!Síguenos!
Avatar

Publicado

el

El todavía presidente municipal de Zapopan Pablo Lemus Navarro ha dejado traslucir dos graves debilidades personales: una, que la política solamente le gusta pero no le entiende; y dos, ni conoce al gobernador Enrique Alfaro ni conoce de leyes. Su impunidad, por mucho que grite y vocifere, está por terminar para dar paso al primer alcalde en la 4T que es procesado por prácticas delictuosas.

Ya no hay conflicto ni ambiental, ni jurídico en la Villa Panamericana y la habitabilidad que dice va a negar es pan comido en juzgados. Tan lo sabe, que ha repetido hasta el cansancio que, si 60 sentencias le envían los magistrados, mismas 60 que meterá en cajones porque se las pasará por el arco del triunfo.

Esto es delictuoso en una gama diversa, y cualquier penalista se lo dice. Antes, tenía el favor del gobernador Enrique Alfaro pero está claro que el mandatario ya no lo protege porque aunque lo aprecia, Lemus se le opone sistemáticamente en todo y de manera pública: seguridad, aseo, villa, etcétera. En otras palabras, si resiste una orden judicial se va porque se va.

Y veamos lo que dijo hoy el todavía presidente municipal que terminará en el Cereso -lo puede apostar- en su tour de medios -nadie lo buscó, él se ofreció-: “Es por demás sospechoso -sic- el desistimiento que estas asociaciones supuestamente (sic) en defensa del medio ambiente que habían interpuesto amparos para evitar la comercialización de las villas, de la noche a la mañana se echen para atrás. La verdad es que llegaron a un acuerdo entre otros términos con los desarrolladores.

“Hubo desistimientos por parte de la desarrolladora en torno a acciones penales y de responsabilidad patrimonial contra ellos, y lo segundo probablemente -sic- alguna indemnización por los gastos jurídicos que habían incurrido. En pocas palabras, (sic) les llegaron al precio”.

Bueno, el que por su gusto es buey hasta la coyunta lame. Su sospechosismo le va a costar, su afirmación es punible y su función como autoridad es cumplir y hacer cumplir la ley. Eso juramentó hacer y eso espera la sociedad que haga. De Andrés Manuel López Obrador y sus malos imitadores ya está cansada la gente.

Entonces, sin Enrique Alfaro, provocando y acusando a Salvador Cosío Gaona, violando la constitución porque según él tiene un arco de triunfo grandote -nadie tiene más de uno, no entiendo de qué se jacta, todos estamos iguales- sí va a conseguir lo que quiere. Lo van a relevar de la presidencia municipal antes de que llegue a la mitad de su trienio.

¡Ah! A Salvador Cosío no le pagaron ni un peso. Le creo a Diego Petersen cuando dijo ayer que al ambientalista Enrique Alfaro le mostró un aaaaaaauuuutoooooo…de formal prisión. Como el que busca Pablo Lemus.

Al tiempo.

Las opiniones expresadas por los columnistas son responsabilidad exclusiva de sus autores y no reflejan necesariamente el punto de vista de Expedientes Afondo
Advertisement
Click para comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Coyuntura

Mega Corrupción de Coparmex; designa en Comité de Adquisiciones, ¡a uno de Operadora de Servicios Mega!

Avatar

Publicado

el

Las cúpulas empresariales que durante muchos años fueron contrapeso de los gobiernos de los tres niveles, hoy se encuentran coptadas y avasalladas por las autoridades de Jalisco.

Tal es el caso de la Coparmex, que en los últimos años, fue perdiendo el respeto y su calidad moral no sólo con los gobiernos, también con la sociedad.

Hoy sábado 8 de agosto de 2020, A Fondo, vía llamada telefónica, -audio que obra en nuestro poder-, inició una entrevista cordial con el recién nombrado presidente de Coparmex Jalisco, Carlos Villaseñor Franco, y al iniciar la primera pregunta, viendo lo delicado del tema, apanicado, cortó la llamada. 

Lo anterior luego que nos enteramos que Carlos Villaseñor Franco, entregó la representación y comisión de esta cúpula empresarial ante el Comité de Adquisiciones del gobierno de Jalisco, a Javier Alejandro Ballesteros Quiñones, abogado de la empresa Operadora de Servicios Mega SA de CV, cuyo propietario es Guillermo Romo Romero. Sí: la misma empresa que “obtuvo” la millonaria licitación que provocó un escándalo de corrupción en el gobierno de Enrique Alfaro Ramírez, con el Programa A Toda Máquina, por el contrato adquirido por un monto de 3 mil 634 millones de pesos por el arrendamiento de maquinaria.

Con esta decisión, el presidente de Coparmex, Carlos Villaseñor Franco, no sabe en el lío en que se encuentra, toda vez que el nuevo representante de este organismo empresarial ante el Comité de Adquisiciones, pondrá en riesgo las votaciones de dicho comité y daría sin duda, motivos para impugnar cada adquisición.

Primero hay un claro conflicto de interés, que según la Ley general de Responsabilidades Administrativas es una falta grave.

Segundo es claro que al abogado de la empresa Mega, lo estarían enviando a cuidar que el presupuesto público estatal se siga asignando a Mega y sus empresas fachada y por lo tanto cuidará los intereses de la empresa que ha representado.

Tercero. La Fiscalía Especializada en Combate a la Corrupción, que está en manos de Gerardo de la Cruz Tovar, deberá tomar medidas de oficio en este asunto, y desde luego el Comité de Participación Social del (SEA) que preside Lucía Almaraz Cázarez pronunciarse ante este claro conflicto de interés.

