Connect with us
Avatar

Publicado

el

Los hombres del poder

En estos tiempos de cambios y transformaciones, de crisis sociales y económicas, el mundo está habido de líderes que tengan claridad de objetivos sobre cómo mejorar el mundo, cómo hacerlo más justo y menos desigual, más próspero y más libre, como bien lo precisó el ex presidente español Felipe González en su libro “En busca de respuestas”, el liderazgo en tiempo de crisis, que bien deberían darle una revisada nuestros personajes de hoy que se dicen empeñados en reescribir la historia.

“El liderazgo es un compromiso con una idea y una visión de lo que puede ser (…) Es hacer lo correcto por educar e inspirar a un electorado, teniendo empatía con el ánimo, las necesidades, los deseos y las aspiraciones de la humanidad”, pensamiento cuya autoría corresponde a Benazir Bhutto (1953-2007), malograda primera ministra pakistaní, destituida y asesinada cuando se presentó de nuevo a las elecciones en 2007.

Lo que llamamos liderazgo es una conexión especial entre el discurso político y un ethos mayoritario, esto es, una aspiración conjunta, que expresa la identidad y los deseos mayoritarios de un país, aunque esta conciencia colectiva no tiene porqué ser siempre de adhesión en positivo a un proyecto, también puede expresarse como un rechazo, una resistencia mayoritaria a un determinado estado de cosas.

LOS LIDERAZGOS DE HOY

¿Qué liderazgos tiene en está época el mundo? ¿Si preguntamos quienes son los líderes de hoy a quiénes habremos de señalar? Me vienen a la mente personajes como el Papa Francisco, la canciller alemana Angela Merckel, el presidente chino Xi Jinping, Vladimir Putin y no me atrevería a incluir en la lista al presidente de Estados Unidos Donald Trump, a quien más bien veo como el anti-líder, el ventajoso, mentiroso, enredoso, que siempre pretende sacar ventaja, muy lejos de vivir el ideal de construir un mundo mejor para la humanidad. Si algo le falta a Trump, es empatía.

NUESTROS LÍDERES

En el contexto más cercano que es el país, tenemos al impulsor de la Cuarta T, Andrés Manuel López Obrador y en el contexto local al gobernador Enrique Alfaro, quien enarbola la Refundación de Jalisco. ¿Tienen estos personajes los talentos para mejorar México y Jalisco? ¿Los proyectos que impulsan van en dirección de combatir los graves problemas de la desigualdad, de la inseguridad y violencia que nos envuelve y no nos permiten crecer? ¿Pueden ambos afrontar los desafíos del presente para sentar las bases de un futuro mejor?

Como bien lo apunta Felipe González, el sentimiento social mayoritario de nuestro tiempo es la desazón que se extiende por todos los países del Occidente desarrollado y a lo que Enrique Peña Nieto le llamó “humor social”, que es todo aquello que viene del sector público y es atacado, criticado y/o rechazado. En el caso del ex presidente del PRI ese humor social negativo se alimentó en hechos reales: corrupción, incapacidad para resolver los graves problemas de la desigualdad y la violencia que han impuesto el crimen organizado.

Difícilmente en este lapso tan corto, tanto López Obrador como Enrique Alfaro, que tienen la similitud de asemejar el perfil del caudillo, pueden ser marcados como nuestros líderes, porque primero tienen que ofrecer resultados positivos frente a los retos que enfrentan. Si bien han llegado a la máxima responsabilidad como Presidente y Gobernador, con un discurso reformista de cambio y transformación, finalmente son los resultados los que valen.

Y el reto para los gobernantes de hoy es saber cuál es el proyecto que conecta con la aspiración de los ciudadanos. Por ejemplo, Jalisco y su problemática del agua. Es un problema real que se ha pretendido resolver desde hace 30 años. La presa de El Zapotillo es la mejor alternativa técnica de traer agua proveniente del río Verde a la zona metropolitana, a la región de Los Altos y a la ciudad de León, Guanajuato, pero los gobernantes (principalmente los últimos dos de Jalisco) le han sacado la vuelta, porque no quieren confrontarse con los cientos de habitantes que van a resultar afectados con la decisión de la obra, así como con los grupos ambientalistas y defensores de su derecho a vivir en sus comunidades.

