!Síguenos!
Avatar

Publicado

el

Indicador Político

Las cifras de delitos de julio del Secretario Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública han sido leídas en función de los “homicidios dolosos” o crímenes, pero este rubro revela los asesinatos entre miembros de cárteles en la disputa por plazas territoriales.

En las cifras enero-julio están cuando menos diez rubros que determinan la eficacia/ineficacia de la estrategia de seguridad pública que afecta de manera directa al ciudadano:

 

1. Total de delitos: 1 millón 178 mil 600.

2. Homicidios culposos: 8 mil 865.

3. Lesiones: 112 mil 650.

4. Feminicidios: 540.

5. Violaciones simples y equiparadas: 9 mil 928.

6. Delitos contra la integridad sexual: 29 mil 404.

7. Robos: 437 mil 558.

8. Delitos contra el patrimonio: 598 mil 604.

9. Delitos de narcomenudeo: 40 mil 109.

10. Delitos contra bienes jurídicos: 280 mil 585

 

Estas son las verdaderas cifras de la inseguridad que afectan a las personas, al pueblo, a los ciudadanos. Los homicidios dolosos son apenas fotografías y videos de balaceras, delincuentes muertos, muy pocas víctimas colaterales y cierto que impactan e inducen el miedo en los ciudadanos, pero a manera de efecto. Y en materia de responsabilidades, los homicidios dolosos deben ser atendidos por autoridades de fuero federal, en tanto que los demás son delitos de fuero común y corresponden su atención a autoridades estatales y municipales.

Y se pueden desglosar cuando menos cinco delitos que son los que más afectan a la sociedad y contra los cuales los gobiernos estatales y municipales han fallado en su atención:

 

1. 42 mil 217 robos a casas habitación.

2. 111 mil 708 robos de vehículos.

3. 6 mil 899 robos a transportistas.

4. 48 mil 886 robos a transeúntes.

5. 66 mil 155 robos a negocios

 

Estas cifras tienen dos datos de excepción: sólo los homicidios dolosos y los robos de vehículos son registrados casi en su totalidad por su visibilidad y el pago de seguro vehicular, en tanto que los demás refieren una cifra negra de nodenunciados en promedio de poco más de 90% por razones de miedo, desconfianza en las autoridades y falta de voluntad judicial para investigar. Es decir, que la afectación de los ciudadanos por delincuentes de orden común es mucho mayor al de las cifras registradas.

Los despliegues de la Guardia Nacional estaban pensados para atender vigilancia de zonas ciudadanas, pero la prioridad de la migración distrajo a buena parte de los primeros efectivos. Y cuando menos en su primera etapa, los 56 mil guardias ya movilizados se están dedicando a la forma presencial con intenciones de disuasión, pero la movilidad de la delincuencia el menudeo carece de sedentarismo y se direcciona con facilidad de nómadas.

Y para completar el cuadro, el gobierno federal dio a conocer cifras de registro de policías y las pasó bajo el criterio de que lo ideal serían 300 policías por cada 100 mil habitantes y en promedio nacional hoy existen sólo 214, fijando un déficit de personal policiaco de -28.65%. Este dato, sin embargo, no recoge evaluaciones de eficacia policiaca. Por ejemplo, Ciudad de México tiene un superávit de casi 50% de más policías de la media 300/100 mil, pero la tasa de delincuencia es mucho mayor a la de otras entidades, inclusive de Estado de México.

La cifra de homicidios dolosos, pues, sólo impacta estados de ánimo; pero los datos de la delincuencia contra el ciudadano revelan el déficit de seguridad de las autoridades policiacas estatales y municipales. Pero es la hora en que gobernadores y alcaldes carecen de propuestas reales de capacitación, profesionalización y aumento de fuerzas locales de seguridad.

-0-

Michoacán. Ante la aparición de cuerpos colgados y desmembrados en Michoacán, el presidente de la república dijo que no caería en la provocación y que no habría reactivación de la guerra contra los cárteles. Y después salió la confesión de la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, de que está negociando con “grupos armados” que quieren “deponer las armas” y datos oficiales hablan de grupos de Michoacán. O sea, que hay una estrategia secreta de seguridad, paralela a la oficial.

Política para dummies: La política suele ser el arte del engaño.

