Connect with us
Avatar

Publicado

el

Por Rubén Iñiguez.
La más reciente manifestación de padres de familia que tienen a sus hijos con algún padecimiento de cáncer o hemofilia, en Jalisco tuvo un final feliz, al menos por los dos meses siguientes, pues el Gobierno del Estado proveerá de medicamentos a estos pequeñitos, en lugar de ser reprimidos con violencia como aconteció en la Ciudad de México, en un doloroso episodio que motivó el linchamiento de Ciro Gómez Leyva, a nivel mediático por informar de estos sucesos.
El tema del fracaso del INSABI puesto en manos de un custodio de parques arqueológicos, y no de un médico competente como los hay muchos en México, con perfil de expertos en salud pública, evidenció que nuevamente se destruyó un sistema operativo que con todo y sus fallas otorgaba atención valiosa a 50 millones de mexicanos. No se estudió, no se valoró lo existente, en el afán de cambiar el rostro de la salud pública, al extremo de privar de ella a los mexicanos y seguir gravitando el desabasto de medicamentos.
No sólo el discurso es suficiente, pues no se gobierna solo con buenas intenciones, ya que, así como sucedió con el fallido combate al huachicol, que provocó un desabasto nacional de gasolina, el pretendido cambio de sistema de salud, inició por suprimir el abasto de medicamentos.
La escasez de medicina contra el cáncer si es real, y fue provocada por el propio Gobierno Mexicano, quien se encargó de asegurar 35 mil dosis existentes de Laboratorios PISA, a quien le informó que se había terminado toda relación comercial, por presuntos actos de corrupción, por lo tanto, llenó de sellos de clausura todos los medicamentos, a los que después intentó obligar a romperlos para evitar que el desabasto siguiera ocurriendo. Los encargados de la salud federal, nunca pronosticaron que PISA era el único proveedor mexicano que producía dichas dosis para los enfermos de cáncer.
El sistema de salud en México se encuentra empobrecido, con presupuestos reducidos. A pesar de ello, dicen estar preparados para enfrentar la alarma sanitaria de la Organización Mundial de Salud (OMS), que advierte al mundo de un riesgo mayor por el virus surgido en China (Coronavirus). Si este problema se fortalece en México, las epidemias del dengue y de vías respiratorias, no tendrán punto de comparación. Una crisis de salud de ese tamaño puede frenar la economía del país, que comenzó con cero por ciento de crecimiento este 2020.
 El detalle es que AMLO ha demostrado no ser el tipo de presidente convincente para enfrentar el riesgo. Su incomprensión del sistema mexicano, en todos los aspectos sorprende, su discurso cuando era oposición, se basaba en críticas infundadas. Simples presunciones y no en conocimiento. A un año de mandato, está fracasando por todas partes. Ni sus proyectos magnos de aeropuertos, trenes, y refinerías logran conjuntar unidad, sino divergencias profundas. Ni sus soluciones mágicas de combate a una corrupción que sigue presente. La nulidad de un plan de desarrollo es evidente, gobierna sin saber qué hacer, por lo que opta por distraer la atención con rifas simplonas de aviones presidenciales.
La denuncia que hizo Televisa sobre el programa de créditos a la palabra, en el que el gobierno vende animales enfermos y a sobreprecio, huele a corrupción, sumados a un futuro desabasto de semillas de calidad, hacen ver un posible desabasto ahora en materia agrícola. El décimo lugar mundial logrado por los nefastos gobiernos neoliberales, pero con éxito agropecuario, van a modificarse. Un desabasto de insumos agrícolas, provocará un desabasto de alimentos o el encarecimiento de los mismos. Para entonces se culpará a los Le Barón, a la Marcha por la Paz de Javier Sicilia, o a quién incomode al gobierno federal en turno.
El año anterior cerró con amenazas de descontento agrícola. Si el próximo ciclo no se abastece de semillas de calidad, de fertilizantes, de todos los insumos necesarios, el gobierno va a enfrentar otra crisis, reflejada en inflación.
Hay desabasto del crecimiento e inversión, pero abundancia de impertinencia en justificar ese grave problema, por parte del presidente. ¿Cuánto tiempo resistirá la economía mexicana en esa condición?
Las repercusiones llegarán en forma de devaluación, inflación, y desempleo porque la economía no admite discursos, sino realidades. Las mentiras no llenan bolsillos, ni estómagos.
Así comenzamos el segundo mes del año, cada vez es más pobre su discurso, hay desabasto de verdades en él, también, desabasto de fortalezas en su liderazgo, que se ve endeble, sólo exitoso en continuar la división polarizando a los mexicanos, a cambio de una administración que no sabe comprender como funcionaba la economía de un país, el turismo, la agricultura y la salud. El detalle es que también estamos mal en seguridad, con cifras aumentadas de muertos y desaparecidos con todo y pena, pero ha resultado peor a sus antecesores, tan criticados por el mismo.
Las opiniones expresadas por los columnistas son responsabilidad exclusiva de sus autores y no reflejan necesariamente el punto de vista de Expedientes Afondo
Advertisement
Clic para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Carlos Ramírez

