!Síguenos!
Avatar

Publicado

el


Por Carlos Ramírez.-
El más preocupado por la victoria de Donald Trump sobré la acusación de la líder legislativa demócrata Nancy Pelosi debe ser el gobierno mexicano. La apuesta secreta era la posibilidad de destituir al presidente estadunidense para interrumpir los planes de reelección. Trump salió fortalecido y casi hecha su campaña de reelección, sin que exista en el escenario estadunidense un líder demócrata capaz de derrotarlo. El desmoronamiento del vicepresidente obamista Joe Biden ha sido la pista más importa de la reelección presidencial.

El problema que tiene la crítica mexicana respecto a Trump es el enfoque de origen. Todos los análisis parten de criterios nacionalistas mexicanos, es decir: de suspicacias, resentimientos locales y deseos negativos. Pero Trump es un producto histórico del american way of life y como tal se le debe enfocar. El dato mayor indica que Trump ganó sobre el saldo sobresaliente de los ocho años de Barack Obama, el primer presidirme afroamericano de una sociedad racista hasta 1968.

La gran pregunta es sencilla de plantear: ¿cómo un racista ganó sobre la herencia de un afroamericano? La respuesta se encuentra en tres escenarios: la baja calidad política de la candidata Hilary Clinton como abanderada del obamismo, el despertar del estadunidense medio y bajo que detesta al Estado y la existencia de una conciencia conservadora racista en el subconsciente del ciudadano imperial. La frase de “Hagamos grande otra vez a América” dio en el blanco del estadunidense cansado de humillaciones del mundo en su contra y contra su país, de terrorismos en territorio estadunidense y de venganzas históricas.

Los estadunidenses no fijan sus posiciones electorales en idealismos tercermundistas ni en sentimientos de culpa, sino en el espíritu de superioridad que ha sido el común denominador de los EE. UU. desde que se lanzo a la conquista del oeste por encima de diez millones de indios originarios asesinados. Y en este escenario quedó atrapado México en el largo periodo de desunión nacional 1936-1948 para perder la mitad del territorio que Washington anhelaba desde la batalla del Alamo en 1836.

Cada determinado tiempo histórico los EE. UU. encuentran el espacio para precisar su alcance imperial por la confluencia de tres factores determinantes: el dólar como moneda mundial, la capacidad militar ofensiva y la explotación sin rubores de las riquezas naturales y humanas del planeta. Los EE. UU., Rusia y China son tres países con características de potencia, pero carecen de recursos, de moneda y de voluntad imperial tipo estadunidense.

En este contexto se coloca México, con la peor de las adversidades: la vecindad geográfica de 3 mil kilómetros de frontera entre la potencia económica numero 1 del planeta y México entre los países subdesarrollados. La más grave falta de independencia de México respecto a los EE. UU. se localiza en la relación del tipo de cambio: México está obligado a mantener una tasa inflacionaria equiparable para evitar carestías del peso que induzcan fuga de capitales y éstas lleven a devaluaciones.

Los modelos de desarrollo mexicanos del siglo XX han estado subordinados a los estadunidenses, porque a México le ha facetado capacidad industrial, desarrollo tecnológico y empresas competitivas. El Tratado comercial en funcionamiento desde 1994 no logró potenciar el desarrollo; al contrario, la empresa industrial mexicana se achicó en posibilidades, pasando de una participación de componentes mexicanos en las exportaciones de 45% en 2991 a aproximadamente 36% en 2019, una disminución de 9% que indica que México sigue enfilado a economía maquiladora y no productora de bienes para la exportación.

La relación de México con los E. UU. ha sido asimétrica, con tendencia a la dominación estadunidense. El TCL 1993-2019 no logró convertir a México en una potencia media en desarrollo y el TCL 2.0 aprobado a comienzos del 2020 tampoco va a beneficiar a México. En este sentido, la Casa Blanca con Trump ha enfocado a México como un problema de descontrol fronterizo en materia de drogas, contrabando y sobre todo migraciones no legales. Los primeros tres años de Trump han sido de reclamos a México, de acusaciones agresivas, de desdenes ostentosos y de discriminaciones sin precedentes. La campaña presidencial del 2016 la hizo Trump contra México y logró enardecer a los sectores racistas de la base estadunidense, sobre todo los antimigrantes en los estados fronterizos.

