!Síguenos!
Avatar

Publicado

el

Por Jaime García Medina

En medio de conflictos políticos, partidistas, o médicos que avalan o demeritan tal o cual postura de los diversos gobiernos del mundo; ante las hachas que se han levantado a diestra y siniestra para criticar a tal o cual gobernante, por diversas regiones y naciones se escucha con intensidad y claridad una hermosa rapsodia. Es la de la filantropía, que no es un asunto de adinerados, sino la que bien define la Real Academia simple pero trascendentalmente, como amor al género humano.

Ella, la rapsodia entendida en su acepción limpia de “pasaje amplio de un poema épico compuesto de varios cantos” -como define la RAE- surge de o desde distintos lados, regiones, organizaciones, y lo vemos día a día. Poco es cierto, pero lo vemos.

Hoy quiero referirme a la que se escucha con claridad e intensidad muy agradables desde Hermosa Provincia al oriente de Guadalajara, donde todos, profesionistas, comerciantes, empresarios, trabajadores asalariados, integran y hacen sonar día a día cantos de acciones solidarias que estimulan al hombre en su interior y en el exterior.

No pretendo comparar organizaciones -será otro día- sino significar lo que ahí oímos y vemos hace mucho tiempo, no de ahora. Tragedia tras tragedia, hace mucho tiempo que este multitudinario grupo social atiende a sus -a los- desvalidos coyunturales. En silencio, sin contratación de espacios publicitarios en los medios de comunicación, sin boletines -que en este caso no serían impropios-, sino más bien como una parte de sí, ellos mismos se atienden, se ayudan, y atienden y ayudan a sus vecinos, aunque estos no profesen esa fe. Siempre, en cada sismo o temporal que provoca damnificados.

1.- El 16 de marzo, el Ministerio de Comunicación Social de la Iglesia La Luz del Mundo emitió un comunicado para decir que desde ese día todos sus cultos serían transmitidos por internet y por tanto cerraba temporalmente todos sus templos. Los fieles se conformaron y contribuyeron con el #quédateencasa. Anexo fotografía del comunicado.

2.- El primero de abril -16 días después, 16- el diario Reforma publicó que la Secretaría de Gobernación del gobierno federal emitió un comunicado en el que hizo un “atento llamado” a las iglesias a “suspender las actividades que impliquen congregación de personas de manera física, así como evitar la difusión de información falsa sobre el Covid-19”. El 12 de abril, casi un mes después, Reforma también publicaba como en algunas iglesias católicas aún había fieles dentro. Antes, el 20 de marzo, 4 días después que La Luz del Mundo anunciara su cierre de templos, el gobernador de Jalisco pidió a los jerarcas religiosos que se sumaran a esta actitud. No lo hicieron del todo.

3.- El primero de abril -solo 3 días después de que su líder internacional hiciera un llamado a quienes tenían capacidad económica- periódicos como Noticias del Sol de la Laguna y A Fondo Jalisco publicaron información que llamó poderosamente la atención: grupos de hermanos en todas las ciudades eran vistos integrando y entregando grandes despensas a hermanos de esa fe y a vecinos a los que quizá, apenas conocen.

4.- 13 días, después, 13, el Gobierno de Jalisco y organismos cúpula de la iniciativa privada, anunciaban junto con la iglesia católica el programa Jalisco sin hambre que consistía en dotar de despensas a necesitados.

No se trata de competir o ver quién lo hizo primero -ahorita menos- pero este es un patrón claro. Es preocupación por los demás. Es solidaridad. Es amor al prójimo. Y claro, al ir varios pasos adelante en lo mejor, La Luz del Mundo y su presidente internacional Naasón Joaquín, generan una hermosa rapsodia que alegra al ser. Aunque por otro lado el ir adelante, implique pagar un costo. Ya vendrán tiempos mejores y justos.