Indicador Político- Ante EE. UU., México con seguridad nacional obsoleta y ajena al Estado

Avatar

Publicado

el

Carlos Ramírez*

Si el gobierno de EEUU tiene muy claro desde 1969 que la relación con México es de seguridad nacional en su máxima expresión y ha creado instancias, doctrinas y oficinas especializadas, en México sigue operando el viejo modelo de cerrar los ojos como una forma de suponer que el problema de la vecindad estratégica no existe.

Las nuevas relaciones bilaterales que potenció el Tratado de Comercio Libre de 1991-1993 no fueron procesadas por el gobierno de Carlos Salinas de Gortari. Vicente Fox, en atención a la propuesta de Adolfo Aguilar Zínser, creó el Consejo de Seguridad Nacional tipoCasa Blanca y la ley de seguridad nacional, pero sin construir instancias de autoridad adecuadas. Calderón y Peña se conformaron con oficinas de seguridad pública, pese a que la lucha contra el narco fue asumida en función de doscriterios desafiantes: la seguridad nacional y la seguridad interior. Y de 1989 a 2018, la cancillería quedó en una ventanilla grandota para emitir pasaportes.

Como prioridad, el gobierno del presidente Biden tardó sólo dos semanas en dar un adelanto de su estrategia de seguridad nacional, sobre todo para romper con la del gobierno de Trump que seguía vigente hasta tener una del nuevo gobierno.

México debiera tener nuevasoficinas y sobre todo enfoques, doctrinas y directrices de seguridad nacional estratégica vis a vis la geopolítica del imperio estadunidense en instanciasprecisa de poder: Palacio Nacional, la cancillería, Defensa Nacional, el mismo Centro Nacional de Inteligencia, Seguridad y Protección Ciudadana, Hacienda, Economía y Gobernación, entre otras. La línea conductora debiera estar en Relaciones Exteriores y la Defensa Nacional, pero en la primera desaparecieron la subsecretaria de asuntos de América del norte, trasladaron los temas a una dirección general y buena parte de los enfoques salen de la jefatura de la oficina del canciller.

En materia de funciones, México debió de haber tenido desde la negociación, firma y operación del Tratado comercial cuando menos cinco doctrinas estratégicas: de defensa nacional, de geopolítica, de seguridad nacional, de inteligencia y de asuntos norteamericanos. Y falta un sistema nacional de inteligencia para temas nacionales vinculados a extranjeros, donde los temas criminales se procesen como enfoques de seguridad nacional.

La cancillería ha comenzado a explorar la construcción de un frente integral de política exterior-defensa nacional-seguridad nacional, pero sinrepresentar nuevas políticas de Estado. El Consejo de Seguridad Nacional propuesto por Aguilar Zínser sigue vigente en la Ley de Seguridad Nacional, pero es inexistente en la realidad.

El enfoque estratégico de seguridad nacional constituye la principal necesidad en la formación de gobernantes y de instancias institucionales que tengan que ver con la política exterior. En el Senado existe una comisión bicameral de seguridad nacional que fue creada a instancias de Manuel Camacho Solís, pero en los hechos no funciona.

