Connect with us

Publicado

el


Carlos Ramírez

Es es muy cierta la apreciación de que en política sólo se comete un error, porque los demás son consecuencias. El colapso del imperio militar estadounidense en Afganistán comenzó con la frivolidad del presidente Clinton y se prefiguró con la decisión del presidente Bush II en 2001 al decidir la invasión sin plan estratégico de un país en un escenario geopolítico inestable.

La historia política-militar-estratégica de Afganistán debe formar parte ya de los libros de texto de seguridad nacional. La falta de capacidad de estadista y la carencia de pensamiento estratégico de Bush II encontró, de manera paradójica, un complemento correspondiente en Barack Obama, profesor de Derecho constitucional de origen afroamericano.

Y el saldo de la derrota estadounidense en Afganistán sigue teniendo como referente la guerra perdida en Vietnam en 1975. El presidente Bush padre fue el último estratega de pensamiento en seguridad nacional que tuvo la Casa Blanca. Le siguió la frivolidad de Bill Clinton, luego la falta de entendimiento geopolítico de Bush II, más tarde el enamoramiento de sí mismo de Obama, continuó la incapacidad política de Trump y se llegó a la pasividad de Biden.

Y ante sus agendas personales y políticas, los presidentes de Clinton a Biden encontraron su némesis –reconocida o no– en Afganistán y el grupo de Al Qaeda y el gobierno de los talibanes. La crisis afgana se inició con el atentado terrorista de 1993 a las Torres Gemelas de Nueva York con coches bomba colocados en el estacionamiento y terminó en 2021 con la patética huida de los soldados estadounidenses y su vestimenta de combatientes casi extraterrestres del siglo XXI, perseguidos por talibanes vestidos con túnicas largas y sandalias, además de su armamento lanzagranadas comprado en el mercado negro y con seguridad otra parte suministrada por Rusia y China.

Los dos operadores de la paz en Vietnam, Richard Nixon y Henry Kissinger, escribieron hace mucho tiempo lo que llamaron las lecciones de Vietnam que pudieran ser resumidas en un resumen estratégico: el poderío logístico de un gran ejército casi siempre será derrotado por la obstinación de un pueblo, los guerrilleros del vietcong y los talibanes afganos.

El presidente Bush II tomó la decisión de invadir Afganistán todavía enceguecido por la rabia del 9/11. Pero lo peor le tocó al presidente Obama: en septiembre del 2009, como lo relata un extraordinario reportaje de Peter Baker publicado en The New York Times (https://www.nytimes.com/2009/12/06/world/asia/06reconstruct.html), Obama tuvo varias reuniones que dibujaron el deplorable método y sistema de toma de decisiones militares por políticos que no tienen pensamiento estratégico de seguridad nacional.

Si Bush II se equivocó al decidir la invasión inmediata, el presidente Obama volvió a equivocarse –consecuencia de error anterior– al asumir como validas las estimaciones presidenciales de su antecesor y sólo discutir se incrementaba o no las tropas en Afganistán, por cuánto tiempo y cuáles deberían ser las condiciones para comenzar el desalojo. Los dos apostaron a la construcción de un sistema político tipo americano en Afganistán, el mismo error estratégico que cometieron Kennedy y Johnson en Vietnam y Kennedy en Cuba. En esos países, los presidentes estadounidenses nunca entendieron la base popular del Vietcong, de los talibanes y de los cubanos.

La derrota en Afganistán deterioro la legitimidad –en caso de que hubiese existido– que ha asumido la Casa Blanca para definir las condiciones y circunstancias democráticas de un país y la “obligación moral” del gobierno de Estados Unidos para invadir a otro país para obligarlo a construir una democracia americana. El presidente Bush padre atacó a Irak en 1993 para obligarlo a salir de Kuwait y luego replegó las tropas sin intentar “educar” políticamente al gobierno de Sadam Hussein. Bush II y Obama mantuvieron tropas estadounidenses en Afganistán tratando –como en Vietnam– de construir un gobierno filial a Washington.