¿Aquí cómo debe actuar el líder, con todo y que en el pasado reciente se opuso a que la obra se realizara y además asumiera la defensa del derecho de los pueblos afectados por la presa y que de funcionar ésta, serán inundados irremediablemente? 

En estos cambios vertiginosos que vive el mundo producto de la revolución digital, es la angustia que genera la incertidumbre a lo que puede pasar mañana, unos por la preocupación que provoca el desempleo (los universitarios que terminan sus carreras y no encuentran ocupación para aplicar sus conocimientos), otros por la violencia que se vive en las calles, con tanto asalto, secuestro.

En estas circunstancias en que estamos inmersos, no tenemos cerca ese líder que nos de seguridad ni tranquilidad, ni a nivel mundial, ni a nivel nacional, ni a nivel local, cuando no reflejan un rumbo claro hacia dónde llevan el destino de la nave que se llama México y que se llama Jalisco, por ser la confusión la que prevalece.

Nuestro humor en ese sentido no es precisamente el mejor, porque no advertimos claridad de objetivos, hacia dónde vamos, si se está haciendo lo correcto con las políticas, programas y acciones de gobierno. Son ocho meses muy movidos, con mucho polvo que no nos permiten visualizar si vamos por el camino correcto o si nos hemos ido alejando del camino hacia la luz.

Las opiniones expresadas por los columnistas son responsabilidad exclusiva de sus autores y no reflejan necesariamente el punto de vista de Expedientes Afondo
Advertisement
Clic para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Gabriel Ibarra Bourjac

Los Hombres del Poder- Se reaviva choque AMLO-Alfaro

Avatar

Publicado

el


Gabriel Ibarra Bourjac*

Al general y estratega militar chino Sun Tzu se le adjudica la frase “haz la guerra para negociar una paz justa”, y viene en el manual El Arte de la Guerra. La política hay quienes la conciben como el arte de la negociación y construcción de acuerdos.

Sabido es el antagonismo que existe entre el Presidente de México, Andrés Manuel López Obrador y el Gobernador de Jalisco, Enrique Alfaro, que alcanzó su punto de ebullición durante la campaña electoral del 2018, donde las descalificaciones entre uno y otro se registraron con un lenguaje de odio.

Los dos políticos ganaron sus elecciones y tuvieron que dejar de lado sus diferencias y buscar tener entendimiento para gobernar, considerando la importancia que tiene Jalisco para el país, por un lado, y por el otro, la necesidad de trabajar con el Gobierno Federal por ser el que provee el 90 por ciento del presupuesto que maneja el Gobierno del Estado, producto de la recaudación de impuestos que hace la federación y otros aprovechamientos, como los derivados del petróleo.

LA RESISTENCIA

Ya llegamos a un tercio del tiempo que han cumplido al frente de sus gobiernos gobierno Alfaro y López Obrador y por lo visto el antagonismo difícilmente se superará. El último Gobernador que se enfrentó a un Presidente fue el tabasqueño Roberto Madrazo a quien el priista Ernesto Zedillo pretendió destituirlo, pero la jugada se la ganó el sureño a tal grado que lejos de ser aplastado se convertiría en presidente nacional del PRI y candidato presidencial en 2006, aunque perdió la elección frente a Felipe Calderón.

¿Qué puede pasar en este choque entre Alfaro y López Obrador? ¿Quién gana y quién pierde con esta confrontación? ¿Quién controlará a quién? ¿Quién cederá? Los grandes perdedores son Jalisco y son México. El poder lo tiene el Presidente, sin duda y es impredecible cómo procesará en el futuro este choque ¿Lo verá como parte de las diferencias de la democracia o esperará la oportunidad para asestar el golpe?

