!Síguenos!
Avatar

Publicado

el

por Carlos Ramírez
La principal preocupación que quedó después del fracaso del operativo para arrestar y deportar al mediocre hijo de 
El Chapo, Ovidio Guzmán López, fue la confirmación de las certezas de que los cárteles son organizaciones criminales que le disputan poder al Estado y que tienen controlada toda la república.

Los cárteles nacieron a comienzos de los ochenta con el grupo criminal de Miguel Angel Félix Gallardo, alias El Padrino, y fuente organizativa de las bandas. Félix Gallardo apadrinó a Rafael Caro Quintero y Ernesto Fonseca Don Neto en Guadalajara y muy pronto desafiaron al Estado con el secuestro, tortura y asesinato del agente de la DEA Enrique Camarena Salazar.

A partir de ahí se multiplicaron las organizaciones criminales hasta formar carteles o agrupaciones de diferentes grupos para manejar distribución y precios. Los carteles eran, al principio, transportistas de droga desde campos mexicanos o desde Chiapas con la que venía de Sudamérica y dejaban los camiones, escoltados por policías, en la frontera estadunidense.

El problema se agravó cuando las bandas de compradores carecieron de efectivo y pagaron a los mexicanos con paquetes de droga: la transformación de la droga en efectivo se dio a través del fomento del consumo dentro del país y de la disputa de plazas para la distribución.

De acuerdo con la revisión de varios documentos, los cárteles en México podrían estar de la siguiente manera:

 

Cárteles principales

1.    Cártel de Sinaloa

2.    Cártel de Jalisco Nueva Generación

3.    Cártel del Golfo (Los Metros CDG)

4.    Cártel del Noreste

5.    Cártel de Santa Rosa de Lima.

6.    Cártel Unión Tepito.

7.    Cártel de Juárez.

Debilitados

8.    Cártel del Golfo (Los Ciclones CDG)

9.    Guerreros Unidos

Desarticulados y/o inactivos

10. Los Zetas

11. Cártel de Tijuana

12. Cártel de Juárez

13. Caballeros Templarios

14. Cártel del Milenio

15. La Familia Michoacana

16. Los Beltrán Leyva

17. Los Negros

18. La Mano con Ojos

19. Cártel de Colima

20. Cártel Independiente de Acapulco

 

En este contexto de organizaciones criminales se ha estado definiendo la estrategia de seguridad del gobierno de López Obrador.

 

Ley de la Omertá

En una de las novelas-venero del ambiente criminal, El Padrino, de Mario Puzo, con sucesos ocurridos entre 1945-1955, se cuenta la forma en que el crimen organizado pasó del contrabando de productos italianos y el control de sindicatos con italoamericanos a las mafias de la droga. Al principio Don Corleone recibe, a instancias de su hijo Sonny, a representantes de una nueva mafia que quería vender droga en los territorios de Corleone; le ofrecían un millón de dólares por sus contactos con policías y jueces. Don Corleone, por encima de las presiones de su hijo, se negó.

Pero las mafias de la droga no se detuvieron; hicieron un intento por asesinar a Corleone y lo hirieron de gravedad como para sacarlo del liderazgo; pero en su lugar quiso quedar Sonny, sólo que su impetuosidad lo hizo cometer muchos errores y fue asesinado cuando aun Corleone convalecía de sus heridas. Entonces el poder de la banda Corleone quedo en manos de su hijo Michael, un excombatiente de la Segunda Guerra con condecoraciones por actos de heroicidad.

Michael resultó todo un estratega, sin pasiones, sin sentimientos. La masacre del final de la película uno fue un acto de crimen diseñado con precisión milimétrica. En El Padrino III, Michael se alía a otra de las mafias poderosas del poder: la mafia del catolicismo incrustada en los pasillos del poder del Vaticano y sus relaciones con las logias masónicas para lavar dinero y traficar con influencias. Michael se quiere salir del crimen organizado, pero la resulta imposible lograrlo. El funcionamiento de la mafia original pasó del contrabando al juego y logró eludir la droga, pero los resultados fueron los mismos: las bandas de narcos tomaron el control del mercado de Nueva York por el consumo creciente de drogas y las mafias del juego, del contrabando y de los sindicatos quedó marginada.

