Connect with us

Publicado

el


Por Carlos Ramírez*
De las revisiones históricas más demoledoras sobre las entrañas del sistema de toma de decisiones militaristas de la Casa Blanca, sin duda que la película Path of war, del director John Frankenheimer, es la más reveladora: ni los presidentes, ni los mandos militares, ni la comunidad de losservicios de inteligencia y seguridad nacional de EE. UU. saben gran cosa. El uso político y militar de la guerra, como se vio en Vietnam y después en Irak, se basa en la lluvia de bombas.

Este dato debe ilustrar la aprobación del Senado de EE. UU. para que el general recién retirado Lloyd Austin sea el secretario de Defensa de la Casa Blanca de Biden. Con una baraja amplia más diversa, inclusive con una mujer como posibilidad, Biden optó por un militar. Los primeros mensajes del nuevo jefe militar del gobierno estadunidense fueron dos: reconstruir la OTAN y colocar a los militares estadunidenses en la primera línea de combate en seguridad bilateral.

Uno de los primeros actos del nuevo secretario ya confirmado por el Senado fue hablar con los secretarios mexicanos de Defensa Nacional y Marina-Armada. El dato no es menor: Las fuerzas armadas mexicanas habían enfriado las relaciones con las estadunidenses por el arresto agresivo y sin evidencias judiciales del exsecretario de la Defensa Nacional del gobierno de Peña Nieto. Y aunque un mes después el Departamento de Justicia retiró la acusación, de todos modos la agresión nada diplomática suspendió las relaciones al final del gobierno de Trump.

Si se confirma el interés prioritario del general Austin sobre los temas de seguridad fronteriza por razones de crimen organizado –no por causas de guerra militar–, entonces el gobierno de Biden no sólo habría militarizado el Pentágono en su mando superior, sino que habría enviado la señal de que la agenda de seguridad por crimen organizadopasaría de la DEA al Departamento de Defensa, un acto de militarización del narcotráfico.

El movimiento estratégico de la agenda EE. UU.-México en seguridad al Pentágono podría ser un efecto del incidente Cienfuegos. México autorizó la participación de militares a combate al crimen organizado en el enfoque constitucional de seguridad interior. Ahora parece que Washington coincide al permitir que el Pentágono refuerce –más bien: reconstruya– las relaciones de seguridad con México en el tema de relaciones entre los ejércitos.

La decisión del presidente Biden de designar a un general recién retirado y experto en lucha contra el terrorismo islámico como jefe político y estratégico de la política de Defensa forma parte de las características de EE. UU. como un Estado de seguridad nacional. Es decir, que el modelo económico capitalista estadunidense está sostenido por el dominio hegemónico militar del Pentágono y la Casa Blanca.

La política capitalista-militar de la Casa Blanca viene de tres decisiones estrategias: la conferencia económica en el balneario de Bretton Woods, en New Hampshire en julio de 1944, las bombas sobre Hiroshima y Nagasaki en agosto de 1945 para definir el poder nuclear de Washington y la guerra de Corea en 1950 para marcar la lucha militar-ideológica entre el capitalismo y el comunismo. El modelo estadunidense de Estado de seguridad nacional –concepto de Gore Vidal de 1988– se fijó en 1947 con el acta de seguridad nacional que le dio al gobierno estadunidense todos los poderes para defender e imponer su modelo económico en el mundo.

La designación de un militar antiterrorista islámico como jefe político del Pentágono y el apoyo del senado bipartidista para su aprobación fue la principal señal para identificar e interpretar la propuesta de gobierno del presidente Biden, después de que el presidente Trump alejó a los EE. UU. de la militarización de la política exterior y por lo tanto de militarizar las relaciones con Corea del Norte, Rusia, China, Irán y Venezuela. Ahora vienen tiempos de uso de la fuerza militar y no la diplomacia en las relaciones exteriores de la Casa Blanca.

