!Síguenos!
Avatar

Publicado

el

Agenda de Seguridad y Defensa

El problema de la estrategia nacional de seguridad pública del gobierno lopezobradorista ha radicado en la ausencia de un método y de un enfoque organizado e integral sobre la inseguridad.
Desde la victoria electoral de julio del año pasado hasta la designación del comandante operativo de la Guardia Nacional el tema central ha estado en la participación de los militares sin entender tres cosas: los militares han sido apoyo, la inseguridad está las organizaciones delincuenciales y el fondo de la crisis se ubica en el fracaso de los cuerpos policiacos y judiciales para combatir los delitos.
Paradójicamente el replanteamiento de la estrategia de seguridad se ha centrado en el acotamiento a la participación de los militares en labores de apoyo a la seguridad pública y nada –pero nada de nada– se ha hecho para reorganizar a fondo los cuerpos policiacos estatales y municipales y las estructuras porosas de impartición de justicia.
A la nueva estrategia le falta un diagnóstico del estado en que se encuentra la inseguridad pública en México. Dicen –sólo como dichos– que luego de la Guardia vendría un programa urgente para depurar los cuerpos policiacos estatales y municipales, pero los datos no cuadran: existen más o menos 450 mil efectivos en policías estatales y municipales, de los cuales el 80% no ha sido capacitado y siguen cobrando salarios menores a los sobornos que pagan las bandas de delincuentes. Poner orden ahí exigiría presupuestos de gasto que sencillamente no existen.
Luego tendría que venir un reordenamiento de ministerios públicos y jueces, pero tendría que ser decisión del poder judicial autónomo. Por si fuera poco, uno de los nidos de la criminalidad se localiza en los penales que hoy, en su mayoría, están controlados por delincuentes en formas aceptadas de autogobiernos; es decir, las cárceles son extensiones reconocidas, avaladas y aceptadas de las propias organizaciones criminales.
Por lo tanto, puede decirse que la participación reorganizada y con mayores controles de miembros de las fuerzas armadas en labores de seguridad pública en la estrategia nacional sería el menor de los problemas. Lo que se designa de manera despectiva como “militarización” no es sino el reconocimiento que la seguridad pública (la policiaca) ha pasado a ser un tema de seguridad interior que tiene que ver con la afectación del Estado, de la sociedad y de la soberanía territorial del Estado ante bandas criminales que están asumiendo formas de gobierno en comunidades de la república.
A partir del fracaso de las organizaciones policiacas desde la corrupción de la Dirección Federal de Seguridad en 1983-1985 hasta la Policía Federal y la Gendarmería, la seguridad dejó de ser un tema policiaco de policías y ladrones para asumir las circunstancias de bandas criminales desplazando al gobierno y al Estado en zonas territoriales y tomando el control.
En este sentido, la militarización no es sino el punto en el que la doctrina de defensa nacional –la soberanía del Estado– tiene que aplicarse en la formación de nuevos cuerpos policiacos. Cualquier diagnóstico de la criminalidad en México debiera partir del hecho de que los delincuentes no son carteristas de los años cincuenta, sino verdaderas estructuras organizadas con capacidad económica y acopio de armas letales superiores a las policiacas y en algunos casos similares a las que usan los militares.
El tema de los derechos humanos es importante. Y no porque lo hayan descubierto los funcionarios que ganaron las elecciones el julio pasado, sino porque forma parte de la nueva doctrina constitucional con las reformas del 2011 que redefinió la Constitución como una Constitución de derechos humanos. Pero los derechos humanos tienen que ver con la aplicación de la fuerza del Estado ante organizaciones delincuenciales, no con el acotamiento de la funcionalidad de los cuerpos de seguridad. En quejas presentadas, el principal violador de los derechos humanos es el Instituto Mexicano del Seguro Social y las recomendaciones contra abusos de fuerza en operativos de seguridad no pasa de un centenar.
Los mandos civiles en los cuerpos de seguridad hasta la Gendarmería han sido incapaces de abatir la inseguridad y de organizar una policía eficaz. Aunque quisiera, la Guardia Nacional no será un batallón militar porque su función será combatir a los delincuentes. El problema podría estar en ponerle candados a la nueva Guardia Nacional para evitar abusos, pero al mismo tiempo dejarla inmovilizada ante la escalada de violencia criminal.
Zona Zero
·      El secretario federal de Seguridad y Protección Ciudadana, Alfonso Durazo Montaño, ha quedado atrapado en el fuego cruzado de las justificaciones oficiales contra las críticas al mantenimiento de las fuerzas armadas en labores de seguridad pública. Y el acoso seguirá en tanto el gobierno federal lopezobradorista no reorganice el tema con la urgente Ley de Seguridad Interior.
·      Acostumbrados a las suspicacias, altos mandos militares no dejan ocultar su extrañeza por la forma en que se refieren a la militarización en algunos sectores sociales como sinónimo de represión y en la insistencia en firmar convenios a diestra y siniestra para respetar los derechos humanos. El problema radica en que los convenios internacionales sobre derechos humanos disminuyan la eficacia de la Guardia en la persecución del delito.
·      El aumento en la inseguridad en los primeros meses del gobierno actual puede explicarse por el repliegue de las fuerzas de seguridad a la espera de que los capos de las grandes organizaciones delincuenciales pacten una paz. Sin embargo, basta que una organización se niegue a hacerlo para que el modelo deje de funcionar. Y ese grupo en expansión es el Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG).
El autor es director del Centro de Estudios Económicos, Políticos y de Seguridad.
seguridadydefensa@gmail.com
@carlosramirezh 
Las opiniones expresadas por los columnistas son responsabilidad exclusiva de sus autores y no reflejan necesariamente el punto de vista de Expedientes Afondo

