Connect with us
Avatar

Publicado

el


Carlos Ramírez* 

Ya habíamos aprendido, en relecturas de Tucídides sobre la guerra del Peloponeso de hace casi 2,500 años, que las grandes potencias crecen cuando hay unidad interna de objetivos y se derrumban cuando comienzan las divisiones en la sociedad. Ahora se calificó la protesta del 6 de enero como “terrorismo doméstico” y los demócratas preparan leyes para criminalizar el disentimiento.

Los EE. UU. se cimbraron en 1967-1972 con las protestas internas contra la guerra de Vietnam, aunque en 2001 Bush Jr. encontró la salida de unidad del consenso interno al convertir al terrorismo radical islámico como el gran enemigo histórico del imperio. Hoy el presidente Donald Trump le ha dado sentido irreconciliable y conflictivo al modelo bipartidista que ha promediado 60% demócratas y 40% republicanos, con periodos de republicanos en la presidencia.

Pero lo que era un modelo pendular –oscilando presidencias demócratas y republicanas– se descompuso en la confrontación violenta. El asalto de hordas de la ultraderecha al Capitolio fue operado con el objetivo de provocar una crisis constitucional al impedir el proceso de votación de colegios electorales para convertir de manera oficial al demócrata Joseph Biden en presidente electo. Ahí reventó el modelo conciliatorio bipartidista de democracia representativa dominada por los lobbies de poder real.

La peor crisis de protestas sociales contra la guerra en Vietnam ocurrió en dos tiempos. En 1967 miles de jóvenes irrumpieron en las instalaciones centrales del Pentágono en Washington –entonces con poca vigilancia restrictiva–, llegó al colapso con el bonzo que se prendió fuego en el estacionamiento principal de esas oficinas y en 1968 con las protestas contra la convención presidencial demócrata en Chicago en 1968 y el arresto de siete dirigentes juveniles que fueron juzgados, hecho acaba de revivir en la película “El juicio contra los siete de Chicago”. La protesta juvenil fue el punto de inflexión que mostró que la participación estadunidense se enfilaba a un fracaso y la salida nada elegante de las tropas en 1973.

Los comportamientos de los seguidores de Trump no inventaron alguna forma nueva de protesta; sólo dejaron asentado que no eran de exhibición. sino que buscaron crear una crisis constitucional al impedir la consolidación de los tiempos legales de la victoria de Biden.

Detrás de las protestas no hubo sólo el enojo de los seguidores de Trump y la reacción esperada al discurso del presidente azuzando a la turbamulta, sino la expresión de signos de ruptura. No se necesita invocar indicios de una latente guerra civil –que algunos han hecho–, ni advertir que esa violencia en el Capitolio mostró la ineficacia de las reglas institucionales de la democracia, ni ver en directo el agotamiento de la vieja cortesía en la que el candidato derrotado “concedía” la victoria a su adversario, inclusive en aquel incidente que pudo haber llevado a la ruptura en el 2000 cuando la elección llegó a la Corte Suprema y el demócrata Al Gore hubo de aceptar, sin convencimiento, su derrota para evitar las fracturas al régimen político.

Ahora hemos visto el choque interno entre masas armadas con los representantes del modelo de democracia de lobbies. Y la respuesta demócrata alimento los indicios de quiebra del acuerdo fundador de la nación: el juicio contra Trump sin aportar investigaciones o procedimientos político-judiciales, sino sólo con informes periodísticos y enojos de la líder demócrata Nancy Pelosi.

Lo de menos será la imposibilidad práctica, por tiempos políticos, para completar un verdadero procedimiento de impeachment legal, sino con el afán de bloquear por anticipado cualquier posible intento de Trump por querer regresar a alguna estructura de poder por la inhabilitación del juicio político. Nada más antidemocrático que usar las leyes políticas para cerrar el espacio a la competencia y participación entre diferentes posiciones políticas e ideológicas.

Si el sistema político estadounidense se declara, en los hechos, incapaz de resistir otra participación directa de Trump, entonces ese régimen carece de legitimidad. Y de nada servirá que el presidente en funciones Biden, a partir de hoy 20 de enero, trate de bloquear el juicio contra Trump, aunque no por voluntad democrática sino para sentar las bases de una unidad nacional que quedó inservible el pasado 6 de enero.