Las opiniones expresadas por los columnistas son responsabilidad exclusiva de sus autores y no reflejan necesariamente el punto de vista de Expedientes Afondo

El autor es periodista, diplomado en Análisis Político Estratégico por el CIDE y es diplomado en Seguridad Nacional por la UIA. Es consultor en Gestión de Conflictos Potenciales.

Advertisement
Click para comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Destacada

Los estamos viendo: Histórica etapa onírica en La Luz del Mundo

Avatar

Publicado

el

Los actuales son tiempos atípicos y no lo señalo solamente por el estallido del Covid-19. La sociedad ha cambiado y la tecnología en uso ha sustituido costumbres y hasta sentimientos. En los teléfonos inteligentes y sus aplicaciones instaladas basta oprimir un simple ícono que muestra un corazón, para significar una alegría por algo que uno de los cercanos dijo, hizo o le ocurrió. O utilizar un emoji -vocablo japonés instalado en el español- que muestre una carita seria y enrojecida para transmitir un estado de furia Y dicho mensaje es bien entendido, visto y valorado por los interlocutores.

Esta forma de vida, de expresión, no es nueva. Manuel Castells importante teórico de la comunicación, cita en diversos textos como Comunicación y Poder, a numerosos autores que prueban que la vida se ha desarrollado siempre en redes. Habla del poder y contrapoder. Entonces es fácil inferir que la sociedad, usando redes, está más que lista para opinar, influir, decidir; o para acrecentar o derribar reputaciones por muchas razones y a veces sin razón. Y derribar o constituir gobiernos.

Solamente que las instituciones, las organizaciones, las personas incluso, tienen diversas imágenes ante el público -percepción y realidad-: la imagen real; la imagen pretendida por el propio interesado; la imagen atribuida o pretendida por sus adversarios o contrincantes y la que la sociedad le ha conferido. Al fin y al cabo, que estamos en la época de la posverdad: “la verdad no es la verdad”, frase expresada en 2018 por Rudy Guliani, que la Universidad de Yale consideró la mejor de ese año.

 

Hoy me voy a referir al interesante fenómeno que experimentan, a la gran etapa onírica individual que, sumada, se ha hecho interesante y provechosamente colectiva, y no enfermiza, en La Luz del Mundo.

Tratándose de una comunidad religiosa, sus miembros saben que para Dios la imagen real está a salvo; en un nivel supremo e inalterable. Sus dirigentes, sus integrantes y hasta sus detractores saben quiénes realmente son.

Otra es la imagen que han podido, querido, o debido presentar. En la administración del Presidente Internacional de la Iglesia La Luz del Mundo, Naasón Joaquín García, iniciada apenas en 2014 la sociedad interesada en temas religiosos y sociales conoció a una iglesia abierta, multitudinaria, de personas estudiadas; una comunidad próspera y expandida.

Luego está la imagen que sus adversarios y detractores le quieren atribuir pero sin éxito -porque están creciendo, para muchos, de forma inusitada-. Finalmente está la imagen que la sociedad, bien o mal, informada o desinformada, se ha forjado de ellos.

Pero en La Luz del Mundo están bien. Experimentan incluso sueños con una temática recurrente y las personas lo expresan en diversos países, diversas edades: ellos ven el arribo del Apóstol de Jesucristo Naasón Joaquín a sus comunidades, vestido de blanco y feliz.

Esta es una comunidad que debía ser atractiva para todo gobierno y lo es para muchos, especialmente los de democracias consolidadas. Es que para estos el reforzamiento espiritual es imperativo para mantener su gobernabilidad. Comunidades como la de la Luz del Mundo enseñan a sus integrantes la vida recta, sin vicios ni delitos; fundan escuelas y universidades alentando la educación como forma de superación personal o familiar; combaten decididamente la pobreza enseñando las virtudes del trabajo productivo y no hay ningún indigente entre ellos o merodeando en sus comunidades; refuerzan los valores familiares y enseñan a respetar y separar lo de Dios y lo de los gobiernos.

Y lo hacen de manera uniforme, consistente.

