Connect with us

Publicado

el

Los Hombres del Poder

En el ejercicio del gobierno de un país, un estado y un municipio, además de la figura del presidente, del gobernador y el alcalde, es muy importante el equipo. El trabajar en conjunto, mucho tiene que ver con la capacidad y estilo del líder.

Hay jefes de gobierno cuyo estilo es centralizar el poder, pero hay otros que tienen la inteligencia de armar equipos con los mejores perfiles del área de su competencia, que les da libertad a sus integrantes y que son valorados por sus resultados, que fue el caso de Ronald Reagan, quien tuvo precisamente esa virtud y para los norteamericanos ha sido uno de los grandes presidentes de su historia moderna.

En el beisbol, se dice que hay equipos que son tan buenos, que el manager sale sobrando. Ojalá en política se pudiera decir lo mismo. El Presidente López Obrador se ha distinguido por su gran habilidad para comunicar, ha sido su principal fortaleza, ha ofrecido un cambio que debe venir aparejado con resultados, como el bajar los índices delictivos de la inseguridad y violencia. La retórica es una, pero la tarea es convertirla en realidad, algo sumamente compleja.

El estilo de gobernar del Presidente Andrés Manuel López Obrador de centralización del poder no permite que los jugadores del equipo brillen, a excepción de aquellos a quienes les lanza la recta para que se luzcan, como es el caso de el de Marcelo Ebrard, el canciller, a quien el mandatario le deja la mesa servida para que brille en la oscuridad del gabinete, cuando no sólo tiene que representar a México en encuentros fundamentales como las del G20 en las cuales ningún jefe de nación suele ausentarse, a excepción del político tabasqueño.

Pero además de atender la misión de la cancha internacional, incluyendo la difícil relación con el gobierno de Estados Unidos, a Ebrard le permiten jugar en la cancha nacional, como ha sido el caso del problema de los migrantes, cuyas reuniones el canciller lleva la voz cantante, quitándole tareas que en otros tiempos las asumía la Secretaría de Gobernación. Es así como el ex jefe de gobierno de la Ciudad de México se proyecta como el “Super Secretario” o “Super Marcelo”, convirtiéndose en el jugador estelar del equipo de la 4T, que en términos beisboleros se llamaría el Cuarto Bat.

LOS OTROS JUGADORES

Una de las críticas mas notorias que se ha presentado en torno al gabinete del gobierno del Presidente López Obrador es la que formuló recientemente el coordinador de los senadores de Morena, Ricardo Monreal, quien planteó que el gabinete ha dejado solo al Presidente o al menos no ha estado a su ritmo. “Veo al Presidente muy activo, muy proactivo, un Presidente muy dinámico, no descansa, no ha descansado un solo momento. Y veo un gabinete que no está en el acompañamiento, veo un gabinete que la curva del aprendizaje ha sido larga, pesada y que me gustaría ver un gabinete más cercano a él. Siento al Presidente que hace todo, conduce todo y que necesita que su gabinete lo acompañe más”.

Ante lo que plantea Monreal, habría de preguntarnos: ¿Qué tanto los integrantes del gabinete son de bajo perfil porque el estilo del Presidente no permite que sus jugadores brillen o solo en casos excepcionales, como el del canciller Marcelo Ebrard? ¿Qué tanto margen de autonomía existe para que los secretarios puedan tomar decisiones que consideren pertinentes y qué tanto se pueden apartarse de la línea central?

Y la pregunta viene a propósito del conflicto que surge en la Secretaría de Seguridad que está bajo la esfera del sonorense Alfonso Durazo, a quien se le hizo bolas el engrudo, al estallarle un problema que estuvo muy mal manejado desde el principio, cuando prevaleció la soberbia y luego la torpeza al pretender culpar al ex presidente Felipe Calderón de tener metidas las manos de una tarea que no entendió su naturaleza y que le explotó en las manos.

En otros gobiernos, después del Presidente ha sido la figura del Secretario de Gobernación la más sobresaliente. En el gobierno del PRI, el titular de Bucareli estaba al frente de la política nacional, como una especie de coordinador del gabinete, con especial participación en los temas de seguridad. Con Fox el personaje fue Santiago Creel, con Calderón Juan Camilo Mouriño hasta su muerte en el avionazo en la Ciudad de México. Sin embargo con López Obrador la titular de la cartera de Segov, la ex ministra Olga Sánchez Cordero se ve tan desdibujada, a quien ya la andan zopiloteando por tanto que la ningunean.

