!Síguenos!
Avatar

Publicado

el

UdeG registró otros cinco casos positivos.
-SSJ anuncia primeros 40 pacientes recuperados: 14 tienen prueba PCR con resultado negativo y otros 26 fueron dados de alta por criterios epidemiológicos. 
El Estado de Jalisco notificó hoy 19 casos nuevos de COVID-19 y cuatro defunciones más por esta enfermedad. Con estas cifras se acumulan 254 casos confirmados en la entidad jalisciense registrados en la plataforma del Sistema Nacional de Vigilancia Epidemiológica.

Este jueves se notificaron además cinco pruebas positivas por parte de la Universidad de Guadalajara (UdeG) y llegó a quince el total de casos positivos reportados por los laboratorios de esta instancia; mientras que el laboratorio privado no sumó resultados confirmatorios nuevos y  mantiene la cifra de 18 casos positivos. Cabe recordar que este último, tiene aval del Instituto Diagnóstico y de Referencia Epidemiológicos (InDRE) para realizar la prueba PCR que identifica al nuevo coronavirus SAR-CoV-2.

La Secretaría de Salud Jalisco (SSJ) anunció este día los primeros cuarenta pacientes recuperados: De ellos catorce por criterio clínico laboratorial (se cuenta con prueba PCR con resultado negativo, evidencia que da plena certeza de su recuperación); y otros 26 se les dio de alta por criterios clínicos epidemiológicos.

Por otro lado, en Jalisco se incrementó a 19 el número de defunciones. El primer deceso notificado hoy corresponde a una mujer de 77 años de edad, residente de Ocotlán, que inició con síntomas el pasado 3 de abril y fue hospitalizada en el Hospital General Regional 46 del IMSS en Guadalajara, donde falleció el día 21 de este mes. La paciente tenía antecedente de insuficiencia cardiaca congestiva e hipertensión arterial.

Se notificó también el deceso de un hombre de 51 años de edad, residente de Puerto Vallarta, con antecedente de alcoholismo. El paciente inició con síntomas de enfermedad respiratoria el 12 de abril pasado y fue internado en el Hospital Regional de Puerto Vallarta, posteriormente trasladado al Hospital General de Occidente “Zoquipan”, donde falleció ayer 22 de abril.

El tercer deceso notificado hoy es de un varón de 94 años de edad, residente de Colotlán, sin antecedentes de ninguna otra enfermedad. El paciente inició con síntomas de enfermedad respiratoria el pasado 17 de abril y se internó en el Hospital  Comunitario de Colotlán; sin embargo, refirió que estuvo internado previamente en el Hospital de Jerez, en el estado de Zacatecas, donde se informó sobre el registro de un brote activo de COVID-19. Falleció el 22 de abril por la tarde.

La cuarta defunción fue de un hombre de 65 años de edad, con antecedente de diabetes, hipertensión y obesidad, residente de Puerto Vallarta, quien inició con síntomas sospechosos de infección por el nuevo coronavirus el día 6 de abril e ingresó al Hospital General de Zona 42 del IMSS en ese municipio, donde falleció el día 22.

Las 19 defunciones acumuladas en Jalisco, por municipio de residencia, corresponden a Guadalajara (3), Zapopan (1), Tomatlán (2), El Grullo (1), Tonalá (1), Acatic (1), Puerto Vallarta (5), Tequila (1), Tecolotlán (1), Tlajomulco (1), Ocotlán (1) y Colotlán (1).

Hasta la fecha se han estudiado casos sospechosos en 108 municipios de Jalisco, confirmándose contagios en 28 de ellos. Se suman al listado de contagios Colotlán y Poncitlán. Con casos activos se reportan solo 16 municipios (caso activo es aquel que inició su padecimiento en los últimos 14 días).

El municipio de Guadalajara encabeza la lista de casos confirmados con 81 (31.9 por ciento); seguido de Zapopan con 58 casos (22.8 por ciento); mientras que Puerto Vallarta ocupa el tercer lugar estatal con 34 contagios confirmados en total (13.4 por ciento). En seguida está Tonalá en cuarto sitio con trece casos; Cuautla con diez casos; Ocotlán con siete casos y Tlaquepaque con seis; y los 21 municipios restantes con menos de cinco casos (ver tabla anexa).

Al día de hoy, el Laboratorio Estatal de Salud Pública ha descartado  3,581 contagios, al resultar negativos a COVID-19 y tiene al momento un registro de 451 casos sospechosos; mientras que sumando resultados de todos los laboratorios se han descartado 4,399 casos que resultaron negativos.

De los 254 casos confirmados en la plataforma federal, a la fecha se han hospitalizado 73 personas por COVID-19, de las cuales 22 se han dado de alta por mejoría, 19 por defunción, un egreso voluntario y 31 se encuentran internas en hospitales públicos y privados.