La apertura del poder legislativo a áreas de inteligencia, seguridad nacional y defensa nacional fue una de las grandes victorias en EE. UU. en la reforma de seguridad ante el terrorismo. En el Comité de Inteligencia se aprueban estrategias, se supervisan operaciones secretas y se mantiene el control de los espías, aunque no siempre con éxito. En México no existe siquiera alguna idea del papel que debiera jugar el Senado en la seguridad nacional, aunque tiene en su seno una comisión que sólo recibe fondos sin realizar funciones de supervisión y vigilancia.

El Senado mexicano, sobre todo, tiene facultades constitucionales para atender asuntos de política exterior, pero carece de personal, senadores y experiencia. Ahora mismo se percibe una ignorancia asombrosa de la crisis en EE. UU. entre los senadores mexicanos vinculados a la política exterior, al grado de que la Secretaría de la Defensa Nacional ha tenido que dar cursillos de comprensión de la seguridad nacional a senadores y su personal.

Pero el asunto debe ir más allá de la comprensión de términos y aterrizar en la profesionalización de funcionarios públicos de los tres poderes, porque hasta en la Suprema Corte hay una enorme incomprensión de las doctrinas de seguridad nacional que rebasan el modelo kelseniano de derecho puro.

La asimetría en los enfoques de un país hacia otro tiene que ver en México con el miedo a profesionalizar la seguridad nacional como un concepto de Estado.

 

-0-

 

Política para dummies: Las relaciones exteriores son producto de equilibrios de seguridad nacional.

El contenido de esta columna es responsabilidad exclusiva del columnista y no del periódico que la publica.

http://indicadorpolitico.mx

indicadorpoliticomx@gmail.com

@carlosramirezh

Canal YouTube: https://t.co/2cCgm1Sjgh

Continuar Leyendo

Carlos Ramírez

Indicador Político- México en la Casa Blanca no es tema presidencial, sino de seguridad nacional

Avatar

Publicado

el

Carlos Ramírez

A pesar de los esfuerzos personales de los presidentes estadunidenses de Nixon a Biden para tratar de entender a su vecino geopolítico, en los hechos México no es un asunto de relación personal de los presidentes, sino una prioridad de seguridad nacional. Una frase se coló en la declaración de Biden; “lo que pasa en México repercute en nosotros”.

En este sentido, la principal responsable del mexican desk (escritorio de asuntos mexicanos) del gobierno de EE. UU. no será el embajador o la embajadora en México aún sin conocerse, sino la embajadora en retiro diplomático Roberta Jacobson, quien fue representante en México un año de Obama y año y medio de Trump.

Jacobson continuará el enfoque de seguridad nacional que tuvieron dos encargados de asuntos mexicanos que fijaron el tema México: el analista de la CIA y luego director de asuntos latinoamericanos del Consejo de Seguridad Nacional con Ronald Reagan, Constantine Menges, por recomendación del senador ultraderechista Jesse Helms. Menges acuñó el concepto que sigue vigente en EE. UU.: “México (es el) próximo Irán en nuestras puertas”, una revolución religiosa y populista. Luego estuvo el embajador John Dimitri Negroponte 1989-1993, pero con una carrera sólida en la estrategia clandestina de seguridad nacional de la Casa Blanca; Negroponte consolido el Tratado de comercio Libre como el factor de sumisión de México a la lógica de seguridad nacional estadunidense.

En este contexto se localiza el nombramiento que hizo el presidente Biden de Jacobson como la responsablede la agenda de México en EE. UU.: la embajadora es experta en relaciones diplomáticas, pero sensible a los enfoques de seguridad nacional. Su habilidad estratégica le ha permitido laborar para republicanos como George Bush Jr. y Donald Trump y demócratas como Barack Obama. Fue, por su enfoque de seguridad subsecretaria adjunta de Estado para Canadá, México y el Tratado en el gobierno de Obama.

Jacobson fue designada embajadora en México por el presidente Obama, pero permaneció año y medio durante el gobierno del republicano Trump, aunque sin capacidad de movimientos porque los asuntos realesde las relaciones diplomáticas pasaron a responsabilidad directa del yerno presidencial Jared Kushner para una diplomacia personal de intereses.