Sin duda tenemos a un Gobernador muy diferente a sus antecesores que preferían llevársela bien con el poder central. El único que tuvo el valor de enfrentarse al Presidente fue el exgobernador panista Francisco Ramírez Acuña, quien le respondió a Fox que el único que lo podía regañar era el pueblo de Jalisco.

RAÚL PADILLA Y ALFARO

El pasado 13 de noviembre el Presidente recriminó la alianza de Enrique Alfaro con Raúl Padilla, presidente de la FIL cuando dijo que en las últimas Ferias del Libro de Guadalajara la han dedicado a atacar a la 4T, cuando traen a Vargas Llosa, Aguilar Camín, Krauze, señalando que Alfaro está aliado con el hombre fuerte del Grupo Universidad.

A López Obrador le molestó que en el marco del Premio Princesa de Asturias que fue entregado a la FIL Guadalajara, como reconocimiento a la gran labor cultural, Padilla criticara al populismo como enemigo del libro, lo que le caló al político tabasqueño.

Al respecto el Gobernador Jalisco se quedó callado y no dio respuesta a ese mensaje del Presidente dirigido desde la mañanera y se dio pie para que se especulara que Alfaro había dejado solo a Raúl Padilla en este episodio.

No fue así. El Gobernador de Jalisco estaba esperando el momento que tuviera mayor impacto para emitir su respuesta y fue este sábado, precisamente en el marco de la inauguración de la FIL edición 2020. Y a juzgar por sus palabras, el político jalisciense fue muy directo y duro. “Cuando los liberales que pretenden reconstruir la nación con guías morales le dicen a la FIL conservadora, lo único que hay que hacer es sonreír ante lo ridículo”.

Esto hay quienes lo interpretan como un mensaje que raya en lo audaz y que es poco prudente. Pero así es como actúa el gobernador Alfaro, es muy directo, y seguramente esto tendrá respuesta hoy lunes. Habrá que ver qué dice el Presidente.

LA ALIANZA FEDERALISTA

En este mes de noviembre la demanda de la alianza de gobernadores que exigen revisión del Pacto Fiscal y que no aceptan se les disminuyan los recursos en el presupuesto del próximo año, ha llevado a que suban de tono sus declaraciones. Se ha advertido de que estos gobiernos estatales se podrían salir del Pacto Fiscal, sin embargo, hasta el momento nadie ha dado un paso adelante para hacerlo efectivo.

Por ejemplo en Jalisco, fuera del nombramiento que le otorgó Enrique Alfaro al periodista Enrique Toussaint para que le coordine una mesa que revise el Pacto Fiscal, no se ha dirigido al Congreso del Estado para que inicie los procedimientos jurídicos que permitan salirse del Pacto Fiscal, que de acuerdo a la ley es el camino más indicado, toda vez que armar una mesa de análisis y discusión, es un tema más mediático que hace ruido, pero cuyas resoluciones y acuerdos no tienen validez jurídica alguna.

Las declaraciones de la Alianza Federalista no surtieron efecto sobre el presupuesto que se discutió y aprobó en San Lázaro. Finalmente, son los resultados son los que cuentan.

Habrá que ver que sigue en este choque y el impacto político-electoral que esto tiene.

Empezaremos el segundo tercio del gobierno con el pleito vivo entre el Gobernador Alfaro y el Presidente López Obrador. Obviamente que esto viene a complicar el ejercicio del gobierno no sólo por la falta de entendimiento, sino por el antagonismo abierto entre dos poderes y de lo que se pueda derivar de esta lucha del poder.

Continuar Leyendo

Gabriel Ibarra Bourjac

Los Hombres del Poder- La decisión de Alfaro en el IPEJAL

Avatar

Publicado

el

Gabriel Ibarra Bourjac*

Un dilema como Gobernador de Jalisco enfrenta Enrique Alfaro, que es tener que tomar decisiones sobre el presente y futuro del Instituto de Pensiones del Estado, del que dependen 150 mil familias jaliscienses y que tiene un impacto en cerca de medio millón de personas, considerando los familiares de los pensionados, jubilados y trabajadores en activo.

