!Síguenos!
Avatar

Publicado

el

Gabriel Ibarra Bourjac*

Un buen round se dará el gobernador Enrique Alfaro con el Presidente Andrés Manuel López Obrador por la centralización que la 4T pretende realizar del servicio de salud.

Durante el pasado fin de semana el gobernador Enrique Alfaro fue muy preciso en la postura que asumirán en torno a la posible firma y adhesión al Insabi:

Lo que nosotros vamos a hacer es plantear de inicio una propuesta de convenio de no adhesión, es decir Jalisco va a mantener su postura de que no vamos a entregar el sistema de salud a la Federación, por razones que vamos a explicar la próxima semana”.

Aquí en Jalisco no nos vamos a dejar presionar, esa no es la forma, Jalisco va a actuar con un sentido de responsabilidad histórica; si yo tomara una decisión en función de si me dan mil millones de pesos o no, imagínense qué clase de gobernador sería. Yo no voy a actuar así, yo estoy escuchando a la gente que sabe de tema de salud”.

Y no es capricho, quiero que se entienda por qué, no es si quiero o no quiero, imagínense qué fácil para el gobernador de Jalisco, nos desentendemos del tema de salud, ay que lo resuelva el presidente, que lo paguen, que lo arreglen, que lo resuelvan ellos, pues para mí que problema habría en eso”. 

Luego viene la sobadita para evitar que digan que obstaculiza las políticas y programas del Presidente López Obrador:

Queremos ayudarle al presidente pero también que nos escuche como gobierno, academia, trabajadores del sector salud, pacientes y, sobre todo, como jaliscienses”.

Bueno, eso es el posicionamiento que hace el gobernador de Jalisco. Vamos a ver si se sostiene, porque un día dice una cosa desde Guadalajara, pero cuando está enfrente de López Obrador, cambia el discurso.

En esta lucha por evitar entregar los hospitales de Jalisco al Gobierno Federal, el gobernador no está solo, hace causa común con los hospitales civiles y, por supuesto, con el poderoso Grupo Universidad, que tienen la particularidad de no ser afines a la 4T y a López Obrador, recordemos las descalificaciones que se lanzaron durante la campaña electoral pasada los dos personajes referidos y que hoy con todo y que se repelen, tienen que entenderse para ejercer el gobierno.

¿QUIÉN TIENE RAZÓN?

En esta disputa, habría que señalar que el Instituto de Salud para el Bienestar (Insabi) es rechazado por seis gobernadores (Martín Orozco de Aguascalientes; Diego Sinhue de Guanajuato; Francisco Domínguez de Querétaro; Carlos Mendoza de Baja California; Francisco García de Tamaulipas y Enrique Alfaro de Jalisco, de Movimiento Ciudadano).

Creo que en este tema el gobernador Alfaro tiene razón, el Insabi parece estar hecho con las extremidades inferiores, sin reglas de operación y sin un presupuesto claro. Es un grave error haber eliminado de tajo, de la noche a la mañana, el Seguro Popular que con sus deficiencias, sí era de utilidad para más de 50 millones de mexicanos.

La justificación para imponer el Insabi a rajatabla es la corrupción que se generó en torno al Seguro Popular, lo cual es real, pero meter el freno y dejar a millones de pacientes sin servicio, es una actitud miope. ¿Cuántas personas perderán la vida por este grave error?

La intención de ofrecer un servicio de salud con medicinas totalmente gratis es ideal, como lo han hecho otros países del mundo, como Dinamarca, cuya tasa de impuestos que pagan los contribuyentes es muy alta y es general. Aquí el tema es de dónde saldrán los recursos económicos para poder hacer realidad ese sueño. ¿De dónde? ¿A qué áreas se le quitará presupuesto para que esto se cumpla?

Por citar un ejemplo: el IMSS para el ejercicio fiscal de 2019 se aprobó un presupuesto anual de 746 mil millones de pesos, un incremento de 67 mil millones más que el de 2018 y que suman la aportación tripartita (patrones, trabajadores, gobierno) y sabemos cómo se otorgan esos servicios, en particular los de tercer nivel en los que los pacientes tienen que esperar meses para poder recibir una intervención, y no pocos pierden la vida sin que les llegue la operación requerida.

