!Síguenos!
Avatar

Publicado

el

Indicador Político:

El debate sobre el recientemente aprobado Tratado de Comercio Libre 2.0 (bautizado como T-MEC para diferenciar lo que es lo mismo) se ha centrado en la supervisión laboral del gobierno de los EE. UU. sobre los trabajadores y sindicatos mexicanos. Sin embargo, lo más preocupante es, de nueva cuenta, la falta de un modelo de desarrollo que potencie la producción y no repita la maquilización o ensamble de productos extranjeros.
Los 26 años de existencia del Tratado han aumentado el comercio exterior por 10 veces, pero no han cambiado la estructura social de los mexicanos y han estancado el PIB en una tasa de 2% promedio anual, contra el 6% promedio anual del largo periodo populista 1934-1982.
Tres datos revelan el fracaso del TCL 1.0 en su meta de convertir a Mexico en un gran país del primer mundo industrializado y el destino similar del Tratado 2.0 firmado esta semana, en datos estadísticos recopilados por el profesor Arnulfo R. Gómez, de la Universidad Anáhuac:
1.- Mientras las exportaciones totales pasaron de 51 mil 886 millones de dólares a 450 mil 531 millones de dólares, el valor agregado nacional de empresa locales se desplomó 25 puntos, al disminuir de 59% en 1993 a 34% en 2018. Es decir, el Tratado no potenció la producción nacional; al contrario, convirtió empresas nacionales en maquiladoras de extranjeras.
2- En comparación con Singapur por el tratado firmado, México se localiza sin competitividad: lugar 51 en índice general, contra 3 de Singapur; lugar 68 en requerimientos básicos, contra 2; lugar 47 en promotores de la eficiencia, contra 2 y lugar 51 en factores de innovación, contra 12.
3.- México desaprovechó el TCL 1.0 y cinco datos lo prueban: en comparación con 2001, en 2018 México cayó del lugar 41 al 74 en ubicación del PIB per cápita, del 2.58% a 2.35% en participación en la exportación mundial, del lugar 51 al 56 en exportación per cápita, del lugar 6 al 15 como destino de la inversión extranjera directa y del lugar 94 al 127 en confianza en autoridades y políticos.
Los saldos positivos del Tratado 1.0 sólo han beneficiado a los exportadores, mayormente empresas transnacionales que a través de una política corporativa y operaciones intrafirma muy exitosas han utilizado a nuestro territorio como centro de costos, sin derramar riqueza en la sociedad, según lo prueba el PIB promedio anual de 2.2% en los 26 años de globalización. Y este modelo promotor de la desigualdad social se confirma con las cifras de distribución desigual de la riqueza: 70% de las familias en general tienen el mismo ingreso que el 30% de las familias más ricas.
Aunque aquí se ha citado la estadística de profesor Arnulfo R. Gómez, ahora merece repetirse los datos comparativos de 2001 al 2018:
–El PIB mexicano cayó del lugar 9 al 15.
–La participación del PIB mexicano en el mundo bajó de 2.65% al 1.41%.
–El PIB per cápita de México se desplomó del lugar 41 al 74.
–La participación mexicana del total de las exportaciones disminuyó de 2,58% a 2.35%.
–Las empresas exportadoras se redujeron de 37 mil 745 a 35 mil 277.
–El porcentaje de productos mexicanos en exportación bajó de 45% a 37%.
–La ubicación como país exportación sin reexportación cayó del lugar 18 al 30,
–La ubicación de México como destino de la inversión extranjera cayó del lugar 6 al 15.
–La participación mexicana en la inversión extranjera directa bajó de 3.59% a 2.14%.
Estos datos revelan que los 26 años de TLC no cumplieron los compromisos de elevar el nivel de la capacidad de producción, aumentar la competitividad, generar mayores empleos y sobre todo colocar a México entre las potencias de producción industrial. Es decir, el objetivo no era sólo aumentar las cifras de la exportación, sino construir una planta productiva de alta calidad y competitividad que permitiera abandonar el modelo de maquila o ensamblaje de productos extranjeros enviados a México para armado y regresados al exterior como exportación; es decir, añadir valor y generar empleos en nuestro territorio.
El Tratado buscaba construir en México un nuevo modelo de desarrollo, pero se quedó con el mismo y, lo peor, ha permitido que dejen de funcionar algunas empresas que aportaban productos nacionales para la exportación al crearles una competencia desleal debido al poco competitivo marco sistémico que nuestros funcionarios han provocado.
El Tratado 2.0 –o T-MEC– tampoco asume compromisos para construir un modelo de desarrollo nacional más competitivo y menos tiene en sus objetivos salir del hoyo del 2% de PIB promedio sexenal. Por lo tanto, de ninguna manera México en los años del Tratado ha podido definir un nuevo esquema de distribución de la riqueza para terminar con la desigualdad social.
Habrá nuevo TLC, pero sin efectos sociales internos.