Nacido en la ciudad de Oaxaca en 1951, Carlos Ramírez comenzó su vida profesional en el periodismo en 1972. Y desde entonces ha estado ininterrumpidamente en el periodismo mexicano. Además de la práctica periodística, ha sido profesor de periodismo en la Universidad Nacional Autónoma de México y en la Universidad Iberoamericana, además de ser un conferencista cotidiano en universidades de todo el país. Autor de la columna; Indicador Político Twitter: @carlosramirezh Página Web: http://indicadorpolitico.mx

Advertisement
Click para comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Nacional

Hermosa unidad fraternal y felicidad, la que se vive hoy en La Luz del Mundo; inicia bienvenida 

Avatar

Publicado

el

Como cada año, hoy no podía ser la excepción, cerca de 5 millones de fieles esparcidos por 60 países del orbe celebran junto a su director internacional, El Apóstol de Jesucristo Naasón Joaquín García, de manera espiritual el inicio de su magna celebración; La Santa Cena, el memorial sagrado del sacrificio que El Señor Jesucristo hizo al entregar su vida por toda la humanidad. Guadalajara es parte de ese festejo tradicional en el mundo y hoy inician los festejos con una bienvenida mundial.

¡Ciudad deseada, oh bendita gloria! Son las alabanzas que la Iglesia entona en alusión a la Hermosa Provincia, el gozo de toda la tierra, como lo señala la escritura bíblica en uno de los Salmos.

Hoy por motivo de la pandemia, y para evitar contagios, la Santa Convocación 2020, por decisión de la asociación religiosa, se lleva a cabo vía transmisiones en el que se esperan para su evento magno el día 14 de agosto, alrededor de 900 mil conexiones en internet para conmemorar el sacrificio del Señor Jesucristo, que murió en la cruz por la injusticia de los hombres.

Pareciera que por no ser presencial el evento que reunía en la capital tapatía a más de 600 mil delegados pudiera haber tristeza, pero no, esa algarabía espiritual la disfrutan cada uno de sus miembros y lo demuestran con comentarios e imágenes alusivos a su magna celebración.

Hoy en las redes sociales, invitan a propios y extraños a que se unan vía internet a sus transmisiones, y con el switcheo de diversos videos que en forma simultánea y de manera remota, muestran sus templos ubicados en diferentes latitudes con un desplazamiento tecnológico importante de Berea Internacional, donde sus templos -casas de oración- lucen impecables y como en el caso de Phoenix Arizona USA, que recientemente inauguraron, donde transmitirán su escuela dominical en punto de las 12:00 hrs. de este día.

Así se vive la fiesta espiritual en La Luz del Mundo, hoy no hay miles de autobuses arribando a su colonia ubicada en el oriente de la ciudad, tampoco los miles de taxistas que llevan a la Hermosa Provincia a los fieles que llegaban a la Central de Autobuses, ni tampoco los comerciantes y prestadores de servicios que se beneficiaban de la magna festividad. No, hoy la alegría es sólo para sus fieles y para quienes deseen unirse a sus cultos por medio de la tecnología.

@afondoJAL

Seguir leyendo...