Ley de la Omertá

La aparición en español del libro Rabia del periodista Bob Woodward puede leerse más allá de los chismes palaciegos sobre los comportamientos erráticos y déspotas del presidente. Uno de los temas importantes es, por cierto, el de la política exterior diplomática y no militar. Woodwardaporta datos de que EE. UU. estuvo a punto de entrar en una guerra de misiles nucleares con el gobierno de Corea del Norte, pero el presidente Trump prefirió eludir las provocaciones.

–Estuvimos muy cerca –es la frase que habría dicho el líder norcoreano Kim Jon-un, de acuerdo con una versión de Mike Pompeo, secretario de Estado.

Woodward ha destacado la cobertura de las decisiones de seguridad nacional de varios presidentes, quizá por su propia formación: su servicio militar obligatorio lo hizo en el área de inteligencia de los Marines, desde cuyas funciones entró en contacto con Mark Felt, entonces subdirectorgeneral del FBI que resultó ser el famoso garganta profundaque condujo a Woodward y a Bernstein en las revelaciones de Watergate,

Los libros de Woodward que exhiben el mundo secreto de la seguridad nacional en las élites estadunidenses son ocho: Las guerras secretas de la CIA (1988) en el gobierno guerrerista de Reagan; Los comandantes (1991), sobre los jefes militares con Bush Sr.; La agenda de Clinton (1994), con datos del gobierno de Clinton; los cuatro tomos sobre Bush Jr.: Bush en guerra (2003), Plan de ataque. Cómo se decidió invadir Irak, Negar la evidencia (2006) y La guerra. Historia secreta de la Casa Blanca (2010); Las guerras de Obama (2010); y ahora Rabia (2021).

En Rabia se revela que Trump se alejó del enfoque militarista de la Casa Blanca y prefirió la negociación política y comercial y con ello desconcertó a China, Rusia, Corea del Norte e Irak. Ahora Biden regresa con el fortalecimiento de la guerra como factor esencial de la política exterior del imperio.

El autor es director del Centro de Estudios Económicos, Políticos y de Seguridad.

El contenido de esta columna es responsabilidad exclusiva del columnista y no del periódico.

seguridadydefensa@gmail.com

www.seguridadydefensa.mx

@carlosramirezh

Las opiniones expresadas por los columnistas son responsabilidad exclusiva de sus autores y no reflejan necesariamente el punto de vista de Expedientes Afondo

Nacido en la ciudad de Oaxaca en 1951, Carlos Ramírez comenzó su vida profesional en el periodismo en 1972. Y desde entonces ha estado ininterrumpidamente en el periodismo mexicano. Además de la práctica periodística, ha sido profesor de periodismo en la Universidad Nacional Autónoma de México y en la Universidad Iberoamericana, además de ser un conferencista cotidiano en universidades de todo el país. Autor de la columna; Indicador Político Twitter: @carlosramirezh Página Web: http://indicadorpolitico.mx

Advertisement
Clic para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Carlos Ramírez

Indicador Político- Buendía: pistas de la CIA, el narco, la DFS y el Irancontra de Reagan

Publicado

el


Carlos Ramírez

Muchas de las pistas del asesinato de Manuel Buendía se perdieron en la investigación que hizo el mismo gobierno mexicano que estaba en la mira del columnista por la alianza de muchos de sus funcionarios con los primeros cártelesde la droga.

Hoy se reproduce aquí la columna del famoso periodista Jack Anderson que revela esas pistas que nunca se indagaron:

 

Una exclusiva fatal de periodista mexicano

Por JACK ANDERSON y DALE VAN ATTA

21 de agosto de 1990

Como uno de los periodistas de investigación más famosos de México, Manuel Buendía había pisado muchos dedos en el momento en que fue asesinado en mayo de 1984. Pero resulta que su asesinato fue más que una mera retribución de uno de los muchos funcionarios corruptos y narcotraficantes él había desenmascarado su investigación.

