!Síguenos!
Avatar

Publicado

el

Indicador Político:

Los estrategas de la política económica actual que buscan regresar a México a tasas de PIB de 6% hacia finales del sexenio, debieran de revisar las circunstancias y sobre todo las condiciones que permitieron esa cifra en el largo periodo 1934-1982.

La primera sorpresa estaría no en la definición populista de los gobernantes, sino en los acuerdos económicos, políticos y sociales. En su ensayo Control político, estabilidad y desarrollo en México, publicado en 1974 en El Colegio de México como texto pionero del estudio científico-social del sistema político priísta, el politólogo José Luis Reyna fijó los primeros enfoques sistémicos: “la estabilidad del sistema político es un factor que ha contribuido sustantivamente al crecimiento de la economía”.

Por tanto, la vieja interpretación de que el llamado milagro mexicano de PIB alto e inflación baja respondía a consideraciones económicas o tecnocráticas, tuvo en realidad una fórmula contraria: la estabilidad política facilitó el PIB de 6%, aunque se tratara de una estabilidad política autoritaria por el dominio del PRI y del Estado, pero también por la ausencia de una propuesta alternativa de sectores conservadores partidistas sin fuerza electoral.

Reyna detectó que los primeros trabajos indagatorios sobre el modelo mexicano de estabilidad política-crecimiento económico fueron realizados por extranjeros: Vicent Padgett (1966) encontró un alto grado de socialización del Estado y la dirigencia política por la apropiación de la historia nacional impuesta como versión única a la sociedad, reduciendo la operación de la oposición. Robert Scott (1964) reveló el equilibrio económico social entre las clases productivas y el Estado priísta como un modelo de “intereses balanceados”. James Wilkie (1970) potenció este esquema y señaló una “revolución balanceada” no sólo de los triunfadores, sino de sectores que antes fueron contrarrevolucionarios y después pactaronla estabilidad por su papel indispensable en la inversión.

El analista más importante del desarrollo mexicano, Roger Hansen, explicó en 1971 que “el singular comportamiento de la economía mexicana está íntimamente ligado a la estabilidad política que ha caracterizado a México desde 1930”. Hansen, por lo demás, planteó el primer enfoque sistémico del modelo mexicano más allá del ejercicio del poder por la facción triunfante: el partido, el Estado y el presidente de la república como “administradores de demandas”. En 1968 Samuel Huntington, a partir del estudio de México, concluyó que la clave de la estabilidad para convertirla en gobernabilidad radicaba en el equilibrio entre demandas sociales y reformas gubernamentales administradas por el presidente dentro del Estado. Este modelo sistémico de administración de demandas fue asentado como “caja negra” en 1953 por David Easton en The political system, aunque sin ser citado por otros analistas.

A partir de estos enfoques, Reyna mostró la parte funcional operativa del sistema: la política, es cierto, pero no en lo general sino la política controlada de manera autoritaria, el “control político” de los sectores político-productivos. Al administrar las demandas, el partido, el Estado y el presidente de la república permitieron la funcionalidad básica de la producción: el PIB era de 6%, los empresarios se dedicaban a invertir, el presidente y su partido controlaban demandas y estabilizaban a la sociedad con políticas de bienestar y de distribución de beneficios salariales y sobre todo un discurso social.

La conclusión de Reyna ayudará a atenderla viabilidad/inviabilidad del modelo lopezobradorista del gabinete para el crecimiento económico: la estructura de poder político para administrar demandas sociales –salarios y bienestar– y garantizar –y este punto en básico— la tasa de acumulación de capital o utilidades. Escribió Reyna “la estructura política ha sido un factor clave para el crecimiento sostenido, pues no solo ha mantenido la estabilidad, sino que ha controlado con éxito las demandas políticas de los diferentes grupos de la sociedad mexicana, particularmente las de los llamados sectores populares”.

De ahí que el PIB histórico de 6% en el largo periodo 1934-1982 conocido como un largo “milagro mexicano” fue posible por tres hechos: administración de demandas sociales por el Estado, tasa de utilidad empresarial en régimen de economía mixta y Estado-partido-presidente administrando el autoritarismo para garantizar “intereses balanceados” o economía mixta.

