!Síguenos!
Avatar

Publicado

el

Tiempo Nuevo:

El partido del presidente Andrés Manuel López Obrador es tanto eso, una expresión fragmentaria y predominante de la sociedad electoral -un partido-, como es un movimiento social.
Es también el escenario de una cierta forma de la incertidumbre que caracteriza a toda democracia y a todo partido.
No es absolutamente claro qué elementos pesarán más: ¿las afirmaciones públicas o las privadas de AMLO, la capacidad de movilización territorial, la presencia en las encuestas abiertas o en la encuesta aplicada solamente a quienes sean electos consejeros estatales o nacionales?
Los adversarios de AMLO y de Morena no encontrarán muchas dificultades en establecer una vinculación esquemática y negativa entre el ajuste que ya está teniendo lugar en la víspera de la designación de consejeros estatales, el próximo ‪12 de octubre‬, y los criterios ideales que un partido moderno debería seguir para garantizar a todos los participantes un suelo parejo.
Citan insistentemente, y con razón, que el padrón de militantes debería estar disponible a todos los contendientes después de ser apropiada y oportunamente auditado.
En realidad, en ninguna organización existe total transparencia y equilibrio de oportunidades entre quienes participan; siempre se trata de un conjunto de variables ahí donde existan aspectos de “incertidumbre democrática”.
Pasa en el Consejo Técnico de una facultad o en una empresa. Eso no disculpa que el partido que está en la renovación del régimen político no haya resuelto ya el tema del padrón de militantes y la absoluta claridad de las reglas de la contienda.
Para aquellos adversarios, Morena tiene prácticas semejantes al PRI y al PRD o al PAN, el cual como se demostró con la división interna vinculada a la salida de Margarita Zavala y de Felipe Calderón terminó evidenciando una de las reglas del comportamiento humano electoral registrable en México y en todo el mundo: a la hora de la disputa real de poder en situación de competencia, la ventaja material concisa y asequible, es para aquellos que pueden imponer su propia interpretación de las reglas, en la medida en que con ello eliminan el mínimo riesgo de competencia.
Al mismo tiempo que Morena, ampliamente hegemónico, demuestra que lo políticamente interesante, en el sentido de quiénes pueden ejercer el poder respecto de otros mediante la designación de candidatos hacia el 2021, es lo que ocurre dentro de Morena y no en otro espacio partidario, otros no hayan manera de dar el ejemplo ni en la derrota.
Los demás partidos que aspiran a recomponerse respecto de los “morenismos” -más o menos progresistas- padecen la misma enfermedad sin tener las capacidades para resistirlas mucho más tiempo: se pelean más internamente y con menor esperanza de distribuirse algo importante de la proporción de candidaturas a las que pueden aspirar.
En Morena, los aspirantes parecen tener cuatro caras en esta coyuntura previa a la elección del nuevo líder nacional. Como antes se ha manifestado, la disputa se halla más bien entre dos: Bertha Luján y Mario Delgado.
@guerrerochipres

Las opiniones expresadas por los columnistas son responsabilidad exclusiva de sus autores y no reflejan necesariamente el punto de vista de Expedientes Afondo
Seguir leyendo...
Click para comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Partidos

Choque de trenes en Morena Jalisco para la elección de este sábado

Avatar

Publicado

el

A decir verdad

Por: Rubén Iñiguez

Este fin de semana se llevará a cabo la elección interna del partido Movimiento de Regeneración Nacional (MORENA), para elegir a los coordinadores distritales en el estado que tendrán la oportunidad de escoger tanto al nuevo presidente nacional y estatal de dicho instituto político.

Todos los militantes morenistas que hayan sido afiliados hasta antes del 20 de Noviembre del 2017 podrán votar para escoger a 5 hombres y 5 mujeres por cada distrito electoral, dando un total de 200 coordinadores mismos que tendrán voz y voto en el congreso estatal y nacional respectivamente.

Actualmente existe un padrón de 90 mil militantes de Morena en el estado que podrá participar este sábado 12 de Octubrepara escoger a los representantes que decidirán a su nuevo dirigente en el estado y en el país.