Ahora parece que Buendía, conocido por algunos como el Jack Anderson mexicano, fue asesinado en un encubrimiento generalizado de una red internacional de tráfico de drogas que contaba con la complicidad del gobierno mexicano y que incluso había llegado a la CIA. El intrépido Buendía se había acercadoincómodamente a las operaciones de drogas ilegales protegidas por la versión mexicana del FBI (la Federal de Seguridad), utilizada por la CIA para enviar armas a contraguerrillas en Nicaragua.

Su columna “Private Network” (Red Privada) había ganado los premios de periodismo más prestigiosos de su país. El entonces presidente Miguel de la Madrid asistió a su funeral. Sin embargo, las autoridades mexicanas se esforzaron por investigar su asesinato. Solo el año pasado (1989), el gobierno acusó a José Antonio Zorrilla. En el momento del asesinato, Zorilla era jefe de la Dirección Federal de Seguridad o DFS, el FBI de México (era más bien una CIA). Las acusaciones alegaban que Zorilla planeó el asesinato por temor a que el periodista revelara sus vínculos con el narcotráfico. La culpabilidad puede no terminar con él. Las investigaciones de Buendia sobre la CIA, el tráfico y la corrupción oficial le dieron enemigos en lugares aún más altos.

Los documentos de la Drug Enforcement Agency revelados recientemente en un juicio en Los Ángeles por el asesinato de un agente de la DEA demuestran que Buendia estaba investigando cifras en el gobierno y la industria de la droga. Los informes de la DEA revelan entrevistas de la agencia con un estadounidense, Laurence Victor Harrison, que estableció las comunicaciones de radio para los barones de la droga mexicanos a mediados de la década de 1980. En una entrevista en febrero pasado, Harrison dijo que sabía cómo información privilegiada que Buendía estaba investigando los vínculos entre el narcotráfico y los funcionarios mexicanos. Entre los oficiales sobre los que estaba haciendo preguntas estaba Manuel Bartlett Díaz, y luego el jefe de Zorrilla como ministro del Interior. Bartlett ahora es ministro de educación.

Harrison le dijo a la DEA que Buendía recibió algunas pistas de Javier Juárez Vásquez, entonces editor del periódico (veracruzano) Primera Plana. El cuerpo torturado de Vásquez fue encontrado un día después del asesinato de Buendía. Vásquez le había contado a Buendía sobre un rancho supuestamente propiedad de narcotraficantes y usado por la CIA para entrenar guerrilleros. Aparentemente, la fuente de Buendia también había revelado información sobre pistas de aterrizaje propiedad de capos de la droga y utilizada por la CIA para llevar armas a contras(nicaragüenses). El informe de la DEA dice que a los pilotos que voló armas se les permitió hacer el viaje de regreso más rentable recogiendo cocaína en Colombia. Se recargarían en las pistas de aterrizaje en ruta a Miami. Cuando le preguntamos al vocero de la CIA, Mark Mansfield, sobre las acusaciones, insistió en que “la CIA nunca usó traficantes de drogas o territorio mexicano como un conducto para apoyar a ningún tipo contra los contras”. Pero las contras le dijeron a nuestro asociado Dean Boyd que las pistas de aterrizaje mexicanas habían figurado en el esfuerzo armamentístico. Los investigadores del Senado confirmaron que eran los mismos manejados por narcotraficantes.

Buendia lo había conseguido todo, pero lo que podría haber sido su mayor primicia nunca la pudo publicar.

 

Una nueva investigación podría hoy llegar más allá de la que controlaron De la Madrid y Bartlett.

-0-

 

Política para dummies: Al final, la política es el juego perverso del poder.

