Connect with us
Avatar

Publicado

el


Carlos Ramírez*

Si los halcones de China, Rusia, Corea del Norte e Irán o hasta los radicales de Venezuela, Cuba y Nicaragua hubieran querido, habrían aprovechado el golpe de poder de la reina Nancy Pelosi como tercera en la línea de sucesión del poder presidencial de los EE. UU saltándose al arrinconado Trump y al institucional vicepresidente Mike Pence para trabar el botón nuclear de la Casa Blanca.

Pelosi cometió el mismo error estratégico del general Alexander Haig como secretario de Estado del recién comenzado gobierno de Ronald Reagan en marzo de 1981: el atentado a balazos contra el mandatario creó confusión en el poder y Haig declaró en la Casa Blanca: “estoy al mando”, cuando la línea sucesoria constitucional ponía al vicepresidente George Bush Sr. como autoridad al mando del gobierno. Las presiones por la violación constitucional obligaron a la renuncia de Haig y a su desplazamiento de la política.

Después de los disturbios en el Capitolio el pasado 6 de enero, la reina Pelosi potenció su cargo de speaker o vocera de la mayoría demócrata en la Cámara de Representantes para exigir la renuncia de Trump o la realización de un juicio político. Pero lo más grave fue su comunicación con el jefe de los estados mayores conjuntos –la coordinación de gabinete de las cuatro armas: ejército, Marina, fuerza Aérea y Cuerpo de Marines– para neutralizar el llamado botón nuclear que tiene el presidente de los EE. UU. por mandatos legal como comandante supremo de las fuerzas armadas.

Ese botón nuclear, que permite responder o iniciar una guerra con armas nucleares, es el símbolo del poder estadunidense. Pero por primera vez, un poder lateral del ejecutivo se atrevió a desconectarlo para quitarle el poder a Donald Trump como presidente constitucional, pero a costa de dejar al país sin el escudo nuclear de seguridad nacional.

La obsesión de la reina Pelosi contra Trump es enfermizo y ha trastocado los equilibrios de poder en la primera potencia del mundo. Al involucrarse en el funcionamiento del botón nuclear después de un acuerdo con las cuatro ramas de las fuerzas armadas, Pelosi no hizo sino derrocar el poder institucional de la Casa Blanca y trasladarlo, sin apoyo legal, al Capitolio.

La Constitución estadunidense señala con claridad la línea sucesoria del poder ejecutivo; a falta de presidente por cualquier razón, el mando pasa al vicepresidente en funciones y de ahí al presidente o presidenta de la Cámara de Representantes. La ley sucesoria en funcionamiento data de 1947, año en que los EE. UU. construyeron su estructura de seguridad nacional y asumieron la condición de Estado de seguridad nacional regido por la competencia ideológica con los soviéticos: la guerra fría.

La reina Pelosi no sólo despojó al presidente de los EE. UU. de sus poderes reales y de seguridad sin mediar ningún juicio, sino que rompió el orden constitucional al también borrar al vicepresidente Pence que había cumplido con su mandato constitucional de darle continuidad al proceso electoral-legislativo. Como el general Haig en 1981, en el 2021 la reina Pelosi simplemente pudo haber repetido que “estoy al mando en este momento”. El efecto del acuerdo de Pelosi con el estado mayor conjunto de las fuerzas armadas implicó una orden legislativa de desobediencia militar al ejecutivo si acaso hubiera querido dar la orden de iniciar un ataque nuclear en alguna parte del mundo para evitar la transición electoral legal.

El impeachment o juicio político de destitución del presidente Trump no responde a una lógica institucional, sino a motivaciones de rango político superior: despedir a Trump con un documento legal en su contra para evitar que sea candidato a senador en el 2022 o candidato presidencial en el 2024, lo que implicaría, en una primera lectura, el reconocimiento demócrata al poder real que sigue ejerciendo Trump en las bases republicanas que le dieron, mal que bien, el 47% de la votación presidencial el pasado 3 de noviembre, a pesar de la escandalosa campaña en contra de los poderes fácticos del establishment no legal ni constitucional que domina la política estadunidense.

