Connect with us
Avatar

Publicado

el

Los hombres del poder

En estos tiempos de cambios y transformaciones, de crisis sociales y económicas, el mundo está habido de líderes que tengan claridad de objetivos sobre cómo mejorar el mundo, cómo hacerlo más justo y menos desigual, más próspero y más libre, como bien lo precisó el ex presidente español Felipe González en su libro “En busca de respuestas”, el liderazgo en tiempo de crisis, que bien deberían darle una revisada nuestros personajes de hoy que se dicen empeñados en reescribir la historia.

“El liderazgo es un compromiso con una idea y una visión de lo que puede ser (…) Es hacer lo correcto por educar e inspirar a un electorado, teniendo empatía con el ánimo, las necesidades, los deseos y las aspiraciones de la humanidad”, pensamiento cuya autoría corresponde a Benazir Bhutto (1953-2007), malograda primera ministra pakistaní, destituida y asesinada cuando se presentó de nuevo a las elecciones en 2007.

Lo que llamamos liderazgo es una conexión especial entre el discurso político y un ethos mayoritario, esto es, una aspiración conjunta, que expresa la identidad y los deseos mayoritarios de un país, aunque esta conciencia colectiva no tiene porqué ser siempre de adhesión en positivo a un proyecto, también puede expresarse como un rechazo, una resistencia mayoritaria a un determinado estado de cosas.

LOS LIDERAZGOS DE HOY

¿Qué liderazgos tiene en está época el mundo? ¿Si preguntamos quienes son los líderes de hoy a quiénes habremos de señalar? Me vienen a la mente personajes como el Papa Francisco, la canciller alemana Angela Merckel, el presidente chino Xi Jinping, Vladimir Putin y no me atrevería a incluir en la lista al presidente de Estados Unidos Donald Trump, a quien más bien veo como el anti-líder, el ventajoso, mentiroso, enredoso, que siempre pretende sacar ventaja, muy lejos de vivir el ideal de construir un mundo mejor para la humanidad. Si algo le falta a Trump, es empatía.

NUESTROS LÍDERES

En el contexto más cercano que es el país, tenemos al impulsor de la Cuarta T, Andrés Manuel López Obrador y en el contexto local al gobernador Enrique Alfaro, quien enarbola la Refundación de Jalisco. ¿Tienen estos personajes los talentos para mejorar México y Jalisco? ¿Los proyectos que impulsan van en dirección de combatir los graves problemas de la desigualdad, de la inseguridad y violencia que nos envuelve y no nos permiten crecer? ¿Pueden ambos afrontar los desafíos del presente para sentar las bases de un futuro mejor?

Como bien lo apunta Felipe González, el sentimiento social mayoritario de nuestro tiempo es la desazón que se extiende por todos los países del Occidente desarrollado y a lo que Enrique Peña Nieto le llamó “humor social”, que es todo aquello que viene del sector público y es atacado, criticado y/o rechazado. En el caso del ex presidente del PRI ese humor social negativo se alimentó en hechos reales: corrupción, incapacidad para resolver los graves problemas de la desigualdad y la violencia que han impuesto el crimen organizado.

Difícilmente en este lapso tan corto, tanto López Obrador como Enrique Alfaro, que tienen la similitud de asemejar el perfil del caudillo, pueden ser marcados como nuestros líderes, porque primero tienen que ofrecer resultados positivos frente a los retos que enfrentan. Si bien han llegado a la máxima responsabilidad como Presidente y Gobernador, con un discurso reformista de cambio y transformación, finalmente son los resultados los que valen.

Y el reto para los gobernantes de hoy es saber cuál es el proyecto que conecta con la aspiración de los ciudadanos. Por ejemplo, Jalisco y su problemática del agua. Es un problema real que se ha pretendido resolver desde hace 30 años. La presa de El Zapotillo es la mejor alternativa técnica de traer agua proveniente del río Verde a la zona metropolitana, a la región de Los Altos y a la ciudad de León, Guanajuato, pero los gobernantes (principalmente los últimos dos de Jalisco) le han sacado la vuelta, porque no quieren confrontarse con los cientos de habitantes que van a resultar afectados con la decisión de la obra, así como con los grupos ambientalistas y defensores de su derecho a vivir en sus comunidades.