El cargo de Jacobson en la administración actual de Biden revela, al mismo tiempo, la jerarquizaciónestratégica de México en el tablero geopolítico de la Casa Blanca: el tema de la frontera bilateral de más de tres mil kilómetros abarca todo el flanco sur de EE. UU., de la bahía militar de San Diego hasta la punta de la península de Florida que hace frontera estratégica con el caribe aún cubano-soviético. Y los tres temas en la frontera son clave para la Casa Blanca: migración ilegal, cártelesdel crimen organizado en tráfico de drogas por corrupción en ambos lados y puerta sur de seguridad nacional sudamericana.

En este sentido se localiza la decisión presidencial de Biden de incrustar las funciones de Jacobson en el seno del Consejo de Seguridad Nacional, un organismo asesor de funciones y no operativo, salvo por el papel del teniente coronel Oliver North desde el CNS para el financiar de manera ilegal a la contra nicaragüense con tráfico de armas a Irán. El papel de Menges en el CSN fue de prender focos de alarma –ya no de alerta– sobre México y de participar en el intento de Reagan y el director de la CIA William Casey en 1985 para fabricar un reporte que dijera que México estaba al borde el caos. La historia la contó Bob Woodward en su libro Velo. Las guerras secretas de la CIA.

Jacobson, por tanto, será la encargada de la Casa Blanca del tema México desde la perspectiva de seguridad nacional.

 

-0-

 

Sinaloa. Tres doritos después. Luego de acusar de corrupción a Rubén Rocha Moya, hoy candidato de Morena al gobierno de Sinaloa, el hasta hace poco candidato del Partido Sinaloense y Movimiento Ciudadano, Héctor Melesio Cuén Ojeda, ha decidido sumarse al carro morenista a cambio de alguna posición menor. Es el caso típico de “tres doritos después”: de mendigo a millonario. Ahora el morenista Rocha va a tener que asumir parte del desprestigio de su exacusador, mientras el candidato del PRI-PRD-PAN, Mario Zamora Gastélum, sólo tiene que esperar que la alianza Cuén-Rocha le traslade votos.

 

Política para dummies: La política no es diplomacia, sino dominación de poder.

El contenido de esta columna es responsabilidad exclusiva del columnista y no del periódico que la publica.

http://indicadorpolitico.mx

indicadorpoliticomx@gmail.com

@carlosramirezh

Canal YouTube: https://t.co/2cCgm1Sjgh

Continuar Leyendo

Nacional

A decir verdad- Las objeciones ignoradas descartaron el futuro

Avatar

Publicado

el

Por Rubén Iñiguez.

Una objeción, es la razón o argumento de alguien que se opone a una idea o propuesta, para negarla, rechazarla o impedir que se lleve a cabo. Estas observaciones surgen cuando se presentan proyectos que adolecen de fallas, y en forma fundada, son cuestionamientos, por la imposibilidad de que lleguen a tener éxito deseado esos proyectos.

En México, actualmente, todas las objeciones salen sobrando ante el impacto de una voluntad que ha concentrado todo el poder en torno a su persona.

Las apuestas de este sexenio están en una red inmensa de más de 30 millones de beneficiaros clientelares, para los cuales se invertirán más de 120 mil millones de pesos. Esto no es otra cosa que regalar dinero a cambio de votos, comprar lealtades por dinero, no mejorar la sociedad o la economía, generando trabajo y responsabilidades, sólo dar dádivas del presupuesto oficial.

Otra de las apuestas es un aeropuerto cuyas dudas de funcionalidad por interferencia con el de la CDMX han sido señaladas por MITRE y otros organismos internacionales aeronáuticos, que han sido tachados sin base hasta de corruptos, siendo entidades técnicas extranjeras o multinacionales, sus objeciones fueron ocultadas.

El Tren Maya cuya justificación se infló por parte de FONATUR, y directamente por un personaje que rápidamente se desarrolló en el rubro de la construcción, Rogelio Jiménez Pons, que será uno de los grandes millonarios de la 4T a corto plazo, pero la verdad, tanto las comunidades afectadas, como la falta de claridad en las adjudicaciones en que vuelven a aparecer los empresarios que fueron desalojaros del NAIM, como ICA, Slim, entre otros señalados como corruptos neoliberales. El Tren va cueste lo cueste. Aquí tampoco se escucharon las objeciones.