La crisis provocada por Trump ha sido electoral, pero también de Estado, constitucional y de equilibrio de poderes, lo que muestra el tamaño del miedo de la enclenque democracia estadunidense acostumbrada a decidir, dentro y fuera, a golpes de poder y no de manera legal. Es posible que Trump merezca ser juzgado por los errores cometidos en los tiempos poselectorales para no reconocer las cifras oficiales, pero lo hecho por la reina Pelosi ha sido ni más ni menos que un golpe de Estado en modo república bananera que reconoció el expresidente Bush Jr.

En este sentido, la crisis de sistema/régimen/Estado en los EE. UU. apenas comienza y el choque Pelosi-Trump podría llevar a condiciones de guerra civil violenta que apenas mostró sus posibilidades en la toma del Capitolio por grupos de la ultraderecha.

 

-0-

 

Política para dummies: La política se mide por sus resultados y sus intenciones oscuras.

 

El contenido de esta columna es responsabilidad exclusiva del columnista y no del periódico que la publica.

 

http://indicadorpolitico.mx

indicadorpoliticomx@gmail.com

@carlosramirezh

Canal YouTube: https://t.co/2cCgm1Sjgh

Las opiniones expresadas por los columnistas son responsabilidad exclusiva de sus autores y no reflejan necesariamente el punto de vista de Expedientes Afondo

Nacido en la ciudad de Oaxaca en 1951, Carlos Ramírez comenzó su vida profesional en el periodismo en 1972. Y desde entonces ha estado ininterrumpidamente en el periodismo mexicano. Además de la práctica periodística, ha sido profesor de periodismo en la Universidad Nacional Autónoma de México y en la Universidad Iberoamericana, además de ser un conferencista cotidiano en universidades de todo el país. Autor de la columna; Indicador Político Twitter: @carlosramirezh Página Web: http://indicadorpolitico.mx

Advertisement
Clic para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Carlos Ramírez

Indicador Político- Asalto al Capitolio no fue golpe de Estado ni insurrección revolucionaria

Avatar

Publicado

el

Carlos Ramírez*

Entre el silencio del expresidente Barack Obama como líder de la tibia ala progresista de los demócratas y la desaparición del presidente electo Joseph Biden sin control dominante sobre el Partido Demócrata, la reinaNancy Pelosi se ha erigido como la presidenta en funciones de los EE. UU. en los últimos quince días del periodo constitucional del presidente Donald Trump y con sus acciones ha definido el margen de maniobra estrecho de la próxima administración.

Lo de menos es que la reina Pelosi logre destituir al presidente constitucional; la parte más delicada del problema estadunidense se localiza en los grupos radicales y en el 47% del electorado que voto por Trump a pesar de la campaña en su contra y en el fermento de la guerra civil entre facciones existentes desde la fundación del imperio. Trump se ha fortalecido como líder de una fuerte y grande facción rebelde en los EE. UU. que seguirá en activo.

Lo grave del asunto era el cálculo político estratégico: ¿encabezaba Trump un golpe de Estado para quedarse en la Casa Blanca sin atender el proceso institucional electoral?

Los sucesos del miércoles 6 no llegaron a configurar indicios de un golpe de Estado porque ninguna institución civil o militar participó en ella ni tampoco mostraron el inicio de alguna revolución porque faltaban masas en las calles.

La candidatura de Trump en 2016 y 2020 se coló por los resquicios del sistema político-electoral, porque en ambos casos ganó la candidatura vía elecciones primarias, es decir, por el voto popular. Con ello, Trump asumió una representatividad de una parte de la sociedad –no sólo del electorado– estadunidense que funciona dentro del Estado y ausente en las votaciones: la parte social anti Estado capitalista.

La propia configuración de clases dentro de los EE. UU. ha permitido la existencia y funcionamiento de grupos radicales, todos ellos protegidos por la Segunda Enmienda constitucional que permite no sólo la compra libre de armas, sino la organización de milicias armadas al margen de controles del Estado. A lo largo de su existencia, el Estado estadunidense había sabido lidiar con esos grupos.

