A Fondo Jalisco
Image default
Gabriel Ibarra Bourjac

Mujeres y Hombres Del Poder•¿Qué sorpresas nos depara el 2022?

Hace cerca de tres décadas Jorge G. Castañeda Gutman escribió un ligero libro que tituló “Sorpresas nos da la vida…la vida nos da sorpresas”.

México en esos años había sido sacudido por la violencia política. Grandes magnicidios se habían registrado en la segunda parte del sexenio del Presidente Carlos Salinas. Primero, el asesinato en el aeropuerto internacional de Guadalajara del entonces cardenal mexicano Juan Jesús Posadas Ocampo que se registró supuestamente como parte de un fuego cruzado al coincidir dos bandas criminales (Los Arellano y el Chapo Guzmán, mayo 24 de 1993).

Aquella violencia alcanzaría su clímax con el asesinato del candidato presidencial del PRI, Luis Donaldo Colosio Murrrieta en Lomas Taurinas, Tijuana, el 23 de marzo de 1994 a los 44 años de edad.

La ola de violencia cobraría otras vidas productivas directas o indirectas: en septiembre de ese 1994 sería victimado en la Ciudad de México el número dos en la estructura del PRI Nacional, José Francisco Ruiz Massieu por un joven tamaulipeco que con una subametralladora le apuntó y le disparo una bala expansiva en la cabeza para que el reconocido político y jurista mexicano falleciera en el instante, cuando éste abordaba su auto al salir de una reunión en el hotel Casa Blanca en la calle Lafragua en el corazón de la capital del país.

El entonces presidente Carlos Salinas de Gortari designaría al hermano de José Francisco, Mario, de subprocurador especial para que investigara el crimen, quien luego renunciaría al cargo.

En aquella trama criminal se involucró al entonces diputado federal por Tamaulipas, Manuel Muñoz Rocha, como el autor intelectual del asesinato.

Previo a estos magnicidios, el que había sido el grupo compacto del Presidente Salinas se había dividido, cuando Manuel Camacho no aceptó que fuera Colosio el candidato presidencial y se dedicó a enrarecer el ambiente con sus declaraciones y activismo, muy cercano al surgimiento del EZLN y la declaración de guerra la madrugada del 31 de diciembre de 1994.

En esas circunstancias llegaría a la Presidencia de México, Ernesto Zedillo Ponce de León, quien se había al frente de la Secretaría de Educación en el gobierno del salinista, quien sin ser del equipo del Presidente, se convirtió en el sustituto de Colosio -era su coordinador de campaña por recomendación de José Córdova Montoya- luego que los hombres de confianza del Presidente estaban impedidos constitucionalmente.

Zedillo ganó las elecciones presidenciales con abrumadora mayoría y su primera decisión fundamental fue romper con Salinas al echarle el poder del Estado a su hermano Raúl Salinas acusándolo de ser el autor intelectual del asesinato del Secretario General del PRI, Francisco Ruiz Massieu, de quien había sido su cuñado, lo que generó una gran tormenta política, que no se había tenido memoria en la historia reciente del país.

¿Y AHORA QUÉ SORPRESAS TENDREMOS?

Han transcurrido desde entonces cerca de 28 años. Tres décadas.

Grandes sucesos políticos nos ha tocado presenciar. Por un lado, el desmoronamiento del PRI y la llegada al gobierno de la república del Partido Acción Nacional, que durante dos sexenios gobernaron el país, primero con el gerente de la Coca-Cola Vicente Fox Quezada y después el político derechista Felipe Calderón Hinojosa, gobiernos que fracasarían en sus esfuerzos por transformar al país, incluso, el gobierno del presidente michoacano nos llevaría al torbellino de la violencia al iniciar una guerra contra el crimen organizado que ha dejado desde entonces a la fecha, cerca de 500 mil vidas pérdidas entre homicidios y desaparecidos.

El fracaso de los gobiernos panistas provocó que el PRI volviera al poder con Enrique Peña Nieto, quien simplemente reeditó una segunda época del PRI, pero con un mayor índice de corrupción. Y como llegó se fue, abriéndole la puerta al político tabasqueño López Obrador, después de dos intentos fallidos.

ABRAZOS NO BALAZOS

Hoy está al frente del gobierno el político tabasqueño Andrés Manuel López Obrador, quien al igual que sus dos antecesores no ha podido con el tema de la violencia. Su frase de “abrazos no balazos” no han servido para poner freno a los homicidios y actos criminales que se registran por diversas regiones del país, Zacatecas un estado tomado por los grupos criminales, donde ha quedado rebasado el Estado como autoridad, es ejemplo vivo del fracaso de la estrategia de corte franciscana.

VIENE LA SUCESIÓN

En ese escenario viene la sucesión presidencial adelantada en México por el propio Presidente López Obrador, quien en forma prematura dio el banderazo de salida a los aspirantes de su partido.

Aparentemente el partido del Presidente, Morena, no tiene oposición. Y es López Obrador el que mueve el tablero, con su candidata favorita Claudia Sheinbaum, se convierta en la sucesora, disputa en la que participan el canciller Marcelo Ebrard y el líder de la Cámara de Senadores, Ricardo Monreal, ambos no están muy satisfechos con el estado de cosas al considerar que los dados están muy cargados a favor de la jefa de gobierno.

¿Qué puede pasar? ¿Se dividirán los morenos? ¿Puede sortear el Presidente una rebelión de estos dos liderazgos?

¿Y qué va a suceder con la oposición?

Hasta el momento no existe un personaje, ni estructura que pueda enfrentar con éxito a Morena y la 4T.

En Movimiento Ciudadano empieza a visualizarse el nombre del alcalde de Monterrey, Luis Donaldo Colosio Riojas, cuya candidatura estaría en construcción y habría que ponerle atención en los próximos meses y años.

De aquí al 2024 muchas cosas pueden suceder en el país. No se puede dar por un hecho de que Morena repetirá en el gobierno. El Presidente López Obrador no es Dios. Existen una serie de factores que vienen a determinar escenarios y no basta la voluntad de un hombre para dar por definitivo que las cosas van a suceder conforme a su voluntad.

El ser humano en la lucha por el poder es impredecible y la política es una caja mágica de sorpresas. No debemos por adelantado escenarios que de un día a otro pueden cambiar. Así es la vida de frágil. Así es el ser humano.

Temas relacionados

Mujeres y Hombres del Poder • Fraude inmobiliario y golpeteo político

Gabriel Ibarra Bourjac

Mujeres y Hombres del Poder• El caballo negro de AMLO

Gabriel Ibarra Bourjac

Mujeres y Hombres del Poder • Alito Moreno, con la estocada adentro

Gabriel Ibarra Bourjac

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Leer más

Política de privacidad y cookies