-0-

Política para dummies: La política se mide por la distribución de la riqueza, no por la apropiación privada de las utilidades.

Home


carlosramirezh@hotmail.com
@carlosramirezh

Las opiniones expresadas por los columnistas son responsabilidad exclusiva de sus autores y no reflejan necesariamente el punto de vista de Expedientes Afondo

Nacido en la ciudad de Oaxaca en 1951, Carlos Ramírez comenzó su vida profesional en el periodismo en 1972. Y desde entonces ha estado ininterrumpidamente en el periodismo mexicano. Además de la práctica periodística, ha sido profesor de periodismo en la Universidad Nacional Autónoma de México y en la Universidad Iberoamericana, además de ser un conferencista cotidiano en universidades de todo el país. Autor de la columna; Indicador Político Twitter: @carlosramirezh Página Web: http://indicadorpolitico.mx

Seguir leyendo...
Advertisement
Click para comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Carlos Ramírez

El TCL 2.0, igual: carece de nuevo modelo de desarrollo; IP indolente

Avatar

Publicado

el

Indicador Político:

De todo lo ocurrido en el 2019, la parte más importante para el proyecto sexenal del presidente López Obrador fue la firma del Tratado de Comercio Libre 2.0 porque implicó la posibilidad de construir una nueva plataforma de internacionalización de la economía. Sin embargo, la indolencia del sector privado perdió la oportunidad de la modernización.

En este sentido, las expectativas de agentes económicos sobre el PIB previsible para 2020 y 2021 –1% y 1.5%, respectivamente– sólo confirman que la negociación del Tratado se hizo sin tener ninguna propuesta de reforma productiva o de redefinición del nuevo modelo de desarrollo y sólo asegura que la planta industrial mexicana seguirá cediendo espacio a la extranjera.

Cuatro datos del economista Arnulfo R. Gómez, de la Universidad Anáhuac y experto en el análisis del TCL, seguirán deteriorándose:

1.- El porcentaje de productos mexicanos en la exportación total pasó de 45% en 2001 a 37%en 2018 y ello indica que México ha desaprovechado casi 20 años de mercado externo. Y el porcentaje fue más del 55% en 1993, antes de la firma del Tratado.

2.- La ubicación de México como país exportador sin reexportación de valor agregado nacional bajó del lugar 18 al lugar 30, una caída de 12 posiciones.

3.- El total de las empresas exportadorastambién disminuyó de 37 mil 745 a 35 mil 277 (cifras de 2012, las últimas), una baja de 6.5%.

4.- Y si bien la inversión extranjera aumentó de 29.9 mil millones de dólares en 2001 a 31.6 mil millones de dólares, la falta de presencia productiva nacional revela que se trata de inversión sin beneficios nacionales.

El Tratado se concibió en 1991-1993 como un detonador del desarrollo nacional y como un estimulo a la modernización de la planta productiva aprovechando la presencia de empresas extranjeras. Pero en 26 años de Tratado, la planta productiva nacional se ha ido achicando.

El principal desafío del Tratado fue la modernización de la planta industrial. Sin embargo, el modelo del negociador Jaime Serra Puche fue sólo abrir la frontera industrial y lanzar a la planta productiva nacional a una competencia perdida. En los primeros cinco años del Tratado se dio una fase intensa de desindustrialización y de entrega de sectores productivos a empresarios extranjeros que llegaron con procesos de fabricación más competitivos.