El Presidente López Obrador afirmó que aquellos que no tienen la seguridad social (IMSS-ISSTE, Hospitales Militares) van a contar con atención médica y medicamentos gratuitos, se les va a garantizar ese derecho a través del Insabi, por lo que se está reorganizando el Sistema de Salud Pública y a mas tardar el 1 de diciembre de este año estará listo con todo lo que ofrecen (análisis, medicamentos gratuitos y atención médica gratuita).

Se oye muy bien, pero ver para creer. Por lo pronto, su arranque ha sido pesimamente operado.

En lo que es Jalisco, que es lo que interesa a la población de aquí, es cómo se hará la reestructuración del Sistema de Salud y qué pasará con ese choque de criterios con el gobierno de la 4T, vamos a ver si la posición dura del gobernador Alfaro permite se avance y se logren mayores recursos o sucede todo lo contrario.

Muy pronto lo sabremos.

Las opiniones expresadas por los columnistas son responsabilidad exclusiva de sus autores y no reflejan necesariamente el punto de vista de Expedientes Afondo
Advertisement
Click para comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Destacada

(VIDEO) Desbocados Amlo y Alfaro; Covid-19 crece; problemas políticos más y la rebelión social aumenta

Avatar

Publicado

el

La ambición del presidente de la República por seguir manejando al país a placer es descomunal. Y la ambición de Enrique Alfaro por ser más rico y alcanzar la candidatura presidencial a costa de todos, también es desordenada. El mensaje que nos mandan, cuando somos noveno lugar mundial en muertes en América Latina, según lo marca hoy martes 26 de mayo El Informador, y según lo exhibe Mural en su portal Web, advirtiendo claramente, sobre fondo negro, que hay luz verde para negocios en Jalisco, mientras al lado muestra a un Canciller reconociendo muertes y al lado que México es líder en víctimas dentro de América Latina es muy doloroso.

De hecho, la portada principal de Mural ya es dolorosa. Muestra el importapoquismo de Alfaro al anunciar que entregarán 56 mil calcomanías a negocios no esenciales, para que entren en funciones el primero de junio y los estragos del Covid-19. Esto, en medio de gente que sale a fuerzas a tianguis y a peregrinaciones. Exigen. La iglesia católica se les está moviendo también. Ya verán.

Nadie está en contra de que se reanude la actividad económica, pero sin avisos, sin precauciones, sin estrategia, solo por complacer a la Iniciativa Privada, y cumplir acuerdos bajo la sucia mesa de la Reactivación Económica de Jalisco, sin estas medidas, tenemos derecho a creer y a deducir que “los lamentables decesos”, como lo dicen al rendir cuentas mal hechas, las vidas perdidas en el pueblo, les importa un comino.

La UdeG ya empezó su campaña preparada contra el gobernador Enrique Alfaro. El tema es el mismo que siempre: recursos económicos para la Universidad. Hoy pagó un desplegado lleno de argumentos y avisos al alfarismo que sigue en la luna: para ellos con que la caja registradora siga sonando todo está bien.

Por supuesto que no solo yo estoy espantado de lo que hacen. El Gobierno Federal  autorizó reabrir a 23 municipios de Jalisco donde no había Covid-19 y libres del virus ya solo quedan 5. Alfaro y sus secuaces están muy serios, mucho, al anunciar ayer la reapertura. No festejan. No. Tienen miedo.

Y más van a sentir, aunque ahora se rían cuando ven sus bolsillos.

A nosotros ya nos sentenciaron a muerte. O nos defendemos, o nos morimos. A ellos, Andrés y a Enrique no les importa el pueblo…Ya vimos.

Cada quién sigue en lo suyo. Y lo suyo son los negocios, no nosotros

Seguir leyendo...

Destacada

Los Hombres del Poder- El fracaso de la política en Jalisco

Avatar

Publicado

el

Por Gabriel Ibarra Bourjac*

Me queda claro que el mundo, México y Jalisco viven una situación extraordinaria por el tema de la pandemia de COVID19 y que obliga al gobierno y a todo mundo a hacer replanteamientos en nuestra forma de actuar, de convivir y en especial en cuanto a nuestra actividad económica, ya que las medidas de aislamiento a todos nos ha pegado, a unos más o menos que a otros.

En cuanto a nuestros gobernantes, su responsabilidad es tomar las mejores decisiones, en este caso, lo prioritario es salvaguardar la salud de la colectividad.

