!Síguenos!
Avatar

Publicado

el

Por Gabriel Ibarra Bourjac
¿Hasta dónde llegará la sangre derramada por todos los confines del país?
México, oficialmente no está en guerra, pero los saldos de muertes violentas, no tienen fin…no tendrán fin ni a corto ni mediano plazo, todo lo contrario.
En dos sexenios, encabezados por los Presidentes Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto, entre homicidios y desaparecidos, suman 300 mil vidas apagadas. ¿Qué son 300 mil vidas? Si lo comparamos con un país en guerra como fue el caso de Irak -ocupación de Estados Unidos- entre el 2003 y el 2011 se estima que murieron 601 mil personas directamente por la violencia y de acuerdo a estimaciones realizadas por organizaciones de derechos humanos, de las cuales el 14%, 91,700 fue por atentado suicidas; el 57%, por arma de fuego, más de 373 mil, y un 20%, más de 137 mil, por ataques aéreos.
Durante el primer año del gobierno del Presidente Andrés Manuel López Obrador, la violencia no encuentra freno, sino todo lo contrario. Al terminar el 2019 serán cerca de 35 mil los homicidios registrados en el país y si esa constante se mantiene -en los dos sexenios que le han antecedido, tienden a aumentar año con año- llegaríamos al cerrar el 2024 a 210 mil homicidios y que sumados a los 300 mil de los últimos 12 años, llegaríamos a los 500 mil pérdida de vidas en 18 años.
Sí, 500 mil pérdidas de vida. ¡Es una barbaridad!
El sexenio de Peña Nieto cerró con 14% más homicidios que el de Felipe Calderón, conforme a datos del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública. Entre enero y noviembre del 2018 fueron asesinados un promedio de 94 personas en México por día, esto es 4 asesinatos por hora.
Los 35 mil homicidios como seguramente cerraremos el año en todo el país vendrá a imponer marca histórica.
El gobierno de la 4T ha señalado que no hará uso de la fuerza del Estado para pacificar el país. El Presidente López Obrador ha señalado que hay que resolver el problema social para que México logre la paz y la reconciliación. Tiene parte de razón, pero el encontrarle solución pueden pasar décadas y hasta siglos, y tal vez no se logre disminuir la desigualdad, porque abatirla, es imposible. Requerimos a un Presidente mas terrenal, más realista.
Ya pasó el primero de seis años de un gobierno y a juzgar por los resultados, esa actitud cristiana de ofrecer la mejilla a los criminales, en vez de combatirlo con la fuerza del gobierno y la ley en la mano, no sirve de nada.
Al mismo tiempo, tenemos el funcionamiento de la Guardia Nacional que en el tercer tercio de este año, empezó su operación, con problemas presupuestales muy críticos, por la premura que se tuvo para que ya se hiciera presente en el país. Esperamos que la Guardia Nacional se asiente en el 2020.
UN AÑO DE PLAZO
¿Qué dice el Presidente sobre la realidad violenta que golpea al país en los tiempos de la 4T?
Tácitamente acepta la magnitud del problema cuando pide un año más de plazo.
Hay dos sucesos que este año han cimbrado a su gobierno por parte de los grupos criminales: por un lado “el culiacanazo”, que vino a exhibir el desorden que traen dentro del gabinete de seguridad que coordina el civil Alfonso Durazo, que se ha convertido en el funcionario más cuestionado de este gabinete, al no convencer su narrativa y justificaciones que ha brindado, no pocas contradictorias, en cuanto al operativo fallido en Sinaloa para detener a Ovidio Guzmán.
El segundo suceso trágico y macabro fue el que se registró en Bavispe, Sonora -en la frontera entre Sonora y Chihuahua- donde fueron asesinados 6 niños y 4 mujeres de la familia LeBarón, noticia que le dio la vuelta al mundo en los espacios estelares de los medios de comunicación.
En esas circunstancias, el Presidente de EEUU Donald Trump se atrevió a proponerle al gobierno de México ayuda para enfrentar la guerra a estos grupos criminales que han arrodillado y humillado al gobierno, lo cual inmediatamente fue rechazado por el Presidente López Obrador.
El gobierno de EEUU calificó el suceso en el que murieron ciudadanos americanos, como un acto terrorista y en esa tesitura, la administración se da la potestad de intervenir, de acuerdo a sus leyes imperialistas, justificando esas acciones de perseguir este tipo de actos estén dónde estén.
El Presidente mexicano hace alusión a la soberanía de México que debe ser salvaguardada al rechazar ayuda de Trump. ¿Debe cambiar México está posición que ha mantenido firme por décadas al no permitir la ayuda de un ejército extranjero participe en una acción de defensa del orden público? ¿Debería discutirse este punto? ¿De qué sirve la soberanía cuando el Estado es incapaz de ofrecer seguridad a sus ciudadanos, cuándo se impone la ley de la selva y la ley y el estado de derecho son letra muerta?
Lo cierto es que el gobierno de México por más que se esfuerce ha fracasado en la lucha contra los grupos criminales. 300 mil muertes en dos sexenios y 35 mil en este primer año, son números fríos y muy contundentes. ¿Esperaremos que en estos seis años se acumulen 200 mil más para llegar al medio millón de homicidios?
Ante esta terrible realidad, ¡Dios nos tome confesados!