 

http://indicadorpolitico.mx

indicadorpoliticomx@gmail.com

@carlosramirezh

Las opiniones expresadas por los columnistas son responsabilidad exclusiva de sus autores y no reflejan necesariamente el punto de vista de Expedientes Afondo

Nacido en la ciudad de Oaxaca en 1951, Carlos Ramírez comenzó su vida profesional en el periodismo en 1972. Y desde entonces ha estado ininterrumpidamente en el periodismo mexicano. Además de la práctica periodística, ha sido profesor de periodismo en la Universidad Nacional Autónoma de México y en la Universidad Iberoamericana, además de ser un conferencista cotidiano en universidades de todo el país. Autor de la columna; Indicador Político Twitter: @carlosramirezh Página Web: http://indicadorpolitico.mx

Seguir leyendo...
Click para comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Carlos Ramírez

El PRI de Alito y Murat, con el dictador y represor Daniel Ortega

Avatar

Publicado

el

A la memoria de los muy queridos
Concha y Juan Ortiz Martínez
Navegando sin rumbo desde la aplastante derrota del 1 de julio de 2018, el PRI de Alejandro Moreno Cárdenas Alito apareció nada menos que en Nicaragua, al lado del impresentable dictador local Daniel Ortega por cuya cabeza penden acusaciones de secuestros, asesinatos políticos, represiones al pueblo y cárceles llenas de presos políticos y sobre cuyo gobierno se ha acuñado el concepto de neosomocismo.
Lo paradójico que ilustra al nuevo PRI del poslopezobradorismo radica en el hecho de que el presidente López Portillo en 1979 desobedeció a los EE. UU. y apoyó la revolución de los sandinistas para derrocar por la vía de una guerrilla armada al dictador Somoza y creó la Conferencia Permanente de Partidos Políticos de América Latina (COPPPAL) para proteger movimientos revolucionarios sociales.
A lo largo del periodo 1994-2019, Ortega será presidente de la república por 25 años porque su tercer periodo directo –dos fueron como jefe de junta de gobierno– terminará en 2022. Y los datos indican que Ortega buscará otros cinco años de presidente para sumar 30 y luego heredará el cargo a su esposa Rosario Murillo. En datos duros, Ortega podría gobernar Nicaragua de manera directa 30 años, 62% del tiempo de la Nicaragua liberada en 1979, más de los diez que tuvo el dictador Anastasio Somoza Debayle y más de los 23 de su padre Somoza García.
Lo malo para Ortega y el membrete Frente Sandinista de Liberación Nacional radica en el hecho de que cuenta con el apoyo de otros dictadores latinoamericanos, sobre todo de Venezuela y Cuba y ahora de los cuatro miembros mexicanos de la COPPPAL: PRI, PRD, PT y Movimiento Ciudadano. En este escenario el priísta Alito tomó posesión de la presidencia de COPPPAL, un esqueleto sin credibilidad y ahora apoyando dictadores como Ortega, cuya represión del año pasado arrojó golpes a ancianos, mujeres, estudiantes, arrestos políticos, desapariciones de personas por razones políticas, cárceles llenas de disidentes y acusaciones probadas por organismos defensores de derechos humanos. El saldo aún por precisar fue de 500 personas muertas en las protestas y casi mil 500 disidentes desaparecidos. Y por decisión gubernamental cerraron periódicos, exiliaron periodistas y reprimieron críticos.
Más que un modelo sandinista de gobierno tipo López Portillo, el sandinista Daniel Ortega ha hecho un gobierno modelo priísta en modo Gustavo Díaz Ordaz.
La presidencia de la COPPPAL fue juramentada por Alito, con la presencia de su operador principal José Murat Casab, en Managua, en medio de grandes medidas de seguridad y del aislamiento de los partidos revolucionarios presentes por la intención de grupos sociales, políticos e internacionales de acercarse a la ceremonia para denunciar la represión tipo somocista de Ortega. En este sentido, el PRI de Alito y Murat está apoyando y apuntalando una de las dictaduras sangrientas de América Latina.
La COPPPAL ha querido ser un cártel político de partidos progresistas incrustados en las estructuras de poder de sus naciones para desarrollar alianzas en las élites gobernantes o partidistas, no para definir un modelo revolucionario ni menos para proteger al pueblo de represiones dictatoriales. Por ello fue muy significativo que el PRI de Alito tomara posesión de la COPPPAL en el feudo de Daniel Ortega hoy arrinconado por denuncias de represiones sociales inclusive peores que en los tiempos de Somoza.
Por lo demás, la presidencia del PRI estará compartida por el PRD en proceso de extinción, el PT como pariente pobre del membrete de la coalición lopezobradorista y el gelatinoso Movimiento Ciudadano que se acomoda a las circunstancias. La COPPPAL fue creada a instancias de López Portillo y diseñada por Gustavo Carbajal Moreno como presidente del PRI en 1979 y a lo ‪largo de sus 37‬ años de existencia su funcionamiento ha sido inexistente. Por ello le tocó ahora al PRI tomar las riendas.

