!Síguenos!
Avatar

Publicado

el


Carlos Ramírez*
A raíz del efecto recesivo por el parón productivo antivirus en España, el gobierno lanzó la iniciativa de unos segundos Pactos de la Moncloa entre todas las fuerzas actuantes. Pero esos acuerdos de 1977-1978 buscaron definir un nuevo modelo de desarrollo posfranquista, y lo que España necesita es negociar sobre todo con los empresarios una reactivación de la economía a partir del inicio del segundo semestre.

Sin embargo, el modelo de los Pactos de la Moncloa sí se ajusta a las condiciones de crisis del modelo de desarrollo mexicano y la necesidad de uno nuevo para sacar a México de la mediocridad del crecimiento de PIB promedio anual de 2% de 1983 a 2020. Pero en lugar de sentarse a diseñar ese nuevo modelo de desarrollo y el rediseño de la planta productiva, gobierno y empresarios entraron en una disputa por la dirección económica del Estado.

 La muerte de Franco en noviembre de 1975 llevó a un proceso de transición a la democracia que, en la realidad, tuvo su esencia no en la libertad de voto, sino en una nueva correlación de fuerzas productivas que reencauzó las relaciones sociales y los enfoques del poder. El responsable del proceso fue el presidente Adolfo Suárez, salido del fondo del franquismo, pero con un enfoque moderno, democrático y europeísta.

México está sumido en una crisis de desarrollo, pero su viejo modelo le impide crecer a tasas mayores a 2%. La reforma del modelo de desarrollo y la necesidad de una reconversión de la planta productiva es una necesidad para que México ingrese en las ligas mayores de la producción de alta calidad. El Tratado comercial de 1993 fue la oportunidad, pero se aplicó sin reformas productivas. El fracaso del Tratado se ve no sólo en el PIB promedio anual de 2% en los últimos veinticinco años, sino en el desplome de México de su competitividad y la pérdida de 20% en la participación de productos mexicanos en las exportaciones tecelianas. México multiplicó por 10 veces su comercio exterior, pero siguió con el mismo grado de subdesarrollo.

Gobierno, empresarios y trabajadores debieran sentarse a reformar el sistema productivo, así como lo hizo Suárez en 1977 para cambiar las reglas de la producción y der la distribución de la riqueza y lograr colocar a España como una de las potencias productivas europeas más importantes. En México, con todo y TCL, seguimos siendo el hermano pobre del Tratado: 80% de los mexicanos viven con una a cinco carencias sociales y el 57% de la población económicamente activa vive en la informalidad y con salarios menores a su nivel de vida.

 El sistema económico y productivo de México en la actualidad y con el Tratado es el largo periodo de 1934 a 1982: capitalismo acotado por el Estado y restricciones a la inversión privada. La prioridad de ese modelo es el control político de los empresarios y un Estado regulados hasta grados inconmensurables de burocracia. Los gobiernos de 1934 hasta 2020 han preferido un desarrollo bajo con tal de no perder el control corporativo de las clases sociales.

El gobierno controla la oferta y la demanda, a los sectores productivos, los canales de distribución y cubre necesidades sociales con políticas asistencialistas. Mientras no existan una clase trabajadora y una clase burguesa libre para resolver los problemas de la producción entre sí, la capacidad productiva será baja y el desarrollo dependerá de los subsidios gubernamentales a los consumidores. Los neoliberalismos y los populismos mexicanos han sido un obstáculo al desarrollo. Y el Estado prefiere controlar a las clases que dinamizar la producción de bienes y servicios. Y los renglones de capacitación, educación y tecnología permanecen bajo control estatal y no contribuyen a la producción.

México nunca ha tenido un sistema productivo diseñado por la dialéctica entre las clases productivas, por el Estado tiene bajo su control a los trabajadores y no les da libertad productiva a los empresarios. Los años del PIB de 6% promedio anual se debieron a una política industrial y de desarrollo operada para crecer y distribuir dentro del modelo capitalista de sustitución de importaciones. El populismo 1970-1982 privilegió el control político sobre los empresarios. Ahora la 4T no hace más que restaurar ese viejo populismo y nada tiene en su agenda sobre el desarrollo y la producción.