Las opiniones expresadas por los columnistas son responsabilidad exclusiva de sus autores y no reflejan necesariamente el punto de vista de Expedientes Afondo
Seguir leyendo...
Click para comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Destacada

Columna Los hombres del poder: La educación, eje de la Refundación

Avatar

Publicado

el


Por Gabriel Ibarra Bourjac.
No creo en la Refundación, lo veo más como slogan político, pero sí creo que es en la educación en la que se puede generar cambios y transformaciones profundas en la sociedad. La educación, si se entiende su utilidad y alcance, puede convertirse en una poderosa herramienta de cambio, pero entender su dimensión se requiere mucho mas que el deseo de pasar a la historia.
Ojalá pudiéramos tener a un hombre reformista y visionario como José Vasconcelos el impulsor de la primera gran reforma educativa en México (de las tres que han valido la pena), que viniera a entender la problemática, las necesidades y el cómo para cambiar la realidad.
En Jalisco el nuevo gobierno nos habla de una Refundación que en el campo educativo nos presenta un plan piloto experimental que denomina “Recrea”, educación para la vida y del cual vemos el entusiasmo que expresa el presidente de Mexicanos Primero Jalisco, Alejandro Gómez Levy al arropar este experimento con dos escuelas, de 50 con las que inician en este primer año, dentro de un universo de 14 mil espacios que hay en el Estado.
Hay que decir que estas escuelas se convertirán en escuelas de tiempo completo de las cuales hay 950 en Jalisco, que cuando fueron anunciadas como un programa tendiente a mejorar la educación, se hablaron maravillas. El problema que se advierte con este tipo de programas experimentales es que buscan inventar el hilo negro, en el entendido que lo que hizo el anterior no sirve y hay que sepultarlo.
Quisiera conocer el diagnóstico se tiene sobre las escuelas de tiempo completo que bien a bien desconocemos el futuro que tendrán, que antes de desaparecerlas, que se haga en razón de un diagnóstico objetivo, porque no sirvieron, dónde estuvo o estuvieron las fallas. ¿Fue un mal diseño del programa educativo? ¿Estuvo mal ejecutado? ¿Se contó con los maestros adecuados? ¿Se les capacitó en forma adecuada? ¿Qué pasó?
Porque viene el gobierno de la refundación y ahora nos presenta otro proyecto, pero que puede ser una moda sexenal y el que viene lo deseche por diversas razones y motivos, una muy poderosa, tener la potestad para determinar que esto no sirve porque yo lo digo, más allá del producto de un estudio fundamentado que así lo determine.
LA EDUCACIÓN EL EJE DE LOS CAMBIOS
Más que asuntos de leyes, de constituciones, se quiere hacer un cambio cualitativo, hay que ir a la educación, donde se puede sembrar en tierra fértil a través de saber formar a los niños de hoy que serán los ciudadanos del mañana.
Para ello se tiene que tener claridad de objetivos, empezando por los graves daños que tiene la sociedad de hoy perdida en los antivalores. No sólo es el tema económico-social, sino el formativo en cuanto a los valores con los cuales se debe imprimir, en el que mucho tiene que ver la familia, el papel de los padres, que es el más importante, mayor que el del propio maestro.
Por otro lado, es también muy importante cómo la educación se convierte en el eje de un cambio y transformación, cuando ésta se encuentra al centro de todo lo que se hace en un país y/o en un estado. Hay un país que hace más de cuatro décadas, llamada Corea del Sur tuvo gobernantes visionarios que estudiaron cómo sacar a su país del subdesarrollo que en aquella época estaba más atrasado que los países de América Latina.
Hicieron un plan a corto, mediano y largo plazo, tomando una determinación fundamental: la educación en el centro del gobierno. Aquello se respetó de gobierno a gobierno, los coreanos tomaron con seriedad el programa, los que estuvieron al frente del gobierno actuaron con sentido de plena responsabilidad, con un verdadero patriotismo y dieron continuidad a los programas, de tal suerte que hoy Corea es una de las 15 economías más importantes del mundo, cuyo beneficio se ha desparramado a la mayor parte de la población.
Quiero compartir el entusiasmo que nos expresa el presidente en Jalisco de Mexicanos Primero, Alejandro Gómez Levy con este proyecto de Recrea, pero veo muchos conflictos en el sector educativo y no advierto la sensibilidad de las autoridades educativas para dar el tratamiento adecuado e inteligente a los problemas, veo más bien expresiones de soberbia, pero les damos el beneficio de la duda.
Dice Gómez Levy que el problema educativo no es de insuficiencia de recursos, el problema es su mala distribución, el 95% se va a gasto corriente, bien, habrá que ver si hay capacidad para realizar una reingeniería de redistribución de los recursos, para que puedan liberarse presupuestos que permitan fortalecer puntos estratégicos que contribuyan a mejorar los contenidos y capacitación de los maestros. Hasta el momento tenemos números duros de los refundadores, lamentos de que la infraestructura se está cayendo y que se requieren más de 30 mil millones para tener escuelas dignas.
Habremos de esperar mejores noticias y que sus experimentos en 50 escuelas den buenos resultados. Y que los refundadores le den el valor real que tiene la educación, más allá de la retórica y grandilocuencia de pasar a la historia por obra y gracia del espíritu santo o del mago OZ.