La campaña presidencial de Trump en este 2020 para las elecciones de noviembre está reconstruyendo el escenario que le dio resultados en el 2016: desdén al presidente de la república, discursos en el sentido de que México obedece a Washington en todo, criminalización de los migrantes mexicano, culpa a México del aumento de la migración centroamericana y el argumento de que la Casa Blanca debe de tener a México siempre con la bota imperial en el pecho.

México ha vuelto a optar por el camino de la resistencia pasiva y silenciosa, ninguna respuesta a Trump, ni una iniciativa diplomática para deslindar a México del escenario electoral, cumplimiento de la exigencia estadunidense para convertir a México en un muro de contención de la migración centroamericana y acatamiento de las reformas al TCL para beneficiar más a las empresas estadunidenses. Como dato mayor, el subsecretario para Asuntos de América del Norte de la cancillería mexicana es Jesús Seade, un negociador del tratado; es decir, México no tiene en su estructura diplomática a un estratega de la geopolítica, lo que lleva a que las relaciones comerciales decidan los asuntos diplomáticos y de seguridad nacional.

Nada bueno para México saldrá de la campaña de Trump, salvo los indicios para reforzar las percepciones negativas sobre el escenario del segundo gobierno en los EE. UU. Existen buenos espacios para redefinir una estrategia nacional, pero el gobierno mexicano nada quiere que haga sobresaltar la relación con Trump. Lo malo, sin embargo, es que no se trata de manera estricta de una relación sino de una confrontación ventajosa de Trump con México para usarlo como parte de su campaña electoral.

De ahí que no le esperan a México buenos tiempos con Trump en el periodo 2020-2024, incluyendo el ultimo año de su primer periodo. Pero nadie en el gobierno está pensando en una estrategia de seguridad nacional.

Política para dummies: La política es no esperar nada de fuera, construyendo las bases del futuro dentro.

indicadorpolitico.mx

carlosramirezh@hotmail.com

@carlosramirezh

Las opiniones expresadas por los columnistas son responsabilidad exclusiva de sus autores y no reflejan necesariamente el punto de vista de Expedientes Afondo

Nacido en la ciudad de Oaxaca en 1951, Carlos Ramírez comenzó su vida profesional en el periodismo en 1972. Y desde entonces ha estado ininterrumpidamente en el periodismo mexicano. Además de la práctica periodística, ha sido profesor de periodismo en la Universidad Nacional Autónoma de México y en la Universidad Iberoamericana, además de ser un conferencista cotidiano en universidades de todo el país. Autor de la columna; Indicador Político Twitter: @carlosramirezh Página Web: http://indicadorpolitico.mx

Advertisement
Click para comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Carlos Ramírez

Indicador Político- Advertencias y críticas de Banxico, doble recesión y enojos en Palacio

Avatar

Publicado

el


Carlos Ramírez*
Las evaluaciones del Banco de México son como las llamadas a misa: las atienden quienes se interesan en ir a la iglesia. Sin embargo, todos debieran estar atentos a las campanadas y preguntarle al vecino qué se dijo en la misa.

La reunión de la junta de gobierno del Banxico se realizó el 14 de mayo, pero sus resultados fueron circulados hacia el 28 de mayo, luego de pasar filtros y de enviar resultados a… donde tienen que enviarse para que algunos interesados no se digan sorprendidos.

Y no fue para menos el enojo en Palacio Nacional. De la minuta del banco central sobresalen otros datos reveladores:

–“Algunos (de los miembros de la Junta) notaron que la confianza de los agentes económicos disminuyó”.

–Algunos dijeron que se viene para México “una fuerte contracción económica”. Y será más fuerte en el segundo trimestre del año.

–La posible recuperación de la actividad económica en el segundo semestre tiene “riesgos considerables”: la incertidumbre sobre la duración, la severidad de los efectos del confinamiento, el tiempo para la reactivación y la posibilidad de nuevos brotes de contagio.

–“Uno (de los miembros de la Junta) destacó el peligro de una doble recesión”, que en economía se identifica con una W: de punto alto baja y luego repunta para volver a bajar y subir por tercera ocasión. Ahora México se encuentra en el punto inicial de la W y vendría algo así como una montaña rusa a gran velocidad.

–El problema de la pandemia fue que atrapó a México en una debilidad productiva antes del virus. El primer trimestre el PIB fue de -1.55%. Y se estima PIB mensual de -4.5% en marzo y -9.5% en abril. La reactivación comenzaría hasta el tercer trimestre, en octubre.