México necesita unos Pactos de la Moncloa, pero la 4T sólo quiere mantener el control de las clases productivas.

-0-

Política para dummies: La política se construye con acuerdos o no es política.

indicadorpolitico.mx

carlosramirezh@hotmail.com

@carlosramirezh

Las opiniones expresadas por los columnistas son responsabilidad exclusiva de sus autores y no reflejan necesariamente el punto de vista de Expedientes Afondo

Nacido en la ciudad de Oaxaca en 1951, Carlos Ramírez comenzó su vida profesional en el periodismo en 1972. Y desde entonces ha estado ininterrumpidamente en el periodismo mexicano. Además de la práctica periodística, ha sido profesor de periodismo en la Universidad Nacional Autónoma de México y en la Universidad Iberoamericana, además de ser un conferencista cotidiano en universidades de todo el país. Autor de la columna; Indicador Político Twitter: @carlosramirezh Página Web: http://indicadorpolitico.mx

Advertisement
Click para comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Gobierno

Tiempo Nuevo- Austeridad dinámica y Nueva normalidad

Avatar

Publicado

el

El Fondo Monetario Internacional (FMI), las consultoras y calificadoras globales y la evidencia de caídas en todas las bolsas del mundo representan estragos que son el prólogo de una situación indispensable de atender con cautela administrativa y política. Al mismo tiempo, es exigible la mayor atención a lo social y disposición creativa para detonar muy pronto la inversión.

Las históricas caídas del petróleo, el ajuste cambiario y el desempleo elevado a un millón, según la estimación presidencial, son fenómenos que pálidamente hablan de la incertidumbre de millones de familias.

Ni en los contados casos donde los índices de contagio fueron menores de entre los países de la OCDE, se puede eludir la crisis del confinamiento o sus resultados colaterales.

En la Ciudad de México se pueden mencionar los 150 mil empleos perdidos entre enero y abril, cifra que quizá se superará al consolidarse las estadísticas de mayo.

Las autoridades globales y locales comprenden, salvo los dardos de los memes en sentido opuesto, estas condiciones extraordinarias. El reconocimiento a Hugo López-Gatell respecto de su labor mediante la incorporación a un panel de expertos de la Organización Mundial de la Salud, o el anuncio del Gobierno capitalino, liderado por Claudia Sheinbaum, respecto a la reducción del gasto corriente a la mitad, sin contemplar despidos o dañar estabilidades laborales, es parte ilustrativa de un proceso de acción gubernamental y comprensión merecedor de atención.

Más aún cuando hay una guía de la política de austeridad que parece antipática solamente a quienes apuestan a la ampliación de la deuda pública como palanca de financiamiento inmediato.

La determinación de ajustar a la burocracia en CDMX expone la afinación de metas, el análisis de escenarios y las posibilidades en medio de la emergencia. Su objetivo principal es claro: que el Gobierno no vuelva a ser un lastre para la sociedad y retribuya, con la reducción de gasto innecesario, a favor de proyectos y resultados.

A la estrategia la integran 36 programas y obras concretas, cuyos ejes van desde la mejora en los servicios de salud, el impulso a la educación y el medio ambiente hasta el combate a la violencia de género, el trabajo de infraestructura y obra pública en ciertas zonas, y la expansión y perfeccionamiento de servicios de movilidad, transporte y seguridad, entre otros temas.

A la ciudadanía le toca replantearse, diversa como es, su manera de incorporación del lado de soluciones que pasan por la esencial cautela en una fase cuyo término no es claro en ninguna parte del mundo.

La pandemia renovó la agenda pública y mientras de un lado exhibe las carencias derivadas de la desigualdad o de insuficientes capacidades institucionales, del otro ha permitido el anuncio del aumento de la capacidad de atención de cuidado intensivo hasta la exigencia salud de calidad, educación y su asociación con los temas de innovación y vigencia de derechos.

La pandemia dinamizó la austeridad y colocó a ésta en el centro del diálogo político.

@guerrerochipres

Seguir leyendo...