Seguir leyendo...

Gabriel Ibarra Bourjac

‪Los hombres del poder: Las dos patas cojas de AMLO‬

Avatar

Publicado

el

Por Gabriel Ibarra Bourjac
Se ha llegado al primer año de gobierno del Presidente Andrés Manuel López Obrador, el hombre que llegó con la bandera de primeros los pobres y de la lucha contra la corrupción, cuyas acciones de gobierno las ha encaminado por esas pistas y que ha llevado a un debate y polarización del país cuando se cuestionan los programas sociales de regalar dinero y de concentrar sus grandes proyectos de infraestructura en el sureste mexicano que es la región más atrasada del país.
Por la Presidencia de México han pasado gobiernos de diversos colores y cada uno de sus abanderados han prometido traer la verdad en su palabra y la fórmula para resolver los problemas ancestrales y estructurales que vive México, la desigualdad con la pobreza, la corrupción y la inseguridad, como ejes para construir un mejor país.
Lo cierto es que nadie tiene la varita mágica, podrán tener las mejores intenciones de construir un mejor país, pero esos buenos propósitos quedan en el camino y la realidad que se plasma en la desigualdad, no lo han logrado ni Vicente Fox, ni Felipe Calderón que fueron los dos primeros presidentes de la alternancia, después volvería el PRI con Enrique Peña Nieto, decepcionados los mexicanos de la inseguridad creciente que dejó los gobiernos de Acción Nacional, sin poder tener éxito en disminuir la pobreza. Con el regreso del PRI, la corrupción volvió a acentuarse, con los gobernadores del llamado “nuevo PRI” que resultaron más inmorales que los maestros que les antecedieron en la escuela tricolor.
LA APUESTA POR LA IZQUIERDA
Los mexicanos al no ver mejoras notables en sus vidas le apuestan por la izquierda y eligen a quien en dos ocasiones anteriores había intentado ser Presidente, quedándose muy cerca -la primera ante Felipe Calderón con menos de medio punto de ventaja-, y la segunda más alejado de Enrique Peña Nieto que resultó una decepción para tirios y troyanos, al ser catapultado por la inseguridad y la corrupción.
Llega a la Presidencia de México Andrés Manuel López Obrador con un amplio margen, el 53% de la votación, logrando además su partido tener mayoría en la Cámara de Diputados para poder impulsar sus reformas, mientras que en la Cámara de Senadores para sacar los proyectos se requiere negociar con la oposición.
Es el primer año del gobierno del Presidente López Obrador y si bien logró recuperar la confianza de millones de mexicanos, a este primero de diciembre llega con el 68% de apoyo ciudadano (de 78% con el respaldo como inició, perdiendo 10 puntos) de acuerdo a encuesta de Reforma publicada ayer domingo y el 31% lo desaprueba (de 18% como inició el gobierno), es un número alto de mexicanos que están con él.
LA SEGURIDAD Y LA ECONOMÍA