Carlos Ramírez

Indicador Político- EE UU: ni liberales ni conservadores, sino imperialistas

Avatar

Publicado

el

Carlos Ramírez

Si se revisa la historia reciente de los EE UU, Barack Obama llegó a la presidencia para salvar al capitalismo de la crisis del 2009 y del acoso de las minorías afroamericanas e hispanas. Las elecciones de noviembre próximo entre el presidente Donald Trump y Joe Biden-exvicepresidente de Obama reproducen el mismo escenario: la dirección política del imperio con el apoyo del establishment liberal-conservador o con la alianza con los puritanos conservadores racistas.

El enojo liberal con Trump no radica en sus doctrinas racistas, excluyentes y wasp (blancos, sajones y protestantes), sino en la exclusión de los intereses del establishment liberal-conservador. La comunidad liberal estadunidense había logrado una convivencia pendular con los conservadurismos republicanos de Ronald Reagan y los dos Bush, porque sus programas obedecían a la derecha en política exterior, no en la interior.

Trump vino a romper ese acuerdo no escrito porque construyó o hizo salir de sus catacumbas a la derecha puritana de condado y granjas contra un Estado interior que había caído en manos de los intereses liberales. Ahí, en la disputa por el Estado dentro de la nación, estuvo la verdadera revolución conservadora de Trump. Ahora Biden quiere regresarle el Estado a los grupos liberales que han medrado con el control del poder, a costa de exprimir a los ciudadanos ajenos a los grupos de poder y Trump quiere extender cuatro años más su modelo de exclusión del Estado depredador en el interior

Obama ejerció un racismo peor que el de Trump: llegar en nombre de una sociedad afroamericana, pero para salvar a la sociedad anglosajona con la mayor deportación de hispanos y los menores programas sociales para afroamericanos. Dedicó mayores volúmenes de dinero para salvar a las empresas afectadas por la crisis de 2009. Trump, en cambio, apeló a la defensa de los fundadores de los EE UU llegados de Europa para construir un imperio expansionista de tipo capitalista: los granjeros víctimas del hambre fiscal del Estado y sus legisladores. Ahora Biden explota el racismo de Trump, pero sin ningún programa o proyecto real para cambiar o regular sin castigos la presencia de extranjeros sin permisos legales de internación.

La lucha en las próximas elecciones estará entre la gran coalición liberal-conservadora institucional y la alianza popular de granjeros y pequeños empresarios. En lo exterior sigue prevaleciendo el mismo modelo de imperialismo militarista intervencionista, la CIA es la misma con republicanos y demócratas, los apoyos a las derechas latinoamericanas son los mismos en ambas corrientes.

El problema es que Trump no obedece a las consignas de lo que el mismo caracterizó, con razón, como Estado profundo o el bloque de mainstream media o medios de comunicación dominantes que fijan la cultura, la ideología y los intereses estadunidenses, junto con los empresarios, legisladores y hasta intelectuales dominantes. A lo largo de cinco años, los grandes medios del bloque liberal-conservador han descuartizado a Trump para sacarlo del poder. Ahora todos ellos, con The New York Times y el The Washington Post al frente, operan de manera abierta –se permite en la tradición de la prensa estadunidense– a favor de Biden, pero con parcialidad tramposa en su sección de noticias que debiera de ser equilibrada.

Trump, en efecto, encabeza una facción racista, puritana, excluyente, pero lo ha hecho de manera abierta. Esa ideología no debe seguir en el poder, pero la opción es el mismo enfoque con Biden disfrazado de liberalismo. Y los medios que denuncian el racismo de Trump guardan silencio cómplice del racismo de Obama y liberales demócratas que sólo tratan de desmovilizar las protestas con cargos de conciencia y no con cambios en la correlación de fuerzas sociales en el Estado estadunidense.

La legisladora demócrata Nancy Pelosi ha sido la encargada de bloquear en la cámara de representantes todas las iniciativas para beneficiar a los hispanos, calla en gobiernos demócratas y protesta en periodos republicanos. Pero su Congreso ha frenado esas reformas.

En este sentido, no debe caerse en la trampa mediática de suponer que Trump es el malo y Biden es el bueno, cuando en realidad los dos responden a bloques de poder –militares, industriales, mediáticos, empresas financieras transnacionales, agencias de inteligencia y mecanismos de explotación de países subdesarrollados y hasta desarrollados– que están imponiendo el nuevo orden del siglo XXI. Trump lo hace de forma brutal, desordenada y arrogante y Biden lo hará engañando con las sonrisas, pero el objetivo final es el mismo. Obama prometió el fin del imperio en su discurso de primera campaña en Berlín y al final no quiso siquiera salir de la invasión de Afganistán e Irak.