El presidente Obama tuvo la oportunidad histórica, a partir de su discurso pacifista de campaña en Berlín, de redefinir el perfil del imperialismo estadounidense y pasarlo del enfoque de dominación de otros países para imponer los “intereses nacionales” estadounidenses qué justifican el confort del American way of Life o modo de vida americano a un sistema social de convivencia plural. En la reunión de septiembre del 2009, el presidente Obama recibió enorme carga informativa en las reuniones estratégicas, pero al final pareció entender nada porque tomó la decisión de mantener la invasión en Afganistán a partir de los criterios del Bush II que no se alistó en su juventud.

Más tarde, en 2011, el presidente Obama –con su carga simbólica de profesor de derecho constitucional– se regocijó del asesinato extrajudicial de Osama bin Laden, el líder talibán que había sido la mente perversa que ideó, organizó y financió los ataques del 9/11 en territorio estadounidense. Pero la muerte de Bin Laden en nada cambió el escenario estratégico en Afganistán, toda vez que Al Qaeda ya no era el único grupo terrorista, sino que ya se habían fortalecido los talibanes y el Estado Islámico de Irak y Siria.

De manera hasta inexplicable en función de su perfil personal, el presidente Trump llegó a la conclusión de que la guerra en Afganistán estaba perdida y que había que salir de ahí por medio de un acuerdo estratégico con los talibanes para no optar por la humillante huida de ese país y el abandono de una sociedad distorsionada a lo largo de veinte años de invasión. El presidente Biden sólo decidió la salida de Afganistán con un anuncio ingenuo que fortaleció a los talibanes para ir conquistando territorio y no esperar a la graciosa huida estadounidense.

La crisis de Estados Unidos como país imperial en Afganistán cambió el marco analítico de la geopolítica posterior a la disolución de la Unión Soviética y dejó el escenario para una tercera etapa imperial con China en el centro del nuevo bloque de poder mundial.

Novedad editorial: adquiera el libro El shock neoliberal en México, Editorial Indicador Político, escrito por Carlos Ramírez, Samuel Schmidt y Rubi Rivera; disponible en Amazon en versión eBook digital o impresa: https://www.amazon.com/dp/B09919C13V

El contenido de esta columna es responsabilidad exclusiva del columnista y no del periódico que la publica.

http://indicadorpolitico.mx

indicadorpoliticomx@gmail.com

@carlosramirezh

Canal YouTube: https://t.co/2cCgm1Sjgh

Las opiniones expresadas por los columnistas son responsabilidad exclusiva de sus autores y no reflejan necesariamente el punto de vista de Expedientes Afondo

Nacido en la ciudad de Oaxaca en 1951, Carlos Ramírez comenzó su vida profesional en el periodismo en 1972. Y desde entonces ha estado ininterrumpidamente en el periodismo mexicano. Además de la práctica periodística, ha sido profesor de periodismo en la Universidad Nacional Autónoma de México y en la Universidad Iberoamericana, además de ser un conferencista cotidiano en universidades de todo el país. Autor de la columna; Indicador Político Twitter: @carlosramirezh Página Web: http://indicadorpolitico.mx

Advertisement
Clic para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Carlos Ramírez

Indicador Político- Vox, Cuba, populismo, OEA y la derrota del imperio en Afganistán

Publicado

el


Carlos Ramírez

En una visita más simbólica que real y de hecho poco efectiva, la presencia del presidente cubano Miguel Díaz-Canel Bermúdez en México carece hasta de significado político. La revolución cubana murió con Fidel Castro y la dictadura de Raúl Castro se está desmoronando a pedazos por las movilizaciones sociales sinliderazgos.