–En el debate sobre el PIB –en lo que sale el nuevo índice prometido–, para 2020 los funcionarios del Banxico coincidieron en que se revisa a la baja. Entre -6.7% y -7.5%, con una “modesta recuperación” en 2021. Y una encuesta de expectativas arrojó la previsión de un PIB de -8% a -9%.

–“Otro” miembro de la junta adelantó que se prevé la pérdida de 1 millón de empleos en el sector formal en todo el año, aunque nadie incluyó el dato adicional: este año habrá 1.4 millones de personas que se incorporarán por primera vez al mercado de trabajo y no encontrarán empleo.

–Banxico registró el daño de la pandemia: las micro, pequeñas y medianas empresas y el sector informal de la economía (57% de la población económicamente activa) saldrán perjudicadas en términos de ingreso y oportunidades laborales.

–Por si fuera poco, el peor efecto de la pandemia, frenón económico y recesión apenas viene: “se anticipa una mayor pobreza en todas sus dimensiones”.

–El indicio más grave es el de la incertidumbre, concluyó la mayoría de la Junta de Gobierno, porque se desconoce duración y profundidad de los efectos de la pandemia. Se prevén “daños permanentes a la planta productiva y el empleo”.

–Y el párrafo que sacudió los cimientos de Palacio Nacional: “la falta de incentivos adecuados para la inversión privada, situación que se ha acrecentado recientemente ante los ajustes al maco regulatorio para su participación en el sector eléctrico. Otro enfatizó que ello está agravado por un ambiente de incertidumbre jurídica para la inversión privada”.

–Al final, Banxico ve tres riesgos: prolongación de las afectaciones a la producción por el cierre de actividades y la falta de suministros, un aumento de contagios o segundo brote que ocasionaría problemas financieros y de solvencia y menores ingresos de empresas. Y de paso, funcionarios de Banxico señalaron que “la ausencia de un enfoque integral de apoyo, particularmente en virtud de una modesta respuesta fiscal, puede resultad en una recuperación más lenta”.

Así cualquiera se enoja.

-0-

Minería, lista. Como en ningún otro sector, la minería revisa con minuciosidad las condiciones para la reactivación productiva. El subsecretario de Minería, Francisco Quiroga, recorre minas acompañado de empresarios, sobre todo de trabajadores sindicalizados y de gobernadores y funcionarios estatales. El papel de los sindicatos ha sido vital porque los trabajadores son los más expuestos al contagio.

Política para dummies: La política es la astucia del zorro para prever conflictos.

http://indicadorpolitico.mx

indicadorpoliticomx@gmail.com

@carlosramirezh

Seguir leyendo...

Carlos Ramírez

Indicador Político- Aquí no ha pasado nada; ¿nada? Sí. ¡Nada! A seguir destruyendo el planeta

Avatar

Publicado

el

Frente a una población mundial superior a 7.7 mil millones de personas, el saldo hasta ahora de afectados por el coronavirus es poco: 5.5 millones de infectados y 350 mil muertos…, y contando, más se han perdido en las guerras de devastación. La economía mundial podría quedar en -2.5% y la iberoamericana se hundiría a -6%… o más.

Poco antes del virus se había generado en el planeta un cargo de conciencia por la destrucción del medio ambiente. Hace poco se había lanzado la advertencia de que íbamos a la catástrofe como raza y algunos sacaron la bandera del un nuevo acuerdo verde mundial —global green new deal— que sonaba bonito, audaz, con cargos de conciencia.

Había que modificar patrones de producción, uso de energías limpias, modelos de consumo, esquemas más justos de distribución de la riqueza, una toma de conciencia de la realidad desde un nuevo enfoque educativo; sí, claro, por qué no. El planeta es de todos, hay que cuidarlo, se tienen que hacer sacrificios.