El tema tiene que ver con el trabajo que viene realizando la actual directiva del instituto, encabezada por su Director General Iván Argüelles al que a juzgar por la situación que viven los 38 mil pensionados en materia de servicios médicos deficientes y desabasto de medicinas.

Todo parece indicar que existe un desorden administrativo que puede generar una crisis en Pensiones del Estado a corto plazo si no se toman las medidas que la situación exige, toda vez que su actual director general parece que no puede con la operación de este organismo.

AQUEL COMPROMISO DE ALFARO

En la edición de hoy de nuestro semanario se recuerda aquel compromiso que asumió el Gobernador Enrique Alfaro el 27 de julio del 2019 de que arreglaría Pensiones para que funcione bien. El Gobernador así lo dijo: “Por primera vez, vamos a lograr que lo que está sucediendo en Pensiones y lo que va a suceder, va a ser un asunto que vamos a platicar de frente con los trabajadores, no se van a tomar las decisiones nada más en un pequeño comité a espaldas de quienes aportan con su trabajo”.

Y fue ese día en el que el Gobernador Alfaro anunció la creación del Comité de Vigilancia, Transparencia y Rendición de Cuentas del IPEJAL, mismo que oficialmente se integraría el 21 de octubre de 2019, o sea ha transcurrido poco más de un año de su instalación y que tendría como función la transparencia y rendición de cuentas a los trabajadores, conforme así lo determinó el propio Alfaro.

Este Comité de Vigilancia está integrado por los representantes de cuatro federaciones, la asociación de pensionados y jubilados, al igual que una representación del Gobierno.

Se dijo que el Comité de Vigilancia, Transparencia y Rendición de Cuentas tendría acceso a toda la información, que ya no se ocultaría para que los trabajadores tengan las puertas abiertas y las cuentas abiertas de ese fondo de decenas de miles de millones de pesos que es de los trabajadores.

La dirigente de la Federación Democrática de los Trabajadores de Jalisco, Martha Elia Naranjo sería la primer presidenta del Comité de Vigilancia, Transparencia y Rendición de Cuentas al ser electa por un periodo de tres años. Ha pasado un año y la frustración se apodera de este Comité cuando aquel compromiso del Gobernador Alfaro de transparentar la información de IPEJAL no se ha hecho realidad, ya que los diversos representantes de Comisiones de este Comité lo que han encontrado son candados que les impiden tener acceso a esta información.

La información que fueron solicitando a las diversas direcciones y departamentos de IPEJAL se las han dado a cuenta gotas, incompleta y escueta, conforme lo denuncia Matha Elia Naranjo en entrevista que se publica en esta edición de Conciencia. “Cuando nosotros tomamos esta responsabilidad por sentido común lo que quisimos hacer es saber dónde estábamos parados, poder tener un diagnóstico un poco más claro y más certero”.

El asunto es que la gente de Ivan Argüelles no soltó prenda, como si se tratara información de seguridad nacional, en tanto los problemas de la dependencia en vez de resolverse tienden a agudizarse, como sucede con el tema del abastecimiento de medicamentos, que a más de 20 meses de estar al frente del instituto no lo han podido resolver y la culpa se la están dirigiendo al Comité de Adquisiciones, integrado por representantes de los organismos privados que se convierten en juez y parte, lo cual si se quiere combatir la corrupción de fondo habría que sacar a los empresarios de estos comités de compra, quienes tienen la oportunidad y condiciones para servirse.

LA PREOCUPACIÓN DEL GOBERNADOR

La presidenta del Comité de Vigilancia aunque se resiste a señalarlo expresamente, señala entre líneas que la mala administración que enfrenta Ipejal es por falta de voluntad de su Director General y tal vez también de capacidad ya que le falta preparación, además de carecer de sensibilidad.