LA BAJA DEL SECRETARIO DE HACIENDA

Una figura relevante en el gobierno lo había sido el titular de la Secretaría de Hacienda Carlos Urzúa, hasta su sorpresiva renuncia, lo que vino a mostrar que nadie en el gobierno de la 4T está firme y que hay sólo un poder al que no se le puede contradecir, el del Presidente.

Hasta el primer tercio de este mes de julio las bajas de medio y alto nivel en el gobierno de la 4T sumaban 14, destacando las de los secretarios de Hacienda y Medio Ambiente, Carlos Urzúa y Josefa González Blanco Ortiz Mena, así como la del director del IMSS, Germán Martínez Cázares.

Tiene razón Moreal de que el gabinete es opaco sin brillo, a excepción de Ebrard, pero es el estilo centralizador que distingue al Presidente Andrés Manuel López Obrador, quien es el sol y los demás son planetas. Finalmente serán los resultados los que hablen de la eficiencia o ineficiencia de un gobierno, más allá de la retórica que distingue al jefe de la 4T, pero por lo que hemos visto, al Presidente no le agrada trabajar en equipo.

Las opiniones expresadas por los columnistas son responsabilidad exclusiva de sus autores y no reflejan necesariamente el punto de vista de Expedientes Afondo
Advertisement
Clic para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Destacada

Mujeres y hombres del poder- Los ajustes del gobernador Alfaro

Publicado

el


Gabriel Ibarra Bourjac

Casi a mitad de sexenio el Gobernador Enrique Alfaro ha empezado a hacer ajustes al manejo de sus relaciones políticas con el poder central, entiéndase Presidente de la República y que tiene su impacto en Jalisco, donde también hace replanteamientos.

Y esos ajustes incluyen sus alianzas con grupos locales como el que hizo con los Leones Negros al llegar al rompimiento, con quienes en estos días juega vencidas, generando incertidumbre sobre lo que pudiera pasar, un pleito que nadie quiere, porque los daños que a todos les puede ocasionar.

Aunque se perdieron cerca de tres años, Alfaro toma una decisión inteligente de reconstruir su relación con el Presidente López Obrador en vez de seguir jugando vencidas, que dicho por el propio Alfaro a Jalisco le significó un costo estimado en 30 mil millones de pesos en estos tres años de proyectos que no caminaron por falta de apoyo federal.

El líder de Movimiento Naranja fue el impulsor de la Alianza Federal de Gobernadores enarbolando la bandera de revisar el Pacto Fiscal ante la discrecionalidad de la Secretaría de Hacienda de distribuir con discrecionalidad los recursos a las entidades federativas. Esta asociación chocó con el Presidente, quien los tildó de grillos electoreros, negándose a recibirlos.

La Alianza Federalista se desvaneció con la acusación que pesa sobre el gobernador aliancista de Tamaulipas, Francisco García Cabeza de Vaca, acusado de lavado de dinero y haber creado una red familiar para la triangulación de más de 100 millones de pesos, conforme a acusación de la Fiscalía General de la República.

Asimismo, la consulta que había anunciado el Gobernador Alfaro que realizaría para conocer la opinión de los jaliscienses sobre si Jalisco debía seguir dentro del Pacto Fiscal quedó en completa pausa.

Vamos a ver al paso de los meses si ese cambio de discurso, el abstenerse de enviar mensajes fuertes al gobierno federal, dan resultados y se traducen en acciones y hechos.

A su vez el Presidente López Obrador finalmente se reunió con Alfaro y analizaron la agenda que el jalisciense le planteó, donde se incluyó el tema de la presa de El Zapotillo y el abastecimiento de agua a la ZMG y la región de Los Altos; la construcción de la Línea 4 del Tren Ligero, la construcción del libramiento sur de Puerto Vallarta, así como la terminación de la autopista Las Varas-Vallarta.