La imagen de la catedral simbólica de la democracia estadunidense, el Capitolio donde se cocinan las grandes intervenciones, guerras y avales para derrocar otros gobiernos, siendo asaltada por turbas violentas sin sentido de guerra civil quedará para las argumentaciones externas cuando la Casa Blanca quiera intervenir en procesos políticos en otros países. Los EE. UU. como faro de la democracia perdieron valor y presencia, porque el colapso provocado por Trump seguirá un tiempo más si acaso Pelosi quiere ir hasta el fondo con la inhabilitación o si Trump quiere regresar a la política de manera atrabancada.

La fuerza política en el exterior de los EE. UU. estaba en el consenso interno, aún de los sectores progresistas que a veces con rubor rechazaban la exacción de recursos de otras naciones o las decisiones para derrocar gobiernos o los casos de líderes políticos asesinados en aras de una estabilidad autoritaria. Esos sectores progresistas, en el poder, disfrazaban radicalismo con reformas sociales populares y sociales, aunque siguieran explotando a naciones pobres para consolidad su american way of life.

La crisis del 6 de enero fue una quiebra del consenso interno y no se ve en el corto plazo algún liderazgo que logre pegar los pedazos rotos en el Capitolio.

El contenido de esta columna es responsabilidad exclusiva del columnista y no del periódico que la publica.

 

http://indicadorpolitico.mx

indicadorpoliticomx@gmail.com

@carlosramirezh

Canal YouTube: https://t.co/2cCgm1Sjgh

Las opiniones expresadas por los columnistas son responsabilidad exclusiva de sus autores y no reflejan necesariamente el punto de vista de Expedientes Afondo

Nacido en la ciudad de Oaxaca en 1951, Carlos Ramírez comenzó su vida profesional en el periodismo en 1972. Y desde entonces ha estado ininterrumpidamente en el periodismo mexicano. Además de la práctica periodística, ha sido profesor de periodismo en la Universidad Nacional Autónoma de México y en la Universidad Iberoamericana, además de ser un conferencista cotidiano en universidades de todo el país. Autor de la columna; Indicador Político Twitter: @carlosramirezh Página Web: http://indicadorpolitico.mx

Advertisement
Clic para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Carlos Ramírez

Indicador Político- Biden refuerza estrategia de seguridad nacional de Bush Jr., Obama y Trump

Avatar

Publicado

el

Carlos Ramírez*

 

A la memoria de Luis Martínez Fernández del Campo,

hermano mayor, amigo leal, inteligencia indispensable

El arresto y procesamiento de Joaquín El Chapo Guzmán Loera, Genaro García Luna, el general Salvador Cienfuegos Zepeda y ahora Emma Coronel forma parte de una estrategia de seguridad nacional de EE. UU. que en realidad no pasa por la Casa Blanca –aunque tiene todo el aval— sino que forma parte de las funciones de la comunidad de los servicios de inteligencia coordinador por la directora de Inteligencia Nacional.

Como dato adicional hay que incluir el hecho de que la hoy vicepresidenta Kamala Harris impulsó como procuradora estatal de California un programa de combate contra los cárteles mexicanos del crimen organizado en EE. UU. California es uno de los estados con mayor consumo de drogas. El documento californiano Gangs Beyond Borders: The Struggle Against Organized Crime in California and Transnacional –“Las bandas más allá de las fronteras. La lucha contra el crimen organizado en California y transnacional”– está fechado en marzo de 2014.

Este documento se debe cruzar con las evaluaciones anuales de la DEA sobre la presencia y operación, con impunidad, de los cárteles mexicanos traficando droga y lavando dinero dentrodel territorio estadunidense. En la lista de la DEA aparecen, sobre todo, el Cártel de Sinaloa del Chapo Guzmán y el Cártel Jalisco Nueva Generación cuyo líder El Mencho tiene una recompensa ofrecida por la agencia antinarcóticos y es buscado no sólo en territorio estadunidense, sino dentro de territorio mexicano.

El documento de la procuradora Harris adquiere otra dimensión estratégica hoy que es vicepresidenta de EE. UU. y tiene a su cargo tareas de seguridad interior y seguridad nacional. En este sentido, hoy cobran importancia las apreciaciones que tuvo en su documento de 2014 señalado que “durante la última década, los líderes del Cartel de Sinaloa recibieron un trato prioritario por parte del gobierno mexicano, mientras que los analistas argumentaron que los rivales estaban siendo atacados”.