Más que un gabinete para el crecimiento económico se requiere de un nuevo sistemapolítico para las metas del PIB.

-0-

Cursos: los interesados en los cursos de actualización y especialización del Mtro. Carlos Ramírez pueden encontrar datos y contactos en http://indicadorpolitico.mx

Política para dummies: La política no se inventa, sino que se transforma o se recicla.

http://indicadorpolitico.mx

indicadorpoliticomx@gmail.com

@carlosramirezh

Las opiniones expresadas por los columnistas son responsabilidad exclusiva de sus autores y no reflejan necesariamente el punto de vista de Expedientes Afondo

Nacido en la ciudad de Oaxaca en 1951, Carlos Ramírez comenzó su vida profesional en el periodismo en 1972. Y desde entonces ha estado ininterrumpidamente en el periodismo mexicano. Además de la práctica periodística, ha sido profesor de periodismo en la Universidad Nacional Autónoma de México y en la Universidad Iberoamericana, además de ser un conferencista cotidiano en universidades de todo el país. Autor de la columna; Indicador Político Twitter: @carlosramirezh Página Web: http://indicadorpolitico.mx

Advertisement
Click para comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Carlos Ramírez

Indicador Político: Después de la pandemia no habrá normalidad alguna a la cual regresar

Avatar

Publicado

el


Por Carlos Ramírez.-

Si en Palacio Nacional existe una estrategia –criticada, pero existente– para superar la pandemia del COVID-19, el gran desafío será el regreso a la normalidad. A la crisis del H1N1 le ayudó la crisis financiera provocada por la quiebra de la financiera Lehman Brothers de 2008 para distraer a la sociedad.

Las tres grandes catástrofes naturales anteriores –los terremotos de 1985, la pandemia del H1N1 en 2009 y los terremotos del 19 de septiembre de 2017– tuvieron impactos en el PIB: -3.8% en 1986 y -5-3% en 2009, pues los terremotos de 2017 ocurrieron en una economía cuando menos sólida.

Los efectos económicos del COVID-19 están siendo calculados hasta ahora con tasas de -2% a -7%, con la circunstancia agravante del -0.1% de 2019. En el peor escenario de -7% para 2020, el PIB necesitaría crecer en los cuatro años restantes del sexenio en 8% para mantener la meta presidencial de 4% promedio anual sexenal; y si el PIB de 2020 llega a -4%, entonces los cuatro años restantes tendría que crecer al 6% promedio anual. En la realidad no existe ninguna razón racional para esperar PIB de 6% u 8%

Lo malo de la crisis actual radica en tres hechos que siguen impidiendo que la economía pueda crecer más de 2.5%:

1.- No existe un proyecto de crecimiento económico como objetivo, pues la política económica ha privilegiado la política social de asignación directa de subsidios con fondos quitados a la producción.

2.- No existe un pacto productivo con el sector privado para regresar a la economía mixta que en el pasado fue uno de los motores del crecimiento económico de 6% en el largo periodo 1934-1983.

3.- Y no existe la propuesta de un nuevo modelo de desarrollo con reformas estructurales productivas que permitan regresar a crecimientos de PIB arriba de 4% sin generar presiones inflacionarias y devaluatorias.

En este contexto y con estas limitaciones, el regreso de México a la normalidad anterior a la pandemia de este año estará acotado por las descalificaciones de los organismos financieros privados y públicos contra la política económica del gobierno lopezobradorista. Y si bien el gobierno mexicano tiene todo el derecho de cuestionar las descalificaciones, de todos modos, dependerá de los informes de las calificadoras en tanto México siga siendo parte del sistema financiero internacional, tenga deuda-lastre y mantenga la necesidad de inversiones extranjeras que determinan llegadas en función de los reportes de las calificadoras.

Dos crisis anteriores –terremoto de 2017 y pandemia H1N1– no necesitaron de golpes de timón en la política económica ni el modelo de desarrollo porque estallaron en medio del control de la política económica. Los terremotos de 1985 atraparon al gobierno de De la Madrid en el centro de la reforma de mercado que le redujo fondos y movilidad al Estado.