En la negociación del Tratado 2.0 el en 2018 y 2019, tampoco hubo iniciativas mexicanas para modernizar su planta productiva. Lo más grave que la pasividad del empresariado mexicano con posibilidades de participación en el mercado norteamericano. El dato de menor agregado nacional a los productos exportados dentro del Tratado esconde el volumen de empresas que cerraron o se salieron de la oportunidad.

La palabra clave en la modernización industrial es competitividad. Los datos del profesor Gómez también revelan una falta de sentido común y de enfoque estratégico: el nivel de México en la competitividad mundial se desplomódel lugar 34 en 1999 al lugar 46 en el 2018, en tanto que los EE. UU. están en el lugar 3 y Canadá ocupa el sitio 12. En cambio, otras naciones en desarrollo como Australia, Malasia y Singapur están en mejores lugares de competitividad que México.

El esfuerzo de México en materia de competitividad requería una tarea hercúlea en calidad de las instituciones, confianza en los políticos, trámites y regulaciones, infraestructura, educación y tecnología e innovación. En las cifras de competitividad México, por ejemplo, ocupa el lugar 127 en confianza en las instituciones, el lugar 56 en innovación, 105 en eficiencia de mercado laboral, y 71 en desarrollo tecnológico y 123 en calidad de sus instituciones.

Estos datos ilustran lo que tuvo que haber hecho México, en el escenario del TCL de 1993 y del TCL 2.0 de 2019 para sacar provecho real a la integración del mercado norteamericano. Pero al carecer de alguna iniciativa en la relación nuevo modelo de desarrollo-competitividad, México sólo permitió la continuación del deterioro de la obsoleta planta industrial y agropecuaria.

El TCL de 1993 multiplicó el comercio exterior por 10, pero el PIB general fue de 2.2%. Al carecer de un nuevo modelo de desarrollo, el PIB del TCL no será mayor a 2%.

-0-

Curso: el Centro de Estudios Económicos, Políticos y de Seguridad que dirige el columnista Carlos Ramírez inicia cursos de actualización y capacitación especialidad presenciales y online presenciales. Cinco temas están abiertos: Periodismo en seguridad.  Análisis de inteligencia política, Columna Política, Ensayo político. Ciencia política para periodistas, con acreditaciones oficiales. Información para configuración de grupos y fechas en http://indicadorpolitico.mx y WhatsApp:55-1058-6460 Ana Karina Sánchez López.

Política para dummies: La política es realismo a veces brutal.

http://indicadorpolitico.mx

indicadorpoliticomx@gmail.com

@carlosramirezh

Seguir leyendo...

Carlos Ramírez

Davos sin México, la Montaña Mágica del nuevo capitalismo de accionistas

Avatar

Publicado

el

Indicador Político:

En el 2013, el periodista Andy Robinson publicó un libro reveladorUn reportero en la Montaña Mágica. Cómo la élite económica de Davos hundió al mundo (Ariel). Ahí demostró que la vieja tesis smithiana del capitalismo de mercadohabía fenecido y ahora funcionaba el capitalismo de socios como destinatarios de las especulaciones. El motor de la economía no era la producción ni el mercado, sino los accionistasde las grandes corporaciones.

La propuesta del presidente Barack Obama a la crisis de 2008 provocada por decisiones de los presidentes Bill Clinton y George W. Bush fue la de salvar a empresas y bancos, a costa de las mayorías pobres. Los bancos y las grandes corporaciones que se estaban hundiendo en la especulación de la burbuja de Wall Street se consolidaron con dinero fiscal y regresaron a seguir especulando sin ayudar a los pobres.

En este sentido, en efecto el presidente López Obrador nada tiene que hacer en Davos, a donde acuden los países pobres o de desarrollo medio a ofrecerse como economías en busca de explotadores. En todo caso, el verdadero desafío que se debatirá en Davos no será el del modelo económico al servicio de los accionistas de las empresas que seguirá latente, sino la llamada cuarta revolución industrial: la genética, las neurotecnologías y la automatización de la producción vía software, todo ello basado en una verdadera revolución educativa y tecnológica en las grandes potencias.

