Connect with us
Avatar

Publicado

el

Por Jaime García Medina

En medio de conflictos políticos, partidistas, o médicos que avalan o demeritan tal o cual postura de los diversos gobiernos del mundo; ante las hachas que se han levantado a diestra y siniestra para criticar a tal o cual gobernante, por diversas regiones y naciones se escucha con intensidad y claridad una hermosa rapsodia. Es la de la filantropía, que no es un asunto de adinerados, sino la que bien define la Real Academia simple pero trascendentalmente, como amor al género humano.

Ella, la rapsodia entendida en su acepción limpia de “pasaje amplio de un poema épico compuesto de varios cantos” -como define la RAE- surge de o desde distintos lados, regiones, organizaciones, y lo vemos día a día. Poco es cierto, pero lo vemos.

Hoy quiero referirme a la que se escucha con claridad e intensidad muy agradables desde Hermosa Provincia al oriente de Guadalajara, donde todos, profesionistas, comerciantes, empresarios, trabajadores asalariados, integran y hacen sonar día a día cantos de acciones solidarias que estimulan al hombre en su interior y en el exterior.

No pretendo comparar organizaciones -será otro día- sino significar lo que ahí oímos y vemos hace mucho tiempo, no de ahora. Tragedia tras tragedia, hace mucho tiempo que este multitudinario grupo social atiende a sus -a los- desvalidos coyunturales. En silencio, sin contratación de espacios publicitarios en los medios de comunicación, sin boletines -que en este caso no serían impropios-, sino más bien como una parte de sí, ellos mismos se atienden, se ayudan, y atienden y ayudan a sus vecinos, aunque estos no profesen esa fe. Siempre, en cada sismo o temporal que provoca damnificados.

1.- El 16 de marzo, el Ministerio de Comunicación Social de la Iglesia La Luz del Mundo emitió un comunicado para decir que desde ese día todos sus cultos serían transmitidos por internet y por tanto cerraba temporalmente todos sus templos. Los fieles se conformaron y contribuyeron con el #quédateencasa. Anexo fotografía del comunicado.

2.- El primero de abril -16 días después, 16- el diario Reforma publicó que la Secretaría de Gobernación del gobierno federal emitió un comunicado en el que hizo un “atento llamado” a las iglesias a “suspender las actividades que impliquen congregación de personas de manera física, así como evitar la difusión de información falsa sobre el Covid-19”. El 12 de abril, casi un mes después, Reforma también publicaba como en algunas iglesias católicas aún había fieles dentro. Antes, el 20 de marzo, 4 días después que La Luz del Mundo anunciara su cierre de templos, el gobernador de Jalisco pidió a los jerarcas religiosos que se sumaran a esta actitud. No lo hicieron del todo.

3.- El primero de abril -solo 3 días después de que su líder internacional hiciera un llamado a quienes tenían capacidad económica- periódicos como Noticias del Sol de la Laguna y A Fondo Jalisco publicaron información que llamó poderosamente la atención: grupos de hermanos en todas las ciudades eran vistos integrando y entregando grandes despensas a hermanos de esa fe y a vecinos a los que quizá, apenas conocen.

4.- 13 días, después, 13, el Gobierno de Jalisco y organismos cúpula de la iniciativa privada, anunciaban junto con la iglesia católica el programa Jalisco sin hambre que consistía en dotar de despensas a necesitados.

No se trata de competir o ver quién lo hizo primero -ahorita menos- pero este es un patrón claro. Es preocupación por los demás. Es solidaridad. Es amor al prójimo. Y claro, al ir varios pasos adelante en lo mejor, La Luz del Mundo y su presidente internacional Naasón Joaquín, generan una hermosa rapsodia que alegra al ser. Aunque por otro lado el ir adelante, implique pagar un costo. Ya vendrán tiempos mejores y justos.