Tienen maestro. Les ha enseñado lo fecunda que es una vida feliz, de respeto, de prosperidad y han alcanzado lo que ya los gobiernos miden: el grado de felicidad.

He vuelto a leer esta semana La Vida es Sueño de Pedro Calderón de la Barca: es el drama de Segismundo, llevado a prisión de manera injusta por su propio padre, el rey, al que “diversas señales” le hicieron entender que su hijo desde su nacimiento sería malo. Le confinó y es mediante la fabricación de un sueño, que el rey prueba si su hijo Segismundo, ya grande de edad, es o no bueno.

Calderón recuerda la gratitud en Rosaura, por ejemplo, quien expresa a su benefactor: “La vida, señor, me has dado; y pues a tu cuenta vivo, eternamente seré esclavo tuyo”.

Muestra Calderón a la poderosa águila, y lo hace reconociéndole su calidad de reinado entre las aves; y habla mucho de los sueños. Desde que el rey dice a Clotaldo, el guardián de Segismundo, que “todos los que viven sueñan”.

Ya avanzada la obra teatral, el rey se pregunta y responde: “¿Qué es la vida? Un frenesí. ¿Qué es la vida? Una ilusión, una sombra, una ficción, y el mayor bien es pequeño; que toda la vida es sueño, y los sueños, sueños son”.

Para los miembros de la Luz del Mundo es tiempo de soñar. Sueñan lo mismo. Eso es gratitud. Se portan bien por doquier: Asia, África, Europa, América, Oceanía.

Son millones de espejos reflejando la luz de su sol. Lo que Él, Naasón Joaquín les enseñó a hacer, eso hacen. Son hermosas y poderosas aves que reconocen que el águila es quien reina en su universo.

Y el honor, el honor, ese lo da Dios; lo acrecienta el hombre; lo reconocen los bien nacidos y el tiempo lo consolida. Hoy cumple años Naasón Joaquín. El hombre que ha enseñado a millones otro camino, camino bueno, y esos millones esperan el día de su regreso. La Corte de Apelaciones ha desestimado el caso que lo llevó a una injusta retención, pero la libertad no cabe en dos manos, vuela. Hoy mismo el mundo entero vive confinado. Así es la vida. Pero mientras unos temen, otros se estresan, se irritan, en Naasón Joaquín hay llamados permanentes a su comunidad a colaborar, a ser solidarios. Y sí, ellos, libres, son mejores. ¡Felicidades!

Seguir leyendo...

Coyuntura

Sobre la Rapsodia en Hermosa Provincia, precisiones al margen.Los Estamos Viendo

Avatar

Publicado

el

Tras la publicación de mi columna ayer 24 de abril Los Estamos Viendo, que lleva por título “Rapsodia en Hermosa Provincia; Naasón Joaquín el paso adelante” me escribieron algunos lectores amables y tras comentarme puntos del contenido me preguntaron el por qué del título. Procedo.

1.- No soy melómano. Sí me gusta la música, pero para nada soy un experto. Ocurre que de cuando en vez debo escuchar piezas que me permitan trabajar y no me provoquen sueño. Escucho entonces las marchas famosas que casi todos conocemos, también acostumbro a escuchar el cierre de Los Pinos de Roma, etc. Oigo por supuesto el concierto de los tres tenores en Londres y Los Ángeles.

2.- Estos días, sin querer oí y me gustó mucho, la Rapsodia húngara 2 de Franz Liszt e indagué algo acerca del compositor. Fue un pianista prodigioso. Compuso su Rapsodia Húngara en 19 partes. Me gustan además de la 2 que es la más conocida, la 4, la 5, la 6, la 7, y la 8. Hasta ahí llegué.