Existen tres grupos visibles al interior de Morena en la entidad. El primero de ellos es el grupo del Dr. Carlos Lomelí, quien había sido delegado federal de los programas sociales en Jalisco, sin embargo por un presunto conflicto de intereses por las empresas farmacéuticas que representa, fue retirado del cargo e inhabilitado de manera temporal para participar en alguna licitación pública o adjudicación directa. Dicho grupo había explorado la posibilidad de postular al regidor Zapopano Hiram Torres como el nuevo dirigente estatal, pero sin duda, los golpes que han recibido de parte de la propia Secretaria de la Función Pública, han mermado de manera considerable su liderazgo.

El segundo grupo lo encabeza Alejandro Peña quien es Senador suplente de Gabriel García, y quien además nombró al nuevo delegado federal Armando Zazueta con la salida de Lomelí. Aglutina liderazgos como el diputado Bruno Blancas y otros liderazgos regionales. La propuesta de ellos es impulsar a la presidencia estatal a Juan Barajas, un liderazgo del distrito 5 con sede en la costa norte del estado. Este grupo ha sido el más ambicioso de los tres, ya que su característica es dar golpes bajos a sus mismos correligionarios para obtener el poder, pues se dice que tuvieron mucho que ver en la salida del Dr. Lomelí con el objetivo de ser ellos quienes controlaran la delegación federal de los programas sociales. Además se rumora que también fueron los que cambiaron la fecha de antigüedad en la afiliación del Dr. Hugo Rodríguez, actual delegado presidente estatal de Morena, para que ni siquiera él pudiera tener voz y voto en este proceso de renovación interna. Su idea en pocas palabras era no dejar votar ni a su propio líder en el estado. Naturalmente ese deseo excesivo de controlar todos los cotos de poder, ha dejado heridos a su paso.

Finalmente está el tercer grupo, representado por el Dr. Hugo Rodríguez, actual dirigente de Morena en el estado, quien ha ido construyendo un equipo que va de menos a más, y que además su intención es reelegirse como presidente de su partido. A pesar de que hace unos días había trascendido en algunos medios locales que no estaba en el padrón estatal de Morena y que además no tenía derecho a voz ni voto, previendo que iban a hacerle ese “madruguete” acudió a la Sala Superior del Tribunal Electoral quien le otorgó una resolución favorable a su persona, dándole la razón de que él estuvo afiliado a Morena desde antes del 20 de Noviembre del 2017 y no como se dijo hace unos días públicamente, que su registro era del 02 de Diciembre de 2017.

Al parecer habrá una alianza entre los Doctores Lomelí y Hugo para hacer un bloque común en contra del Senador Alejandro Peña. Con dicha mancuerna podrían sacar la mayoría de coordinadores y así nombrar al próximo presidente de Morena en el estado que podría recaer en la figura del mismo Hugo Rodríguez.

El equipo político que logre tener 101 coordinadores distritales electos, de los 200 a elegir, tendrá la capacidad de escoger al siguiente dirigente morenista en Jalisco.

Sígueme en Twitter: @rubengdl

 

Seguir leyendo...