-0-

Protección Civil. Encabezada por el secretario federal de Seguridad y Protección Ciudadana, Alfonso Durazo Montaño, ‪las cinco‬ coordinaciones de protección civil se reunieron para evaluar resultados en el primer año de gobierno. En la reunión, el coordinador nacional de Protección Civil, David León Romero, destacó el interés de la SSPC y del propio presidente de la republica, como nunca había existido. Dos datos destacaron de las reuniones: el control de los recursos porque en sexenios pasados por ahí se fugaban miles de millones de pesos y la estructura de mando bajó la presencia directa de la SSPC y ya no de Gobernación. La reorganización de la protección civil ha sido responsabilidad de León Romero.
Política para dummies: La política consiste en esconder lo malo de las actuaciones publicas, no enorgullecerse de ello.

Home


indicadorpoliticomx@gmail.com
@carlosramirezh

Seguir leyendo...

Carlos Ramírez

EE. UU.: seguridad nacional por encima de intereses de vecinos

Avatar

Publicado

el

Indicador Político:

El gobierno del presidente Barack Obama delineó una variante de la estrategia imperial de seguridad nacional de los EE. UU.: enfocar el problema de las drogas no del lado de la demanda, sino del lado de la oferta. Es decir, culpar a los productores y traficantes del consumo interno.
Entre reglamentaciones estrictas nació la Estrategia Para el Combate del Crimen Organizado Transnacional, aprobada en julio de 2011. En su Estrategia de Seguridad Nacional, el presidente Trump proyectó un paso adelante el modelo de Obama y asumió la táctica del presidente George W. Bush: perseguir a terroristas –y hoy su variante en delincuentes– en sus madrigueras locales.
De ahí la percepción de que la crisis de seguridad, de migración y de narcotráfico de los EE. UU. con Mexico no enfrenta al intenso presidente Trump, sino que México debiera percibir una lógica de imposición imperial de los intereses estadunidenses en México desde el gobierno de Richard Nixon y la obsesión estadunidense sobre el sur del Río Bravo, sobre todo México, de su geoestratega Henry A. Kissinger.
En su Estrategia de Seguridad Nacional de diciembre de 2017, Trump incluyó una definición estratégica de tareas del Estado: perseguir las amenazas hasta su lugar de origen; es decir, atacar a los presuntos enemigos del american way of life o modo de vida estadunidense en los países donde se ocultan los cerebros enemigos. Por eso la Casa Blanca como instancia de poder decidió desde 2001 atacar el terrorismo en el mundo islámico radical.
Ahora Trump viene sobre México: junto a la doctrina de seguridad nacional imperial Trump ha desempolvado la estrategia contra cárteles. En su Estrategia de Seguridad Nacional Trump corre el escenario de guerra no sólo a las agrupaciones yihadistas o promotoras de la guerra religiosa contra los infieles que han invadido zonas árabes musulmanas radicales, sino que ya incluyó a las organizaciones criminales transnacionales (OCT). Para Trump, sí hay diferencias entre yihadistas y narcotraficantes, pero “presentan desafíos comunes” como para incorporarlos en el mismo expediente: aprovechan la sociedad abierta de los EE. UU., operan en agrupaciones autónomas con objetivos comunes, se mueven en la red oscura de internet, logran recursos financieros aprovechando el capitalismo y sobre todo, varios de esos grupos yihadistas y de narcos “están protegidos y respaldados por los Estados y cumplen sus órdenes”.
Las Estrategia de Seguridad Nacional de Trump aporta algunos indicios de las nuevas formas de operación de las organizaciones criminales transnacionales dedicadas al narco en México y Colombia. Un dato sobresale: la percepción en los EE. UU. que los cárteles mexicanos funcionan como corporaciones globales que son “compatibles” con las corporaciones de Fortune 500. En este enfoque cabe la información de la revista Forbes de que Joaquín El Chapo Guzmán como jefe del Cártel de Sinaloa tenía una fortuna personal de mil millones de dólares y el dato semi oficial de que El Chapo tiene escondido en algunos lugares 16 mil millones de dólares.
“Las organizaciones criminales transnacionales están motivadas por el beneficio, el poder y la influencia política”, dice la Estrategia. Probablemente por experiencia propia, los EE. UU. creen que los cárteles mexicanos tienen alianza y protección de estructuras del Estado nacional. “Algunos adversarios del Estado usan las OCT como instrumentos de poder nacional, ofreciéndoles un refugio territorial”.
La Estrategia de Obama contra las OCT https://obamawhitehouse.archives.gov/administration/eop/nsc/transnational-crime) dio el primer paso audaz al articular relaciones orgánicas entre crimen-terror-insurgencia y sembró la semilla de desconfianza hacia Centroamérica, hoy potenciada por la invasión de centroamericanos a los EE. UU. sin pasar por la acreditación de personalidades, funciones y objetivos por el arco de la migración legal y registrada. Cuando México alentó la migración centroamericana hacia los EE. UU. no tomó en cuenta el enfoque estratégico de seguridad antiterroristas y antidrogas de la política exterior estadunidense.
Obama reconoció a México por su “campaña histórica contra las OCT”, pero alertó la expansión de especialidades de esos grupos clandestinos que estaban entrando a los EE. UU.: drogas, personas, armas, contrabando, dinero ilegal, extorsión y secuestro por rescate. “Las OCT en México hacen que la frontera de los EE. UU. sea más vulnerable “porque crea y mantiene corredores ilícitos para cruces fronterizos que pueden ser usados por otros actores u organizaciones criminales y terroristas”.
De ahí que las presiones de la Casa Blanca no son de Trump, sino de la seguridad nacional imperial de la Casa Blanca.