Un análisis frío de los sucesos del miércoles 6 en el Capitolio podrían llevar a escenarios diferentes a la narrativa de la reina Pelosi. Por principio de cuentas, no fue una insurrección; es decir, no se trató de un levantamiento popular para derrocar al gobierno y al sistema político; los grupos radicales convertidos en turbamulta irrumpieron en la sede del poder legislativo, hicieron destrozos, se tomaron fotos, deambularon por los pasillos, no secuestraron a los representantes y fueron atajados en algunas zonas del edificio por policías disparando. Horas después, los invasores abandonaron el Capitolio con tranquilidad.

Luego de la irrupción, ningún líder político se apropió de los grupos invasores, no hubo ninguna proclama directa de combatir por las armas, hasta ahora no existe ningún llamamiento a impedir el proceso constitucional de calificar elecciones, designar presidente electo y jurarlo el 20 de enero. Para el 20 se prevén choques de violencia, pero nada que tenga que ver con golpe de Estado para apropiarse del gobierno y del Estado.

La insurrección es el acto revolucionario, de derecha o izquierda, para organizar la destrucción de un sistema/régimen/Estado/constitución con el propósito de instaurar otro grupo y otro régimen en el poder. Trump sólo azuzó las pasiones de sus seguidores y el mismo careció de una propuesta de ruptura del orden constitucional para quedarse otros cuatro años o más en el poder. El acto de legitimación del presidente electo el miércoles 6 siguió su curso bajo la responsabilidad política del vicepresidente Mike Pence, a pesar de las insidias de Trump de que Pence debía de cumplir su tarea política de evitar ese proceso. No fue así. Todavía con el pánico a la violencia de horas antes, los representantes votaron el mismo día el ungimiento de Biden como presidente electo oficial y días después la moción de impeachment del presidente constitucional en funciones.

Lo que viene es el costo político de los resentimientos de la reina Pelosi. No se sabe hoy si se bloqueará, por proceso judicial, que Trump sea candidato a senador o a presidente, pero la crisis en realidad no se localiza en Trump sino en las masas sociales radicales de derecha a ultraderecha –el 47% del electorado– que ya probaron la fuerza de sus violencias y entendieron que el régimen actual estadunidense no les deja espacios para la lucha institucional.

El problema, por tanto, no es Trump, sino el régimen de un establishment que controla el gobierno de los EE. UU.

 

-0-

 

Política para dummies: La política está en los dobleces.

El contenido de esta columna es responsabilidad exclusiva del columnista y no del periódico que la publica.

 

http://indicadorpolitico.mx

indicadorpoliticomx@gmail.com

@carlosramirezh

Canal YouTube: https://t.co/2cCgm1Sjgh

Continuar Leyendo

Carlos Ramírez

Indicador Político- Asalto al capitolio, falla de seguridad; ni terrorismo ni insurrección miliciana

Avatar

Publicado

el


Carlos Ramírez*

Una vez que los grupos radicales rompieron la valla de seguridad del Capitolio y se enfrentaron a pasmados y paralizados agentes –no de miedo sino de ausencia de entrenamiento y sin protocolos–, los grupos invasores nosupieron qué hacer y se dedicaron al chacoteo, a tomarse fotos en los escritorios importantes y a regodearse de su hazaña.

En este sentido, el asalto al Capitolio el miércoles 6 de enero no fue un ataque terrorista interno ni una insurrección armada ni una guerra civil encabezada por milicias. Los responsables, que se quitaron la máscara que ocultaba su rostro, se mostraron sin rubor para las fotos y salieron tan campantes como entraron. Por eso uno a uno han sido arrestados con cargos inflados que pudieran ser de terrorismo e insurrección, pero sólo para ayudar al proceso político de la reina Nancy Pelosi en su obsesión por derrocar al Donald Trump que se le ha escurrido entre los dedos de la mano.

Otra cosa podría ser lo del domingo 17 al miércoles 20. Un volante impreso de un cuarto de tamaño carta está circulando con avisos ominosos: convocan a una “marcha armada” hacia el Capitol Hill de la capital de la nación en el corazón de Washington DC y similares contra todos los edificios de Capitolios de las capitales de los estados. La cita es a las 12 del día del domingo 17, tres días antes de la protesta de Joseph Biden como presidente de los EE. UU. en una ceremonia a cielo abierto a la mitad de las escaleras del Capitolio, luego habría un almuerzo del nuevo presidente con el poder legislativo y más tarde el famoso desfile por la Avenida Pennsylvania de manera normal dentro de la limusina con blindaje superior y casi siempre caminando algunas calles. En el 2017, el día de la toma de posesión de Trump, hubo choques entre simpatizantes del nuevo presidente con grupos antifaantifascistas, de filiación de izquierda radical– vestidos de negro y todos con máscaras antigases.