Asimismo, evidenció la complicidad institucional con el cártel del Chapo con las facilidades otorgadas para recibir información oficial sobre otros cárteles rivales, lo que mostraba una predilección oficial mexicana por la banda del Chapo; este punto es uno de los que tiene a García Luna en una cárcel estadunidense. Inclusive, algunos arrestos de capos beneficiaron al grupo del Chapo porque afectaron a jefaturas de otras bandas y cárteles.

El documento no razona a fondo el hecho de que pudiera haber habido un cambio de estrategia contra el Chapo en el gobierno de Peña Nieto, pero los investigadores de la procuraduría de california detectaron el cierre de información y de privilegios para el Chapo.

Para la procuradora Harris en 2014 los cárteles mexicanos habían cruzado la frontera no sólo con drogas de contrabando, sino con efectivos para operar dentro de territorio estadunidense el tráfico de drogas a gran escala y tomar el control de la venta al menudeo en las calles. La DEA ha señalado a cuando menos ocho cárteles mexicanos operando en EE. UU.

En el mismo tono de otras evaluaciones de la DEA y de las oficinas de inteligencia del gobierno estadunidense, el reporte de Kamala Harris señala la complicidad de los cárteles mexicanos con organizaciones de migrantes, pandillas callejeras y bandas que controlan los penales para operar desde ahí el tráfico de drogas. Inclusive, las oficinas de migración han revelado que los cárteles han tomado de manera paulatina el control del tráfico de personas que quieren entrar a EE. UU. sin pasar por los controles migratorios, con el hecho agravante adicional de que no los sueltan para que vayan a encontrar empleo, sino que a la fuerza los enganchan como distribuidores y vendedores de drogas.

La estrategia de lucha contra el crimen organizado transnacional fue definido por el presidente Bush en la agenda antiterrorista para combatir a los grupos violentos en sus comunidades en el medio oriente, fue definido de manera legal por el presidente Obama con su estrategia de lucha contra el crimen organizado trasnacional y puesto en operación por las oficinas de seguridad en el gobierno de Trump.

En este sentido, los ataques de la justicia estadunidense contra el cártel del Chapo y la persecución contra el cárteldel Mencho son una forma de meter a la autoridad estadunidense en la estrategia de seguridad del gobierno mexicano y agitar los panales de narcos. El arresto de Emma Coronel aumentará la lucha violenta en México entre el cártel de Sinaloa y el CJNG.

 

-0-

 

Política para dummies: La política se mide por sus efectos, no por sus iniciativas.

El contenido de esta columna es responsabilidad exclusiva del columnista y no del periódico que la publica.

http://indicadorpolitico.mx

indicadorpoliticomx@gmail.com

@carlosramirezh

Canal YouTube: https://t.co/2cCgm1Sjgh

Continuar Leyendo

Carlos Ramírez

Indicador Político- Arresto de Emma ¿venganza de la DEA?; perturba equilibrio de cárteles

Avatar

Publicado

el


Carlos Ramírez*

Como en política no hay interpretaciones lineales, quizá el efecto mayor  del arresto de Emma Coronel, esposa actual de Joaquín El chapo Guzmán, pudiera parecer un golpe de respuesta de la DEA contra el caso Cienfuegos que perdió la agencia antinarcóticos de EE. UU.

Los principales chicotazos de esa acción son previsibles:

1.- Obliga al Cártel de Sinaloa, controlado como regente por Ismael El Mayo Zambada y dirigido por los hijos de El Chapo, a una reacción directa contra EE. UU. Emma Coronel es la madre de los hijos del Chapo y, en efecto, se sospechaba de que usaba esa pantalla para operar decisiones de la organización.

2.- Coloca en alerta máxima al Cártel de Sinaloa porque es de sobra conocido que el verdadero objetivo de la DEA es Ovidio Guzmán López, hijo del Chapo y encargado del tráfico de fentanilo, la droga que está matando por miles a estadunidenses. Inclusive, se tienen dato de que la DEA tiene en México un operativo secreto para capturar a Ovidio. El arresto de Ovidio en octubre de 2019 fue operado por la DEA, pero el gobierno mexicano decidió liberarlo ante las amenazas terroristas. Sin embargo, Ovidio regresó a sus labores criminales sin ser objetivo de las autoridades mexicanas.