LAS SEÑALES DEL PRESIDENTE

Hay dos señales que el Presidente envió: una, el apoyar a Jalisco con más elementos de la Guardia Nacional. Dos, la intervención de López Obrador en la presa de El Zapotillo, el abrir diálogo y negociación con los pobladores de los pueblos de Acasico, Palmarejo y Temacaulín que se han opuesto a la operación del embalse.

EL PRESUPUESTO DEL 2022

Al iniciar una la nueva LXV Legislatura Federal se empiezan a discutir los presupuestos para el ejercicio fiscal 2022 y será allí precisamente donde sabremos si este diálogo y cambio de actitud en el discurso del político jalisciense rindió frutos.

Para el Gobernador Alfaro es muy importante su proyecto de construir la Línea 4 del Tren Ligero que va de Tlajomulco a Guadalajara y el 2022 es el año clave, que sería el cuarto año ya de la gestión administrativa, porque de no haber asignación de recursos, simplemente la obra en este sexenio no se haría.

El tema de la presa de El Zapotillo está también en la agenda prioritaria. El Presidente fue muy claro al señalar que la presa entraría en operación con una serie de obras complementarias (compuertas) para evitar que se inunden los tres pueblos referidos, siempre y cuando los pobladores del lugar lo acepten, pero hemos visto que uno de sus principales líderes, el ex sacerdote Gabriel Espinoza sigue en su actitud de rechazar la obra.

¿Finalmente que actitud asumirá López Obrador? ¿Hará un plebiscito en la zona o con los jaliscienses? La obra, creemos, es necesaria, debe ser útil para beneficio de las mayorías, pero aún no queda claro si en definitiva va para adelante.

LA SEGUNDA PARTE

Otro punto importante y que en forma paralela Alfaro ha venido trabajando es su proyecto presidencial -el cual lo ha negado- y que tiene que ver con la relación con el dueño de Movimiento Ciudadano, senador Dante Delgado, con el que se ha venido acentuando las diferencias. Su actual presidente Clemente Castañeda termina su periodo y habrá que ver la decisión que se tome de quien sigue al frente de MC, si alguien a fin a Alfaro o lo toma el político veracruzano.

Ser candidato presidencial es el gran sueño de Alfaro, el cual sigue vivo, pronto sabremos como camina, si tiene realmente futuro.

Y aquí en Jalisco el desafío mayor que se tiene es el tema de la inseguridad y la violencia que no ha podido controlar y se ve difícil que la situación vaya a cambiar con todo y que el Presidente apoye a Alfaro, ya que también es el principal problema que enfrenta el gobierno del político tabasqueño.

Continuar Leyendo

Destacada

Mujeres y Hombres del Poder-Jalarle los bigotes al león

Publicado

el


Por Gabriel Ibarra Bourjac

Vaya que los a humanos nos gusta complicarnos la existencia. Y más a los poderosos que viven en un mundo de egolatría y soberbia. Hoy vemos una edición del segundo choque entre dos personajes que son actores fundamentales del ejercicio de la política en Jalisco, los más poderosos indudablemente que están en el ejercicio público, como son el Gobernador de Jalisco, Enrique Alfaro y el Jefe Político de los Leones Negros, Raúl Padilla López.

No es la primera ocasión que este tiro se da en esa relación de odio y amor, incubada desde mucho tiempo atrás, hace cerca de tres décadas cuando el licenciado Padilla fue rector de la UdeG al tomar la decisión de romper con el Grupo UdeG-FEG para estar en sintonía con los cambios que impulsaba el entonces joven Presidente de México, Carlos Salinas de Gortari.

En la Universidad de Guadalajara se daba al mismo tiempo un cambio generacional con la llegada de Raúl Padilla, al romper con su padrino político ingeniero Álvaro Ramírez Ladewig, a quien en la capital del país lo veían como enemigo delñ regimen, por su dogmatismo ideológico, muy cargado a la izquierda.

Y en esa ruptura es afectado el rector saliente, Enrique Alfaro Anguiano, que formaba parte del grupo universitario que había detentado el poder durante las últimas décadas. Padilla con el apoyo del gobierno federal desató una cacería contra los principales actores de aquel grupo de poder. Incluso se giraron acusaciones penales y se giraron órdenes de aprehensión.