En todas las crisis de la naturaleza anteriores e inclusive en las crisis financieras, la salida fue la configuración de acuerdos productivos, políticos y sociales para potenciar la política económica con el sector empresarial, lograr el apoyo político con concesiones a los partidos en el Congreso donde se discutían las estrategias de emergencia y el liderazgo presidencial para acotar los márgenes críticos del círculo rojo.

En todos los casos, los presidentes de la república operaron para cohesionar a la sociedad y liderar a los sectores bajo la hegemonía del Estado: De la Madrid llegó tarde, pero le ayudó el enfoque estratégico sociopolítico de Manuel Camacho como operador; Calderón se adelantó para distraer la atención de los efectos recesivos del crack de Lehman Brothers; y Peña Nieto cedió el manejo de la crisis a las autoridades capitalinas.

El colapso económico provocado por el COVID-19 atrapó a la economía en una fase recesiva determinada por el desinterés presidencial en el PIB y la prioridad en la política social asistencialista directa, propia una economía tipo Europa del norte. Por ello, el PIB previsto para 2020 antes de la pandemia estaba ya en 0.5% en enero y habría de seguir bajando hasta una tasa similar a la de 2019 de -0.1%, sin que hubiera en los planes de Palacio Nacional alguna estrategia para pactar un repunte del crecimiento vía –como ha sido siempre y tendría que seguir siendo en tanto prevalezca el mismo modelo de desarrollo estatista– un acuerdo productivo con los empresarios.

En este sentido, el regreso de México a la normalidad económica, política y social carecerá de expectativas para salir del hoyo recesivo de -4% a -7% de PIB y no tendrá los fondos fiscales necesarios para una reactivación inmediata. Los primeros cálculos de los analistas refieren que el PIB estará debajo de 0% –es decir: negativo– hasta finales de 2021 y podría comenzar un crecimiento lento no mayor a 2% para lo que resta del sexenio.

Es posible que la normalidad esperada sea peor a la existente antes de la pandemia.

-0-

Política para dummies: La política es el todo, no las partes.

 

http://indicadorpolitico.mx

indicadorpoliticomx@gmail.com

@carlosramirezh

Seguir leyendo...

Carlos Ramírez

Indicador Político: Camus, coronavirus y la metáfora de la peste

Avatar

Publicado

el


Por Carlos Ramírez.-

Susan Sontag emprendió una indagación sobre uno de los temas centrales de la vida cotidiana: usar las enfermedades como metáforas de la realidad; es decir, apelar a los significados de las enfermedades como irrupción de la vida sana para caracterizar rupturas políticas. El cáncer de la corrupción, la tuberculosis de la maldad.

Ahora hay que agregar una tercera: la peste como la forma de expansión social de alguna enfermedad infecciosa que se trasmite por el aire y que hace, en los simbolismos literarios, que las personas caminen sin problemas y de pronto caigan muertas.

Nada define mejor el pánico que la reacción de las personas a las enfermedades, a veces las más sencillas y otras casi siempre las mortales. El Dr. Bernard Rieux funciona como el hilo narrador de La Peste (1947), de Albert Camus. A través de su paciencia, bonhomía, sentido del deber comienza la inquietud por el primer mensaje de la tragedia que se cierne sobre una comunidad humana: aparecen ratas muertas, un inició que aparecería como pájaros muertos en el cuento Un día después del sábado (1954) de Gabriel García Márquez; en el primero las ratas fueron el aviso de que estaba llegando la peste; en el segundo los pájaros avisan de la llegada del Judío Errante.

Si Sontag aborda el uso de enfermedades para retratar situaciones políticas. ahora la metáfora del coronavirus puede iniciar la reflexión sobre una sociedad desconcertada ante la enfermedad. Aún en su cifra más escandalosa, las muertes por el nuevo virus no alcanzarían ninguna de las pestes del pasado. En este sentido, el coronavirus podría funcionar como la metáfora del miedo a la muerte: las ciudades despobladas no sólo por orden gubernamental, sino por decisión de los ciudadanos, el miedo a morir como metáfora de la vida.