3.- El arresto de Emma Coronel descuadra el programa de construcción de la paz del gobierno del presiente López Obrador porque será leído como una provocación de violencia al detener nada menos que a la esposa del capomayor ahora en prisión perpetua en una cárcel de EE. UU. El otro dato en este rubro radica en el hecho de que la DEA quiere fincarle cargos penales en EE. UU. a Emma Coronel por haber operado la fuga del Chapo del penal del Altiplano en 2016, una acción que ocurrió en territorio mexicano y ante autoridades mexicanas. En los hechos, el Chapo fue atrapado por petición de EE. UU. y entregado en una decisión fugaz de extradición en 2017. El cargo de la fuga obligará a revisar la situación de seguridad y de control de penales mexicanos. Y en este rubro también hay que registrar la guerra entre Nemesio Oseguera Cervantes El Mencho (CJNG) y el Mayo Zambada (Cártel de Sinaloa) por territorios de tráfico.

Aunque parece que existe un expediente judicial sobre Emma Coronel, las autoridades mexicanas no lo activaron a profundidad. La explicación informal radica en la decisión de la estrategia gubernamental de no provocar la violencia ni la guerra entre cárteles con persecuciones y en el objetivo de desdramatizar al crimen organizado sin acosos judiciales que en el pasado desataron las olas de violencia criminal en las calles.

La parte más importante radica en el hecho de que el arresto y el procesamiento de Emma Coronel en tribunales de EE. UU. se darán en función de la parte estadunidense de su ciudadanía y en la falta de sensibilidad de la esposa del Chapo para alejarse de las actividades criminales con su marido en prisión perpetua. La permanencia del Cártel de Sinaloa en México bajo el mando de El Mayo Zambada necesitaba de una pieza complementaria en E.E.. UU. para controlar flujo de droga y cobro de ventas. Datos de expertos en seguridad consideran que Emma Coronel operaba actividades en EE. UU.

En este sentido, el caso de la esposa del Chapo es un asunto de seguridad nacional estratégica de México que tiene que ver con el funcionamiento de la DEA en México, porque el temor de Ovidio de ser arrestado profundizará las tensiones y las acciones de violencia locales. Hasta donde se tienen datos, la DEA no informó a México del operativo de Coronel, toda vez que las relaciones oficiales se rompieron con las nuevas reglas de operación de agencias extrajeras en México. Además, la acción transcurrió dentro de territorio estadunidense. En todo caso, las oficinas de inteligencia y seguridad nacional de México descuidaron las actividades de la DEA que tuvieran algún efecto en México.

El dato suelto pero articulado sigue latente: la decisión de la DEA para capturar y llevarse a EE. UU. a juzgar a El Mencho, jefe aparente del temerario CJNG que no vacila en dar exhibiciones de propaganda de su armamento superior al de los policías, pero siempre muy inferior al de las fuerzas armadas en labores de seguridad interior y de apoyo a la seguridad pública.

Hasta ahora sigue latente la Operación Python de la DEA para capturar al Mencho en EE. UU. o en México y con o sin el apoyo de las autoridades mexicanas.

En este contexto, la DEA parece decidida a llevar a cabo su agenda sin preocuparse por los efectos de seguridad y violencia en México.

 

-0-

 

Política para dummies: La política se basa en decisiones de Estado, dnde el Estado más fuerte impone las condiciones.

El contenido de esta columna es responsabilidad exclusiva del columnista y no del periódico que la publica.

http://indicadorpolitico.mx

indicadorpoliticomx@gmail.com

@carlosramirezh

Canal YouTube: https://t.co/2cCgm1Sjgh

Continuar Leyendo

Carlos Ramírez

Indicador Político- La restauración: Morena como PRI y PRI-PARM, PRD-PPS y PAN-PAN leal

Avatar

Publicado

el


Carlos Ramírez*

La configuración de las listas de candidatos a diputados federales y la demagogia de las plataformas electorales han fijado ya el escenario de la restauración del modelo político-partidista-legislativo que operó en México de 1958 a 1982: partidos sin aspiraciones a disputar el poder y sólo como comparsas de la participación minoritaria en las mieles presupuestales del poder.