Hasta ahora hay dos problemas: el FBI detectó a tiempo el operativo de asalto al Capitolio y no supo cómo procesar esa información como documento de inteligencia –la información no es inteligencia– y existen sospechas de que grupos policiacos simpatizan con los supremacistas tomando en cuenta que el movimiento Black Live Matters se pronuncia en todo el país con violencia para protestar contra la brutalidad policiaca contra afroamericanos y minorías hispanas.

Una información del The Washington Post el pasado martes 12 reveló la existencia de un reporte informativo del FBI que alertaba de la organización del asalto al Capitolio, pero que nunca se procesó como inteligencia consolidada. Se habría cometido, por segunda ocasión, el error de información-inteligencia del 2001 cuando el FBI detectó a grupos musulmanes que estaban tomando clase de manejo de aviones con la declaración formal a los maestros de que no les interesaba aterrizar aviones, sino sólo mantenerlos en vuelo. Agentes de la CIA alertaron de indicios de ataques terroristas que la CIA formal y el FBI desdeñaron, lo que ha alimentado las teorías de la conspiración sobre el 9/11 del 2001,

La oficina del FBI en Norfolk, Virginia, cerca de la capital DC, captó intervenciones telefónicas que hablaban de que “el congreso necesita escuchar vidrios rotos, puertas pateadas y derramamiento de sangre”, pero esos datos nunca se procesaron como base de inteligencia preventiva. Después del ataque un jefe de la oficina de Campo del FBI en Washington afirmó que “no había indicios” de violencia en la protesta, a pesar de las intervenciones telefónicas y del discurso del president Trump alentando a los alborotadores. La información fue catalogada como “no amenaza de seguridad” y acreditaron las palabras fuertes a la retorica de la ultraderecha supremacista, pero a pesar de ataques anteriores de violencia racista,

Los datos del The Washington Post, basados en reportes primarios del FBI, han alimentado las percepciones de que la violencia en el Capitolio pudo haber sido prevista y neutralizada y que organismos policiacos prefirieron noprofundizar las evaluaciones y no supieron cómo intervenir. El incidente del 6 reveló la inexistencia de protocolos de seguridad dentro de instituciones emblemáticas como el Capitolio, donde agentes de seguridad desenfundaronsus armas ante alborotadores que portaban armas automáticas de alto calibre. El temor era que una balacera hubiera desembocado en legisladores muertos.

Para la protesta del domingo 17 se ha decretado estado de sitio con policías, guardias nacionales y cuerpos antiterroristas deambulando por las calles, pero tampoco se nota el arresto de posibles líderes radicales.

 

-0-

 

Política para dummies: Los peores enemigos de la política son el rencor y el miedo.

El contenido de esta columna es responsabilidad exclusiva del columnista y no del periódico que la publica.

 

http://indicadorpolitico.mx

indicadorpoliticomx@gmail.com

@carlosramirezh

Canal YouTube: https://t.co/2cCgm1Sjgh

Continuar Leyendo

Carlos Ramírez

Indicador Político- EE. UU.: estado de sitio; crisis de sistema/régimen/Estado/democracia

Avatar

Publicado

el


Carlos Ramírez*

De hoy miércoles 13 al miércoles 20 de enero el sistema/régimen/Estado/democracia de los EE. UU. enfrentará una insurrección acreditada –aunque no apoyada– por el 47% de los electores trumpistas y el presidente demócrata electo Joseph Biden jurará el cargo en medio de un estado de sitio.

El impeachment contra el presidente Donald Trump sólo sobrecalentará los ánimos y ayudará a polarizar más la violencia. Los demócratas y sus aliados conservadores-republicanos-sistémicos nunca entendieron el fenómeno político de Trump y el puritanismo fundador de los EE. UU., se dedicaron a denostar al presidente saliente y permitieron la consolidación de una tercera fuerza radical que está rompiendo el duopolio monopólico –una forma de ilustrar la alianza demócrata-republicana– que ha dominado el país vía los lobbies de interés económico, intelectual, militar e ideológico.