¿Aquí cómo debe actuar el líder, con todo y que en el pasado reciente se opuso a que la obra se realizara y además asumiera la defensa del derecho de los pueblos afectados por la presa y que de funcionar ésta, serán inundados irremediablemente? 

En estos cambios vertiginosos que vive el mundo producto de la revolución digital, es la angustia que genera la incertidumbre a lo que puede pasar mañana, unos por la preocupación que provoca el desempleo (los universitarios que terminan sus carreras y no encuentran ocupación para aplicar sus conocimientos), otros por la violencia que se vive en las calles, con tanto asalto, secuestro.

En estas circunstancias en que estamos inmersos, no tenemos cerca ese líder que nos de seguridad ni tranquilidad, ni a nivel mundial, ni a nivel nacional, ni a nivel local, cuando no reflejan un rumbo claro hacia dónde llevan el destino de la nave que se llama México y que se llama Jalisco, por ser la confusión la que prevalece.

Nuestro humor en ese sentido no es precisamente el mejor, porque no advertimos claridad de objetivos, hacia dónde vamos, si se está haciendo lo correcto con las políticas, programas y acciones de gobierno. Son ocho meses muy movidos, con mucho polvo que no nos permiten visualizar si vamos por el camino correcto o si nos hemos ido alejando del camino hacia la luz.

Las opiniones expresadas por los columnistas son responsabilidad exclusiva de sus autores y no reflejan necesariamente el punto de vista de Expedientes Afondo
Advertisement
Clic para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Gabriel Ibarra Bourjac

Los hombres del poder- ¿Jalisco en armas contra Amlo?

Avatar

Publicado

el

Momentos políticos muy complicados vive el gobernador Enrique Alfaro, producto de ese pleito que trae con el Presidente Andrés Manuel López Obrador, que ahora ya es abierto, sin disimulo y que es de pronósticos reservados, es un pleito desigual, el medir fuerzas entre el gobernador de un Estado y el Presidente de México.

El gobernador Alfaro tiene la obsesión de ser Presidente de México, como obsesión ha sido la famosa “Refundación de Jalisco”, que en diez y ocho meses de gobierno no ha mostrado cambio alguno en la forma de gobernar, ha sido aliado de la oligarquía dominante, principalmente de los desarrolladores y se ha confrontado con organizaciones ciudadanas que se han sentido lastimadas por sus decisiones equivocadas, que más que obedecer a una convicción democrática, nacen de los arrebatos de sentirse poderoso, del porque quiero y porque puedo lo impongo.

En el tema de la seguridad y de enfrentar con inteligencia a los grupos criminales, hemos visto los resultados desastrosos, basta recordar los miles de desaparecidos que se registraron durante el primer año de gobierno, dos mil seres humanos que ya no regresaron a sus casas. Un Estado incapaz de darle seguridad a sus ciudadanos.

Hoy el gobernador Alfaro está inmerso en la crisis mayor de su gobierno y derivada de la falta de tacto e inteligencia para operar su proyecto político con miras al 2024 al rodearse de un grupo de ambiciosos que lo han llevado demasiado temprano a una confrontación con el Presidente de la República a quien lo han desestimado. No están midiendo su fuerza.

Apenas han transcurrido 18 meses de su gobierno, ni una tercera parte y Alfaro ya abrió fuego contra el Presidente López Obrador, cuando lo acusó de estar detrás de la manifestación violenta del 4 de junio en el Centro Histórico de Guadalajara que generó daños y destrozos a diversos inmuebles, incluyendo el Palacio de Gobierno.

Esa acusación directa sin prueba alguna generó el malestar del tabasqueño, acusando a Alfaro de irresponsable, ya que sin sustento alguno hizo una aseveración muy delicada y que como consecuencia, generó la irritación de Andrés Manuel López Obrador y que seguramente tendrá un costo para el gobierno de Alfaro y para el Estado.