Gobierno

Análisis- La protección civil, cero ante la pandemia

Avatar

Publicado

el

Horacio Villaseñor Manzanedo* 

Respeto y admiro a las mujeres y hombres valientes que integran los cuerpos del sistema de protección civil, pero el sistema estuvo, localmente, maldiseñado.
La ignorancia de 
gobernantes y directivos amigos de alguien, sin conocimientos en temas de gobiernohan llevado a la función pública de ocurrencia en ocurrencia y la protección civil no es la excepción¿Cuál fue la aportación de los sistemas de protección civil ante la pandemia? Ninguna, hasta fue considerada “no esencial”. Las funciones de prevención y la atención a situaciones de grave riesgo, al ser diseñadas, se confundieron con actividades propias de los cuerpos de bomberos. Las unidades de protección civil dirigen, hoy, sus acciones al rescate de las personas y de sus bienes, lo que hacen muchas otras dependencias, en lugar de promover la renovación de la infraestructura urbana caduca y el fortalecimiento institucional para lograr metrópolis sostenibles y seguras.
Para atender situaciones cotidianas como accidentes viales, amenazas de bomba, explosiones originadas por gas LP, incendios, derrames de sustancias químicas, hundimientos en el pavimento o derrumbes, o las típicas inundaciones en época de lluvias, se hacen gastos innecesarios al acudir simultáneamente todas las dependencias disponibles, estatales y municipales, que en muchos de los casos no son necesarias. Gastan en equipos de rescate, en lugar de invertir en obras que eviten o disminuyan los daños que puede ocasionar un desastre natural, urbanosocial o sanitario, sucesos de grandes magnitudes como la fuga en ductos de Pemex, fuertes sismos, plagas, epidemias o pandemias.

La acción pública de las actuales unidades de protección civil se limita solamente a los simulacros de evacuación y al rescate, nada, cuando se trata de asuntos más importantes.

Las unidades de protección civil tienen hoy casi las mismas funciones que siempre han desarrollado los bomberos.

Los simulacros de evacuación que se han implementado apenas en edificios (nunca en amplias zonas, áreas o regiones) sólo son útiles si las personas se encuentran en un edificio estructuralmente seguro, si el edificio se cae, la evacuación es imposible. 

Sólo “si sale, se salva”, reza la regla popular de las cuatro “eses”, pero si se reforzara o sustituyera la infraestructura que ha agotado su vida útil, el escenario sería distinto. 

Es necesario que la protección civil sea un proyecto de la sociedad civil, de mayor alcance, y que los gobiernos garanticen una urbanización planificada, activa y eficaz que dé seguridad en cualquier caso de emergencia grave, fijando como meta lograr el desarrollo de metrópolis que permitan vivir con tranquilidad.

Ninguna dependencia se dedica a la planeación prospectivani a la promoción y evaluación de las obras civiles necesarias para reducir la vulnerabilidad en las grandes ciudades.
Hay espacios faltantes que deben construirse y edificios existentes que deben reforzarse para asegurar permanezcan de pie ante un gran temblor, como hospitales, edificios que albergan los cuerpos de rescate, las escuelas o los departamentos donde vivimos con nuestrafamilias. 

La visión debe ser otra, los cuerpos de bomberos pueden mejorarse integrando el personal y el equipo para rescate que se observa actualmente en las unidades municipales de protección civil; y, redefiniendo sus funciones actuales, en el marco de una nueva institución, puede crearse un organismo de prevención de desastres de gran escala que logre la tranquilidad deseada con enfoque preventivo.

De lo contrario, los cuerpos de protección civil seguirán siendo bomberos y, ante una pandemia, corporativos en estado vegetativo.

Horacio Villaseñor Manzanedo* 

Maestro en Gobierno y Administración Publica Municipal y Estatal.
•Miembro de a Red Nacional de Investigadores en Gobiernos Locales Mexicanos, A.C. (IGLOM) .
•Miembro de la Red Gobernanza Metropolitana del CONACYT.
•Profesor en la Maestría en Gestión de Gobiernos Locales, en la UdG .
•Más de 33 años de experiencia en puestos directivos en el ejercicio de la función pública.

Seguir leyendo...

Carlos Ramírez

Indicador Político- Desafío 4T: PIB con distribución de la riqueza o más neoliberalismo

Avatar

Publicado

el


Carlos Ramírez*
El gran debate dentro del gobierno y entre los factores de la producción no es el coronavirus, sino el proyecto económico posneoliberal convocado sin definirlo. Ahí, en esa discusión, se está jugando su suerte el gobierno de la 4T.

