!Síguenos!
Avatar

Publicado

el

Análisis

Esa es la pregunta. Construiremos una presa, incluso, ¿sin agua suficiente para llenarla? Alfonso Íñiguez Pérez, invita a los burócratas promotores de la presa a conocer la realidad del afluente del río que llenaría una presa que, tentativamente, aportaría agua a la Zona Metropolitana de Guadalajara (ZMG), Los Altos y León, Guanajuato. El hombre de la tercera edad describe una verdad del tamaño de la presa que se piensa concluir: “En tiempo de Semana Santa aquí pasamos el río caminando, totalmente se corta el caudal del río, entonces nosotros, los habitantes de Temaca, nos reímos del proyecto que trae la Comisión Nacional del Agua (Conagua)”. “Quieren repartir el agua que no tienen, eso es lo que yo saco a conclusión, están repartiendo lo que no tienen. (…). Ya sabemos, ellos promueven un proyecto grande para que bajen recursos”.
Según la Comisión Nacional del Agua (Conagua), la disponibilidad media anual de las aguas superficiales de la cuenca hidrológica donde se ubica la presa, bajó 97.8 por ciento en 22 años. Pasó de 901.5 millones de metros cúbicos (m3) en 1994, a 19.2 millones en 2016. Cabe mencionar que para diseñar El Zapotillo la Conagua se basó en cálculos de 1994, cuando había 28.5 m3 por segundo de agua, y las cifras de 2016 son las últimas vigentes que ha difundido. De forma que actualmente, esa cuenca sólo podría aportar 0.6 metro cúbicos por segundo. Para alimentar la presa con una cortina de 105 metros, como se propone ahora, se requieren 8.6 metro cúbicos por segundo. Para una cortina de 80 metros, como ya está ahora, necesitan 5.6 metros cúbicos por segundo.
Por otro lado, de acuerdo a CONAGUA, las presas de mayor altura a nivel nacional y estatal [Jalisco], en la última década, sólo registran un porcentaje de almacenamiento de agua promedio de 70% con relación a la altura de su cortina. Lo anterior permite advertir que aunque todavía fluyera el caudal óptimo de agua (sobre estimado en 1994) que prevé El Zapotillo [8.6 m3/s; cuando actualmente, en realidad, sólo fluyen 0.6 m3/s], debido a la escasez de agua, las presas más altas a nivel nacional y estatal, en la última década, registran un almacenamiento promedio de apenas el 70% de su capacidad. Construir la presa, aún sin agua suficiente para llenarla, debe tener como motivación la fuerte influencia del ‘Cártel del Agua’, que se distingue por hacer negocios ‘al estilo Jalisco’, utilizando el vital líquido como pretexto. El argumento principal, respecto de la altura de la cortina, se derrumba ante el devastador dato de la verdadera afluencia del río. Entonces, ¿para qué construir una presa a 105 metros y no a 80?
Finalmente, la construcción de presas no dejan de ser un invento anticuado propio de inicios de siglo XX, y para abastecimiento agrícola [como sucede en México: casi el 90% de la totalidad de las presas en nuestro país tienen un uso agrícola o de generación de energía; apenas un 10% para abastecimiento urbano]. Las políticas del siglo XXI demandan una gestión inteligente del agua que aproveche la captación pluvial, la recarga de los mantos freáticos (por eso es importante El Bajío) y en redes más eficientes de distribución.

Las opiniones expresadas por los columnistas son responsabilidad exclusiva de sus autores y no reflejan necesariamente el punto de vista de Expedientes Afondo

Maestro en Filosofía por la UNIVA. Actualmente es Director General de Canal 44 y Canal 31.2 de la Universidad de Guadalajara (UdeG); Institución en donde además ha ocupado los siguientes cargos: Vicerrector General Ejecutivo, Rector del Centro Universitario de la Ciénaga, Director General de Medios UdeG y fundador de la Licenciatura en Periodismo. Es Presidente del Consejo Consultivo de Notimex y Vocal Propietario ante la Junta de Gobierno de la agencia de noticias del Estado mexicano. Y recientemente fue nombrado director de la Asociación de Televisiones Educativas y Culturales Iberoamericanas, ATEI. Twitter: Gabriel_TorresE

Seguir leyendo...
Click para comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Gabriel Torres Espinoza

Declararlos, ¿terroristas?