La injerencia militar se asoma como un pretorianismo desbocado que puede interferir con la vida civil de México, al manejar ya 24 diferentes tareas nacionales, haciéndose una conversión a país militarizado, lo que ya alarma en otros escenarios internacionales. Otra objeción rechazada.

El problema de los grandes proyectos de la 4T estriba en que las objeciones son rechazadas a priori, anticipadamente. La certeza del caudillo es infalible y las obras van, bien puede ser criticado por Financial Times, de Londres, el presidente López Obrador como un líder inestable, populista y adicto a las energías fósiles, que dicho sea de paso, es una regresión que afecta al sector eléctrico y que llevará en forma inevitable a colisionar con el TMEC. Apostar por una refinería construida en un lugar inadecuado, para producir lo que el mercado oferta en abundancia, y en franco declive tecnológico, no abre la puerta al futuro, más bien, lo cierra.

La única funcionaria que reaccionó y por escrito advirtió del efecto de este enorme desatino que se pretende, con la reforma eléctrica para favorecer a la CFE, sacado adelante por el mayoriteo de la cámara por parte de Morena, sus aliados el PT, Verde, PES, y otros de menor calado, creados para dispersar la oposición, fue Tatiana Clouthier, que señaló que esto provocará choques con los socios del TMEC, Estados Unidos y Canadá.

Su objeción fue ignorada, como tampoco los 172 oradores que advirtieron a los legisladores de la aplanadora morenista, del riesgo de destruir la generación de electricidad limpia.

En un país en que el titular de la CFE, Manuel Bartlett, declara que cuando se nubla no hay funcionamiento de los aparatos solares, y que cuando no hay viento, tampoco sirven los generadores eólicos, todo ello, hace que las objeciones pasen a mejor vida, en el olvido. Cuenta más la ignorancia del favorecido Bartlett.

Ciertamente, no opositores, sino técnicos, expertos, nacionales y extranjeros, en campos como la economía, finanzas, ingeniería, derecho internacional, han indicado oportunamente de los riesgos de seguir adelante con esos proyectos.

Una sola voluntad ha bastado para seguir adelante, no importa que se traten de onerosos elefantes blancos, o faraónicos gastos inútiles. En todas las grandes decisiones se han dado las oportunas objeciones, desde luego no de los súbditos del faraón de la 4T, salvo los que ya renunciaron, pero sí de acreditados expertos. Todos ellos son fifís, o conservadores y al descalificarlos de manera irresponsable, sus opiniones simplemente pierden fuerza o sustento.

Todo ha sido inútil, el poder del presidente, regresado a los tiempos de la dimensión imperial, es suficiente. JP Morgan, financiera internacional, abandonó ya México, ante el convencimiento de que nada ser corregirá, que nada cambiará el camino al desastre. JP Morgan advirtió que se puede perder el grado crediticio. Existe la posibilidad de la no llegada de capitales. Pero si piensa AMLO que Argentina nos va a prestar dinero, está completamente equivocado, ya que ese país está hundido en una crisis populista como la nuestra. Por lo tanto, las objeciones financieras tampoco hicieron efecto alguno.

Si la refinería se inunda, si las tendencias verdes y renovables de generación limpia son la constante en el mundo, que objeto tiene por rescatar la pretendida soberanía del petróleo. Esta nunca ha estado en riesgo, como tampoco está la propiedad que bajo arrendamiento se concede a otro usuario para recibir recursos. De nada sirve tener petróleo, sin recursos para extraerlo, refinarlos, y básicamente para atender la dependencia del gas natural.

Ahí está la trampa demagógica que apela a un argumento emocional, y no a un razonamiento sólido, pues se pierden inversiones privadas extranjeras y nacionales en ese campo eléctrico o petrolero.

La caída es real, sus metas de gobierno no tienen un rumbo fijo, como evidente es el fracaso contra la corrupción, que no conoce el presente, sino al pasado.

Todo se hace mal, su único argumento es la descalificación de las objeciones. Finalmente, lo que quede de este país, comprenderá que los objetores tenían razón, pero si ya no hay país para entonces, no servirá de mucho.

Continuar Leyendo
Advertisement
Advertisement





Tendencia