadoras. El problema es que busca ahorrarse “unos cuantos pesos” en equipo y material necesario para el trabajo diario de sus dependencias, pero sigue gastando miles de millones en proyectos inviables como el Tren Maya, la refinería de 2 bocas o el aeropuerto de Santa Lucía.

La idea de compartir computadora entre dos o tres servidores públicos, es verdaderamente absurda, sin embargo, ha sido soportada por el silencio. Ninguna protesta, ni de los afectados de la Secretaría de Economía ni de nadie, parece qué existe un temor fundado a las represalias que pueda haber en su contra. Nos quieren regresar al borrador de migajón, al lapíz y las máquinas manuales de 1960. Absurdo, tras absurdo pero nadie lo considera motivo de reclamo.

AMLO golpeó al instituto de Transparencia, además le pidieron la renuncia a Candelaria Ochoa, quien fungía como titular del organismo para Erradicar la Violencia contra las Mujeres. Pues para el primer mandatario, son entes innecesarios y es una más de las inexplicables oficinas que se deben “sacrificar en el altar de los ahorros”, para seguir con “las obras faraónicas”. ¿Ahora a quién le importa la transparencia, o la violencia contra las mujeres?, a pesar de que son indispensables para fortalecer la democracia, la equidad, el derecho a saber con claridad en que se gastan los recursos públicos. ¿Pero a quien le importa, no es motivo de una protesta?

Nadie se anima a ser una verdadera oposición al gobierno federal, las manifestaciones  escasean, no son como antes, como cuando AMLO buscaba el poder y de cada acusación, seguía una inevitable marcha. Era más útil como opositor que como gobernante, porque nomás no da una al frente del ejecutivo. Cómo crítico, no tiene igual, pero como presidente no soporta que lo critiquen.

Nadie cierra carreteras, o detiene los trenes, ni tampoco ocupa las escuelas, o hace plantones permanentes. De verdad hasta se extraña el sabor folklórico que le daban a la Ciudad de México, a Oaxaca y a Guerrero, con sus brazos ejecutores como los maestros de la CNTE, pues se encariñaban con su torta, su tele portátil, su casa de campaña, además de las tertulias románticas y bacanales que se armaban en dichos campamentos. Todo ello pagado en nómina o en gratificación directa.

Todo parece indicar que las protestas son exclusivas de la izquierda radical, y/o es marca registrada de AMLO S.A de C.V. y asociados amlovers

Gira todo en torno al presidente, y nadie está autorizado a contradecirlo. Sin embargo, realizó un viaje al país vecino del norte, demasiado incongruente que al tiempo mostrará sus consecuencias. Contradijo sus pronunciamientos en materia exterior con respecto a su homólogo de los Estados Unidos. Se le olvidó la agenda de los migrantes, se le olvidó también hablar de todas las familias mexicanas que han sido separadas en Estados Unidos, se le olvidó hablar de la discriminación que sufren día con día nuestros hermanos mexicanos que radican en USA, que dicho sea de paso, es alentada por el mismo Trump en cada uno de sus discursos.

Cierto, van dos años sin protestas estruendosas … Sólo las de ya saben quién, con 18 años de experiencia. Hacía manifestaciones cortas, largas, ridículas, tomaba protesta como presidente legítimo, hacia plantones permanentes, agitaba al magisterio, a los estudiantiles de las normales rurales, convocaba a marchas caóticas, anárquicas, bien gratificadas por el arrastre, pero hoy todo cambió, “está cedado el Tigre con el hueso que le da la 4T”, con subsidios en Palacio Nacional.

Con todo lo anterior, no quiero demeritar las protestas de los familiares de desaparecidos, de las víctimas de la violencia, de las mujeres agredidas y del colectivo feminista, además de los policías federales desempleados, de las caravanas por la paz, de los contratistas sin paga, de los padres de niños con cáncer, de los médicos mal equipados y exhaustos, o las cuatro caravanas  vehiculares organizadas por el colectivo FRENA, de los ecologistas anti-tren maya, de los padres de guarderías cerradas, o de la gente de sectores desprotegidos por la austeridad, de desempleados oficiales, de órganos anti-discriminación…

El problema es que ya no son vistos, ni oídos por el actual gobierno federal. Al contrario, son ninguneados, ignorados y vapuleados en las redes sociales por los robotsAmlovers.

Creo que echamos a perder a AMLO al darle la responsabilidad de gobernar al país. Ya nos ha demostrado una y otra vez que no sabe gobernar, pero al menos como oposición, le daba un cierto equilibrio y contrapeso al sistema.

Seguir leyendo...
Advertisement


Tendencia