El dilema de México es el de seguir con modelos productivos de intensa mano de obra humana o apostarle a la capacitación para la automatización, en el entendido de que ese dilema se resuelve no con definiciones políticas o sociales como como competitividad. La negociación del Tratado de Comercio Libre 2.0 tuvo en el centro del debate la opción de México de seguir buscando una nueva etapa de la maquilización productiva que ha bajado la participación nacional en los productos de exportación de 54% en 1993 a 37%en 2018 y al lugar 51en el índice general de competitividad.

Davos es una especie de feria mundial de países en busca de inversiones sin retribución económica o social, sólo con el anzuelo de economías dispuestas a la explotación. Los grandes capitalismos se han negado a gravar la riqueza. De acuerdo con cifras de Oxfam en la actualidad ocho personas poseen la misma riqueza que 3 mil 600 millones de personas, es decir, ocho personas acumulan patrimonio similar a la de la mitad de los habitantes del planeta.

Otro dato de Oxfam revela el escenario de los próximos 20 años: en ese periodo 500personas heredarán a sus familiares 2.1 miles de millones de dólares, una suma similar al PIB de la India que tiene mil 300 millones de habitantes.

Davos, el escenario central de la gran novela de Thomas Mann La Montaña Mágica, ha sido el lugar ideal para evidenciar la crisis mundial del capitalismo. El protagonista de Mann llega a un hospital en esa montaña de Davos a visitar a un amigo, pero se queda siete días deslumbrado por la tranquilidad y la evasión. Hacia el final, los pacientes se abstraen del mundo con lo que Mann caracteriza como “anestesia de los sentidos” –una metáfora para Davos–, hasta que la Primera Guerra lo atrae y el protagonista decide regresar a la realidad.

Como cada año desde hace 50, los asistentes a Davos aprovechan la altura y el aire limpio para discutir la inevitabilidad del capitalismo, solo que ahora en su fase de capitalismo de accionistas. Las asistencias de México desde Zedillo han servido para poco o nada, toda vez que la capacidad de la economía mexicana no da más que para ofrecer inversiones especulativas o fábricas de desecho que requieren de mano de obra, sin que México pueda catapultar el desafío que representa la posibilidad de mayor industrialización que ha traído el TCL y ahora el TCL 2.0 aprobado apenas en el Senado de los EE. UU.

Davos, en todo caso, sirve para reconocer que México carece de un verdadero modelo de desarrollo para la producción, la distribución y el consumo y que no tiene una relación directa entre su modelo educativo con el modelo productivo. De poco sirve ausentarse en Davos si aquí vamos a seguir igual.

-0-

Curso: el Centro de Estudios Económicos, Políticos y de Seguridad que dirige el columnista Carlos Ramírez inicia cursos de actualización, capacitación, especialidad presenciales y online presenciales. Cinco temas están abiertos: Periodismo en seguridad.  Análisis de inteligencia política, Columna Política, Ensayo político. Ciencia política para periodistas, con acreditaciones oficiales. Información para configuración de grupos y fechas en http://indicadorpolitico.mx y WhatsApp:55-1058-6460 Ana Karina Sánchez López.

Política para dummies: La política tiene el valor de explicar lo inexplicable…, si lo sabe hacer.

http://indicadorpolitico.mx

indicadorpoliticomx@gmail.com

@carlosramirezh

 

Seguir leyendo...

Carlos Ramírez

La agenda secreta de Barr: opioides y entrega de Ovidio

Avatar

Publicado

el

Indicador Político:

Apenas el 17 de diciembre de 2019, anunciada ya la segunda visita oficial a México del fiscal o secretario del Departamento de Justicia de Donald Trump, William Barr, a México, la directora de Opioides de esa dependencia, Amanda Liskkamm, se presentó ante el comité del poder judicial del Senado para decretar la lucha contra las drogas sintéticas como prioridad número uno del gobierno de la Casa Blanca.

De ahí se desprende el hecho de que el primer expediente de Barr en México haya sido la exigencia por segunda ocasión de la extradición de Olvido Guzmán López, hijo de El ChapoGuzmán y encargado de la exportación ilegal de fentanilo, la esencia de droga sintética que se ha colocado como la responsable número 1 de muertes en los EE. UU. y caracterizada por Los Angeles Times como “el nuevo gran asesino de EE. UU.”.