Del lado contrario, Estados Unidos como imperio mundial también vive su decadencia: al agotamiento de su control militar con Irak y Afganistán como los “dos, tres, muchos Vietnam” que pedía el CheGuevara antes de ser traicionado por Fidel; y la dominación estadunidense comienza a desmoronase desde dentro: el terrorismo doméstico, la represión policiaca, el racismo criminal, el consumo de drogas, el aumento de la pobreza callejera y la polarización riqueza-pobreza.

En medio, los países latinoamericanos abandonaron la idealización del comunismo cubano y optaron por el camino del populismo caudillista y bonapartista –de presidentes a emperadores, según Marx–, aunque dependientes de la economía estadounidense y ésta ya sin capacidad para ayudar a financiar el crecimiento económico de las naciones de la región.

Y entre iniciativas para desconocerlas funciones de la OEA, las propuestas de crear un nuevo organismo bolivariano 2.0 con el espíritu de Chávez y sin EU y la ausencia de una estrategia latinoamericana de seguridad nacional de la Casa Blanca por la arterioesclerosis geopolítica de Biden-Harris, México y América Latina aparecen como campo de batalla entre dos opciones: la Carta de Madrid del partido ultraderechista y posfranquista Vox y su aliado el PAN y el Grupo Puebla que aglutina a gobernantes, expresidentes y partidos populistas de América Latina.

En este contexto, el reposicionamiento populista parece querer sentar las bases de un nuevo reaglutinamiento de gobiernos y fuerzas políticas coincidentes con el sentimiento anti estadounidense, las políticas públicas sociales y la articulación continental y europea de experiencias políticas. Ante la ineficacia de la Internacional Socialista europea, el Grupo Puebla ha sido formado para contrapesar a la ultraderecha europea en América Latina.

Formado en 2019, el Grupo Pueblafue firmado por importantes figuras: Cuauhtémoc Cárdenas, el expresidente boliviano Luis Arce, el expresidente ecuatoriano Rafael Correa, el dirigente del partido lopezobradorista Morena Mario Delgado, el expresidente brasileño Luis Ignazio Lula Da Silva, el presidente argentino Alberto Fernández,, el chileno José Miguel Insulza, el chileno Camilo Lagos, el expresidente paraguayo José Mújica, el expresidente boliviano Evo Morales, la ministra española Irene Montero, el expresidente español José Luis Rodríguez Zapatero, la expresidenta brasileña Dilma Rousseff, el expresidente colombiano Ernesto Samper, entre otros.

El conflicto político electoral entre neoliberales y populistas está llevando a alienaciones políticas de emergencia, sólo que la dispersión de liderazgos populistas y la falta de una locomotora que invierta y lidere –como lo hizo Chávez con la Iniciativa Bolivariana o Fidel Castro en sus mejores momentos de líder de plaza pública–, las posibilidades de un nuevo organismo latinoamericano que sustituya a la OEA son nulas y al final de cuentas siempre habrá que suponer la participación de la Casa Blanca y sus intereses geopolíticos de dominación imperial.

El desprestigio del liderazgo cubano, la negativa de López Obrador de erigirse en un líder continental –al menos por ahora, pero como escenario viable al terminar su presidencia– y el agotamiento histórico del modelo de populismo por la oscilación pendular electoral plantean un escenario geopolítico que tiene desorientada a la casa Blanca y a sus mediocres estrategas del geopoder mundial forman parte del contexto que ilustraría el fin de la dominación imperial estadunidense en una especie de crisis como la soviética en 1989-1991.

Cuba, Colón, la revisión de la conquista de América, el aterrizaje de la ultraderecha fascista europea de la mano del PAN y el Grupo Puebla son parte de la geopolítica latinoamericana que tendrá un asentamiento en el México de la segunda mitad del sexenio lopezobradorista y de muchas maneras influirá en el 2024 presidencial.

 

-0-

 

Política para dummies: La política es un juego de alianzas que debe verse pero no mostrarse.