3.- Tenía simultáneamente muchas ganas de escribir acerca de las cosas hermosas que ocurren en estos días trágicos, en diversas partes del mundo y me encanta la solidaridad. La fraternidad. Me encanta la Revolución Francesa, génesis de muchas transformaciones en el mundo en ciencias política y sociales. Por tanto, me asombra la igualdad y también, por supuesto, la libertad tan buscadas. Cuando las hallo, como en La Luz del Mundo -libertad, fraternidad, igualdad- y veo que siempre van un paso adelante, me asomo al liderazgo que ahí existe y digo: lo debo escribir.

4.- En suma: retumba en mis oídos hace muchos días, música que me ayuda en el trabajo y la vida. Hay rapsodias como esta de Liszt -ni Rapsodia Azul de Gershwin que me gusta-, ni Rapsodia Bohemia de Queen -que no había escuchado- que me hicieron pensar que hay esa y otra música en el mundo que nos motiva, que nos alegra, que nos alienta. Como en La Luz del Mundo cuyas acciones humanitarias una y otra vez observo. Aquí y allá.

Y hay más: sé que en la Luz del Mundo están cuidando con todo amor a sus adultos mayores porque son sabios y por humanismo, mientras el código de ética del Gobierno Mexicano decía que había que sacrificarlos, asesinarlos, si esperan atención médica por Covid-19, las camas están llenas y también hay gente joven esperando recuperar la salud. Que porque ellos sí vivirán muchos años. Y vi una y otra vez el video en el que una hermana de la Luz del Mundo cantaba precioso una canción religiosa desde su balcón en España, a capela nocturna, y desde los balcones adyacentes sus vecinos la aplaudían.

No sé aún qué pasó por la mente de Franz Liszt al componer su Rapsodia Húngara en 19 partes. Pero algo épico, largo, bello, vio e intentaré saberlo. Mientras, desde Hermosa Provincia veo que van en todo uno o muchos pasos adelante en mucho recorrido largo, en etapas difíciles pero exitosas. Siempre. Felicidades en serio. Tienen a un líder de excepción y me atrevo a decir que es el más correspondido en el mundo entero por algo muy sencillo. Hay fans de muchos artistas, deportistas preclaros, que lloran por ellos. Quizá millones. Pero que cambien conductas y sean amados así, no hay. Naasón Joaquín es un hombre que dará mucho qué hablar, para bien. Siempre para bien.

Verán.  

Seguir leyendo...

Coyuntura

Columna Los estamos viendo: Covid-19 y los otros datos; AMLO se cae

Avatar

Publicado

el

Por Jaime García Medina


El presidente Andrés Manuel López Obrador seguirá pareciendo a algunos una muy buena persona, pero así, igual, ya no piensa la mitad del país que hasta febrero lo defendía. En todo caso, ser buena persona no implica ser buen presidente. El tabasqueño tendrá otros datos, pero los mexicanos, incluidos los que lo apoyaban descubrieron que también tienen y analizan los suyos.

Entonces podemos hablar de que hay una guerra de datos y que los del pueblo sabio y bueno -como los llama el presidente- son los que al final prevalecen, aunque para esto no los consulte ni a mano alzada, menos con la formalidad de nuestras leyes de participación ciudadana.

Y si no hay mal que dure cien años, menos habrá pueblo que aguante otro engaño como el que representa el presidente.

Por eso Andrés, su popularidad, su credibilidad, su gobierno, se caen. Ayer -como todos los días hábiles de lunes a viernes- miércoles 8 de abril, Consulta Mitofsky y El Economista, publican un tracking poll en el que se refleja una caída sostenida, gradual, serena, de la popularidad del presidente, misma que llega ya a los 47.0 puntos. Apenas hace poco más de 30 días la aceptación le favorecía por 55.6.

Recordemos hoy la celebración del primer año de gobierno y empecemos a evaluar cómo es que poco a poco la gente se va haciendo de sus datos y ya no cree en la táctica de Fidel Castro de hablar y hablar que sigue López Obrador. Los principales diarios nacionales informan de un mitin alterno al que ese día convocó el presidente para su festejo, concentración en la que una parte de la sociedad le externó su rechazo: “Rectifique, le exigen miles”, expone Reforma en un encabezado de portada el 2 de diciembre del 2019.