LIDERAR A OPOSICIÓN ANTI-AMLO

¿Qué puede pasar con esta confrontación? ¿Le dará simpatía nacional a Alfaro para convertirse en el líder de oposición que hasta el momento no ha surgido en el país ante ese poder que ha concentrado López Obrador que tiene el control de la Cámara de Diputados? ¿Se lanzará abiertamente el político jalisciense para enfrentar sin ningún freno al Presidente, atendiendo el malestar de un buen número de mexicanos que están inconformes con su gobierno y que quieren su destitución, como lo demandaron en la manifestación de los carros del pasado sábado aquí en Guadalajara en la que portaban leyendas a favor de Alfaro y en contra del político tabasqueño?

¿Hay riesgo de que el gobernador Alfaro no concluya su gobierno? ¿Lo pueden destituir en estos tiempos, como lo llegaron a hacer otros presidentes con gobernadores incómodos con o sin razón?

Carlos Salinas se echó a diez y ocho gobernadores, nada más. Si Alfaro le da motivos a López Obrador, ¿lo destituiría? ¿Qué reacción habría en Jalisco? ¿Se levantaría en armas? ¿Se separaría del Pacto Federal como algunas voces lo han pedido, naciendo la República Independiente de Jalisco?

AQUEL ANÁLISIS DE JAVIER MEDINA

El pasado año, precisamente en estas páginas de Conciencia el periodista Javier Medina Loera al ver los desplantes y mensajes de Alfaro hacia el Gobierno Federal, advirtió que éste era un juego muy peligroso y se fue precisamente a lo que nos dice la historia sobre el destino que han tenido la confrontación de gobernadores con el Presidente.

Le doy voz a Javier:

A juzgar por antecedentes históricos, las fricciones que han tenido desde las últimas campañas electorales los nuevos gobernantes de México y de Jalisco, Andrés Manuel López Obrador y Enrique Alfaro Ramírez, respectivamente, no auguran nada bueno para esta Entidad.
Recordemos que desde su creación, hace ya casi 200 años, Jalisco ha destacado en el panorama nacional no sólo por sus valiosos recursos humanos, económicos, naturales y culturales, sino también porque ha contado con políticos capaces de llevar buenas relaciones con el poder central.

BUENOS ENTENDIMIENTOS

La inmensa mayoría de los gobernantes jaliscienses desarrollaron en sus respectivas administraciones positivos entendimientos con jefes de la Nación de diferentes bandos (federalistas, centralistas, liberales, revolucionarios y conservadores), con lo que Jalisco obtuvo paso a paso importantes ventajas.
Claro está que entre los muchos gobernantes que colaboraron con el poder central hubo algunos que por diversas razones rompieron su amistad con los presidentes de la República en turno, lo cual resultó finalmente contraproducente para Jalisco tanto en lo político como en lo económico y social.

EL CASO DE IGNACIO VALLARTA

Entre los gobernadores “rebeldes” destaca en el siglo 19 el licenciado Ignacio Luis Vallarta, quien por sus aspiraciones presidenciales, que no eran bien vistas por el entonces presidente Sebastián Lerdo de Tejada, se enemistó con él, y Jalisco no tardó en sufrir las consecuencias.
Entre las obras de beneficio social que fueron suspendidas como resultado de aquel pleito figura la carretera Guadalajara-Colotlán, en la cual el gobernador Vallarta tenía especial interés porque pasaría por El Teúl, tierra de sus ancestros.

Vallarta había logrado incluso que el Congreso de la Unión aprobara un presupuesto de 40,000 pesos para iniciar dicha obra, pero a raíz del conflicto con el presidente, jamás llegaron esos recursos. Tan importante vía tuvo que esperar más de 100 años para ser terminada en tiempos del gobernador Enrique Álvarez del Castillo, gran amigo, por cierto, de otro presidente, Miguel de la Madrid Hurtado.