Gobierno

Columna: De Frente al Poder El misterioso futuro político de Pablo

Avatar

Publicado

el

Óscar Ábrego
Hay que reconocer la pericia que ha tenido Pablo Lemus para colarse entre los nombres que se perfilan como protagonistas no sólo del 2021, sino del 2024. Tan es así, que algunos opinantes profesionales de la cancha nacional, ya incluyen su nombre en la alineación que jugará en los siguientes procesos electorales.
Así pues, para bien o para mal, el alcalde de Zapopan atrajo la atención de propios y extraños, y con ello –quizás sin pretenderlo- comenzó a desmarcarse de su tutor y patrón, Enrique Alfaro.
Ahora bien, si vamos a hablar de él, creo que vale la pena hacerlo desde una perspectiva más objetiva y menos pretenciosa. Es cierto, Lemus Navarro es uno de los cuadros naranja más importantes; basta con recordar que de todos los presidentes municipales del área metropolitana, fue quien impuso récord de votación el año pasado. Incluso hoy en día, es el único que mantiene un aceptable nivel de aprobación en las encuestas, a pesar de que en los meses recientes, el mandatario estatal ha sido factor de deterioro en la imagen de los gobiernos emanados de Movimiento Ciudadano.
Pero lo que llama poderosamente la atención, es que en el llamado círculo rojo, hay quien afirma que ya tiene un pie dentro de Morena y que incluso sustituirá a Carlos Lomelí en la contienda por la alcaldía de Guadalajara. Y más aún, en la divertida práctica especulativa de los divulgadores de la neta, no son pocos los que aseguran que será el gallo de López Obrador para suceder al ingeniero Enrique.
Sobre el particular, deben tomarse en cuenta algunas variables que pueden ser útiles para develar el misterioso futuro político de Pablo. En primer lugar, es falso que esté cerca de integrarse al partido de Andrés Manuel, por una simple y sencilla razón, porque para ello antes tendría que dar un salto suicida en términos políticos; imaginemos que se anima y en su afán de romper lanzas con el alfarismo, renuncia a su militancia actual. ¿Cómo haría frente a los leales regidores anaranjados? ¿De qué forma sacaría adelante los proyectos que le interesan a él, a sus socios y aliados?
Por otra parte, tengamos presente que un eventual distanciamiento con el rencoroso grupo que le sirvió la mesa para saciar su apetito de poder, no le perdonaría una traición de tal magnitud y vengaría la afrenta mediante un arma muy poderosa: las cuentas públicas.
Hay algo más. Los rasgos de la personalidad de Pablo Lemus no conectan con el perfil de los morenistas en el Estado. Bajo ninguna circunstancia los seguidores de AMLO entregarían su corazón a un personaje que no comparte sus expectativas ni creencias. En todo caso, si lo que quiere es migrar, lo más conveniente para él y sus cercanos, sería tomar la vía independiente o irse al Partido Acción Nacional.
Para finalizar, me parece que también es pertinente considerar la opción de que Pablo Lemus terminará por admitir que darle la espalda a Enrique Alfaro implica costos muy altos y por tanto podría resignarse a continuar sometido al férreo control que ejerce sobre su persona, porque la realidad es que en Morena nadie lo espera con los brazos abiertos o con una enorme sonrisa.

Seguir leyendo...

Destacada

Arrolla Morena 12 a 2 gubernaturas para 2021; Acción Nacional borra a Movimiento Ciudadano 

Avatar

Publicado

el

El Tsunami electoral llamado Morena que viene arrasando en la República Mexicana y que recientemente provocó estragos a los demás partidos en el estado de Puebla, sigue su trayecto hacia doce de los catorce estados en donde en el 2021 se realizarán elecciones de gobernador además de las legislativas federales intermedias.
Lo anterior, de acuerdo a la encuesta realizada para extraer el ranking nacional de gobernadores por la empresa Campaigns & Elections México (C&E) en donde si hoy fueran las elecciones el Partido Morena obtendría el triunfo en 12 de los catorce estados, mientras que dos serían para el Partido Acción Nacional (PAN): Querétaro, donde ya gobierna y Nuevo León que regresaría a sus manos porque Movimiento Ciudadano estaba encabezando preferencias con el senador Samuel García, pero ya se rezagó.
La fecha de levantamiento se realizó del 2 al 29 de agosto de 2019.
En lo que respecta a Jalisco, es cierto que aún falta mucho tiempo para la elección a la gubernatura y todo puede pasar, pero los resultados que arrojan los sondeos de opinión son un referente claro también en los municipios de la Zona Metropolitana de Guadalajara y desde luego para renovar el Congreso Local y Federal en el 2021 donde el panorama para Movimiento Ciudadano se avizora muy adverso, incluso perdería la capital tapatía, joya de la corona de Jalisco y el riesgo mayor sería el perder la mayoría en el Legislativo Jalisco lo que metería en aprietos al gobernador Enrique Alfaro.
Los estados en donde serán las elecciones en el 2021 son catorce y los doce que se llevaría Morena son: Baja California Sur, Campeche, Colima, Chihuahua, Guerrero, Michoacán, Nayarit, San Luis Potosí, Sinaloa, Sonora, Tlaxcala y Zacatecas.
Ahí que se la lleven los alfaroboes con sus cuentas alegres, también los covachos que le mienten al gobernador, como en su momento le sucedió a Aristóteles Sandoval con sus gurús que lo empinaron y hoy vemos los resultados.

Seguir leyendo...

Tendencia