Obvio que para lograrlo se requieren recursos, presupuesto, dinero y la salud debe ser la prioridad, lo cual obliga a que nuestros gobernantes procedan a hacer ajustes en el gasto que manejan ya que lo que era importante en octubre o noviembre de 2019, desde marzo esto cambió y requiere reorientar el presupuesto.

El Gobierno de Jalisco que encabeza el ingeniero Enrique Alfaro se adelantó a lo que veía venir con la epidemia y tomó una serie de medidas, permitiendo que la curva en Jalisco se aplane, que los casos de contagio se presenten a menor velocidad que otras regiones del país, por lo cual tuvo la necesidad de hacer uso de recursos para poder instrumentar las medidas que consideró que eran necesarias.

Sin embargo, es la forma como ha manejado los recursos lo que se le critica. Prefirió la opacidad por la transparencia y rendición de cuentas. Primero hizo uso de un crédito de corto plazo para cubrir necesidades y apoyar a micros y pequeños negocios con un préstamo quirografario de 1000 millones de pesos, después pidió otros 600 millones de pesos, y después más.

Al parecer abrió un hoyo en las finanzas estatales, dicen los que saben que traen en el baile 5 mil millones de pesos, lo que lo llevó a pedir un nuevo crédito de 6,200 millones de pesos que desconocemos cuál será su destino, porque la información que tenemos es difusa, poco clara, que habla de la forma desaseada como éste crédito fue aprobado, como un cheque en blanco, que se puede gastar como se quiera, haciéndose modificaciones al presupuesto que pareciera un soberano desorden, sin ton ni son y que fue aprobado a ojos cerrados por la aplanadora que significa la alianza entre MC y el PAN.

El tener que comprar votos y fracturar partidos para sacar adelante una votación quedará registrado en la historia política de Jalisco como un capítulo vergonzante. Dicen que la política es el arte de comer sapos, tragar culebras y al mismo tiempo sonreír, pues fue prácticamente lo que obligaron a hacer al diputado Ricardo Rodríguez, presidente de la Comisión de Hacienda y Presupuesto, a quien le tocó defender la deuda y el dictamen.

EL DESASEO

En mi vida como periodista jamás había visto tamaño desaseo en el otorgamiento de un crédito y en las facultades que se otorga al ejecutivo. El objetivo de todo esto fue darle recursos al Gobernador. Y en esta trama participaron una diversidad de actores que se le acomodaron para hacer lo que éste quisiera: Por un lado, una Comisión de Reactivación Económica de Jalisco, formada por los dirigentes de las cúpulas empresariales entregadas completamente al gobierno estatal, con los sindicatos, academia y una tercera parte de burócratas del Estado. El vocero de esta mesa es el ex presidente de Coparmex, Mauro Garza Marín, nombrado secretario técnico y que le correspondió legitimar el préstamo y seguramente dentro de ese juego de complicidades entre políticos y empresarios, será recompensado por el poder político al que le sirve con alguna candidatura importante, al tiempo veremos el porqué de ese entusiasmo que le imprimió este dirigente patronal que se ha postrado ante el poder. Ojalá nos equivoquemos, pero hay un olor raro que nos llega.

Otro espacio del desaseo político se dio en la cooptación de votos para lograr la mayoría calificada en el Congreso del Estado. Y allí se metieron hasta la cocina, convenciendo a la diputada de Morena, Patricia Meza, no sólo de dar su anuencia al crédito, sino hasta cambiarse de camiseta. Si bien dos de los tres votos de Grupo Universidad rechazaron el crédito, cómo convencieron al diputado perredista Gerardo Quirino Velázquez de quemarse apoyando la deuda, ¿fue un acuerdo previo entre las partes para proteger la imagen de la Universidad de Guadalajara, deslindándose públicamente de quedar marcado de ser cómplice de esta deuda histórica que impone Enrique Alfaro con la complicidad de los legisladores del PAN?

La zanahoria del presupuesto estatal para los ayuntamientos fue utilizada al decirles a los alcaldes opositores -los pocos que quedan- que presionaran a sus diputados para que dieran el voto favorable, para así asegurarles que estuvieran en el programa de obra pública e infraestructura del Gobierno del Estado. Fue una coacción total. 