EL CASO DE ZUNO

Otro caso de “rebeldía” fue, ya entrado el siglo 20, el del gobernador José Guadalupe Zuno, quien habiendo llevado estrecha amistad con el presidente Álvaro Obregón, éste fue asesinado, sucediéndole en el cargo el general Plutarco Elías Calles, quien decidió quitarse de enfrente a Zuno.
Éste supo que Calles intentaba controlar el Congreso de Jalisco para desaparecer los poderes locales, pero adelantándose a tal proyecto pidió licencia y valiéndose del control político que tenía en el propio Congreso, nombró al sustituto que deseaba, “para salvar –dijo-el honor del Estado”.

Habrá que ver como termina este match. El Gobernador Alfaro sabemos que es muy valiente y echado para adelante, pero debe tener espacio para la fría reflexión y entender que la prudencia es también de gente inteligente y utilizarla puede evitarle costos y daños de los que después se podría arrepentir.

Continuar Leyendo

Destacada

Los Hombres del Poder- El callejón sin salida

Avatar

Publicado

el

Por Gabriel Ibarra Bourjac*

El sueño obsesivo de Enrique Alfaro es ser Presidente de México a cualquier costo. Hay quienes consideran que esto es una locura, sin embargo, su proyecto avanza sin que los obstáculos en el camino lo hagan desistir. Y si para jugar la aventura se requiere un salto al precipicio, Alfaro parece estar dispuesto a ir hasta el fin del mundo.

¿O cómo explicar ese señalamiento que le hizo en forma directa al Presidente de México, acusándolo de estar detrás de las manifestación violenta que el pasado jueves se registró en el Centro Histórico de Guadalajara, con incendios de vehículos, invasión y destrozos del edificio de Palacio de Gobierno, amen de la confrontación entre participantes y los cuerpos de seguridad que fueron completamente rebasados al ser tomados fuera de base?

Alfaro se atrevió a hacer una acusación muy delicada sin tener elementos que lo sustentaran, como producto de un arrebato más que lo distingue. Esta forma de hacer el reclamo, hay que decirlo, le sacó raja política, ya que fue bien visto fuera de Guadalajara, principalmente por aquellos que no comulgan con el gobierno de la 4T o que se decepcionaron de López Obrador.

Alfaro con esa audacia que lo distingue, aunque hay quienes le dan otra lectura -lo ven como un acto suicida- políticamente hablando, logró que lo consideren como el político que tiene los tamaños para confrontar a López Obrador. Luego saldría el historiador Enrique Krauze alimentándole el ego al político jalisciense al señalarlo que es el nuevo Mariano Otero, recordando las luchas en pro del federalismo que éste librara, aunque luego aparecería una factura por un millón de pesos que pagó el Gobierno del Estado a la revista Letras Libres del cual es presidente Krauze. O sea una gacetilla por un millón de pesos.

ALFARO DEBE GOBERNAR

El caso del asesinato del joven albañil Giovanni López que sucedió en Ixtlahuacán de los Membrillos el 4 de mayo pasado y que como tantos homicidios que se registran en Jalisco y en México, se pretendía manipular para evitar castigo a los causantes de la muerte de Giovanni, pero gracias a un video que se subió a las redes y que se hizo viral, se conoció la realidad, exhibiendo la complicidad que se había fraguado entre la Fiscalía del Estado con los autores para tapar el crimen.

Y todo empezó por un cubrebocas que tanto Giovanni como su hermano Christian no traían cuando estaban platicando fuera de su casa, como suele suceder en los pueblos, por lo que la policía al pasar y verlos les llamó la atención. Se generó la discusión y fue detenido el hoy fallecido. Dicen que en los pequeños detalles se aparece el diablo. Y es que cuando desde las alturas dictas una disposición, como lo hizo el Ejecutivo de hacer obligatorio la portación del cubrebocas como medida de prevención ante el peligro de contagio del coronavirus, facultando a los presidentes municipales la aplicación de la medida, y éstos a la vez le dan la orden a los policías, pues los gendarmes simplemente lo acatan, sin tener la debida preparación para hacer dicha tarea.