Las opiniones expresadas por los columnistas son responsabilidad exclusiva de sus autores y no reflejan necesariamente el punto de vista de Expedientes Afondo

El autor es periodista, diplomado en Análisis Político Estratégico por el CIDE y es diplomado en Seguridad Nacional por la UIA. Es consultor en Gestión de Conflictos Potenciales.

Advertisement
Clic para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Destacada

Vuelven tapadismo y sospechosismo: Alfaro, caído- Los Estamos Viendo

Avatar

Publicado

el


Por Jaime García Medina*

En su camino a la gubernatura, Enrique Alfaro se adueñó de un discurso transformador -refundar Jalisco- y de sanitización de la política. Como consecuencia, su oferta de practicar la asepsia del Gobierno del Estado fue bien vista. Ofreció además ampliar la participación ciudadana y, en suma, anticipó un cambio de fondo en la forma de hacer política. Pero en realidad solo usó la figura del gatopardo: todo cambió para seguir igual, o peor.

Hoy la administración pública estatal es más corrupta que antes, la sociedad no puede participar en los asuntos públicos, el patrimonialismo vive uno de sus grandes momentos y se ha instaurado la etapa de los mini cacicazgos en Jalisco que hoy vemos por doquier.

Estas anomias administrativas y políticas no fueron casuales pues así fueron concebidas para su pretendido proyecto transexenal y así fue conformado el aparato administrativo político gubernamental en el sexenio. Se crearon 4 coordinaciones para que los secretarios pudieran despachar y responder por las tareas encomendadas, pero se suprimió toda relación política de ellos con el gobernador, al tiempo que se anularon sus potestades administrativas para que nada pudieran comprar o contratar. Eso, las adquisiciones, las concentró la jefatura de gabinete, a cargo de su gran amigo y viejo colaborador, Hugo Luna.

Por otra parte, a todos los actores políticos se les ordenó que se dedicaran exclusivamente a sus tareas y esferas, de tal manera que los que escogieron seguir en ayuntamientos o Poder Legislativo estatal o federal, de ahí no pasaban. Jamás se pensó en apuntalar carreras políticas, en generar nuevos cuadros, ni partido. Por tanto, las tareas de gestoría fueron suprimidas y hoy nadie puede retornar a sus distritos a pedir el voto sin que algo les reclamen.

Los resultados están a la vista. Han hecho su aparición con más fuerza que hasta el inicio del maximato alfarista el tapadismo y el sospechosismo. Apretó tanto el gobernador Enrique Alfaro, que actores políticos como Arturo Dávalos en Puerto Vallarta -municipio que las encuestas indican que su ayuntamiento pasará a manos de Morena-, María Elena Limón en Tlaquepaque -los pronósticos casi van para allá-, y ahora Pablo Lemus en Zapopan, después de ser tratados con despotismo, están a punto de imponer candidatos a presidentes municipales. Son los neocacicazgos que, sin querer, generó Enrique Alfaro.

Y hablo en pasado porque en esas condiciones se encuentra el alfarismo. De partido y fuerza hegemónica pasó en solo dos años a ser fuerte candidato a gobierno dividido. Ya no gobernará el mismo número de pobladores; ya no retendrá los mismos distritos; ya perdió aliados como el PAN; ya no está con él el grupo UdeG porque Hagamos, el partido local de universitarios debe emprender su esfuerzo electoral en solitario este 2021; varios prospectos de Morena provinieron de MC al que dejaron porque no tenían ninguna opción de participar en la cosa pública; Pedro Kumamoto se dio cuenta que ya está en edad de merecer y va a apretar Zapopan; Morena, será el partido que rija el futuro inmediato.

Sin duda es el principio del fin de lo que pretendía ser un maximato.