Novedad editorial: adquiera el libro El shock neoliberal en México, Editorial Indicador Político, escrito por Carlos Ramírez, Samuel Schmidt y Rubi Rivera; disponible en Amazon en versión eBook digital o impresa: https://www.amazon.com/dp/B09919C13V

El contenido de esta columna es responsabilidad exclusiva del columnista y no del periódico que la publica.

http://indicadorpolitico.mx

indicadorpoliticomx@gmail.com

@carlosramirezh

Canal YouTube: Indicador Político

Continuar Leyendo

Carlos Ramírez

Seguridad y Defensa- EU: de Afganistán a México Declinación del imperio

Publicado

el


Por Carlos Ramírez

Aunque fueron eventos desasociados, la crisis de Estados Unidos en Afganistán tiene una lectura estratégica con la Cumbrebilateral entre la vicepresidenta Kamala Harris y el canciller mexicano Marcelo Ebrard Casaubón: fueron las dos caras de un imperio en decadencia que tuvo que salir huyendo de la zona geopolítica del este soviético y chino y que no pudo imponer su visión dominante en la puerta mexicana hacia el sur latinoamericano.

La lectura política de Afganistán revela el fracaso del enfoque imperial de dominación de la Casa Blanca que en el 2001 quiso liquidar a la guerrilla de Al Qaeda, a la propuesta gubernamental de los talibanes y al radicalismo islámico, pero que a la vuelta de veinte años tuvo que salir huyendo ante el enorme costo económico, político, militar y de control de un país clave en el escenario de China, Rusia e India.

La intención del presidente Bush en octubre del 2001 fue la de usar el enfoque antiterrorista para ocupar de manera militar un país y tratar de construir ahí un modelo occidental de gobierno funcional a los intereses de Washington. No fueron suficientes las advertencias de que Afganistán iba a ser el segundo Vietnam estadounidense, pero las imágenes de la desocupación desordenada los últimos días de agosto en Kabul replicaron las de Saigón y los helicópteros atiborrados de gente huyendo.

La negociación del Gobierno de Biden-Harris con México ha pasado por la falta de voluntad estadounidense para entender la lógica del gobierno mexicano actual y para buscar acuerdos conjuntos. A pesar de que el presidente López Obrador y el canciller Ebrard habían adelantado temas de la agenda bilateral desde el enfoque de México y, por primera vez, de los intereses nacionales mexicanos en la relación bilateral, la vicepresidenta Harris llegó a la Cumbre con la agenda estadounidense de sus intereses unilaterales de seguridad nacional. El dato mayor del encuentro se localizó en la imposibilidad de presentar un comunicado conjunto porque los enfoques fueron imposibles de conciliar.

El interés estadounidense sigue radicando en la prioridad de su seguridad nacional basada en el bienestar de susciudadanos. En este sentido, la agenda comercial y económica se centró en el mantenimiento del modelo económico estadounidense como dominante y la subordinación productiva de la economía mexicana.

Los tres temas fundamentales que interesan a México fueron soslayados: la crisis en la migración potenciada por la pandemia y el freno productivo mundial, la pérdida del control de seguridad en la zona fronteriza de casi tres mil kilómetros y la situación conflictiva de los cárteles del narcotráfico y el crimen organizado en zonas territoriales en ambos países.

En el tema del narcotráfico, los enfoques de México y Estados Unidos son excluyentes. Para México, la demanda de droga para los consumidores estadounidenses es la que determina la oferta, además de que el consumo forma parte de los derechos sociales de los adictos y solo se atiende el daño en adicciones, con la circunstancia agravante de que once cárteles mexicanos se han instalado en territorio estadounidense para controlar la venta al menudeo de droga en más de tres mil ciudades en todo el país, sin que las autoridades americanas los persigan o eviten su expansión criminal.

Para Estados Unidos, el problema del narcotráfico radica en la existencia de lo que ha caracterizado como organizaciones criminales trasnacionales y contra ellas ha aplicado el modelo Bush de combate al terrorismo: aniquilar a los cárteles en sus países de origen (en sus madrigueras, fue la expresión) a través de una lucha policiaco-militar que implica la movilización hacia esas naciones de tropas, organismos de seguridad y fuerzas de inteligencia.