La pandemia nos enfrentó a la realidad: el primer paso se dio: encerrarse en casa, abjurar del confort que ha ido destruyendo el planeta, comenzar a cambiar la conciencia ecológica, sí, todos cooperaremos, encerrados para leer. Y vino el encierro. Y en México ocurrió lo impensable: primero la negación, luego salir a la calles a como dé lugar a enfrentar la adversidad, el sentido mexicano que se juega la vida en un volado –moneda al aire, a cara o cruz, o, más bien, a águila o sol, águila guerrera o pirámide del sol, las doscaras de las monedas mexicanas de mediados del siglo pasado– y terminar con el grito pidiendo la última cerveza del estadio porque por ley se prohibió la venta de bebidas alcohólicas como previsión a la violencia intrafamiliar por el confinamiento. La suerte en una moneda que dice Ricardo López Méndez en su poema México, creo en ti:

México, creo en ti,

Porque escribes tu nombre con la X

Que algo tiene de cruz y de calvario:

Porque el águila brava de tu escudo

Se divierte jugando a los volados:

Con la vida y, a veces, con la muerte.

Ahora se trata de salir de la prisión oficial, de las ciudades-cárcel, del confinamiento obligatorio para vérselas con uno mismo, del conocimiento de la soledad, lejos de aquel verso de Lope de Vega de que “para andar conmigo me bastan mis pensamientos”, no, la verdad es que necesitamos el bar, la cantina, la playa donde ir a embriagarse, a recuperar el equilibrio del cuerpo al que le hace falta el vaso de licor que encontrar el punto medio en medio de la rotación de la Tierra.

Y de nueva cuenta el planeta comienza a ser ocupado, a ser destruido, sin ningún prurito de arrepentimiento, lo estamos viendo en las playas atiborradas de gente, espacios de arena vuelta a aplanar por la inconciencia de la aglomeración. De regreso a usar los combustibles que sean, fósiles o nuevo, al fin y al cabo que lo que necesitamos es movernos en manada sin sentido de la conservación.

No hay maldiciones divinas, pero el planeta como organismo vivo siempre ha mandado mensajes a los habitantes. Cuando el mundo ha avanzado no sólo en el control de plagas, sino en la construcción de amas químicas, el planeta encuentra formas de advertir que las cosas no andan bien. Nadie quiere hoy saber qué ocurrió o qué puede volver a ocurrir, sino que desea romper el confinamiento y preparar formas de control de enfermedades que no vuelvan a encerrar a las personas en sus cuevas primitivas con aire acondicionado, redes sociales y conexiones infinitas de cadenas de televisión y cientos de libros que nadie quiso realmente leer.

El ser humano es un superviviente que no tiene conciencia de su buena suerte. Los que volvieron a salir corrieron el riesgo de un nuevo flujo de infecciones, pero, como decimos en México, lo bailado nadie se lo quita. Una cerveza en una terraza es como la última gota de agua en un desierto: la vida. Y ya con velocidad, lo que quedó atrás a nadie le importa. Lo que pasa en Las Vegas se queda en Las Vegas; lo que pasa en el planeta Tierra se queda en el planeta Tierra.

Y aquí estamos de regreso a nuestra normalidad, no “la” normalidad, de nuevo en la realidad que dejamos pendientes para ir a encerrarnos en nuestras casas mientras el virus de una décima de una milésima de milímetro pasaba de frente y no nos veía en su camino de destrucción. Y nuestra normalidad es el sometimiento del planeta a nuestras comodidades, a nuestras necesidades destructivas del equilibrio ecológico.

Costará trabajo retomar las banderas de la ecología, de los acuerdos verdes, de los cargos de conciencia tecnológica. El virus, señala la versión más manejada, aunque no necesariamente la real, no fue producto de la modernidad, sino, oh sorpresa, de las prácticas antiguas, de la forma de sobrevivencia en la muerte de animales para nuestra alimentación: el cruce de alguna forma entre un murciélago y un cerdo, como se alimentaban nuestros ancestros cuando no había siquiera fuego.

Y si se prueba que el virus salió de un laboratorio, entonces habrá que enlistar el coronavirus o COVID-19 como algo que bien podría ser el adelanto descontrolado de un arma de destrucción masiva para las guerras que vienen y que con la pandemia nos dieron una demostración de su capacidad dañina.

En fin, ya estamos de regreso a nuestra tarea de destruir el planeta. Bienvenidos de regreso a nuestra pesadilla.

http://indicadorpolitico.mx

indicadorpoliticomx@gmail.com

@carlosramirezh

Seguir leyendo...