En la vida real, el gobierno de los EE. UU. pactó con las mafias para lograr bloquear el funcionamiento de los puertos ante la llegada de barcos nazis, pero luego no cumplió sus tareas. Cuando menos dos intentos de asesinato de Fidel Castro fueron encargados a las mafias italianas en los EE. UU. Y el periodista Seymour M. Hersh aportó algunas evidencias de que Jack Kennedy, el cacique del clan, también pactó con la mafia para rellenar urnas a favor de la candidatura presidencial de su hijo John F.

La novela El Padrino se potenció con la película, pero logró mayor audiencia en tanto que reflejó parte de la historia de la construcción de las mafias en los EE. UU.

 

Zona Zero

·      La derrota de Culiacán no ocurrió en el momento en que se dio la orden deliberar a Ovidio Guzmán López, sino cuando el gobierno federal, el gabinete de seguridad y el presidente de la república no pudieron informar ni menos aún fijar un espacio para el debate. En los años de Calderón y Peña Nieto había un equipo estratégico de comunicación para convertir la información en parte esencial de la estrategia de seguridad.

·      En la lógica de la relación economía-seguridad las cifras son preocupantes: el PIB de 2019 será de 0.0% a 0.2%, con posibilidades de ser negativa debajo de 0.0%. Para 2020 de manera oficial se espera 1.2%, pero podría ser menos. La meta original era de 2% en 2019 y 2% en 2020. Y cualquier retraso diluye la meta oficial anual sexenal de 4%. Y en la interpretación oficial, a menor PIB se da la correlación de mayor inseguridad.

 

El autor es director del Centro de Estudios Económicos, Políticos y de Seguridad.

 

seguridadydefensa@gmail.com

www.seguridadydefensa.mx

@carlosramirezh

Las opiniones expresadas por los columnistas son responsabilidad exclusiva de sus autores y no reflejan necesariamente el punto de vista de Expedientes Afondo

Nacido en la ciudad de Oaxaca en 1951, Carlos Ramírez comenzó su vida profesional en el periodismo en 1972. Y desde entonces ha estado ininterrumpidamente en el periodismo mexicano. Además de la práctica periodística, ha sido profesor de periodismo en la Universidad Nacional Autónoma de México y en la Universidad Iberoamericana, además de ser un conferencista cotidiano en universidades de todo el país. Autor de la columna; Indicador Político Twitter: @carlosramirezh Página Web: http://indicadorpolitico.mx

Seguir leyendo...
Click para comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Carlos Ramírez

Derechos humanos: en una comisión o en las calles y medios, como antes

Avatar

Publicado

el

Indicador Político:

A partir del hecho de que la Comisión Nacional de los Derechos Humanos se burocratizó y perdió su esencia social, su existencia no ha tenido que ver con concesiones a una burocracia dorada que se apoltronó en la comodidad de informes y recomendaciones sin cumplir.
En los hechos, la CNDH nació por dos motivaciones: la necesidad de crear instancias de equilibrios democráticos que exigía la globalización económica y la urgencia de dar salida a las denuncias de represión del viejo régimen policiaco priísta. Las revelaciones del autoritarismo criminal del Estado estaban en las calles con las protestas paradójicamente de Rosario Ibarra de Piedra y en los medios donde se publicaban denuncias de violaciones de derechos.
La nominación de la activista María del Rosario Piedra Ibarra no garantiza el funcionamiento de la CNDH porque se trata de un organismo con la función primordial de denunciar los abusos del Estado. La designada presidenta de la Comisión viene de Morena y por tanto no denunciará abusos de gobernantes morenistas. En todo caso, a Piedra Ibarra le quedaría más bien una Comisión de la Verdad para investigar los crímenes políticos del pasado priísta.
El perfil de Piedra Ibarra ayuda para simbolizar un deslindamiento del gobierno morenista con el pasado priísta, aunque ahora muchos priístas de ese pasado represivo estén en posiciones privilegiadas en la estructura de poder lopezobradorista. Un caso basta; Manuel Bartlett Díaz viene de tareas en el área político-policiaca de Gobernación desde finales del gobierno de Díaz Ordaz, pasó por el de Echeverría y López Portillo con los años de la guerra sucia para liquidar de manera criminal a guerrilleros y disidentes y fue aliado del neoliberalismo salinista que asesinó a cuando menos 500 perredistas.
Y Bartlett tiene otro caso pendiente: la CNDH debe reabrir la investigación del asesinato del columnista Manuel Buendía, de Excélsior, el 30 de mayo de 1984, año en que Bartlett era nada menos que secretario de Gobernación, jefe directo del director de la Federal de Seguridad, José Antonio Zorrilla Pérez, que fue sentenciado como autor intelectual de ese crimen. Buendía fue acribillado cuando se disponía a publicar datos de la protección de Gobernación y la DFS a los primeros cárteles de marihuaneros. Y la DEA le abrió a Bartlett un juicio pendiente en Los Angeles por el secuestro, tortura y asesinato del agente de la DEA Enrique Camarena Salazar.
La CNDH de 1992 se dedicó sólo a atender quejas de la coyuntura; la fiscalía especial que creó Fox para indagar la represión priísta del pasado encontró en la CNDH de Jorge Carpizo MacGregor una puerta sellada a piedra y lodo y nunca pudo indiciar a los responsables de una era de represión.
Por lo tanto, la tarea de la CNDH en el nuevo gobierno lopezobradorista tendrá dos opciones: seguir el mismo camino de no meterse con la investigación de los crímenes de la represión priísta o abrir los expedientes de la represión priísta y llamar a cuentas a funcionarios priístas involucrados en esas tareas y hoy dentro de Morena.
Piedra Ibarra encarna el padecimiento de la represión priísta; en caso de ser ratificada a pesar del fraude instrumentado para darle los votos en el Senado, su tarea será darle a la CNDH una autonomía absoluta para convertirse en el principal dique a la violación de derechos humanos del Estado lopezobradorista.
Los primeros expedientes de la CNDH están a la vista: ausencia en la violencia de las bandas criminales, pasividad del Estado para defender los derechos humanos de la sociedad, las quejas no procesadas que equiparan los recortes presupuestales a estancias infantiles y a enfermos terminales con violación de derechos humanos por parte del Estado por reorganización presupuestal, entre los más importantes. En esos temas se calará al próximo encargado de la CNDH, sea Piedra Ibarra u otro.
Si la nueva CNDH no responde a estas quejas, las protestas saldrán a la calle e inundarán las páginas de los medios.

-0-

Bolivia. La caída del presidente boliviano Evo Morales debe analizarse en función de un error estratégico: el fraude electoral. Auto asumido como un líder moral sin contrapesos, buscó eternizarse en el poder. El desplome de Morales fue producto de la conclusión de una comisión de la OEA. Cuando dio la orden a sus cuerpos de seguridad de reprimir al pueblo se encontró que no habría masacres y esas fuerzas de seguridad lo emplazaron a renunciar. La caída de Morales cambia el escenario populista en América Latina, a pesar de la liberación de Luis Ignazio da Silva. México no quiere esas alianzas, Cuba y Venezuela están en el desprestigio total y a Argentina no le alcanza.
Política para dummies: La política se tasa por el rendimiento final, no por sus costes.

Home


indicadorpoliticomx@gmail.com
@carlosramirezh

Seguir leyendo...

Nacional

Columna Tiempo Nuevo: Asilo y riesgos, reinventando a México

Avatar

Publicado

el

Salvador Guerrero Chiprés
@guerrerochipres

Nuestro país muestra su convergencia de historia y de propósitos progresistas con futuro cuando aporta lo mejor de su voluntad a enviar mensajes basados en la acción, en la solidaridad y en la ley.