-0-

Política para dummies: La política es la habilidad para ver el lado oscuro del adversario.

Home


indicadorpoliticomx@gmail.com
@carlosramirezh

Seguir leyendo...

Carlos Ramírez

El republicano Marqués de Vargas Llosa y la dictadura mexicana

Avatar

Publicado

el

Indicador Político:

Para Silvia Lemus de Fuentes

1.- El Marqués de Vargas Llosa –de vena republicana, según confesión propia– dijo la semana pasada que la presidencia de López Obrador era populista y significaba en regreso de la “dictadura perfecta”. Esta tesis la ofreció en agosto de 1990 en una mesa redonda sobre el mundo después de la caída del Muro de Berlín en noviembre de 1989, organizada por Octavio Paz y la revista Vuelta. La dictadura perfecta era la que incluía en su seno hasta sus más radicales enemigos… y todos felices.

2.- El itinerario ideológico de Vargas Llosa ha sido integral: del Partido Comunista de Perú a la economía de mercado absoluto sin Estado. Por el involucramiento ideológico con todas las estaciones intermedias, es posible hablar un posicionamiento derivado de manera directa de la ideología comunista originaria. En 1955 Isaac Deutscher escribió sobre esos viajes ideológicos hacia atrás en su texto “Herejes y renegados. La conciencia de los excomunistas” y ahí indagó las razones de los que reniegan de sus ideas, primero para salvarse a sí mismo (el hereje), luego para amparar al mundo (el renegado) y con “emocionalismo irracional” llegar al fascismo.

3.- Los argumentos en contra de estatismos y su versión light de populismo de Vargas Llosa reproducen los que enarboló en 1962 y 1967 para defender a la Revolución Cubana de Fidel Castro, aun después de aquella represión a intelectuales en 1961 cuando pronuncio su anatema: “con la Revolución, todo; contra la revolución, ningún derecho”, y luego los recicló en 1984 para apoyar la Revolución Sandinista. La ruptura de Vargas Llosa con Castro fue en 1971 a raíz del arresto y tortura al poeta Heberto Padilla. Sin embargo, un vestigio de radicalismo socialista permaneció en él hasta 1974 en que comentó el libro Persona non grata de Jorge Edwards y refrendó su apoyo al socialismo, aunque “ya sin la ilusión, la alegría y el optimismo con que durante años la palabra socialismo se asociaba a mi gracias a Cuba”. La ruptura con cualquier indicio de socialismo ocurrió en 1987 por el populismo peruano de Alan García.

4.- En 1987 Vargas Llosa fundó el movimiento Libertad y compitió por la presidencia de Perú contra el populista Fujimori en 1990. En las elecciones ocurrió un extraño giro: en la primera vuelta Vargas Llosa acumuló 32.6% de los votos, con Fujimori abajo con 29.1%; en la segunda vuelta, Vargas Llosa apenas subió a 37.6% y Fujimori saltó poco más del doble: 62.4%. Ante amenazas de Fujimori, Vargas Llosa optó por la española como segunda nacionalidad y arribó en el 2011 al título nobiliario de Marqués en 2011, pero señalando en entrevista que tenia alma republicana.