El día en que la élite dominante decida buscar una explicación del trumpismo se va a encontrar que a lo largo de varias décadas se construyó en los EE. UU. un bloque de poder social anti Estado, anti establishment y anti capitalismo y con ellos se formaron las milicias supremacistas al amparo de la Segunda Enmienda que permite las armas. La élite del poder fue revelada por C. Wright Mills en 1956 como la organización que domina las decisiones del imperio y está constituida por tres estructuras que operan como engranes o dominios: el económico, el político y el militar. Esta estructura fue determinada por los tres conflictos que marcaron la hegemonía autoritaria del capitalismo: el control económico en Bretton Woods en 1944, la guerra fría salpicada por Corea, Vietnam, Cuba y ahora el musulmanismo ideológico y el anti terrorismo musulmán.

La élite gobernante de los EE. UU. percibió el desmoronamiento de la URSS como el fin de la historia y no una nueva etapa de relaciones de poder mundial. El modelo pendular republicanos-demócratas fue roto por la aparición en 2016 de Trump y su discurso puritano, supremacista, empresarial, de masas y sobre todo anti Estado. El problema de Trump, sin embargo, radicó en la pérdida del enfoque sistémico que tenía Steve Bannon, en el ejercicio despótico del poder y en la falta de un partido propio y sólo deshaciendo a los republicanos. Algunos demócratas pudieron entender la lógica destructiva sistémica de Trump y buscaron atraerse a los republicanos neoconservadores institucionales –tipo John McCain, George Bush Jr. y algunos reaganianos sobrevivientes– del viejo régimen imperial.

El juicio contra Trump, su destitución y el aplastamiento de sus seguidores con el uso de la fuerza policiaca y militar en estos días nada tienen de defensa de la democracia, sino que están vinculados con la supervivencia de la democracia capitalista imperial de la élite dominante de grupos de interés y de lobbies del poder corporativo, militar, político e intelectual. Este bloque de poder ve en Trump al destructor del capitalismo hasta ahora conocido y los fermentos de un fascismo irracional, diferente al fascismo institucional existente ahora y determinado como la “dictadura del gran capital” imponiendo su orden y control sobre las economías del mundo.

Las movilizaciones del 6 al 20 de enero ya estremecieron al mundo –como la Rusia que contó John Reed en 1917– en su primera semana del 6 al 15 y encontrarán su Día D el domingo 17 como para saber si el miércoles 20 habrá, ahora sí, algún indicio de guerra civil formal y real entre milicias ultras armadas y las fuerzas de seguridad del Estado. En medio de los conflictos aparece una tambaleante y deslegitimada democracia que fue incapaz de procesar los comportamientos de un Trump que ha tenido cinco años –de las campañas de 2016 a las elecciones de noviembre pasado– sin oposiciones institucionales ni sistémicas reales. Los demócratas y antitrumpistas se confiaron en que Trump iba a ser aplastado en las urnas, pero se encontraron con Trump y aliados con el 47% de votos populares y una diferencia de 34.8% de votos electorales por Biden contra 23.7% por Trump.

La ofensiva demócrata con republicanos sumisos y timoratos para destituir a Trump sólo busca anularlo como candidato a senador en el 2022 y presidencial en el 2024, pero ignora el hecho de que Trump es líder de un movimiento de masas informe y violento. Si la violencia aumenta con acciones de protestas a balazos hoy miércoles o el domingo 17, entonces Trump habrá ganado la batalla política fracturando a unos EE. UU. que yaestaban divididos, pero que los demócratas y republicanos institucionales nunca quisieron reconocer.

 

-0-

 

Política para dummies: La política se resuelve en las calles cuando no encuentra acuerdos en las instituciones.

 

El contenido de esta columna es responsabilidad exclusiva del columnista y no del periódico que la publica.

 

http://indicadorpolitico.mx

indicadorpoliticomx@gmail.com

@carlosramirezh

Canal YouTube: https://t.co/2cCgm1Sjgh

Continuar Leyendo
Advertisement
Advertisement





Tendencia