De los pacientes hospitalizados, hoy al mediodía se reportaban en condición estable (18), graves (once) y muy grave (dos).

Por presentar síntomas leves, el 71 por ciento de los 254 casos confirmados en la plataforma nacional se han manejado con aislamiento en su domicilio; mientras que 29 por ciento han requerido hospitalización. Seis de cada diez personas con la enfermedad son del género masculino; mientras que el grupo de edad más afectado es el de 65 años y más con 16 por ciento.

PERSONAL DE SALUD
Hasta el momento se han registrado doce casos positivos de SAR-CoV-2 entre personal de salud, cuyo contagio está asociado a la atención prestada en unidades médicas. Los doce corresponden a residentes del municipio de Puerto Vallarta.

En todos los casos se tienen identificados y bajo aislamiento domiciliario a los contactos de riesgo.

Del Centro de Salud Ixtapa II en Puerto Vallarta, sólo hay un caso confirmado (una pasante de medicina) y no se han registrado más contagios. Esta unidad ya se encuentra abierta y dando atención a la comunidad.

POBLACIÓN VULNERABLE
Cabe recordar que resultado del muestreo aleatorio que encabeza el Sistema Radar Jalisco en reclusorios y albergues, se han identificado ocho casos positivos de COVID-19 en personas internas en el Complejo Penitenciario de Puente Grande, a quienes se les da seguimiento diario. Continúan estables y en aislamiento del resto de la población de internos.

En tanto que en el albergue asistencial Las Palmas se tienen confirmados dos casos en internos. Se realizaron acciones de sanitización de acuerdo con al protocolo de seguridad y continúa la vigilancia epidemiológica, sin confirmarse nuevos casos hasta ahora.

QUÉDATE EN CASA
La SSJ agradece a la población que sigue las medidas de prevención y está sumada a la estrategia “Quédate en Casa”. Al limitar la movilidad de las personas, se logrará reducir la velocidad de contagios, de muertes y el impacto de la pandemia en nuestro Estado. A quienes realizan actividades esenciales que exigen salir de su hogar se les solicita usar cubrebocas.

Más información de COVID-19 y otros detalles sobre el panorama de esta enfermedad en Jalisco consultar el sitio coronavirus.jalisco.gob.mx.

Para dudas y reportes de casos sospechosos favor de comunicarse a los Call Center a su disposición. En caso necesario se dará cita para una prueba segura en algunos de los centros de toma de muestra.

Línea COVID Call Center del Gobierno de Jalisco: 33 3823 3220
Call Center de la Universidad de Guadalajara: 33 3540 3001

Las opiniones expresadas por los columnistas son responsabilidad exclusiva de sus autores y no reflejan necesariamente el punto de vista de Expedientes Afondo
Advertisement
Click para comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Gobierno

Tiempo Nuevo- Austeridad dinámica y Nueva normalidad

Avatar

Publicado

el

El Fondo Monetario Internacional (FMI), las consultoras y calificadoras globales y la evidencia de caídas en todas las bolsas del mundo representan estragos que son el prólogo de una situación indispensable de atender con cautela administrativa y política. Al mismo tiempo, es exigible la mayor atención a lo social y disposición creativa para detonar muy pronto la inversión.

Las históricas caídas del petróleo, el ajuste cambiario y el desempleo elevado a un millón, según la estimación presidencial, son fenómenos que pálidamente hablan de la incertidumbre de millones de familias.

Ni en los contados casos donde los índices de contagio fueron menores de entre los países de la OCDE, se puede eludir la crisis del confinamiento o sus resultados colaterales.

En la Ciudad de México se pueden mencionar los 150 mil empleos perdidos entre enero y abril, cifra que quizá se superará al consolidarse las estadísticas de mayo.

Las autoridades globales y locales comprenden, salvo los dardos de los memes en sentido opuesto, estas condiciones extraordinarias. El reconocimiento a Hugo López-Gatell respecto de su labor mediante la incorporación a un panel de expertos de la Organización Mundial de la Salud, o el anuncio del Gobierno capitalino, liderado por Claudia Sheinbaum, respecto a la reducción del gasto corriente a la mitad, sin contemplar despidos o dañar estabilidades laborales, es parte ilustrativa de un proceso de acción gubernamental y comprensión merecedor de atención.

Más aún cuando hay una guía de la política de austeridad que parece antipática solamente a quienes apuestan a la ampliación de la deuda pública como palanca de financiamiento inmediato.

La determinación de ajustar a la burocracia en CDMX expone la afinación de metas, el análisis de escenarios y las posibilidades en medio de la emergencia. Su objetivo principal es claro: que el Gobierno no vuelva a ser un lastre para la sociedad y retribuya, con la reducción de gasto innecesario, a favor de proyectos y resultados.