Avatar

Publicado

el

Gabriel Torres Espinoza
Básicamente se trata de disponer de más poderes y recursos para atacar a los grupos criminales de México. El Departamento de Estado define una organización terrorista internacional, como una organización extranjera que comete “actos de terrorismo” y amenaza la seguridad de ciudadanosestadounidenses o la seguridad nacional de Estados Unidos. Por lo tanto, se eleva la prioridad del combate a estos grupos en la agenda internacional. 
El Departamento de Estado, el Departamento del Tesoro y el Departamento de Comercio se facultan para imponer sanciones económicas y comerciales a entidades públicas y privadas que colaboren, en todo el mundo, con grupos considerados como ‘terroristas’. Se ataca el sustento financiero de los grupos ‘terroristas’, mediante acciones extremas.
Son golpes al centro del poder económico de los grupos delincuenciales, mismos que no son recurribles. Esto llevaría al Departamento del Tesoro estadounidense a investigar a la banca privada y el gobierno mexicano, y sus relaciones directas o indirectas con todos los cárteles de la droga en México en materia de lavado de dinero. Ahora bien, ¿qué proceso debe seguir EEUU para ello? Las organizaciones terroristas extranjeras son designadas por el Secretario de Estado como ‘terroristas’, de conformidad con la sección 219 de la Ley de Inmigración y Nacionalidad.
Organizaciones clasificadas de esta forma por el gobierno de Estados Unidos son el Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), el Ejército de Liberación Nacional (ELN), las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y Al Qaeda. La Oficina de Contraterrorismo monitorea las actividades de los grupos delictivos activos en todo el mundo para identificar posibles objetivos para su designación. Los criterios legales son que el grupo delictivo sea una organización extranjera, participe en actividades terroristas o tenga la intención de hacerlo y estas acciones representen una amenaza a la seguridad nacional de Estados Unidos, de acuerdo con la sección 219 de la Ley de Inmigración y Nacionalidad.
Las principales repercusiones al ser considerado como organización ‘terrorista’, son económicas. A partir de que se considera a una banda ‘terrorista’, se vuelve ilegal para cualquier persona proporcionar apoyo o recursos materiales a la agrupación. El apoyo o recursos materiales se definen como cualquier propiedad tangible o intangible, servicio, instrumentos monetarios, alojamiento, capacitación, asesoramiento o asistencia de expertos, documentación o identificación falsa, equipo de comunicaciones, instalaciones, armas, explosivos, personal y transporte. En síntesis. La declaratoria de ‘terroristas’ entraña que Estados Unidos utilizaría TODOS sus recursos para enfrentar y combatir a la organización ‘terrorista’; es decir, que alinearía sus agencias de inteligencia e investigación: Agencia de Inteligencia de Defensa; Agencia de Seguridad Nacional; el Pentágono; Oficina Nacional de Reconocimiento; Agencia de Reconocimiento, Vigilancia e Inteligencia de la Fuerza Aérea; y, la Agencia Central de Inteligencia; Departamento de Seguridad Nacional; Departamento de Justicia y el Buró Federal de Investigación: FBI.

Seguir leyendo...

Gabriel Torres Espinoza

Gestión de Contenidos 4.0

Avatar

Publicado

el

La Inteligencia Artificial forma parte de nuestra cotidianeidad. No es en absoluto un asunto de discusión propio de futurólogos o predictólogos. Por el contrario, sus más distintivos prodigios de la IA nos asisten la vida diaria: el reconocimiento inteligente de imágenes, es ya una realidad ordinaria en nuestros dispositivos móviles a través del desbloqueo facial’ instantáneo; el recuadro amarillo que aparece en una selfie’ es un ejemplo elocuente de ella, para focalizar y dotar de luz y contrastes un punto en particular de la imagen; la sugerencia de contenidos audiovisuales basados en nuestros hábitos de consumo en las plataformas Over The Top [Netflix, p.ej.], supuso un salto cuántico’ en la visualización de contenidos a partir de la IA. Todos los ejemplos anteriores, nos permiten concluir que la IA no sólo definirá el panorama digital de días venideros, sino que moldea ya nuestro presente.

El uso de potentes algoritmos basados el Big Data, ahora permiten a las más importantes Casas Productoras de Contenidos calcular la predictibilidad del éxito que habrá de tener con solo leer’ el guion. Al respecto, es importante señalar que el gigante de streaming, Netflix, antes de producir su famosa serie House of Cards, hizo uso de un algoritmo que informó a los productores cuál debía ser la cantidad ideal de capítulos de ésta y la duracióperfecta’ que debería tener cada uno. 

Por otro lado, en un contexto comunicacional determinado por la inmediatez de la información, los medios se han visto obligados a utilizar poderosos algoritmos para hacer frente a esta compleja y desafiante realidad, a efectos de redactar noticias a una velocidad inusitada, para permitir que el talento creativo periodístico se dedique al análisis crítico y comparado de la noticia. Como botón de muestra de este paradigma, vale la pena hacer cita del prestigioso diario francés Le Monde, que utilizó su algoritmo Syllabs’ para generar 150 mil notas periodísticas relacionadas con las pasadas elecciones locales del país galo.