En la coyuntura de las elecciones y cambio de gobierno en Estados Unidos, México aprovechó el vacío político estadounidense para imponer reglas estrictas de operación de agencias extranjeras en México en materia de narcotráfico, condicionando su presencia a claridad en el número de agentes y agencias y aportación de tecnología e información. La Casa Blanca se ha opuesto a cumplir con estas reglas, a pesar de que tiene las mismas en su país para formaciones de seguridad extranjeras.

En el fondo, Afganistán y México podrían ser dos muestras distantes y desniveladas de la declinación del poderío de Estados Unidos en materia de política exterior. En ambos casos, Washington ofrece evidencias de una pérdida de autoridad política y moral para enfrentar el problema del terrorismo en Afganistán y la crisis migratoria y del narcotráfico en México. Ante el fracaso militar en Afganistán, el gobierno estadounidense no tiene argumentos para amenazar a México con movilización de tropas para combatir a los cárteles del crimen organizado.

La declinación de Estados Unidos como imperio se ha venido agudizando en función de la pérdida de legitimidad geopolítica para intervenir en conflictos extranjeros. Una cosa fue que Estados Unidos jugó un papel importante en la Segunda Guerra Mundial, junto a la Unión Soviética y a Gran Bretaña, para derrotar a los fascismos italiano y alemán, pero otra muy diferente han sido sus intervenciones en Vietnam, Cuba, Chile, Nicaragua, Panamá, Granada, Irán, Irak y Afganistán como guerras de ocupación.

La crisis de la administración de conflictos en Afganistán en México representa un aviso de la disminución de Estados Unidos como policía del mundo.

 

Zona Zero

·         La Casa Blanca de Biden-Harris está urgida del replanteamiento de su estrategia migratoria para definir una propia y no para desconocer lo que hizo el gobierno anterior de Donald Trump. La nueva política debe partir del hecho de que las crisis que han potenciado las caravanas de migrantes que quieren ingresar a Estados Unidos han sido producto del modelo económico de expoliación y exacción del capitalismo estadounidense y que se requiere un nuevo modelo de desarrollo social en los países afectados. Si no existe ese planteamiento, entonces la política migratoria de Estados Unidos estará en manos de la Guardia Nacional mexicana.

 

El autor es director del Centro de Estudios Económicos, Políticos y de Seguridad.

El contenido de esta columna es responsabilidad exclusiva del columnista y no del periódico.

seguridadydefensa@gmail.com

www.seguridadydefensa.mx

@carlosramirezh

Continuar Leyendo

Carlos Ramírez

Indicador Político- PAN-Vox, una estrategia, no un error: Modelo Intermarium en México 2024

Publicado

el


Carlos Ramírez

Tras el fracaso derechista del PAN en la presidencia en los sexenios conservadores tibios de Vicente Fox Quesada y Felipe Calderón Hinojosa, el PAN está tejiendo un frente con la Coparmex, los empresarios anti Estado de Claudio X. González y sus organizaciones ciudadanas funcionales y ahora con el ultraderechista partido español Vox para el 2024.

En este contexto, la visita de Vox organizada por el ala ultraderechista del PAN fue un movimiento estratégico del bloque radical panista con mensajes al resto del PAN y sobre todo al PRI neoliberal salinista-panista y al neoliberalizado PRD en franco diálogo –según libro de Jesús Ortega Martínez– con el liberalismo.

En este juego político se deben leerlos movimientos también estratégicos del presidente López Obrador: la embajada de México en la España de Vox al gobernador priísta Quirino Ordaz Coppel y algún cargo federal al gobernador nayarita panistaArmendáriz, que llegó como candidato del PAN, PRD, PT y un partido socialista local.