Continuar Leyendo

Destacada

Aristóteles Sandoval, Paco Ayón y Enrique Toussaint: RIP fallido. Los estamos viendo

Avatar

Publicado

el


Jaime García Medina*
La tradición indica que el Requiescat in pace en latín o el descanse en paz en español, se empezó a popularizar entre los -por así llamarles, pues la denominación no es bíblica, (Hechos 11:26)- cristianos, se usaba para desearle paz a los muertos. Pero al exgobernador Aristóteles Sandoval -se entiende por qué- no se le ha concedido esta gracia. Casi resulta que es como se autodefine Félix Salgado Macedonio, precandidato único de Morena al gobierno de Guerrero: “soy incalumniable. Todo lo que digan de mí es cierto”.

En redes sociales, se dice qué número de hijos tenía y el número del que supuestamente venía en camino. Se muestran teorías de por qué lo mataron, quién o quiénes ordenaron su ejecución, cómo se dio esta, quiénes participaron, cuáles son las principales omisiones de la Fiscalía General del Estado, etcétera.

En la prensa nacional y local no hubo condolencias ni del Gobierno del Estado. Tampoco de organismos cúpula. Ni de partidos. Ni de amigos que hubiese podido tener. Ni de homólogos, ni de ex homólogos. Ni del expresidente Enrique Peña Nieto, ni del presidente del PRI, etcétera.

Ellos sí, como que lo dejaron descansar, en la supuesta paz que tienen o dicen tener ciertos cristianos.

Pero en la prensa no. Héctor de Mauleón escribió de él en El Universal una columna muy áspera. Lo hizo el día 5 de enero de este 2021 y tituló su trabajo “El mensaje que deja el asesinato de Aristóteles Sandoval”. Dice de Mauleón, experto en temas de seguridad, que si no se aclara el crimen seguirá la impunidad en Jalisco.

Me voy a referir mejor al debate epistolar que generó el periodista afín al alfarismo -le coordina la mesa de temas fiscales- Enrique Toussaint que se refirió en su artículo del domingo 3 de enero de este año en términos terribles para los familiares y amigos del exgobernador. Incluso, desafiando todo, Toussaint fijó en perfil de twitter eso que él llama columna como para que sepan que se sostiene en su dicho.

El tuit recoge: “Aristóteles no era un político refinado o culto. Tampoco fue un gobernador con firmes creencias. Fue un circunstancial, alguien que supo estar en el momento preciso. Se sabía reinventar, aprender y leer los tiempos. Eso no es poco”.

Dados estos adjetivos cualquier diccionario de antónimos define a Aristóteles como un selvático. Esto es, como un hombre tosco, confundido, desordenado, etc. Como un ser ignorante, zafio o vulgar. Y circunstancial es propio de un accidente.

En otras palabras, Toussaint dice que Aristóteles nada más no rebuznaba porque desconocía la tonada.

Obligado, su amigo, su secretario de Educación, su presidente de patronatos del Instituto de Pensiones y del SIAPA, Francisco Ayón salió a defender lo indefendible. Escribió y polarizó. Dice que en el PRI había expertos en administrar las derrotas, que no hicieron nada y Aristóteles sí.

Yo trato de entender porque nadie publicó esquelas, condolencias, o pésame. Trato de entender a los oradores en su homenaje luctuoso, lo que dijeron, y que es muy serio, muy grave.   

Ya hay más claridad en líneas de investigación, ya se filtraron nuevos videos. No sé a dónde quieren llegar en el Gobierno de Jalisco.

Lo que, si sé, es que Aristóteles Sandoval fue lo que fue, de principio a fin. Hubo muchísimos errores en su persona que lo llevaron hasta ese final. Nadie -por ejemplo- tiene 15 escoltas para usar solo 2. Nadie -otro ejemplo- que recién gobernó a su estado anda en una de las ciudades que pertenecen a la misma entidad.

Lo que sí nos dejó su muerte es una dura, muy dura lección que todos debemos entender: nadie, pero nadie, absolutamente nadie, es intocable en la entidad. Pobres de quienes integran o integraron la clase política en Jalisco. Ya les mataron a un exgobernador, a un diputado federal en funciones, a un secretario de turismo, a alcaldes, a exalcaldes, a jefes policiacos, a exjefes policiacos. Ya no falta nadie.