Don Enrique Alfaro Anguiano nunca más volvería a pisar el recinto de la Universidad de Guadalajara, vaya no fue ni al evento de develación de su pintura que queda para la historia en el Paraninfo Universitario por haber sido rector . El hoy Gobernador de Jalisco en ese tiempo era un adolescente, que al salir de preparatoria no pudo seguir su carrera en la UdeG, se tuvo que inscribir en el Iteso que es su Alma Mater.

POLVOS DE AQUELLOS LODOS

Durante las últimas tres décadas no se entiende a Jalisco sin la participación el licenciado Raúl Padilla López, un personaje con claroscuros, que le entiende a la política y que ha logrado sobrevivir a seis gobernadores, con cada uno de ellos ha tenido sus diferencias, con unos más, con otros menos, pero ninguno ha logrado doblarlo. Primero jugó vencidas con Carlos Rivera Aceves por la reforma a la Ley Orgánica Universitaria que se logró y que le dio la Autonomía a la UdeG.

Después tuvo sus diferencias con el Ing. Alberto Cárdenas Jiménez y con Francisco Ramírez Acuña, sin que llegara la sangre al río.

Con Emilio González Márquez se dio el choque de trenes, cuando éste, azuzado por su asesor de cabecera Herbert Taylor pretendió quitarle el poder a Padilla y entronizar al Rector General Carlos Briseño Torres, al dejarse seducir con el canto de las sirenas. Simplemente dejaron empinados a Briseño a quien el Consejo General Universitario lo destituyó y sus “amigos” ni las manos metieron. La depresión le ganó al ex rector, que tuvo un final muy triste y doloroso.

Finalmente Padilla y Emilio hicieron las pases para quedar superarado el conflicto.

La partida la ganó Padilla.

LA EMBESTIDA DE ALFARO

Ahora el Gobernador Enrique Alfaro que le gusta ponerse los guantes, se sube al ring contra el licenciado Padilla al darse el rompimiento después de estar aliados en los últimos cinco años. El pretexto son los 140 millones de pesos que Alfaro pretende reasignar del presupuesto universitario, sin haber hecho una negociación previa, como mostrando el afán de generar un conflicto.

¿A qué se atiene Alfaro? ¿Trae el apoyo del Presidente o siente que tiene el poder para cantarle un tiro y mostrar que el poder en Jalisco es él?

El argumento de que es tiempo de austeridad, de que es prioritario canalizar los recursos al tema de salud sobre el de un museo, no tiene sustento, cuando sabemos la forma unilateral en que el jefe del Poder Ejecutivo dispone de los recursos, como lo ha hecho con toda discrecionalidad el destino de los 6,200 millones de pesos de crédito que le autorizaron para enfrentar la pandemia, sin que definiera un plan concreto de inversión.

Y la mejor prueba de que hay tiro y aquí mando yo, fue la orden de desalojo que se ejecutó la pasada semana con la utilización de la fuerza pública en el llamado parque de “La resistencia de Huentitán”, donde acampaban estudiantes universitarios encabezados por el presidente de la FEU, Javier Armenta, lo cual fue calificado como un acto de represión al favorecerse a los intereses de la mafia inmobiliaria.

La situación se ha tornado tensa. El gobernador le ha jalado los bigotes a los Leones Negros, lo que presagia que vendrán tiempos de desestabilización y de no llegarse a una negociación, serán tiempos difíciles, ecología y medio ambiente se convertirán en el gran tema del debate público y que son precisamente uno de los flancos más débiles de este gobierno, cuya política ambiental es muy caótica al estar colgada de alfileres, ya que más allá del discurso, existe no sólo contradicciones, sino un gran desorden y para evidenciarlo, la UdeG cuenta con los expertos para mostrar la realidad.

Vamos a ver hasta dónde llega este conflicto.

¿Llegará la sangre al río?

Continuar Leyendo

Destacada

Mujeres y Hombres del Poder-AMLO, el salvador de Alfaro

Publicado

el


Por Gabriel Ibarra Bourjac

Las paradojas de la vida: quien diría hace algunas semanas que el Presidente López Obrador rescataría al gobierno de Enrique Alfaro, lo cobijaría, le daría calor y le levantaría su raiting.

Y señalo paradojas, recordando los aceleres del político jalisciense, sus desplantes retadores, como expresión de esos machos de Jalisco pendencieros de los que aparecen en las canciones del charro mexicano Jorge Negrete.