En su declaración ante el senado, Liskkamm señaló de manera directa al Cártel del Pacífico de El Chapo Guzmán como responsable del tráfico ilegal de esa droga. Pero también de manera directa, la funcionaria anunció la decisión de la Casa Blanca para “atacar y desmantelar el Cártel Jalisco Nueva Generación” y adelantó la acusación de 14 líderes del CJNG a través de la Ley Kingpin, una legislación especial que dio poderesa la Oficina de Control de Bienes Extranjeros del gobierno estadunidense para atacar a las redes financieras de narcotraficantes en cualquier país del mundo donde se encuentren los cártelesdedicados al tráfico de fentanilo.

En los expedientes de la DEA y del Departamento de Justicia tienen a Ovidio Guzmán López y al Cártel del Pacífico en la lista de prioridades. El conflicto en Culiacán en octubre –cuando se quiso arrestar a Ovidio con fines de extradición– tuvo que ver con las presiones del Departamento de Justicia en los cargos de tráfico de fentanilo. De acuerdo con Listin Diario, el DOJ (siglas en inglés del Departamento de Justicia) de la Casa Blanca tiene identificados a los responsables latinoamericanos del contrabando de ese producto que sirve para fabricar drogas medicinales con mezclas irregulares que han aumentado la muerte de estadunidenses. Y LA Times señaló que en 2018 murieron en los EE. UU. más de 312 mil personas por consumir droga adulterada.

Los datos de la DEA y de Justicia de los EE. UU. dejan entrever que Ovidio Guzmán López cuenta con la protección de algunas oficinas de seguridad de México y por ello la Casa Blanca designó nada menos que al jefe de Justica para venir a México a explicar la prioridad. De la segunda reunión en México, algunas fuentes mexicanas dicen que Barr se fue con el compromiso formal de México de arrestar –ahora sí– a Ovidio Guzmán López y extraditarlo a los EE. UU.

De paso, la visita volvió a entregar los datos de la DEA de su Evaluación de octubre de 2018 DEA-DCT-DIR-032-18 sobre la presencia de cárteles mexicanos en el tráfico y venta de drogas dentro de los EE. UU. Cuando menos seiscárteles mexicanos operan con violencia el tráfico de droga en los EE. UU.: el Cártel del Pacífico, el Cártel Jalisco Nueva Generación, el Cártel de Juárez, el Cártel del Golfo, el Cártel de Los Zetas y la organización de Los Beltrán-Leyva.

Pero a diferencia de reuniones anteriores, ahora la Casa Blanca esgrime la estrategia para combatir a las organizaciones criminales transnacionales, con la facultad anunciada en la Estrategia de Seguridad Nacional de 2017 de ir hasta los países sede de estas organizaciones que operan en los E. UU. pero con sus cuarteles centrales en Mexico y otros países de América Latina. La Ley Kingpin, promovida por los senadores Diane Feinstein y Paul Coverdell, autoriza al gobierno de los EE. UU. a atacar a los cárteles en sus países sede, no sólo en territorio estadunidense. Ello implicaría un aumento de los efectivos de seguridad, inteligencia, seguridad nacional y antinarcóticos de Washington en México, con o sin la autorización del gobierno mexicano.

El nivel de autoridad de Barr como fiscal general o jefe del Departamento de Justicia fue usado para presionar a los funcionarios mexicanos, aunque la línea estratégica de la estrategia de seguridad y narcotráfico del gobierno se opera desde Palacio Nacional y no en el gabinete de seguridad. No hubo plazos para entregar a Ovidio, pero quedó la impresión de que tendría que ser en el corto plazo por la agenda electoral de Trump, aunque con las evidencias de que el Cártel de el Chapo no entregará a Ovidio sin dar una pelea violenta igual o peor a la de octubre pasado.

La visita de Barr dejó en claro que la prioridad en la relación con los EE- UU, serán los tres temas vitales para la Casa Blanca: narcotráfico, narcoterrorismo y seguridad nacional.

-0-

 Política para dummies: La política consiste en eludir presiones, no en ocultarlas.

http://indicadorpolitico.mx

indicadorpoliticomx@gmail.com

@carlosramirezh

Seguir leyendo...
Advertisement


Tendencia