No es la primera vez que se ha reprimido a ciudadanos por no portarlos. Un caso muy sonado se dio en el municipio de Tala, donde se detuvo a un ciudadano por no portar el cubrebocas al salir de su casa en busca de comida. Esta forma de utilizar a la policía sin criterio provocó que el laureado cineasta jalisciense Guillermo del Toro, subiera un video condenando el hecho y exigiéndole al gobernador que pusiera un freno a estas agresiones que corresponden más a un estado totalitario que a uno democrático y de libertades.

LAS CONSECUENCIAS

Parece que los gobernantes de hoy no entienden que la sociedad cambió y como les da su voto, también los bota, cuando no les funciona. Algunos políticos de hoy se creen hechos a mano y sienten que el poder es eterno. Se suben al ladrillo y les gana la soberbia ante una alta carencia de humildad y autocrítica. Se sienten como elegidos de Dios, iluminados, y hasta lo presumen que tienen una misión divina.

Este nuevo choque entre el Gobernador y el Presidente tendrá sus costos. Seguramente Jalisco pagará las consecuencias. Es el costo que se tiene que pagar cuando el gobernador utiliza la plataforma y los recursos del gobierno estatal para trascender a nivel nacional.

El juego del gobernador ha escalado otros niveles y es muy temprano aun para estar buscando la Presidencia de México, que bien puede ser un deseo legítimo, pero todo debe ser en su momento, se ve que el gobernador Alfaro tiene prisa, esperemos que su futuro no se vea truncado por su imprudencia.

LOS CALLEJONES SIN SALIDA

El presidente de la Junta de Coordinación Política del Senado de la República, Ricardo Monreal, le envió a Alfaro un mensaje sereno pero muy claro cuando le dice: “el servidor público que ocupa posiciones de alto nivel tiene que actuar con tres características: con serenidad, con responsabilidad y con prudencia. Por esa razón le recomendaría que no se profundicen las diferencias, que no se genere mayor confrontación, que no se alimente mayor polarización, por esto puede conducir y provocar mayor encono y división ciudadana”.

Y esto que le expresa y recomienda Monreal a Alfaro, el jalisciense debe de hacer la reflexión: “De manera franca, sincera le reitero mi sugerencia respetuosa, buscar caminos de entendimiento, racional, inteligentes, de colaboración, de apoyo recíproco, alejados de callejones sin salidas, no hacer caso a las voces que le aconsejan este camino sin retorno. Debe hacerlo por Jalisco, no lo merecen las jaliscienses y los jaliscienses”.

Continuar Leyendo

Gabriel Ibarra Bourjac

Los Hombres del Poder- Viene lo peor de la epidemia COVID

Avatar

Publicado

el

Gabriel Ibarra Bourjac* 

Pues resulta que el país está en semáforo rojo, a excepción de Zacatecas el resto de las 31 entidades federativas del país están en situación crítica de alerta, incluyendo Jalisco. Finalmente el propósito de regresar a la llamada “nueva normalidad” este próximo lunes como lo había anunciado el gobernador Enrique Alfaro no será posible, el confinamiento se prolonga por quince días más, y seguramente vendrán otros quince días cuando se venza el plazo.

La verdad, lo vuelvo a repetir, nadie sabe a ciencia cierta la evolución del comportamiento del contagio del coronavirus, porque depende de una serie de variables que tienen mucho que ver con la movilidad de la gente y las acciones que instrumenten las autoridades . Recordemos que el gobernador Alfaro hace más de 70 días le pidió a los jaliscienses cinco días de sacrificio para evitar estar encerrados meses y evitar la expansión del virus.

Jalisco se adelantó, tomó una serie de medidas de prevención y logró, a diferencia de otras entidades, que la llamada curva no se acelerara y de esta forma no se saturaran los hospitales, se equipara con más camas y ventiladores para poder atender a los casos graves uy críticos afectados por coronavirus. Por fortuna, el virus hasta el último de abril había estado acotado, bajo control.