Morena repone el viejo PRI populista-burocrático, el PRI ha pasado a ser el PARM como sobreviviente de un grupo de políticos amparados en su papel simbólico de la Revolución Mexicana que nunca fue; el PRD asume, en su fase de neoliberalizacion, el papel del PPS marxista-leninista… y priísta en coaliciones con los candidatos presidenciales priistas derechistas y el PAN de hoy es el PAN de oposición leal de antes en modo existencialista en donde la existencia sobresale sobre la esencia,

Este viejo modelo político reciclado por Morena es el que explica las razones y sinrazones de los partidos para escriturar diputaciones a sus propias oligarquías dominantes y rematarotras en figuras del espectáculo que carecen de sentido de Estado, que no tienen experiencia de poder y que sólo garantizan votos que cotizan en participaciones presupuestales del INE para gasto partidistas.

El engaño partidista para sacar a los ciudadanos a votar radica en la construcción de un bloque opositor para frenar las reformas lopezobradoristas a las reformas peñistas que a su vez corrigieron las reformas calderonistas y éstas ajustaron las reformas salinistas y así sucesivamente hacia atrás. Pero el problema de la próxima legislatura no se localiza en frenar reformas, sino en carecer de propuestas alternativas que no signifiquen sólo la sobrevivencia de las engañosas reformas peñistas que profundizaron el neoliberalismo salinista.

Las listas de candidatos a diputados de todos los partidos ofrecen un doble universo: ceder diputaciones distritales que se van a ganar a golpe de campañas territoriales en los 300 distritos electorales y por ello contratar a figuras del espectáculo que den imágenes y que ahorren gasto de campaña y administrar las plurinominales para las figuras reales del poder de decisión.

Las plurinominales, sin embargo, fueron creadas para beneficiar a las minorías, pasando de los diputados de partido –diputados por porcentajes de votos, no por distritos– para partidos minoritarios. Este sistema no regalaba posiciones porque los partidos tenían que hacercampaña territorial distrital.

Pero las plurinominales fueron apropiadas por las oligarquías de los partidos para poner ahí a figuras incapaces de hacer campaña y ganar votos directos y para impulsar a personajes que llegarían a los órganos de control legislativo en las comisiones,

El sistema de competencia legislativo está llegando al modelo consumista de política de figurines que potenció en Italia Silvio Berlusconi cuando el sistema político de partidos italiano había reventado del asesinato de Aldo Moro en 1976 a la disolución del Partido Comunista Italiano en 1991. Los partidos perdieron la lucha ideológica en 1989, la izquierda se consumió en sus contradicciones y la derecha se quedó con todo el pastel.

Los partidos dominantes actuales en México son los mismos del pasado, con sus mismasdirigencias, y los nuevos surgen del seno de los mismos partidos y por lo tanto nacen con los mismos defectos. El poder sigue centralizado en el poder ejecutivo y el legislativo ha regresado a su espacio de subordinación. Por eso la actual oposición reproduce las limitaciones de sus ancestros y es incapaz de darle vitalidad democrática al poder por excelencia que desde la representación real de la soberanía popular vigila y equilibra a los otros poderes.

En este escenario hay que leer de manera política la lista de candidatos a diputados federales de todos los partidos: el legislativo no será contrapeso, no puede serlo, no quiere serlo y los próximos diputados garantizarán que seguirán siendo un poder sumiso al ejecutivo.

En este sentido, la crisis del legislativo comienza en los partidos. Mientras estas organizaciones sigan siendo propiedad de sus oligarquías y carezcan de mecanismos de educación política interna, los partidos serán la garantía de una democracia coja que seguirá enmoheciendo las posibilidades de una democracia con funcionalidad y calidad.

 

-0-

 

Política para dummies: La política se da en la sociedad, no en los partidos.

El contenido de esta columna es responsabilidad exclusiva del columnista y no del periódico que la publica.

http://indicadorpolitico.mx

indicadorpoliticomx@gmail.com

@carlosramirezh

Canal YouTube: https://t.co/2cCgm1Sjgh

Continuar Leyendo
Advertisement
Advertisement





Tendencia