Ya dejen la memoria de los muertos.
@jaimegarciamed8

 

Continuar Leyendo

Destacada

Ahora va Enrique Alfaro cuesta arriba-Los Estamos Viendo

Avatar

Publicado

el


Por Jaime García Medina

El gobernador de Jalisco Enrique Alfaro aún no lo sabe, pero ya no va cuesta abajo, sino que los problemas y las crisis se le han acumulado. Va cuesta arriba: por un lado, los problemas y crisis se incrementan y/o agravan; por otro, ya no tiene los controles que tenía antes de tomar posesión de su cargo.

Lo que mejor le ha funcionado es su operación para tomar el control del Poder Judicial con diversos actores y la toma del Poder Legislativo vía Salvador Caro Cabrera coordinador de los diputados locales de Movimiento Ciudadano. Fuera de ahí, todo va sin control: presidentes municipales que imponen a sus candidatos y otros que se van del partido. El 31 de diciembre el hasta entonces director de Gobernación Eloy Ruiz Anguiano renunció a su cargo en el Gobierno de Jalisco y a su militancia en Movimiento Ciudadano. Es otro de los cuadros que pierde MC en este camino que inició con miras transexenales en 2018.

Seamos claros: Enrique Alfaro ha hecho ostentación debida de que sólo confía en sus amigos de bachillerato. Eso no es un buen gesto de un político maduro. Las mejores referencias son las de Carlos Salinas de Gortari o de Andrés Manuel López Obrador que acumularon amistades para cada estado de la república y sus respectivos gabinetes están llenos de amigos personales.

Los ganadores en su equipo son los que todo mundo conoce y hasta lo dicen en su story telling los miembros del clan. Se pusieron de acuerdo en el bachillerato, y acordaron alcanzar el poder. Son: Clemente Castañeda, a quien prácticamente han desterrado los que aquí se quedaron; Hugo Luna Vázquez, jefe de gabinete e Ismael del Toro presidente de Guadalajara. Ellos deciden todo.

Y han alejado a Enrique Alfaro de casi todos los jaliscienses: de la clase política que no tiene espacios cómodos para estar a su lado, y de la sociedad, que no encuentra solución a muchos de sus problemas.

Hay una desobediencia civil soterrada propia de las sociedades inconformes. Si aún no toman las calles para expresar su ira, en cualquier segundo lo pueden hacer. Pocos respetan o toman con seriedad al gobierno. Ni sus instrucciones para observar un confinamiento, ni su deseo de retornar ya a clases, por ejemplo. En la noche de Fin de Año, las autoridades municipales sofocaron -dice el encabezado de una nota de Mural- 118 fiestas tan solo en Guadalajara.

Los indicadores de contagios, hospitalizados y muertos por Covid-19 van en ascenso; el encabezado principal de Mural ayer decía que van 6 mil 8 muertes y 145,198 contagios de Covid, que hay hospitales especializados llenos; que otros, casi lo están.

Cada día crecen más las críticas a los negocios que se hacen desde el poder. Desde el caso A Toda máquina y el manto protector que extendió sobre el mismo el gobernador derrumbaron toda credibilidad. Y cada día hay más razones para sospechar de ellos: Guadalajara, Zapopan, Tlajomulco, son casos emblemáticos de estos abusos. 

Ahora salieron con aumentos y nuevos impuestos, derechos, productos, aprovechamientos, y deuda. Hasta a los conductores de Uber por darles “identificación” les cobrarán casi mil pesos.

Todos estos son votos menos, y líderes de opinión hablando mal de ellos.

Como viene un año electoral difícil, decimos entonces que el 2021 será un año cuesta arriba para el alfarismo y apenas inicia el tercero. Muy tarde va a comprender Enrique Alfaro que su eje de conducta no era el apropiado y que su estilo personal de gobernar choca con la realidad.

 

Continuar Leyendo
Advertisement
Advertisement





Tendencia