A la estrategia la integran 36 programas y obras concretas, cuyos ejes van desde la mejora en los servicios de salud, el impulso a la educación y el medio ambiente hasta el combate a la violencia de género, el trabajo de infraestructura y obra pública en ciertas zonas, y la expansión y perfeccionamiento de servicios de movilidad, transporte y seguridad, entre otros temas.

A la ciudadanía le toca replantearse, diversa como es, su manera de incorporación del lado de soluciones que pasan por la esencial cautela en una fase cuyo término no es claro en ninguna parte del mundo.

La pandemia renovó la agenda pública y mientras de un lado exhibe las carencias derivadas de la desigualdad o de insuficientes capacidades institucionales, del otro ha permitido el anuncio del aumento de la capacidad de atención de cuidado intensivo hasta la exigencia salud de calidad, educación y su asociación con los temas de innovación y vigencia de derechos.

La pandemia dinamizó la austeridad y colocó a ésta en el centro del diálogo político.

@guerrerochipres

Seguir leyendo...

Gobierno

Análisis- La protección civil, cero ante la pandemia

Avatar

Publicado

el

Horacio Villaseñor Manzanedo* 

Respeto y admiro a las mujeres y hombres valientes que integran los cuerpos del sistema de protección civil, pero el sistema estuvo, localmente, maldiseñado.
La ignorancia de 
gobernantes y directivos amigos de alguien, sin conocimientos en temas de gobiernohan llevado a la función pública de ocurrencia en ocurrencia y la protección civil no es la excepción¿Cuál fue la aportación de los sistemas de protección civil ante la pandemia? Ninguna, hasta fue considerada “no esencial”. Las funciones de prevención y la atención a situaciones de grave riesgo, al ser diseñadas, se confundieron con actividades propias de los cuerpos de bomberos. Las unidades de protección civil dirigen, hoy, sus acciones al rescate de las personas y de sus bienes, lo que hacen muchas otras dependencias, en lugar de promover la renovación de la infraestructura urbana caduca y el fortalecimiento institucional para lograr metrópolis sostenibles y seguras.
Para atender situaciones cotidianas como accidentes viales, amenazas de bomba, explosiones originadas por gas LP, incendios, derrames de sustancias químicas, hundimientos en el pavimento o derrumbes, o las típicas inundaciones en época de lluvias, se hacen gastos innecesarios al acudir simultáneamente todas las dependencias disponibles, estatales y municipales, que en muchos de los casos no son necesarias. Gastan en equipos de rescate, en lugar de invertir en obras que eviten o disminuyan los daños que puede ocasionar un desastre natural, urbanosocial o sanitario, sucesos de grandes magnitudes como la fuga en ductos de Pemex, fuertes sismos, plagas, epidemias o pandemias.

La acción pública de las actuales unidades de protección civil se limita solamente a los simulacros de evacuación y al rescate, nada, cuando se trata de asuntos más importantes.

Las unidades de protección civil tienen hoy casi las mismas funciones que siempre han desarrollado los bomberos.

Los simulacros de evacuación que se han implementado apenas en edificios (nunca en amplias zonas, áreas o regiones) sólo son útiles si las personas se encuentran en un edificio estructuralmente seguro, si el edificio se cae, la evacuación es imposible. 

Sólo “si sale, se salva”, reza la regla popular de las cuatro “eses”, pero si se reforzara o sustituyera la infraestructura que ha agotado su vida útil, el escenario sería distinto. 

Es necesario que la protección civil sea un proyecto de la sociedad civil, de mayor alcance, y que los gobiernos garanticen una urbanización planificada, activa y eficaz que dé seguridad en cualquier caso de emergencia grave, fijando como meta lograr el desarrollo de metrópolis que permitan vivir con tranquilidad.

Ninguna dependencia se dedica a la planeación prospectivani a la promoción y evaluación de las obras civiles necesarias para reducir la vulnerabilidad en las grandes ciudades.
Hay espacios faltantes que deben construirse y edificios existentes que deben reforzarse para asegurar permanezcan de pie ante un gran temblor, como hospitales, edificios que albergan los cuerpos de rescate, las escuelas o los departamentos donde vivimos con nuestrafamilias. 

La visión debe ser otra, los cuerpos de bomberos pueden mejorarse integrando el personal y el equipo para rescate que se observa actualmente en las unidades municipales de protección civil; y, redefiniendo sus funciones actuales, en el marco de una nueva institución, puede crearse un organismo de prevención de desastres de gran escala que logre la tranquilidad deseada con enfoque preventivo.

De lo contrario, los cuerpos de protección civil seguirán siendo bomberos y, ante una pandemia, corporativos en estado vegetativo.