El tema ha llegado al Gobernador Alfaro, quien seguramente está preocupado por lo que está pasando en el IPEJAL y ha dejado en manos del Secretario General de Gobierno, Enrique Ibarra, revisar el problema que se vive con Iván Argüelles y que no sorprenda que el Ejecutivo tenga que hacer movimientos para evitar que Pensiones del Estado se convierta en un problema financiero de mayor proporción, derivado del error de haber puesto al frente de Pensiones a un político en lugar de un financiero administrador.

Creo que el Gobernador Alfaro no valoró en su momento la importancia de IPEJAL, ni lo complejo que es administrar un organismo de esta magnitud que ofrece servicios a 150 mil personas con sus familias. Las decisiones que tome tendrán que ser rápidas antes de que la máquina se desviele y le reviente a él dicho problema, porque finalmente los perfiles él los palomea.

Continuar Leyendo

Gabriel Ibarra Bourjac

Los hombres del poder- ¿Jalisco en armas contra Amlo?

Avatar

Publicado

el

Momentos políticos muy complicados vive el gobernador Enrique Alfaro, producto de ese pleito que trae con el Presidente Andrés Manuel López Obrador, que ahora ya es abierto, sin disimulo y que es de pronósticos reservados, es un pleito desigual, el medir fuerzas entre el gobernador de un Estado y el Presidente de México.

El gobernador Alfaro tiene la obsesión de ser Presidente de México, como obsesión ha sido la famosa “Refundación de Jalisco”, que en diez y ocho meses de gobierno no ha mostrado cambio alguno en la forma de gobernar, ha sido aliado de la oligarquía dominante, principalmente de los desarrolladores y se ha confrontado con organizaciones ciudadanas que se han sentido lastimadas por sus decisiones equivocadas, que más que obedecer a una convicción democrática, nacen de los arrebatos de sentirse poderoso, del porque quiero y porque puedo lo impongo.

En el tema de la seguridad y de enfrentar con inteligencia a los grupos criminales, hemos visto los resultados desastrosos, basta recordar los miles de desaparecidos que se registraron durante el primer año de gobierno, dos mil seres humanos que ya no regresaron a sus casas. Un Estado incapaz de darle seguridad a sus ciudadanos.

Hoy el gobernador Alfaro está inmerso en la crisis mayor de su gobierno y derivada de la falta de tacto e inteligencia para operar su proyecto político con miras al 2024 al rodearse de un grupo de ambiciosos que lo han llevado demasiado temprano a una confrontación con el Presidente de la República a quien lo han desestimado. No están midiendo su fuerza.

Apenas han transcurrido 18 meses de su gobierno, ni una tercera parte y Alfaro ya abrió fuego contra el Presidente López Obrador, cuando lo acusó de estar detrás de la manifestación violenta del 4 de junio en el Centro Histórico de Guadalajara que generó daños y destrozos a diversos inmuebles, incluyendo el Palacio de Gobierno.

Esa acusación directa sin prueba alguna generó el malestar del tabasqueño, acusando a Alfaro de irresponsable, ya que sin sustento alguno hizo una aseveración muy delicada y que como consecuencia, generó la irritación de Andrés Manuel López Obrador y que seguramente tendrá un costo para el gobierno de Alfaro y para el Estado.

LIDERAR A OPOSICIÓN ANTI-AMLO

¿Qué puede pasar con esta confrontación? ¿Le dará simpatía nacional a Alfaro para convertirse en el líder de oposición que hasta el momento no ha surgido en el país ante ese poder que ha concentrado López Obrador que tiene el control de la Cámara de Diputados? ¿Se lanzará abiertamente el político jalisciense para enfrentar sin ningún freno al Presidente, atendiendo el malestar de un buen número de mexicanos que están inconformes con su gobierno y que quieren su destitución, como lo demandaron en la manifestación de los carros del pasado sábado aquí en Guadalajara en la que portaban leyendas a favor de Alfaro y en contra del político tabasqueño?

¿Hay riesgo de que el gobernador Alfaro no concluya su gobierno? ¿Lo pueden destituir en estos tiempos, como lo llegaron a hacer otros presidentes con gobernadores incómodos con o sin razón?