Claro, una cosa era lo que decía Alfaro a espaldas del Presidente y otra cuando lo tiene enfrente, como sucedió este fin de semana en Cañadas de Obregón, cuando el político jalisciense le hizo un reconocimiento al tabasqueño por haber encontrado un camino de entendimiento en el caso del conflicto de la presa El Zapotillo.

El Presidente rescata al Gobernador de Jalisco con la salida que le dio al problema de indefinición al destino de la presa El Zapotillo, cuya construcción se inició en el sexenio de Emilio González Márquez y que no se pudo avanzar en el sexenio que encabezó Aristóteles Sandoval cuando el tema se politizó, en el que Alfaro se convirtió en un actor perturbador.

LOS ENREDOS DE ALFARO

El Presidente salva a Alfaro el gobernador de este enredo que él mismo tejió cuando era político opositor y se pronunció en contra de El Zapotillo, buscando rentabilidad política sin importar el daño que estaría generando al obstaculizar una solución que se planteaba a un problema estructural.

Claro está que también López Obrador, como político opositor, acudió en varias ocasiones a estas poblaciones, comprometiéndose a que sus comunidades no desaparecerían, si le tocaba tomar la decisión. Finalmente les cumplió, eso hay que reconocerle a AMLO.

Después Alfaro sería gobernador y vería que no existe otra solución al problema de abastecimiento de agua a la ZMG, diferente a la que se planteaba, aprovechando las aguas del Río Verde, pero como el señor no acepta que se equivoca, porque la humildad y la autocrítica son inexistentes en su mundo de poder, no pudo avanzar para resolver este problema en el que él se metió por decisión propia.

En vez de hacer política y cabildear se dedicó a jugar vencidas con el Presidente y el Gobierno Federal y así se perdieron casi tres años más.

Y es que cuando no era gobernador hizo causa común con los habitantes de estos tres pueblos que serían afectados por la presa lo cual no tiene nada de extraño, pero después les dio la espalda y se dedicó a negociar la distribución de aguas con su homólogo de Guanajuato, Diego Sinhue.

Los habitantes de Acasico, Palmarejo y Temacapulín le pedían diálogo, el cual no se los concedió, con todo y que dice gustarle “hablar de frente y directo”.

El gobernador de MC de pronto se quedó atrapado en su narrativa del pasado que en el presente no podía dar cumplimiento, por seguir el camino del populismo.

REACCIONES

La solución que le da el Presidente López Obrador a El Zapotillo en la que aparentemente salva la permanencia de estos tres comunidades, al dejar fuera de la repartición de agua a la ciudad de León, aún no es un capítulo cerrado, con todo y que el tabasqueño les da la seguridad a estos pobladores de que no serán afectados.

Para Los altos y ZMG se destinarán 3.5 metros cúbicos de agua, de los 10 o 12 M3 por segundo que se habían proyectado para resolver el problema de abastecimiento durante los futuros 30 o 40 años de la Metrópoli. Se sale al paso del problema, pero no será aprovechado el caudal que el Río Verde genera. Se trata de una solución para salir del paso.

Ahora se procederá a la realización de una consulta entre los pobladores, para ver si están de acuerdo con la solución que propone el Presidente y al mismo tiempo el Gobierno de Jalisco tendrá que dialogar con los pobladores o sea, también tendrá que hacer su parte.

¿Y QUE PASARÁ CON GUANAJUATO?

El gran perdedor sin duda es la ciudad de León y el Gobernador Diego Sinhue al que le ganó la partida su amigo Alfaro. Ahora con Conagua se tendrá que buscar otra salida al problema de agua para el desarrollo de León, Guanajuato y ese gran corredor de industria automotriz que se proyectó en los próximos años, como parte del Tratado de Libre Comercio con EEUU y Canadá.

La solución que ha dado el Presidente es una salida política, contraria a la que han planteado los técnicos y que suelen tomar los estadistas: el bien mayor se impone sobre el mal menor. No fue así.

Los políticos de hoy son políticamente correctos, suelen administrar los problemas, sin ir a las soluciones de fondo.

Continuar Leyendo
Advertisement
Advertisement





Tendencia