Horacio Villaseñor Manzanedo* 

Maestro en Gobierno y Administración Publica Municipal y Estatal.
•Miembro de a Red Nacional de Investigadores en Gobiernos Locales Mexicanos, A.C. (IGLOM) .
•Miembro de la Red Gobernanza Metropolitana del CONACYT.
•Profesor en la Maestría en Gestión de Gobiernos Locales, en la UdG .
•Más de 33 años de experiencia en puestos directivos en el ejercicio de la función pública.

Seguir leyendo...

Carlos Ramírez

Indicador Político- Desafío 4T: PIB con distribución de la riqueza o más neoliberalismo

Avatar

Publicado

el


Carlos Ramírez*
El gran debate dentro del gobierno y entre los factores de la producción no es el coronavirus, sino el proyecto económico posneoliberal convocado sin definirlo. Ahí, en esa discusión, se está jugando su suerte el gobierno de la 4T.

El ensayo presidencial sobre una nueva política económica, el decreto sobre centralización del gasto en el ejecutivo, el decreto de re-estatización de la electricidad y la iniciativa de Morena para inspeccionar en la riqueza son algunos indicios de que el modelo de la 4T carecede un plan formal de reforma económica progresista, que anda picoteando recursos por aquí y por allá y que no está encarando un dilemasexenal: o una gran reforma económica o quedarse con un neoliberalismo vergonzante.

Las tres experiencias radicales de modificación del modelo de desarrollo y de la estructura de distribución de la riqueza –Cárdenas, Echeverría y López Portillo– fracasaron porque no encontraron la fórmula para financiar al Estado. Aumentar el gasto es demasiado fácil, pero el resultado es lo más complicado: déficit presupuestal si se mantiene el gasto creciente o burocratización económica porque el incentivo para producir es la utilidad y no el bien común.

Ahora el PIB es el villano favorito. Sin embargo, hay dos detalles: será imposibledesaparecerlo porque es una variable mundial y existen ya modelos alternativos de análisis económico. El PIB es un punto referencial. Y la felicidad o el bienestar tienen mecanismos existentes, entre ellos tres: la encuesta ingreso-gasto del INEGI que revela la distribución del ingreso nacional, las cifras sobre resultados de programas sociales del CONEVAL que exhiben porcentajes de bienestar y pobreza y las cifras oficiales de empleo formal, desempleo, informalidad e ingreso salarial. El cruce de estas variables daría una especie de índice global de felicidad/infelicidad.

Un dato que muestran las encuestas del INEGI y de CONEVAL exhiben una cifra que pudiera ser el índice de felicidad: el 20% de los mexicanos vive feliz sin carencias sociales y el 80% vive infeliz con una a cinco carencias sociales. Por tanto, el debate no debiera ser sobre las cifras y su medición, sino sobre las estrategias para combatir la desigualdad ya conocida de sobra.

El gobierno de la 4T ya ha gastado año y medio en tener al neoliberalismo en la hoguera, pero sigue sin definir la reorganización productiva y distribución de funciones económicas del Estado. La gran revolución de política económica no se localiza en el regreso del Estado según el modelo chileno de Salvador Allende o el esquema chavista de ingresos petroleros, sino en el tema fiscal con sus tres derivaciones: recursos para programas sociales, financiamiento del desarrollo y redistribución de la riqueza.

 Si la estrategia se basa sólo en gastosocial para atender desigualdades, entonces tendrá el límite de los ingresos. Y sin cambiar la estructura fiscal, entonces el dinero para la producción se destinará a subsidios que se le quitarán al fomento productivo. La contrarrevolución neoliberal de. Salinas de Gortari achicó al Estado y su gasto social para potenciar la producción privada que sólo concentró más la riqueza entre los ricos. La nueva revolución posneoliberal se medirá no por el tamaño del Estado o la concentración de actividades productivas, sino por la capacidadpara obtener ingresos para la pobreza y para el estímulo al desarrollo.

La pandemia trastocó el escenario sexenal: el desplome del PIB a -10%, la quiebra de millones de empresas, el desempleo y el pleito con los empresarios hizo encarecer la agenda de la reforma económica posneoliberal. Y el dilema quedó planteado: o revolucionar el modelo de desarrollo o mantener el modelo neoliberal. En economía no hay términos medios.

-0-

Guerrero. De los gobernadores que están mostrando dedicación a la estrategia antivirus destaca el de Guerrero, Héctor Astudillo, porque, sobre todo, no anda promocionando fotos de iniciativas inexistentes, como el oaxaqueño José Murat Hinojosa, y sólo para ir a presumir a Palacio Nacional. Astudillo ha recorrido colonias, comunidades y hospitales para supervisar respuestas oficiales y sensibilizar a la población, sobre todo porque se trata de zonas marcadas por la desigualdad y la pobreza.

Política para dummies:  La política es la propuesta de soluciones de fondo, no el discurso sin decisiones.

http://indicadorpolitico.mx

indicadorpoliticomx@gmail.com

@carlosramirezh

Seguir leyendo...
Advertisement


Tendencia