Flaco favor el que hace el líder empresarial a la empresa Mega, ya que el Comité donde participaría el abogado de dicha empresa tendrá la obligación de evaluar el proyecto A Toda Máquina, siendo juez y parte, lo cual sería nulo por el claro conflicto de interés, que además reviviría la crisis y controversial tema de corrupción en este sexenio.

En cuanto a la imagen y tradición -de por sí deteriorada- de la Coparmex quedaría en la ruina, y peor aún que Carlos Villaseñor va iniciando su periodo y tendría que cargar con esa irregularidad en sus lomos,  la pregunta es ¿a cambio de qué?.


(Fotografía de UdeG TV)

Seguir leyendo...

Coyuntura

Sigue la burla de Pablo Lemus sobre Ismael del Toro y el desafío a Enrique Alfaro; ¡que van mal, avisa!

Avatar

Publicado

el

El presidente de Zapopan Pablito -el pequeñito- Lemus o Cristian Castro el divo de la Villa Maicera, se sigue burlando del presidente de Guadalajara Ismael del Toro y sigue desafiando al gobernador Enrique Alfaro, en plan de gran diversión, como lo cita hoy sábado 8 de agosto el diario Mural en su columna de trascendidos -y aclaraciones- Cúpula.

La columna dice: “DESDE LA EX Villa Maicera aclaran ‘sic- que el alcalde Pablo Lemus no se anda promoviendo como candidato para Guadalajara, ni está en busca de chamba (sic).

“LO QUE HAY en realidad, dicen (sic), es una creciente preocupación (sic) en Movimiento Ciudadano (MC) porque Ismael del Toro (sic) no levanta, lo que pone en riesgo (sic) el proyecto de Jalisco. Parten de la premisa de que si se pierde Guadalajara (sic), el proyecto naranja que encabeza Enrique Alfaro se iría directo al cesto de la (sic) basura.

“PREOCUPA QUE Del Toro aparece abajo (sic) en las encuestas, ya sea en contra del ex independiente Pedro Kumamoto o de cualquier otro (sic) posible candidato promovido por Morena.

“EL CASO es que en Zapopan se deslindan (sic) de querer moverle el tapete a “El Pope”, son las bases emecistas las que estarían pidiendo su reemplazo (sic), ¡plooop! (sic)”

Bueno, si esto no es carcajearse de la Refundación, de Alfaro, de sus deseos; si eso no es estar sobrado –“ni está en busca de chamba”- si eso no es presionar para decidir en el próximo proceso electoral; si eso no es moverle el tapete a Ismael del Toro -¡salud!- pues yo no sé qué es.

También en Jalisco, MC tiene morenitis o democratitis interna.

Seguir leyendo...

Campañas

Arrecia misoginia en Movimiento Ciudadano; Pablo Lemus la hace, María Elena Limón la paga y Enrique Ibarra mece la cuna

Avatar

Publicado

el

Movimiento Ciudadano se llenó de cuadros de todo tipo. De lo peor, lo peorcito, están dos gentes que están haciendo terrible daño al partido en Jalisco, al alfarismo y a la democracia. Los dos son chivos sueltos en cristalería y si los dejan actuar acaban con todo. Ambas personalidades -son igualitas- juegan a las caiditas, uno quiere suceder en la gubernatura abiertamente a Enrique Alfaro, Pablo Lemus presidente de Zapopan, y el otro, Juan Enrique Ibarra Pedroza, secretario general de Gobierno, lo quiere suceder pero de manera más encubierta. Por algo se formó en los sótanos del poder.

Movimiento Ciudadano o el alfarismo está plagado de dirigentes, de cupuleros misóginos y entre los más misóginos -usted no ve a ninguna mujer a su lado, puros hombres, jóvenes preferentemente- están Lemus y más, pero más, Juan Enrique Ibarra Pedroza, alérgico a la mujer.

Bueno pues hoy, Pablo Lemus la hizo, Juan Enrique Ibarra se puso a mover la cuna, y “se la pagó” -eso cree- María Elena Limón, la presidenta de Tlaquepaque. Es mujer, no le hace caso, y quien sí le hace caso, quien sí lo atiende, quien si le cuadra, es Marco Fuentes, un ex regidor de Tlaquepaque que con la anuencia de Ibarra Pedroza, la mano que mece ciertas cunas, va y pregona por todo Tlaquepaque que las obras las hace él, las gestiona él, etcétera.

Ibarra Pedroza el misógino consumado, odia a las mujeres, desde siempre, mandó hacer en Facebook una “encuesta” súper patito para oponer a María Elena Limón ante su hombre en Tlaquepaque Marco Fuentes y hasta amplió el plazo para cucharearla -a Ibarra le gustan las cuchareadas- a placer.

El caso es que ya sabemos: Juan Enrique Ibarra ve a María Elena Limón lista para competir en el 2021 y él prefiere a su hombre en Tlaquepaque Marco Fuentes.

Solo que el mecedor de cunas está tan viejito, es tan dinosaurio, y es tan misógino, que no conoce, que no dimensiona a las capacidades de muchas mujeres.

Va cantadita: “se lo van a torceeeeeeeer”, “se la van a ganaaaaaaar”.

Pobre Alfaro, -va la cancioncita- “se lo quieren torceeeeeeeeer”.

 

Seguir leyendo...
Advertisement


Tendencia