CAMBIA EL PANORAMA DE JALISCO

Sin embargo, eso no implica que Jalisco esté blindado para frenar la epidemia. Hoy el panorama no es halagüeño y ya no caben las declaraciones radiantes de optimismo, ni las comparaciones de que somos muy fregones, como le gusta hacerlo a nuestro gobernador. Hasta el sábado 30 de mayo el número de personas contagiadas llegaba ya a 2,542 casos (considerando los del Sistema de Salud Federal (1,660), con los del laboratorio de la UdeG y los privados. La noche de este sábado se añadieron 222 nuevos casos y anoche 100 más sólo del sistema federal.

En ese escenario se pretendía hacer la reapertura de actividades para gradualmente regresar a la “nueva normalidad”. No se hizo porque, primero, el Gobierno Federal bajo la dirección del controvertido subsecretario de Salud, Hugo López Gatell determinó que 31 entidades del país estaba con semáforo nacional en color rojo. Vendría el video del gobernador Alfaro en el que de nuevo volvió a hacer su berrinche y despotricar contra López Gatell y declarar que Jalisco tendría su propio semáforo.

Sin embargo, la mesa de Salud de Jalisco, donde está el doctor Fernando Petersen, secretario de Salud junto con los médicos y científicos de la Universidad de Guadalajara al igual que el gobierno federal, estuvieron de acuerdo que no había condiciones para reiniciar actividades y de nuevo, para atrás los fielders. Y es que si vemos las estadísticas, los últimos quince días las cifras se fueron hasta la luna, tanto de contagiados como de personas fallecidas por COVID. 

Dicen los que saben que esto fue resultado del relajamiento que la gente empezó a tener con el puente del 5 de mayo y el festejo del Día de la Madre. Y así el 30 de abril de tener registrados 28 fallecimientos, la cifra se quintuplicó en 30 días al multiplicarse de 28 a 139 muertes el 30 de mayo, esto es 4.9 veces más y de 387 contagiados confirmados a los 2542, o sea, 6.5 veces más.

En ese contexto, efectivamente, era terrible romper el aislamiento, porque entonces, se estaba invitando a que el escenario catastrófico se hiciera presente, pasando Jalisco de la gloria al infierno, con número que ya no se podrían presumir.

LOS ESCENARIOS

Los escenarios que han hecho los expertos del grupo de expertos de la Universidad de Guadalajara son espeluznantes y para no creer, escenarios dantescos que se pueden generar en Jalisco, si no se logra el aislamiento arriba de cuando menos el 60%, como se había tenido hasta a finales de abril.

Si el porcentaje de aislamiento disminuye un -20% para el 20 de julio -como ha sido en estas últimas semanas- se tendrían 253 mil 594 personas contagiadas con 15, 211 fallecimientos. Si el aislamiento disminuye -10% un segundo escenario sería que el pico máximo de la curva se tendría el 7 de agosto con 163 mil 828 casos con 9,830 defunciones; y tendríamos un tercer escenario con la curva aplanada el 6 de septiembre estaríamos saliendo con 94 mil 502 casos y 5,670 defunciones.

Los tres escenarios son muy tétricos y los daños serían muy altos en pérdida de vidas, entre 5,670, 9,830 y 15 mil 211. 

A Dios rogando con el mazo dando para que estos escenarios no se configuren, vamos a ver cómo funcionan las estrategias con el semáforo rojo, de cómo se extreman las medidas de prevención y como responden los ciudadanos ante esta alerta roja que se ha marcado en la que no caben protagonismos y se debe hablar con la verdad, a lo que no son muy proclives nuestros políticos tan enredosos y que luego se quejan que los malinterpretamos, cuando se sienten ellos los inteligentes.

En fin, hagamos caso y ¡quedémonos en casa! Protejamos a nuestros seres queridos más vulnerables, porque aún estamos por vivir lo peor de la epidemia, tanto en Jalisco como en México.

Continuar Leyendo
Advertisement


Tendencia