El presidente, antes, en ocasión de su I Informe de Gobierno -que él convirtió en su III-, dio por muerta a la oposición. “La oposición está moralmente derrotada”, declaró.

En un análisis rápido, estos errores lopezobradorianos son de párvulos por algunas de las siguientes razones:

1.- En política no hay muertos virtuales. Solo los reales.

2.- Los resultados de las elecciones no son eternos. Hoy los electores te prefieren o te rechazan, pero mañana ya no y votan distinto.

3.- El ejercicio de gobierno desgasta. López Obrador subió a un nivel altísimo las expectativas ciudadanas. Ni actuó -por citar dos casos- contra la mafia del poder -Carlos Salinas de Gortari, Enrique Peña Nieto o la delincuencia organizada. Actuó contra los débiles como Rosario Robles o Juan Collado

4.- El presidente llegó al poder con el rencor que provocan dos elecciones consecutivas perdidas. Rosario y Collado son las muestras palpables. Todo mundo sabe que, si un gobernante ya tiene rencores, estos se extienden cuando compiten.

5.- López Obrador se ha llenado de arrogancia, por un lado, y por otro, vive en el día a día la realidad de su desplome en la aceptación social o popular. Lo mismo en marchas -ahora mismo hay una afuera de Palacio Nacional- que en aeropuertos o en su gabinete. Está muy irritado y en su casa hay desesperación. Hasta su esposa se confronta día a día en redes sociales desafiando a actores políticos o periodistas. Les dice, arrogante, que si no les gusta lo que hace el presidente, que compitan por la presidencia y la ganen. Sabrán de lenguas, pero no de derecho ni de ciencia política. El disenso existe y México es un país con democracia representativa, no una monarquía. Los periodistas generalmente no compiten y ahorita no hay elecciones presidenciales por lo que nadie se puede postular.

6.- Las redes sociales, cuyos participantes tanto lo impulsaron antaño, y que tan bien operaron sus especialistas dedicados a ello, le han mostrado adversidad.

7.- El presidente sabe y colecciona dichos y refranes, sentencias políticas. Olvida dos claves: “el pueblo es bueno y sabio, pero no tarugo”. Además, “no hay mal que dure cien años ni pueblo que lo soporte”.

Ayer miércoles 8 de abril su subsecretario de Salud Hugo López Gatell reportó “otros datos” distintos a los que nos habían difundido. Señaló la existencia de al menos 26 mil casos de contagio de coronavirus en México cuando anteayer decía y juraba que solo existían 3 mil.

Hoy el historiador -lo destaco a ver si le entiende la 4T- y periodista Héctor de Mauleón, quien se ha especializado en temas de seguridad alertó en su columna de El Universal, del incremento regional y nacional en la oleada de violencia y criminalidad a propósito del Covid-19. Anticipa que subirán el homicidio -por disputa de plazas ahora que la Guardia Nacional está empleada en tareas sanitarias- así como el secuestro y la extorsión.

En otras palabras, sus datos, su experiencia, dice que: “todo anuncia que vienen para el país meses terribles, no solo por el tema sanitario, sino porque el Covid-19 va a provocar que los grupos criminales migren a otros delitos”.

Eso no están viendo los gobernantes. Lo saben, pero ni les importa el futuro inmediato, o mediato, ni les preocupa el actuar de esos grupos a los que hoy más que nunca se les tolera todo.

Hay guerra de datos: el pueblo sabio ya tiene los suyos y el presidente Andrés Manuel López tiene otros. A ver quién dobla a quién.

El link de la columna de Mauleón sobre su columna: La tormenta que traerá el Covid-19 es este:- https://www.eluniversal.com.mx/opinion/hector-de-mauleon/la-tormenta-que-traera-el-covid-19

 

Seguir leyendo...
Advertisement


Tendencia