5.- El primer deslinde de Vargas Llosa con el socialismo fue en su condición de escritor. En 1969 y 1970 entró en una polémica con el colombiano Oscar Collazos, entonces protegido por el movimiento literario político del gobierno cubano en la Casa de las Américas en torno al contenido de la literatura. Collazos cuestiono a Vargas Llosa por una entrevista, a Julio Cortázar por su novela 62 Modelo para armar, una propuesta de literatura experimental posterior a Rayuela, y a Carlos Fuentes por Cambio de piel, pues eran expresiones narrativas ajenas a la realidad revolucionaria de los pueblos tipo Hombres de a caballo de David Viñas. Collazos propuso como línea temática de la novela latinoamericana nada menos los discursos de Fidel Castro.

6.- A partir de su experiencia política liberal, Vargas Llosa se convirtió en un Quijote del liberalismo. El punto culminante de la justificación de su giro ideológico al conservadurismo de mercado fue el libro El llamado de la tribu de 2018. Pero desde mediados de los ochenta se explayó en su critica drástica que se localizo en los escenarios del fundamentalismo democrático que señalaba Juan Luis Cebrián en 2004 de inflexibilidad para el debate, llegando, inclusive, a señalar –usando las palabras de Deutscher– cualquier “suave tendencia al Estado benefactor” como “bolchevismo legislativo”. La duda que queda es si esa crítica al socialismo en su versión populista es real o sólo una rabia para borrar su comunismo del pasado.

7.- El modelo de “dictadura perfecta” se basa en la capacidad del Estado para incluir en su seno incluso a sus más radicales opositores, como ocurría con el viejo PRI en los años 1940-1990. No fue una caracterización nueva; se pueden rastrear indicios: el “Discurso sobre la Servidumbre Voluntaria o Contra Uno” de Etienne de La Boetie den 1548, la introducción a Un Mundo Feliz de Huxley, el Estado autoritario de Paz en Posdata y, entre otros, la categoría de Estado ideológico total y totalizador de José Revueltas en 1976. En 1975 el debate sobre México no giraba en torno a una dictadura, sino a un régimen autoritario de control de sistema de partidos con oposiciones sin fuerza. Se luchaba por el pluralismo, le dijo Paz a Vargas Llosa en 1990. La del 68 estudiantil fue caracterizaba por Paz como una lucha por la democracia, no contra una dictadura.

8.- La lucha de Vargas Llosa contra sus propios demonios ideológicos fue una batalla entre Sartre y Camus, un Vargas Llosa sartreano en sus inicios políticos y una opción camusiana desde fuera del ring de las ideologías prácticas. Esa lucha la explica Vargas Llosa en sus textos sobre Sartre y Camus contenidos en Piedra de toque 1, Obras Completas X del Círculo de Lectores de la Galaxia de Gutenberg. En esos textos es posible rastrear el largo viaje de Vargas Llosa del socialismo al fundamentalismo excluyente de mercado capitalista. Para Vargas Llosa la democracia es libertad de mercado. Sin embargo, Camus fue independiente de ideologías, no conservador.

9.- El México de Vargas Llosa parece resumirse en fechas y circunstancias;: en 1990 México había continuado su transición democrática en cámara lenta, desde la crisis del autoritarismo en 1968: legalización del Partido Comunista en 1978 para airear el sistema de partidos, la ruptura en el PRI en 1988 que llevó a este partido a una votación de 50.3%, reforma electoral de 1992 a 1996 que le quitó al gobierno la organización de las elecciones y la construcción de organizaciones de la sociedad civil como contrapesos del Estado dominante. Y detrás del debate mexicano sobre el Estado se localizan las opciones populistas del Estado de bienestar y las del mercado. Pero en ninguno de los casos ha habido ninguna dictadura perfecta, a partir de las categorías politológicas de la ciencia política. El último rastro de dictadura estuvo en Porfirio Díaz y su modelo, caracterizado por Francisco I Madero en su libro La sucesión presidencial en 1910, como “poder absoluto” o absolutismo.

10.- Como en 1990, Vargas Llosa reproduce en 2019 el debate sobre su categoría de “dictadura perfecta” que, ciertamente, debe ser discutida, no anatematizada.

(Estas son las primeras notas de un ensayo más amplio sobre el tema)

 

http://indicadorpolitico.mx

indicadorpoliticomx@gmail.com

@carlosramirezh

Seguir leyendo...

Tendencia