Carlos Ramírez

Indicador Político- ¿Regresar a cuál normalidad? Los cuatro dilemas poscoronavirus

Avatar

Publicado

el

Carlos Ramírez*
Presionado por la economía 
estadunidense a la que está atado, por el desempleo en modo Calcuta de millones de trabajadores que no han recibido apoyo y por una planta productiva que se pone en funcionamiento o se destruye, la decisión gubernamental para regresar a la nueva-vieja normalidad económica y social tendrá que resolver cuatrodilemas:

1.- El dilema entre la salud o la economía. Los datos reales de las afectaciones de la pandemia a la planta productiva son peores a los que se conocen y deberían obligar a las autoridades a cuando menos dos semanas de medidas drásticas de confinamiento para romper los contagios, pero las presiones de las cadenas productivas estadunidenses y el peligro de que la planta productiva paradpierda mercados van a llevar a la decisión del regreso a la actividad económica cuando aún no se ha alcanzado el punto máximo de contagios. España, que aplicómedidas drásticas de confinamiento autoritario, apenas está viendo bajar el ritmo de fallecidos y contagiados.

2.- El dilema entre economía productiva o economíasubsidiada. Sin ningún tipo de apoyo, la economía de servicios y buena parte de la economía industrial fue afectada en su dinamismo por el desplome de la demanda, el desempleo obligatorio de trabajadores y la competencia con otros países que ocuparon lugares mexicanos en la proveeduría de bienes y servicios. El turismo y los servicios quedaron destrozados por falta de apoyo y su reinicio será lento. Las expectativas de PIB de -8% a -12% tardarán en recuperarse cuando menos 25 años. Los datos de que el 2021 se crecerá a 2% a 2.5% será sobre el hoyo recesivo de 2020.El gobierno federal regresará a la economía de subsidios que tenía antes de la pandemia y que llevaron a un PIB de -0.1% en 2019 y previsible de -0.5% a 0.5% en 2020. La opciónoficial era la de economía de subsidios sociales noproductivos y no multiplicadores de la demanda efectiva.

3.- El dilema entre mercado o Estado. Anunciado desde su primera campaña electoral estatal en 1988, el modelo de desarrollo de López Obrador fue siempre el Estado que había sido sustituido por el mercado en el modelo neoliberal de Carlos Salinas de Gortari 1979-1994. En su campaña electoral de 2018 López Obrador anuncio el fin del neoliberalismo. Y buena parte de sus decisionespresidenciales han sido en el escenario de la restauracióndel Estado como el eje de la economía. Sin embargo, el modelo de Estado depende sólo de tres claves: ingresos fiscales del doble de los existentes, desarrollo tecnológicopara potenciar la competencia y empresas públicas en el sector industrial basadas en la generación de utilidades y no quebradas por subsidios.

4.- Y quizá el dilema más importante: regresar a la normalidad de un país hundido en la improductividad que se enfilaba a tasas promedio sexenal de PIB de 1% a 2%, muy lejos del 4% promedio anual anunciado de manera oficial o construir la normalidad prometida de un nuevo modelo de desarrollo posneoliberal imaginado y no diseñado. Hasta ahora, con cuatro meses de coronavirusno existe ningún nuevo modelo de desarrollo posneoliberal ni ninguna definición del Estado productivo.

De acuerdo con las cifras del INEGI, el PIB de 2019 y el del primer trimestre de este año se salvó por el sector primario, el agropecuario, pero con sectores industrial y de servicios sin incentivos y atorados por el desmoronamiento de la demanda. Para crecer a tasas anuales del PIB arribadel 2.2% promedio de los últimos años se requiere una planta productiva renovada o reconvertida, una política efectiva de fomento industrial y sobre todo un nuevo modelo de desarrollo.

Ahí está el eje de todos los dilemas: regresar a la normalidad de antes o construir una nueva.

-0

Batallas burocráticas. Justo en el momento en que el Tren Maya depende de negociaciones con grupos indígenas para evitar otro Atencopresiones dentro del gabinete quieren desplazar a Ricardo Peralta, el subsecretario de Gobernación experto en negociaciones in extemis. El expediente de aduanas que lo tuvo seis meses se ha enredado en fuego amigo, al grado que su sucesor tiró la toalla por la complejidad del tema. Peralta ha sido eficaz en apagar fuegos conflictivos y tiene ante sí el del Tren Maya, una de las joyas del sexenio que se puede ahogar en tribunales.

Política para dummies: La política, al final del día, decide entre soluciones malas o soluciones peores.

http://indicadorpolitico.mx

indicadorpoliticomx@gmail.com

@carlosramirezh

Seguir leyendo...
Advertisement


Tendencia