¿Por qué esa aprobación tan alta cuando los resultados de su gobierno son tan pobres, si comparamos los números de la economía con los tres presidentes que le antecedieron?
Seguramente los programas sociales es una de las respuestas y la comunicación efectiva que tiene con esa gente a través de las conferencias mañaneras, entre otros factores.
Dos temas torales de un gobierno son la economía y la seguridad. Si bien la economía no ha crecido, también es cierto que no existe crisis económica, se han cuidado los puntos clave de la macroeconomía (disciplina fiscal, inflación, no endeudamiento, el tipo de cambio) que ha generado estabilidad económica.
El país está inmerso en una recesión económica que indica cero crecimiento en estos primeros nueve meses), pero tenemos un peso fuerte, sin embargo se generó más empleo privado formal en el primer año de los dos anteriores gobiernos (502,329 con Calderón), (415,901 con Peña Nieto), y con López Obrador son 331,645.
En cuanto a la inversión extranjera, a México le fue bien en este primer año con 26,056 millones de dólares, contra 24,637 con Calderón y 28,234 con Peña Nieto. Son números muy similares de los tres, lo que nos indica que la confianza de los inversionistas extranjeros en el país no ha cambiado.
La meta de crecimiento sexenal de López Obrador es del 4%, en este primer año no cumplió ya que en los nueve meses del 2019 la economía no creció (0.03 del PIB), mientras que en el primer año del gobierno de Calderón fue de +2.20% y en el de Peña Nieto de +1.77%.
LA SEGURIDAD DE MAL EN PEOR
Y en el otro tema que representa el principal problema del país es la inseguridad y violencia. Los mensajes de amor y paz del Presidente sureño no han sido efectivos y no han permeado en el ánimo de los criminales que siguen matando gente, ya que diariamente son asesinados un promedio de 95 personas en el país y al terminar el año la cifra alcanzará los 35 mil homicidios y que contrasta con los crímenes en estos primeros diez meses (de enero a octubre) con los registrados en el mismo periodo en los gobiernos de Calderón (8,530) y de Peña Nieto (15,220) y López Obrador (24,484).
Si analizamos en este primer año los resultados en estos dos campos de la vida de México que constituyen ‪las dos‬ principales patas de una mesa, (economía y seguridad) el gobierno del Presidente López Obrador queda a deber. O sea, del dicho al hecho hay mucho trecho. Una es la narrativa y el discurso del cambio, pero otra es la realidad.
Los pueblos no cambian de la noche a la mañana. La inseguridad que vivimos, nos queda claro, no nació en un año, es de décadas, pero lo cierto es que las estrategias instrumentadas han sido un fracaso.
El Presidente López Obrador nos pide un año más para dar resultados, cuando nos dice que “todavía lo viejo no acaba de morir y lo nuevo no acaba de nacer”. Pues, esperemos.

Seguir leyendo...

Destacada

Las advertencias de Carlos Urzúa: Economía colgada de alfileres

Avatar

Publicado

el

Los hombres del poder:

Gabriel Ibarra Bourjac
Muy duros los señalamientos críticos que hizo el ex Secretario de Hacienda del Gobierno de la 4T, Carlos Urzúa, sobre la situación que guarda la economía del país. “Las noticias son malas, la economía no está técnicamente en recesión, aunque sí al borde del precipicio”.
Esto lo afirma en un artículo que publicó el pasado viernes en el Diario El Universal, quien si algo tiene es autoridad moral, toda vez que fue el responsable de las finanzas del país durante los primeros siete meses del gobierno que encabeza Andrés Manuel López Obrador.
En forma por demás sorpresiva Urzúa se separó del gobierno, por diferencias de fondo con la política económica que imponía el Presidente y que a corto o mediano plazo podrían generar serios desajustes, ya que se estaban tomando decisiones de política pública sin el suficiente sustento. “Estoy convencido de que la política pública debe realizarse con base en evidencia, cuidando los diversos efectos que ésta pueda tener y libre de todo extremismo, sea éste de derecha o izquierda”, escribió ‪el 9 de julio‬ cuando anunció su separación.
Carlos Urzúa hoy es catedrático del Tec de Monterrrey y puede hablar con toda libertad sobre la salud de la economía mexicana y la opinión que ha vertido tiene un alto valor, considerando la honestidad y congruencia intelectual que lo caracteriza, y no se puede tomar de que sea enemigo de la Cuarta Transformación, sino más bien es uno de los que se decepcionaron de un gobierno que empieza a dar tumbos y a generar desconcierto en los sectores financieros.
En la óptica de Carlos Urzúa si comparamos los datos del PIB acumulados sin el ajuste estacional reportados por el Inegi, la situación económica es aún más preocupante, toda vez que el crecimiento del Producto Interno Bruto terminará oscilando al cerrar el año entre 0.2% y -0.2%.
De la misma forma hace un análisis de la economía de los estados con base a datos del mismo Inegi y apunta el desastre en que están dos estados: Baja California Sur y Tabasco. El primero con -7.5% y el segundo con -10.3%.
Entre los estados que han tenido buen crecimiento, está Tlaxcala en el número uno con 4.1%, Chihuahua con el 2.8%, Colima 2.8%, Durango 1.6%, Nuevo León 1.5%, Aguascalientes 1.4%, Jalisco 1.0%.
Urzúa refiere a 18 entidades que registraron caídas entre ellas Sonora con -0.4%, Querétaro -0.5%, San Luis Potosí -0.9%, Ciudad de México -1.3%, Estado de México con -2.7% y los más golpeados como Baja California Sur con -7.5% y Tabasco con -10.3.
LA DESCONFIANZA
El cierre del primer año del gobierno del Presidente Andrés Manuel López Obrador es preocupante, cuando los dos grandes temas fundamentales para generar confianza, el control de la seguridad y una economía en orden. En el primer punto que tiene que ver con la vigencia del estado de derecho, los números son adversos, la inseguridad y violencia están fuera de control, los grupos criminales siguen imponiendo su ley y la Guardia Nacional creada por este gobierno, no alcanza a tomar forma, ni a madurar.
Sobre la economía, se le ha reconocido al gobierno del Presidente López Obrador que han cuidado las variables macroeconómicas, sin caer en endeudamiento, ni aumento al gasto público y tener el control de la inflación.
El gran reto para el gobierno de López Obrador es mantener una economía sana, porque si se le descompone ese puede ser el inicio del fracaso de su gobierno, ya que alta inflación y devaluaciones generan es mayor empobrecimiento de los sectores mayoritarios, clase media y clase baja, generando la desconfianza entre los inversionistas.
Actualmene existe nerviosismo en el sector empresarial e inversionista, al no ser de su agrado las inversiones tan altas en los programas sociales, descuidando algo tan estratégico como es la inversión en la infraestructura, que es lo que le da la competitividad al país y que ayuda al aparato productivo y exportador. En el presupuesto del 2020 se canalizarán a los programas sociales 400 mil millones de pesos, la pregunta es de dónde saldrá tanto dinero, ¿se procederá al endeudamiento? La pregunta es pertinente porque en el primer año de gobierno hay voces que afirman que la recaudación ha sido menor de lo esperado.
AÚN NO HAY CRISIS ECONÓMICA
Hay que señalar de la misma forma que no hay crisis económica, pero estamos casi dentro de una recesión, como lo apunta Carlos Urzúa y si no hay un manejo adecuado de esta circunstancia económica complicada, pueden venir los problemas que ya en otros sexenios nos tocó vivir, como fue el llamado “error de diciembre” durante el arranque del gobierno del Presidente Ernesto Zedillo que desembocó en una bancarrota nacional que dejó a más de 2 millones de mexicanos sin empleo y más de 100 empresas en quiebre con un decremento del PIB de -6% anual.
Habrá que ver cómo cerramos el año, pero lo que nos advierte el ex secretario de Hacienda, Carlos Urzúa está para perder el sueño, por las malas noticias que nos anuncia.

Seguir leyendo...

Tendencia