Nacemos, dice Sontag, con una “doble ciudadanía”: la del reino de los sanos y la del reino de los enfermos, la maldición binaria de nuestra existencia. El Dr. Rieux combate la peste y llega hasta el final para descubrir que después de la peste sigue la vida y que la vida necesita olvidarse de las enfermedades. La dialéctica vida-muerte puede ser el dinamo que nos hace mover; luchar contra la muerte y sus enfermedades como enviadas a la tierra para vivir siempre luchando contra la muerte. De manera paradójica, la muerte define a la vida.

La pandemia del coronavirus en México ha escalado tensiones sociales y políticas que parecen olvidar lo ocurrido en 2009 con la pandemia H1N1 de fiebre aviar: más de 70 mil infectados y más de mil 100 muertos. La reacción gubernamental fue intensa, al grado de que se llegó a criticar como sobrerreacción. Hoy que el presidente López Obrador ha desdeñado los avisos de peligrosidad del coronavirus y sigue sus giras de contacto con la población, la reacción social y política ha escalado niveles de crítica.

Lo que queda en el fondo de la inestabilidad social es la certeza de que el hombre sigue siendo víctima de enfermedades conocidas o desconocidas. La enfermedad nos hace humanos. Mientras más se avanza en la búsqueda de alguna medicina contra el cáncer, otras enfermedades más volátiles revelan la fragilidad del cuerpo humano ante su entorno. El pánico de los habitantes de la ciudad de Camus se explica en función de la incapacidad de la ciencia humana para entender las enfermedades mortales individuales –cáncer o tuberculosis– y las enfermedades masivas como la peste.

El final de La Peste parecería ser la maldición Camus: la gente baila de alegría cuando el vacilo de la enfermedad se diluye como llegó: en el aire, pero sin entender –saber, quizá sí– que “el bacilo de la peste no muere ni desaparece jamás, que puede permanecer decenios dormido entre los muebles, en la ropa, que espera pacientemente en las alcobas, en las bodegas, en las maletas, los pañuelos y los papeles, y que puede llegar un día en que l peste, para desgracia y enseñanza de los hombres, despierte a sus ratas y las mande a morir en una ciudad dichosa”.

El coronavirus no extinguirá a la raza humana, pero la hará más humilde…, o al menos ojalá que así sea, y que sus efectos vuelvan a despertar el sentido de la solidaridad humana que se ha perdido en el boato de la posmodernidad. La gran metáfora de la enfermedad tipo peste radica en el redescubrimiento de que el ser humano es él y no sus riquezas o vestimentas y que las enfermedades prueban que todos nacimos iguales para morir iguales.

La única certeza que queda es que la peste del coronavirus pasará, que se llevará a muchas personas entre las patas de los caballos de enfermedades apocalípticas, que después todo regresará a la normalidad y que los hombres y mujeres hibernarán hasta el regreso de la próxima peste que profetizó Camus.

http://indicadorpolitico.mx

indicadorpoliticomx@gmail.com

@carlosramirezh

Seguir leyendo...

Carlos Ramírez

Indicador Político: Peña renovó adelanto de concesión de Telmex para ganarle a AMLO

Avatar

Publicado

el


Por Carlos Ramírez.-

Una lucha sorda se da entre dos poderes: el del Estado de López Obrador y el del empresario Carlos Slim Helú. En el centro se localiza la concesión de Telmex que Carlos Salinas le dio en 1990 a Slim.

Los datos son claros: en Palacio Nacional revisan con lupa esa concesión porque Slim adelantó su renovación para tener la empresa hasta 2056, cuando el trato con Salinas era 2026. Slim pactó con el presidente Peña Nieto el adelanto de renovación la concesión previendo el triunfo de López Obrador. Y Telmex es el eje del poder económico del Grupo Carso.

El biógrafo de Slim, el periodista José Martínez Mendoza, ha escrito dos libros sobre el magnate: Carlos Slim: retrato inédito y Los secretos del hombre mas rico del mundo: Slim(ambos en Océano) y prepara otro. Sobre el caso Telmex el periodista publicó un texto que se resume a continuación:

No es fortuito que Obrador haya puesto a Slim en el primer lugar de la lista de la mafia del poder como se constata en el libro escrito por el tabasqueño bajo el título de La mafia que se adueñó de México.

Veinte años atrás (1990), el presidente Carlos Salinas de Gortari le había entregado a Slim la concesión de Teléfonos de México.