De igual forma se vio también la operación de la maquinaria del poder, llevando a los medios de comunicación a plegarse para apoyar al crédito, como lo muestran las portadas de varios medios que callaron o minimizaron el tema, con una muy buena operación. Varios espacios de los pocos periodistas críticos que quedamos también se están cerrando, lo cual muestra el talante autoritario de un gobierno que viene por todo, una señal ominosa y que lamentablemente las empresas ceden a cambio de conservar la pauta publicitaria que reciben del Gobierno del Estado.

Hemos presenciado un espectáculo de la política completamente alejado del discurso y narrativa que los adlátares de Movimiento Ciudadano que ventilan en el Congreso de la Unión, criticándole al Presidente López Obrador la forma autoritaria de ejercer el poder, cuando aquí en Jalisco es una copia de ese autoritarismo que impone su fuerza, sin mediar argumentos, ‘porque soy el poder y porque lo puedo imponer’.

Así es como se está haciendo la política en Jalisco. Pareciera que el reloj no sólo se detuvo, sino que se atrasó 40 años en la historia. ¡Qué pena!.
@bourjak 

Seguir leyendo...

Destacada

Análisis- De la disciplina, a la sumisión parlamentaria

Avatar

Publicado

el


Por Gabriel Torres Espinoza

El 22 de mayo, el Congreso aprobó la iniciativa de decreto por la que se autoriza al Titular del Poder Ejecutivo del Estado un plan de inversión pública productiva integral para la reactivación económica y fomento del empleo en el estado, durante los ejercicios fiscales 2020 y 2021.

El plan para la contratación de deuda pública por seis mil 200 millones de pesos, únicamente detalla asignaciones presupuestales por un monto de tres mil 600 millones de pesos a proyectos específicos en tres rubros [infraestructura económicainfraestructura social’ infraestructura de reactivación económica], pero no especifica el destino de los dos mil 600 millones de pesos restantes. Lo paradójico del caso es que la totalidad de estas obras que sí se encuentran especificadas en el decreto para la contratación de deuda pública, mismas que ascienden a un monto total de tres mil 600 millones de pesos, ya se encontraban contempladas en el gasto originalmente asignado en la ejecución de obras de infraestructura contenidas en el Programa Operativo Anual de Inversión Pública, las cuales son exactamente las mismas que en su momento fueron eliminadas en la iniciativa de reforma al Presupuesto de Egresos 2020. Es decir, ¡son las obras públicas que el Ejecutivo Estatal CANCELÓ en la iniciativa de reforma del Presupuesto de Egresos 2020 por un monto de tres mil 520 millones de pesos, pero que resucita’ con la contratación de deuda pública! 

Así las cosas¿cuáausteridad” en el gasto público 2020, si las reducciones presupuestales por tres mil 520 millones de pesos en el Presupuesto de Egresos 2020, se reactivan con la contratación de deuda pública? Se eliminó obra pública contemplada en el Presupuesto de Egresos 2020, para posteriormente financiar exactamente la misma obra pública cancelada a través de endeudamiento público, lo que le saldrá mucho más caro a los jaliscienses en razón de los intereses derivados de ella. 

De forma que es insostenible que esta obra pública aprobada en el Presupuesto de Egresos 2020pensadas para un contexto social y económico en Jalisco SIN PANDEMIA, resultan ser exactamente las más oportunas para la contención de la pandemia por el virus del Covid-19 (¿cómo, por qué?). Lo que realmente ocurrió, es que aprovecharon la circunstancia del Covid-19, para endeudar más a Jalisco con el objetivo de obtener dinero y aplicarlo discrecionalmente, de cara a las elecciones de 2021. Esa es la verdad, esa sí… mezquina.

Un endeudamiento por la pandemia, debió contemplar una importante inversión en camas de hospital, camas de terapia intensiva, ventiladores y la ampliación o creación de nuevos hospitales. Sin embargo, eso no se propuso. Por el contrario, de los seis mil 200 millones de pesos contratados de deuda pública, únicamente se destinarán 144 millones 400 mil pesos para infraestructura para prestación de servicios de atención médicaen diversas municipalidades del estado. Esto es, ¡apenas el 2.32% del monto total del endeudamiento solicitado!Pero esto, a los diputados de Jalisco, no les importa en absoluto. Lo suyo ahora es la práctica antidemocrática de aprobar exactamente lo que les indique el Poder Ejecutivo.

Seguir leyendo...
Advertisement


Tendencia