Novedad editorial: adquiera el libro El shock neoliberal en México, Editorial Indicador Político, escrito por Carlos Ramírez, Samuel Schmidt y Rubi Rivera; disponible en Amazon en versión eBook digital o impresa: https://www.amazon.com/dp/B09919C13V

El contenido de esta columna es responsabilidad exclusiva del columnista y no del periódico que la publica.

http://indicadorpolitico.mx

indicadorpoliticomx@gmail.com

@carlosramirezh

Canal YouTube: https://t.co/2cCgm1Sjgh

Continuar Leyendo

Nacional

Que haya consulta popular ya es una victoria del pueblo de México: Mario Delgado

Publicado

el

Desde Chilpancingo, Guerrero el presidente nacional de Morena, Mario Delgado Carrillo celebró que en el Gobierno de la Cuarta Transformación sea el pueblo de México quien tome las principales decisiones pasando así, de vivir en una democracia representativa a vivir en una democracia participativa.

“Este primero de agosto es de suma importancia porque será la primera vez que las y los mexicanos a través de la consulta popular ejerzan su derecho constitucional de decidir. Entonces, hay que promover la participación. Sin embargo, que haya consulta ya es una victoria del pueblo”, declaró Delgado.

Asimismo, señaló que con Andrés Manuel López Obrador, México cuenta con un presidente verdaderamente demócrata que toma en cuenta la opinión de la ciudadanía, a diferencia de años anteriores en los que se tuvieron presidentes a los que se les permitía hacer lo que quisieran pues gozaban de total impunidad.

“Tuvimos presidentes asesinos, presidentes ladrones, presidentes traidores de la patria y no podemos olvidar lo que hicieron. Hay que participar en la consulta para que paguen por lo que hicieron, para que el pueblo de México logre sentarlos en el banquillo de los acusados, para que se haga justicia y se termine la impunidad”, sostuvo el líder morenista.

En este sentido, recordó que Carlos Salinas de Gortari entregó todos los bienes de la nación a su círculo cercano y a sus amigos empresarios. Mientras que con el Fobaproa, Ernesto Zedillo convirtió las deudas privadas de unos cuantos en deuda pública, misma que se sigue pagando. Vicente Fox se enriqueció junto con su familia a costa del erario. En tanto, Felipe Calderón llegó a la Presidencia debido a un fraude electoral y convirtió a México en un cementerio, además de nombrar como secretario de Seguridad Pública a alguien que era parte de la nómina del narcotráfico.  Y Enrique Peña Nieto llevó la corrupción a su máxima expresión.

Por otro lado, Mario Delgado dio a conocer que después del primero de agosto, la dirigencia de Morena iniciará con el proceso de reorganización interna del partido con la intención de  fortalecer la unidad del movimiento con miras a la consulta para la ratificación del mandato del presidente de la República.

Continuar Leyendo

Carlos Ramírez

Indicador Político- Advertencias de Buendía en 1984, aún vigentes; la situación ha empeorado

Publicado

el


Carlos Ramírez

 

A la memoria de Carlos Miguel Salomón Fautsch y

abrazo fraternal a Carlos Salomón Cámara.

A treinta y siete años de distancia, la denuncia del columnista Manuel Buendía no fue atendida por la estructura gubernamental y social de seguridad y por eso la crisis en ese sector exhibe los conflictos de la acumulación de problemas. El columnista de Excélsior había revelado que el auge del narcotráfico se debía a la protección dada a las bandas por funcionarios.

A continuación los párrafos más importantes de la columna de Buendía publicada el 14 de mayo de 1984 dos semanas antes de su asesinato para callarlo:

“El procurador general de la República y el secretario de la Defensa nodeberían ignorar por más tiempo la advertencia que hicieron desde marzo los nueve obispos del Pacífico Sur, respecto al significado político que puede tener el incremento del narcotráfico en nuestro país, específicamente en los estados de Oaxaca y Chiapas.

“Tal como lo plantean –y como se desprende también de otras informaciones–, este asunto involucra la seguridad nacional.