Obrador apoyó desde el principio al ingeniero Cuauhtémoc Cárdenas en las denuncias que éste presentó tanto en la PGR, la Suprema Corte y el Congreso de la Unión en contra de Salinas y sus beneficiarios por lucrar ilícitamente con el patrimonio nacional por lo que se exigía que el entonces presidente de México debía ser sometido a juicio político por el delito de traición a la patria.

Quienes consideran que la relación actual entre Obrador y Slim está ‘a partir un piñón’ y que las críticas a su falsa “reconciliación” son simples ‘pelillos a la mar’, están equivocados. En el fondo, ambos se odian y se repelen, pero se necesitan.

Slim hizo todo lo posible por apoyar al PRI en las elecciones presidenciales de 2018, la pregunta es ¿a cambio de qué?

La respuesta es muy simple: Slim y Peña Nieto negociaron en lo ‘oscurito’. Peña ordenó en 2016 que se le renovara a Slim la Concesión de Telmex por otros 30 años, es decir se amplió hasta el año 2056. Salinas la autorizó hasta 2026.

 Slim se la jugó apoyando al candidato del PRI, José Antonio Meade, pero ya tenía en la bolsa la renovación de la concesión de Telmex. Así que perdiera el PRI o ganara el candidato de Morena, Slim por cualquier lado resultaría vencedor bajo el principio de ‘ganar perdiendo, perder ganando’.

Una vez en el poder Obrador y Slim comenzaron a jugar a las vencidas. El reto es demostrar quién tiene más fuerzas. Uno representa el poder político, el otro el poder económico.

Personalmente Slim y Obrador se conocieron en el año 2000, cuando el escritor Héctor Aguilar Camín los presentó. Obrador emprendía sus primeros pasos como jefe de Gobierno de la Ciudad de México.

A partir de entonces llevaron una relación más o menos complicada. Pero en 2010, Obrador en su libro La mafia que se adueñó de México, se refirió a Slim y a los principales empresarios del país como unos pillos.

Para Obrador los empresarios eran unos vándalos, unos saqueadores sin principios, cuya única motivación es la codicia desmedida, que con tal de acumular riquezas han conducido al pueblo de México al sufrimiento.

La pugna Obrador-Slim se resume hasta ahora en tres puntos: el pleito por la cancelación del aeropuerto de Texcoco, la construcción de los gasoductos y el sistema de Internet.

En cuanto al Internet ambos personajes volvieron a chocar. Slim desdeñó la oferta presidencial y López Obrador respondió con la iniciativa de una empresa estatal para internet.

 

Obrador tiene una carta fuerte bajo la manga y la puede usar cuando se le pegue su regalada gana para atacar Slim en caso de que fuese necesario: la expropiación del Título de Concesión de Telmex porque la compañía de Slim ha incumplido con los acuerdos establecidos en dicho título de concesión al haberse negado a participar en la ampliación del servicio de Internet para comunicar al restante 80 por ciento de la población que acrece de ese elemental servicio, que ahora el Estado brindará a través de la CFE.

En el año 2023 deberá hacerse una revisión al Título de la Concesión de Telmex y López Obrador tendrá la oportunidad de seguir los mismos pasos de Salinas o pasar a la historia como el presidente que desafió a uno de los hombres más ricos y poderosos del mundo que hizo su mega fortuna a partir de la explotación comercial de Telmex.

-0-

Ahora González Anaya. En el sector judicial parece haberse terminado un expediente que estallará otra bomba contra el gobierno de Peña Nieto: la falsificación de documentos para quitarle la empresa petrolera privada Oro Negro a sus dueños. El responsable que aparece como operador de esa maniobra es José Antonio González Anaya como secretario de Hacienda de Peña Nieto en el último año del sexenio, una vez que el titular José Antonio Meade Kuribreña se fue de candidato priísta. Los datos de falsificación estarían probados por la autoridad y fueron realizados en complicidad con el SAT. Será, sin duda, un gran escándalo…, otro más de la corrupción en el sexenio de Peña Nieto.

Política para dummies: La política es el arte del engaño.

http://indicadorpolitico.mx

indicadorpoliticomx@gmail.com

@carlosramirezh

Seguir leyendo...
Advertisement


Tendencia