!Síguenos!
Avatar

Publicado

el

Los estamos viendo:

El presidente municipal de Zapopan Pablo Lemus ya no estará en las boletas electorales 2021, concretamente no en la de Presidente Municipal de Guadalajara, y de plano, no aparecerá en la de gobernador del 2024. Al menos por Movimiento Ciudadano no estará, y seguramente ya habrá analizado si contenderá por la vía independiente o por el PAN. Por Morena, incluso, se ve un escenario muy complicado para que lo haga.

Este derrotero pesimista lo anula, y le anula el futuro electoral. Su estrella se ha apagado porque carece de padrinos políticos con poder político, y aunque mantiene alianzas visibles con Raúl Padilla López el líder del Grupo Universidad, y con Juan Arturo Covarrubias Valenzuela, líder del Grupo Motormexa, ellos no lo pueden hacer candidato a nada en un partido sólido.

La gota que derramó el vaso fue su enfrentamiento artificial con el gobernador Enrique Alfaro por el proyecto Villa Panamericana. Ahí Pablo Lemus exhibió su verdadera estatura política y social, demostró que era muy cierto lo que decían los viejos, que la política no es para el que le gusta sino para el que le entiende, y reflejó el alcance de sus valores: la lealtad mínima, no aparece por ningún lado y por tanto no será él quien se encargue de dar continuidad al proyecto transexenal trazado por Enrique Alfaro.

No voy a detenerme a analizar las razones por las cuales Pablo Lemus se opuso públicamente a una decisión política trascendental del gobernador, pero sí enfatizo que nada tiene que ver con la defensa ecológica. Lo dijo claramente en tres ocasiones. Opuso a los intereses del gobernador sus intereses y públicamente lo enfrentó, lo cual no se acostumbra entre combatientes de distinto peso y del mismo establo.

En política Pablo Lemus se volvió un chivo en una cristalería y los destrozos saltan a la vista.

Rumbo al primer informe de Gobierno Municipal -o cuarto año de la reelección para Pablo Lemus y María Elena Limón-, es mejor analizar qué han hecho los presidentes de Guadalajara, Zapopan, Tlaquepaque y Tonalá, para ver quién tomará el lugar de Pablo Lemus en la carrera por la sucesión gubernamental.

El balance arroja resultados claros: en los gobiernos de la zona metropolitana de Guadalajara no hay la armonía que se vivía en otras épocas -aun asumiendo que el alcalde de la capital siempre se llevaba los principales reflectores en lo individual y en lo grupal-. Si no hay armonía, tampoco hay proyecto común metropolitano.

Entonces vayamos a lo individual.

Ismael del Toro fue un fracaso en Guadalajara y su tibieza sumada a su arrogancia -con todo lo que eso conlleva- produce un informe vacío y usted lo va a ver. Es tan mediocre su administración que va a informar lo que ha hecho en el primer año de ejercicio y en sus spots apenas se está presentando. Un año después.

Pablo Lemus. Es innegable que ha construido mucha obra pública -eso lo hará muy vulnerable rumbo a los comicios- pero la inseguridad y el conflicto político nunca han sido aliados de los actores políticos.

María Elena Limón en Tlaquepaque es la sorpresa. Con pocos recursos, sin ayuda visible del gobernador, ha ejecutado obra pública sin precedente, pero a diferencia de Lemus, ni vive en conflicto fácil, ni el municipio ha fracasado en seguridad. Es la mejor librada.

En Tonalá se viven años difíciles. El presidente Juan Antonio González no es ni con mucho un actor protagónico y la crisis administrativa que recibió del PRI no es fácil de sortear. Entre Jorge Arana, Antonio Mateos y Sergio Chávez, depredaron el ayuntamiento.   

Usted saque sus conclusiones y entenderá que el campo está abierto para que dentro de Movimiento Ciudadano en Jalisco alguien ocupe el sitio que usufructuaba Pablo Lemus y ha quedado vacío por una ambición fuera de control de un actor acostumbrado a desenvolverse como poder fáctico en el terreno del poder formal.

Las opiniones expresadas por los columnistas son responsabilidad exclusiva de sus autores y no reflejan necesariamente el punto de vista de Expedientes Afondo
Seguir leyendo...
Click para comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Destacada

Usan pantalones de Enrique Alfaro: ataca Fela Pelayo a María Elena Limón 

Avatar

Publicado

el

Como va:

La que va de mal en peor es la Secretaria de Igualdad Sustantiva entre Mujeres y Hombres -aquí a nadie se pela ni se atiende, mujer u hombre, todos son iguales y valen cheetos- Fela Pelayo López, y claro que no se le pueden pedir peras al olmo. Es la Ismael del Toro de las alfarogirls.
Fela Pelayo -no se ría, así se llama y apellida-, llegó sin experiencia y sin mérito alguno al congreso del estado; su paso como legisladora fue gris y hoy aunque es la más lentita -por decir algo-del alfarismo, siente que trae los pantalones de Enrique Alfaro y que va en vuelo de avioneta cuando anda a pie y sobre el lodazal.
Hoy jueves 21 de noviembre de 2019, Milenio Jalisco en su columna de trascendidos “La Tremenda Corte” dice: “Con la novedad de que la presidenta municipal de Tlaquepaque se molestó (sic) porque no estará presente en el podio del Primer Encuentro Estatal de Mujeres en Puestos de Elección Popular y Funcionarias Públicas de Primer Nivel (el reto es decir el nombre de dicho evento, sin respirar), y amenazó (sic) con no asistir a los trabajos que se realizarán en un hotel en el fraccionamiento Providencia. Y es que María Elena Limón argumentó, no sin razón, que el hecho de ser la única mujer alcaldesa de la zona metropolitana le da méritos suficientes para estar en la mesa de honor. Pero como le dijeron que nanay, que mejor en la primera fila, no se sorprenda si la alcaldesa no se aparece en el encuentro”.
Por lo visto, la jovencita inexperta, es asesorada -ja-ja desde la estúpidamente autogolpeadora Covacha pero los pantalones del gobernador Enrique Alfaro no le vienen, ‘su short es muy cortito’ igual que su vista, y debería saber a estas alturas que en la Zona Metropolitana de Guadalajara hay una alcaldesa, María Elena Limón, la de Tlaquepaque, la única mujer, a la que la titular de la Secretaría que en teoría atiende temas de género trató de chamaquear y hacer a un lado.
En Milenio no adivinaron si Limón se enojó. Pero la Fela, no tiene su pecho como bodega, ella filtra, golpea, y escupe para arriba.
Esas son las estrellas de la Refundación. Las que golpean al equipo, no lo articulan. La que para verse bien tapa el sol con su dedito.
¡Puffffffff!
Por eso los reprueban y requetereprueban.
Pelean mal, gobiernan peor y comunican basura.

Seguir leyendo...

Destacada

Intensifica castigo López Obrador a Enrique Alfaro; le reduce presupuesto oooootro año

Avatar

Publicado

el

Como va:

Meterse entre las patas de los caballos no es una decisión muy inteligente en política y deja saldos muy negativos, eso pasa en Jalisco con el gobernador Enrique Alfaro Ramírez, a quien el presidente Andrés Manuel López Obrador lo está castigando durísimo y más allá del saludo o de la risa que no cuesta, le está estrangulando con lo que más duele: vía presupuesto.
Hoy martes, 19 de noviembre de 2019, los medios informan de ello. Crónica Jalisco en su nota principal de portada dice: “El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, negó hacer ajustes al proyecto de presupuesto 2020 que recortaría a Jalisco cerca de tres mil 500 millones de pesos, luego de que se reuniera el sábado pasado con el gobernador del Estado, Enrique Alfaro Ramírez, en la gira por la zona Norte de la entidad, confesó el mandatario estatal.
“La gira bien, desafortunadamente el presidente nos expresó que la propuesta de presupuesto al parecer no va a tener modificaciones, lo cual es algo que lamentamos (sic), en la medida que el presupuesto debería de tener un debate más amplio del que en realidad se tuvo (…) A Jalisco no se le trató bien (sic), a Jalisco se le está dejando pendientes muy importantes (sic), si no hay un ajuste de inmediato una vez iniciado el próximo ejercicio fiscal se pueden ver comprometidos los trabajos en tareas tan importantes como seguridad (sic), educación o salud”, señaló el gobernador“.
Más claro, ni el agua del SIAPA en sus buenos tiempos. Habrá crisis de inseguridad y de salud, vaticina el gobernador.
Bueno, esas son las consecuencias que deja el enemistarse con un superior, y cómo se puede observar, al presidente Andrés Manuel López Obrador no le asustan ni Gustavo Hoyos de la Coparmex, ni Claudio X González, ni el mismo Carlos Slim y como dice el refrán popular que le viene bien al presidente municipal de Zapopan Pablo Lemus Navarro, te lo digo a ti mi hijo, entiéndelo tú mi nuera… y si sigue buscándole tres pies al gato, veremos en que termina su carrera política y se lamentará. Lemus se lamentará mucho. Hablo de lamentos.

Seguir leyendo...

Destacada

El mundo es pequeño y Pablo Lemus lo es mucho más

Avatar

Publicado

el

Como va:

Al presidente municipal de Zapopan Pablito Lemus -Emilio González así les llama a estos, en diminutivo- la política nada más no se le da. Ni tiene sensibilidad -esta grosería o insulto en la jerga política lo lanzó el dirigente sindical Juan Pelayo, no yo- ni su pechito es bodeguita. Todo lo suelta y la política así no es: salió como Carlos Ahumada, el empresario -también- que videogrababa sus conversaciones y las filtraba.
Ya nadie quiere ni quiso hablar con él. En el argot político Pablo Lemus es asi. En los corrillos políticos dicen que no es de los que vaya a la guerra porque no conoce -su genética no le ayuda- lealtades; no entiende disciplina si no es de la cúpula empresarial; piensa como dinosaurio -“aquí yo mando” cuando solo es mandatario- no cree en las razones de gobierno y como el empresario -oh que la…- Vicente Fox suelta toda la sopa de lo que hizo o dejó de hacer si le conviene. Basta recordar el “comes y te vas” que le soltó groseramente a Fidel Castro.
Ya delató a la lideresa sindical de un gremio burócrata pero lo hizo hasta que lo emplazó a huelga y hoy nos levantamos con la noticia de que asustó al secretario del Trabajo Marco Valerio. Lo hizo darle otra violadita a la ley al fijar fecha larguísima para un emplazamiento. Todo, para que pablito no diga como letanía que es víctima de presiones para que haga o deje de hacer.
Es su notoria pequeñez. Se espanta de presiones si todo gobernante las recibe a diario.
Ya de por sí es muy chaparrito y con sus perpetuos lamentos y quejas se achica más. Ya cansó hasta a su tutor pero es una mascotita dócil que le da rentita y aún lo dirige.

Seguir leyendo...

Tendencia