La decisión diplomática de España juega en muchas canchas: el PRI ha sido siempre el partido idealizado por el Partido Socialista Obrero Español no marxista y aliado al Partido Unidas Podemos, los dos de marcada tendencia populistaprogresista. Aunque no se debe leer como un movimiento en automático, sí forma parte del contexto el hecho de que Vox haya aterrizado en el PAN mexicano como eje ideológico para la alianza opositora-empresarial-derechista del 2024. El gobierno español trataría con un embajador priísta –si el PRI lo avala y Madrid da el beneplácito a posteriori— como representante del incómodo gobierno de López Obrador.

La ultraderechización del PAN con Vox viene de una línea estratégica histórica conocida como Intermarium, un proyecto internacional anticomunista (https://indicadorpolitico.com.mx/?p=10332) vinculado a la derecha de la iglesia católica y nacido en la Polonia poscomunista para erradicar los resabios soviéticos. El PAN (https://indicadorpolitico.com.mx/?p=1248) nació con el apoyo y la influencia de Plutarco Elías Calles ya aplastado por el presidente Lázaro Cárdenas y su proyecto de socialismo utópico de Estado monopolista.

Después del asalto al PAN por los grupos empresariales norteños de José Angel Conchello (1972-1975, contra Echeverría), Manuel J. Clouthier (1982-1988, contra la expropiación de la banca) y Luis H. Alvarez (1987-1993, con la alianza con el neoliberalismo salinista anti Estado), la franja derechista del PAN quedó decepcionada con el priísmo panista de Fox y Calderón y el PAN como la puertagiratoria para el regreso del PRI a la presidencia en el 2012.

Hoy el PAN aparece como el organismo articulador de los grupos de derecha que han pululado en el régimen político priísta del nacionalismo revolucionario: el Yunque, el MURO de Diego Fernández de Cevallos, los Tecos de Guadalajara, la Asociación Católica Mexicana de la iglesia en los sesenta como pivote contra el efecto en México de la Revolución Cubana (la novela Redil de Ovejas de Vicente Leñero retrata esa época), la Asociación de Padres de Familia hoy en la Alianza PRI-PAN-PRD-Coparmex, los resabios del inexistente Partido Demócrata Mexicano como refugio sinarquista, las viejas formaciones nazis dormidas en los repliegues del PAN y las fundaciones estadounidenses financiandoa la derecha mexicana.

La iglesia católica conservadora hizo un intento por articularse a la alianza con el PAN en 1984 con empresarios panistas y el pivote del embajador reaganiano John Gavin, pero la reforma religiosa de Salinas en su modelo neoliberal de mercado desactivó a las figuras de la derecha en Puebla, DF y Guadalajara y el ecumenismo del salinista Ernesto Corripio Ahumadadesinfló la lucha ideológica, inclusive ya sin atacar el uso del condón y ahora apenas luchando de manera tibia contra la despenalización del aborto.

 En este contexto, la presencia de Vox en el PAN no fue un error político ni una mala decisión de algún panista de quinto nivel. En los hechos, ya definió la línea estratégica del PAN para el 2024 y el PRI salinista y el PRD neoliberalizado notendrán otro camino que aceptarlo porque se enmarca en el enfoque polarizador del presidente López Obrador.

 

-0-

 

Política para dummies: La política se mide por los desmentidos.

Novedad editorial: adquiera el libroEl shock neoliberal en México, Editorial Indicador Político, escrito por Carlos Ramírez, Samuel Schmidt y Rubi Rivera; disponible en Amazon en versión eBook digital o impresa: https://www.amazon.com/dp/B09919C13V

El contenido de esta columna es responsabilidad exclusiva del columnista y no del periódico que la publica.

http://indicadorpolitico.mx

indicadorpoliticomx@gmail.com

@carlosramirezh

Canal YouTube: https://t.co/2cCgm1Sjgh

Continuar Leyendo
Advertisement
Advertisement





Tendencia