El ensayo presidencial sobre una nueva política económica, el decreto sobre centralización del gasto en el ejecutivo, el decreto de re-estatización de la electricidad y la iniciativa de Morena para inspeccionar en la riqueza son algunos indicios de que el modelo de la 4T carecede un plan formal de reforma económica progresista, que anda picoteando recursos por aquí y por allá y que no está encarando un dilemasexenal: o una gran reforma económica o quedarse con un neoliberalismo vergonzante.

Las tres experiencias radicales de modificación del modelo de desarrollo y de la estructura de distribución de la riqueza –Cárdenas, Echeverría y López Portillo– fracasaron porque no encontraron la fórmula para financiar al Estado. Aumentar el gasto es demasiado fácil, pero el resultado es lo más complicado: déficit presupuestal si se mantiene el gasto creciente o burocratización económica porque el incentivo para producir es la utilidad y no el bien común.

Ahora el PIB es el villano favorito. Sin embargo, hay dos detalles: será imposibledesaparecerlo porque es una variable mundial y existen ya modelos alternativos de análisis económico. El PIB es un punto referencial. Y la felicidad o el bienestar tienen mecanismos existentes, entre ellos tres: la encuesta ingreso-gasto del INEGI que revela la distribución del ingreso nacional, las cifras sobre resultados de programas sociales del CONEVAL que exhiben porcentajes de bienestar y pobreza y las cifras oficiales de empleo formal, desempleo, informalidad e ingreso salarial. El cruce de estas variables daría una especie de índice global de felicidad/infelicidad.

Un dato que muestran las encuestas del INEGI y de CONEVAL exhiben una cifra que pudiera ser el índice de felicidad: el 20% de los mexicanos vive feliz sin carencias sociales y el 80% vive infeliz con una a cinco carencias sociales. Por tanto, el debate no debiera ser sobre las cifras y su medición, sino sobre las estrategias para combatir la desigualdad ya conocida de sobra.

El gobierno de la 4T ya ha gastado año y medio en tener al neoliberalismo en la hoguera, pero sigue sin definir la reorganización productiva y distribución de funciones económicas del Estado. La gran revolución de política económica no se localiza en el regreso del Estado según el modelo chileno de Salvador Allende o el esquema chavista de ingresos petroleros, sino en el tema fiscal con sus tres derivaciones: recursos para programas sociales, financiamiento del desarrollo y redistribución de la riqueza.

 Si la estrategia se basa sólo en gastosocial para atender desigualdades, entonces tendrá el límite de los ingresos. Y sin cambiar la estructura fiscal, entonces el dinero para la producción se destinará a subsidios que se le quitarán al fomento productivo. La contrarrevolución neoliberal de. Salinas de Gortari achicó al Estado y su gasto social para potenciar la producción privada que sólo concentró más la riqueza entre los ricos. La nueva revolución posneoliberal se medirá no por el tamaño del Estado o la concentración de actividades productivas, sino por la capacidadpara obtener ingresos para la pobreza y para el estímulo al desarrollo.

La pandemia trastocó el escenario sexenal: el desplome del PIB a -10%, la quiebra de millones de empresas, el desempleo y el pleito con los empresarios hizo encarecer la agenda de la reforma económica posneoliberal. Y el dilema quedó planteado: o revolucionar el modelo de desarrollo o mantener el modelo neoliberal. En economía no hay términos medios.

-0-

Guerrero. De los gobernadores que están mostrando dedicación a la estrategia antivirus destaca el de Guerrero, Héctor Astudillo, porque, sobre todo, no anda promocionando fotos de iniciativas inexistentes, como el oaxaqueño José Murat Hinojosa, y sólo para ir a presumir a Palacio Nacional. Astudillo ha recorrido colonias, comunidades y hospitales para supervisar respuestas oficiales y sensibilizar a la población, sobre todo porque se trata de zonas marcadas por la desigualdad y la pobreza.

Política para dummies:  La política es la propuesta de soluciones de fondo, no el discurso sin decisiones.

http://indicadorpolitico.mx

indicadorpoliticomx@gmail.com

@carlosramirezh

Seguir leyendo...
Advertisement


Tendencia