“Los nueve dirigentes eclesiásticos coinciden con lo que saben otros observadores. Dicen que en este sucio negocio ‘existe la complicidad, directa o indirecta, de altos funcionarios públicos a nivel estatal y federal’.

“Pero principalmente afirman que con el narcotráfico puede quedar comprometida la imagen exterior de México, ‘si como país, damos cabida a mafias internacionales, que van a terminar por inmiscuirse en nuestros asuntos patrios’.

“Esto, el peligro de una ‘interferenciaextranjera’, es subrayado por los obispos, que no hacen más que recoger las preocupaciones de sectores sociales: ‘Tenemos el temor, no infundado, de que en México llegue a suceder lo que en otros países hermanos, donde estas redes de narcotraficantes han llegado a tener influencia política decisiva’.

“La lista de estos países en donde los narcotraficantes han tenido ‘decisiva influencia política’, incluye no solo a Italia, sino a otros cercanos a nosotros geográficamente, y ligados por una complicada urdimbre de relaciones.

Bolivia y Colombia son dos de estos países. Colombia se halla actualmente bajo estado de sitio después del asesinato del ministerio de justicia, liquidado por la omnipotente asociación de traficantes de drogas. Nadie ignora como en esos dos países los estupefacientes y la política han ido muchas veces de la mano.

“Pero es en Estados Unidos donde se da el fenómeno más peligroso no solo para su propia sociedad sino para los países del continente, especialmenteMéxico. El contubernio de políticos y miembros del crimen organizado –que incluye el comercio clandestino de enervantes– es cosa vieja en el esquema norteamericano, y un pilar para la ampliación constante del mercado, que estimula en otros territorios, como el nuestro, la producción.

“La denuncia de los nueve obispos no parece exagerada al decir que existe para México el peligro de la interferencia extranjera en nuestros ‘asuntos patrios’ por la vía de las mafias internacionales. Más bien se quedaron cortos. Ellos debieron haber señalado que en México ya se dio el caso de que ciertos hechos políticos, en el pasado inmediato, fueran marcados por la influencia de un notorio traficante de narcóticos.

“La corrupción, que es un fenómeno esencialmente político, fue incrementadadurante el sexenio pasado, en una medida de realidad incontrastable, por los intereses de ese traficante que ejerció su actividad casi a la luz pública.

“Pero se puede hablar de hechos más concretos. Por la cercanía que tuvo con el Presidente de la República, Arturo Durazo Moreno influyó en decisiones del gobierno como la represión contra supuestos enemigos, y también en algunos aspectos importantes de la información; o en la conducta de no pocos dirigentes sociales y de funcionarios que literalmente dependían de él para su provisión de enervantes o para el mantenimiento de sus equipos de ‘seguridad’.

“Dejó tan permeados los círculos oficiales Durazo Moreno, que el nuevo gobierno parece haber desistido ya de traerlo para que responda por una variedad de acusaciones penales. El miedo a su sola presencia en el país, prácticamente ha paralizado los esfuerzos para localizarlo y aprehenderlo.

(…)

“Pero con Durazo o no, la mafia internacional del narcotráfico ha incrementado evidentemente sus actividades en México, de 1982 a la fecha. Y esto, como señalan los nueve obispos, no se puede lograr sin complicidades internas”.

 

 

-0-

 

Política para dummies: La política es la memoria de las sociedades.

Novedad editorial: adquiera el libro El shock neoliberal en México, Editorial Indicador Político, escrito por Carlos Ramírez, Samuel Schmidt y Rubi Rivera; disponible en Amazon en versión eBook digital o impresa: https://www.amazon.com/dp/B09919C13V

El contenido de esta columna es responsabilidad exclusiva del columnista y no del periódico que la publica.

http://indicadorpolitico.mx

indicadorpoliticomx@gmail.com

@carlosramirezh

Canal YouTube: https://t.co/2cCgm1Sjgh

Continuar Leyendo
Advertisement
Advertisement





Tendencia