Por si lo anterior fuera poco, la IA ha empezado a irrumpir en la política y en las democracias modernas. En 2018, el robot Michito Matsuda’ quedó en tercer lugar en la contienda por la alcaldía de la Ciudad de Tama, en Japón. Sus propuestas estaban basadas en su capacidad de analizar grandes cantidades de datos para hacer políticas públicas más eficientes y ser absolutamente incorruptible, lo que supone, sin lugar a dudas, una enorme ventaja frente a los candidatos humanos. Conviene preguntarse ¿Qué incursión y repercusión tendrá en las democracias, a la luz de que la paradigmática robot humanoide Sophia’ se ha convertido en la primer robot del Planeta con ciudadanía, otorgada en Arabia Saudita, país que irónicamente le concedió más derechos a un robot que a sus mujeres humanas?

Desde luego, la IA no ha estado exenta de acalorados debates con relación al contenido ético que debe asistirle, a efectos de maximizar sus beneficios y erradicar sus riesgos, estableciéndose en su aplicabilidad no robotizada, pero sí automatizada basada en algoritmos, los principios de justicia, no discriminación, garantía de igualdad, responsabilidad, transparencia y ética

Seguir leyendo...

Gabriel Torres Espinoza

Inteligencia Artificial en #TVMorfosis

Avatar

Publicado

el

Análisis

Gabriel Torres Espinoza
La Inteligencia Artificial (IA) ya no se encuentra circunscrita en novelas y películas de ciencia ficción. Ahora, coexistimos con ella en el día a día, desde lo más ordinario [acceder a las ‘sugerencias’ de YouTube, Spotify o Netflix; trazar una ruta en Waze; o los asistentes virtuales omnipresentes en los dispositivos móviles (Siri, p. ej.)], hasta lo más extraordinario [automóviles autónomos o la predicción más confiable de diagnósticos de salud].
Los más distintivos prodigios de la IA se encuentran de igual manera en tanto en la gestión como en el consumo de contenidos audiovisuales. A través de ciertas aplicaciones como ‪Dive.tv‬ podemos consultar y buscar información específica, en tiempo real, al momento de visualizar una determinada serie de televisión o película, conocer el reparto de ella [a través de un reconocimiento facial de los personales] y en qué otros contenidos fílmicos han participado, además de reconocer la música y sonidos de ésta [en plano, en secuencia, en off] y las locaciones en dondeésta fue grabada. De igual manera, ahora las plataformas de streaming [Netflix, YouTube, v. gr.], tanto en pantallas fijas [SmartTv], como personales [Laptop] y móviles [Tablet, Smartphone] nos sugieren contenidos con base en nuestro historial de hábitos de consumo. El paradigmático ‘zapping’ [cambiar indiscriminadamente de canal en busca de un contenido que nos guste, durante largos periodos de tiempo a través de un control remoto] quedó en el pasado.
La predictibilidad del éxito que habrán de tener los contenidos audiovisuales ha llegado a derroteros insospechados en razón de la irrupción de la IA. Netflix, antes de producir su famosa serie ‘House of Cards’, hizo uso de un algoritmo que informó a los productores cuál debía ser la cantidad ideal de capítulos de ésta y la duración ‘perfecta’ que debería tener de cada uno. Así, un equipo de producción tomó las sugerencias calculadas por estos algoritmos y encomendó a David Fincher su dirección. La Major Fox también se ha inscrito en este paradigma haciendo uso de la IA [a través de la unidad de procesamiento Nvidia Tesla P100] para calcular y predecir qué tipo películas podría interesarle a ciertas audiencias, además de analizar los avances de los largometrajes para determinar cuál sería su posible ‘target’ y predecir, con base en ‘mapas’ de los gustos de las audiencias, qué público es probable que acuda a verla a los cines. En este tenor, la compañía belga ScriptBook, desarrolló un algoritmo que –aseguran sus creadores– puede predecir si una película será un éxito de taquilla tan solo con ‘leer’ el guion, para en su defecto recomendar que no se produzca si detecta puntos débiles en ella. Vamos, la capacidad de predecir acontecimientos futuros en manos de algoritmos, ha llegado a tal punto que, recientemente, el MIT está trabajando en algoritmos que aprenden a predecir cómo se comportarán los humanos que salen en un video y adivinar si en la afamada serie, por ejemplo, en la afamada serie de ‘Mujeres Desesperadas’ las protagonistas van a abrazarse, gritarse o abofetearse en la escena siguiente. Más en TVMorfosis: 3, 4 y ‪5 diciembre‬, desde la Expo Guadalajara.

Seguir leyendo...

Tendencia