Carlos Salinas se echó a diez y ocho gobernadores, nada más. Si Alfaro le da motivos a López Obrador, ¿lo destituiría? ¿Qué reacción habría en Jalisco? ¿Se levantaría en armas? ¿Se separaría del Pacto Federal como algunas voces lo han pedido, naciendo la República Independiente de Jalisco?

AQUEL ANÁLISIS DE JAVIER MEDINA

El pasado año, precisamente en estas páginas de Conciencia el periodista Javier Medina Loera al ver los desplantes y mensajes de Alfaro hacia el Gobierno Federal, advirtió que éste era un juego muy peligroso y se fue precisamente a lo que nos dice la historia sobre el destino que han tenido la confrontación de gobernadores con el Presidente.

Le doy voz a Javier:

A juzgar por antecedentes históricos, las fricciones que han tenido desde las últimas campañas electorales los nuevos gobernantes de México y de Jalisco, Andrés Manuel López Obrador y Enrique Alfaro Ramírez, respectivamente, no auguran nada bueno para esta Entidad.
Recordemos que desde su creación, hace ya casi 200 años, Jalisco ha destacado en el panorama nacional no sólo por sus valiosos recursos humanos, económicos, naturales y culturales, sino también porque ha contado con políticos capaces de llevar buenas relaciones con el poder central.

BUENOS ENTENDIMIENTOS

La inmensa mayoría de los gobernantes jaliscienses desarrollaron en sus respectivas administraciones positivos entendimientos con jefes de la Nación de diferentes bandos (federalistas, centralistas, liberales, revolucionarios y conservadores), con lo que Jalisco obtuvo paso a paso importantes ventajas.
Claro está que entre los muchos gobernantes que colaboraron con el poder central hubo algunos que por diversas razones rompieron su amistad con los presidentes de la República en turno, lo cual resultó finalmente contraproducente para Jalisco tanto en lo político como en lo económico y social.

EL CASO DE IGNACIO VALLARTA

Entre los gobernadores “rebeldes” destaca en el siglo 19 el licenciado Ignacio Luis Vallarta, quien por sus aspiraciones presidenciales, que no eran bien vistas por el entonces presidente Sebastián Lerdo de Tejada, se enemistó con él, y Jalisco no tardó en sufrir las consecuencias.
Entre las obras de beneficio social que fueron suspendidas como resultado de aquel pleito figura la carretera Guadalajara-Colotlán, en la cual el gobernador Vallarta tenía especial interés porque pasaría por El Teúl, tierra de sus ancestros.

Vallarta había logrado incluso que el Congreso de la Unión aprobara un presupuesto de 40,000 pesos para iniciar dicha obra, pero a raíz del conflicto con el presidente, jamás llegaron esos recursos. Tan importante vía tuvo que esperar más de 100 años para ser terminada en tiempos del gobernador Enrique Álvarez del Castillo, gran amigo, por cierto, de otro presidente, Miguel de la Madrid Hurtado.

EL CASO DE ZUNO

Otro caso de “rebeldía” fue, ya entrado el siglo 20, el del gobernador José Guadalupe Zuno, quien habiendo llevado estrecha amistad con el presidente Álvaro Obregón, éste fue asesinado, sucediéndole en el cargo el general Plutarco Elías Calles, quien decidió quitarse de enfrente a Zuno.
Éste supo que Calles intentaba controlar el Congreso de Jalisco para desaparecer los poderes locales, pero adelantándose a tal proyecto pidió licencia y valiéndose del control político que tenía en el propio Congreso, nombró al sustituto que deseaba, “para salvar –dijo-el honor del Estado”.

Habrá que ver como termina este match. El Gobernador Alfaro sabemos que es muy valiente y echado para adelante, pero debe tener espacio para la fría reflexión y entender que la prudencia es también de gente inteligente y utilizarla puede evitarle costos y daños de los que después se podría arrepentir.

Continuar Leyendo
Advertisement
Advertisement





Tendencia