Al mismo tiempo, México tiende a ser una nación con rasgos altamente conservadores cuando se niega a la inclusión posible… hasta los límites de la creatividad política.

Vivimos en un territorio en que las adversidades parecen concentrarse en nubarrones y caen como tormenta o se disipan ante la emergencia del nuevo tema de la agenda nacional que parece opacar al precedente.

Ocurre con el cambio de poder en Bolivia y con los espacios de debate e inclusión de nuestra agenda polarizada y a veces irresueltamente contradictoria.

De un lado, tenemos el asilo político al ex presidente de Bolivia, Evo Morales, anunciado por el secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard, atendiendo una dimisión de apariencia voluntaria y personal. Morales entendió el fin de su ciclo ante los amagos del ejército boliviano, el deterioro de su base social y en consecuencia de su legitimidad, por lo que solicitó verbalmente este beneficio.

Dirán algunos que no necesariamente se registró un golpe de Estado en el sentido convencional que es la deposición: la salida forzada de un gobernante mediante la herramienta de la movilización político-militar de un segmento del gobierno, contra quien lo encabeza desde el Ejecutivo.

Del otro lado, en otro ámbito de todo el interés nacional cotidiano: el de la seguridad, en contraste con aquello que es imaginativo, incluyente, progresista y reivindicador de lo mejor de nuestra historia diplomática, las prácticas delictivas que un día se benefician de las decisiones debatibles de un juez federal, al día siguiente nos indican las vulnerabilidades cibernéticas de una empresa tan estratégica como Pemex.

La delincuencia hace vulnerables a todos.

Ante la constante amenaza de los negocios delictivos o de prácticas que merecen urgente y eficiente atención es indispensable una ciudadanía muy activa en que se respalde la acción del Estado, más precisamente, del gobierno.

Ante este contexto el Institute for Canadian Citizenship y la Fundación Reinventando a México, encabezada esta última por Javier López Casarin, han comenzado a aportar luz para dar sentido a las potencialidades de una ciudadanía que busca el diálogo y la promoción del desarrollo democrático, para comprender el valor de la inclusión y su potencial ante un complejo escenario internacional y de frente a una aguda percepción de crisis de seguridad en el país.

Este lunes, estas organizaciones reunieron, en el Museo de Arte Popular de la Ciudad de México, a empresarios, académicos, políticos, periodistas y activistas, en la primera emisión del proyecto 6 Degrees Ciudad de México, donde se abrió un diálogo para realizar propuestas de apetito innovador, orientadas a hacer un llamado a reconocer la diversidad y fomentar la inclusión en México y el mundo.

En tiempos de disturbios y enfrentamientos como los que se llevan a cabo en Bolivia y en medio de las vulnerabilidades de empresas y de la sociedad ante la delincuencia tenemos que fortalecer los esfuerzos de trabajo coordinado para generar conversaciones y acciones en favor de todas y todos.

Eso. Necesitamos, respuestas creativas y asertivas; inmediatas y de largo plazo en nuestro país, al mismo tiempo solidario y asediado.

Seguir leyendo...

Carlos Ramírez

No es Trump sino la comunidad militar y de seguridad nacional

Avatar

Publicado

el

Indicador Político:

El sentimiento mexicano anti Trump podría estar obnubilando el enfoque estratégico que requiere la llamada del presidente Donald Trump al presidente López Obrador para ofrecerle apoyo en la guerra contra las organizaciones criminales transnacionales.
Un imperio no puede tener su enorme puerta fronteriza del sur abierta no sólo a la migración ilegal –hoy un problema grave–, sino a una variedad compleja de grupos criminales especializados.
Con el PRI, con el PAN y ahora con Morena, México sigue siendo el problema número uno de seguridad nacional de los EE. UU. Quien no entienda este principio estará cometiendo errores geopolíticos muy costosos. El gobierno de López Obrador debió haber entendido esta lógica de la dominación geopolítica cuando Trump amenazó con castigos arancelarios si México no controlaba la migración ilegal.
Trump ha exacerbado el viejo temor instalado en esa comunidad de inteligencia y seguridad nacional de Estado clandestino instalada por Ronald Reagan y la CIA: la tesis del analista de la CIA, Constantine Menges de que la inestabilidad política de México a mediados de los ochenta estaba generando un Irán “next door” o como vecino, apanicada la Casa Blanca por la revolución del Ayatola Jomeini en Irán. Este argumento se instaló desde entonces en el Consejo de Seguridad Nacional de la Casa Blanca y se usa cada que ven riesgos de inestabilidad en México que pudiera provocar un aumento del flujo ilegal de migrantes.
Existen cuando menos siete documentos formales que establecen la existencia de los EE. UU. como un Estado de Seguridad Nacional, imperial y erigido sobre la explotación y dominación de los demás. Y México está siendo procesado dentro de estos enfoques de seguridad nacional militarizada:
1.- Estrategia para el combate de las organizaciones criminales trasnacionales de 2011. Obama estableció ahí un criterio imperial: “proteger a los estadunidenses y a nuestros socios”, del daño, la violencia de las redes criminales. Asimismo, “ayudar a sus socios” a “cortar alianzas de los criminales con el Estado”. El enfoque es intervencionista:
2.- Estrategia nacional de lucha contra los narcos en el suroeste de la frontera, de mayo de 2016. El objetivo incluye la presión a México y Centroamérica a aceptar la ayuda estadunidense en la modernización de sus instituciones de justicia y gobierno. A través de este acuerdo, los EE. UU. asumen la dirección de las oficinas mexicanas y centroamericanas de seguridad.
3.- Estrategia de seguridad nacional, de diciembre de 2017. Esta directriz le da continuidad al modelo de vincular la política exterior con la política militar de defensa nacional y dominación imperial. Sus cuatro principios van más allá de sus fronteras: protección de la patria, promoción de la prosperidad en otros países, la paz a través de la fuerza y el avance de la influencia estadunidense en el mundo.
4.- La estrategia de defensa nacional de 2018. El principio rector de la defensa nacional de los EE. UU. es muy claro: defender la patria con la preeminencia del poder militar en el mundo, para asegurar que los equilibrios de poder permanezcan a favor de los EE. UU y promover un orden internacional que sea más propicio a la seguridad y la prosperidad de los EE. UU. Esta doctrina impone la seguridad nacional de los EE, UU. como un paraguas sobre otras naciones. Y anuncia una base de innovación de seguridad nacional sin igual en el siglo XXI.
5.- Estrategia nacional contraterrorista, de octubre de 2018. Los EE. UU. se hacen cargo de combatir el terrorismo fuera de sus fronteras y en países aliados.
6.- Estrategia nacional para control de drogas, de enero de 2019. Este documento atiende a atención a dicciones, pero deja claro que los EE. UU. lucharán contra el flujo de drogas en los países productores y de trasiego, entre ellos México.
7.- El Memorándum Ejecutivo de agosto de 2019 para nombrar a los países que no controlan las drogas que se consumen en los EE. UU., en cuya lista fue incluido México.
Así que no es Trump, sino el Estado de Seguridad Nacional.

-0-

Sinaloa normalizada. Como para mandar el mensaje de que la crisis en Culiacán del 17 de octubre fue un suceso aislado, el gobernador Quirino Ordaz Coppel aumento su actividad política e inauguró el “Paseo de la Alegría” en el Parque Las Riberas de la capital estatal, en un evento que congregó a 10 mil personas, entre ellas familias enteras. El evento debe interpretarse como un evento de normalización de la vida cotidiana, luego del colapso anterior. La inauguración fue después de una marcha social para asentar los deseos de paz de los ciudadanos. Sinaloa quiere borrar la imagen de narcoestado que ha dejado El Chapo. Y que el Cártel de Sinaloa se asuma como lo que es: el Cártel de El Chapo.
Política para dummies: La política es un juego de dominación.

Home


indicadorpoliticomx@gmail.com
@carlosramirezh

Seguir leyendo...

Tendencia