Y para enredar más las cosas, Biden –que tiene acusaciones de racismos contra afroamericanos y señalamientos de acosos sexuales– siempre ha sido un segundo en los intereses de Obama; en 2016 Obama prefirió la red de intereses de los Clinton y optó por la candidatura de Hillary; aplastada y humillada por Trump, ahora Obama voltea hacia Biden, cuya candidatura depende al cieno por ciento del expresidente afroamericano

Las elecciones estadunidenses deben ser miradas con ojo crítico, desde la perspectiva de que demócratas y republicanos son lo mismo y que sólo cambian los rostros hipócritas o realistas. Los EE UU son un imperio explotador e invasor. Y los presidentes del imperio representan el bloque de poder hegemónico que fija las reglas del capitalismo y que maneja, en fase superior, el complejo financiero-militar-mediático que no quiere dejar ningún resquicio para el regreso del socialismo.

 

http://indicadorpolitico.mx

indicadorpoliticomx@gmail.com

@carlosramirezh

Seguir leyendo...

Carlos Ramírez

Indicador Político- Medicinas y TV, agenda expropiatoria de la izquierda base del PRD y Morena

Avatar

Publicado

el

Carlos Ramírez

 

La creación de una empresa estatal comercializadora de medicinas para la salud pública y el uso pagado de las televisoras privadas para la transmisión de clases públicas de emergencia reabren la vieja agenda de la izquierda socialista: la nacionalización de la industria químico-farmacéutica y la expropiación de Televisa por ser instancias claves en la configuración del social del ciudadano.

Esas dos demandas estuvieron en las últimas propuestas del Partido Comunista Mexicano antes de solicitar su legalización en 1978 y, de hecho, quedaron como banderas en la oposición populista. Sin embargo, de manera paulatina fueron arriadas cuando el PCM cedió su registro legal a los priístas de la Corriente Crítica de Cuauhtémoc Cárdenas para fundar el PRD con las metas del neo/pos cardenismo y no del socialismo de izquierda.

Inclusive, las dos demandas expropiatorias fueron propuesta de la primera campaña legal del PCM con registro legal en 1979 y la primera presidencial como PSUM en 1982. El funcionamiento privado de la producción y comercialización de medicinas y de las televisoras como forjadoras del pensamiento social habían sido, inclusive, cuestionadas por grupos priístas progresistas o por funcionarios del gobierno.

Lo que pueda hacer la nueva empresa estatal comercializadora de la 4-T tendrá que someterse a los dictados del oligopolio de las medicinas y el Estado sólo usará pagando el espacio público concesionado a las televisoras privadas para uso comercial. La emergencia medicinal por el coronavirus y la necesidad de mantener funcionando el sistema educativo sin presencia en las escuelas ha vuelto a poner en la mesa de debates el funcionamiento privado o utilitario de funciones privadas concesionadas por el Estado.

En el sexenio de Echeverría hubo iniciativas para aumentar el control público sobre los negocios privados que tenían que ver con la salud pública –física y mental– de los mexicanos. Echeverría se quejó que la televisión destruía por las noches el esfuerzo educativo de las mañanas. Y el poder de las farmacéuticas impedíaregulaciones que bajaran los precios y que aumentaran las disponibilidades de medicinas indispensables para la salud pública.

A lo largo de veinte meses el actual gobierno federal no ha podido romper el bloque de poder y sus influencias políticas de la industria farmacéutica, sobre todo porque muchos políticos del PRI se convirtieron en empresarios del sector y con ello fortalecieron su fuerza contra instituciones políticas donde todavía hay una representación del PRI. La Secretaría de Salud está dirigida por funcionarios que ignoran las funciones vitales del Estado con la salud de los mexicanos y sólo miden la comercialización social der las medicinas en función de presupuestosviables de corto plazo.

La televisión ha sido cuestionada por la 4-T, pero a la hora de las decisiones siempre se atraviesan las complicidades del poder o la debilidad de clase del nuevo grupo gobernante. Sin embargo, el gobierno actual noha podido construir una televisión pública con penetración social como para marginar los recursos de la televisión privada, ni una industria de las medicinas.

Uno de los principales redactores y promotores de la agenda presidencial del Partido Comunista en 1978-1981 fue el dirigente de la Juventud Comunista del PCM y pivote del partido, Pablo Gómez Álvarez, quien ha hecho carrera legislativa representando al PCM, al PRD y ahora a Morena. Y con él una corriente del viejo PCM ha tratado de ir imponiendo algunos puntos de la agenda, aunque casi sin éxito porque el PRD era de expriístas y ahora Morena también y además carece de una propuesta programática de la izquierda ideológica.

Las condiciones para la nacionalización de la industria químico-farmacéutica y la expropiación de Televisa nuncahan estado en la agenda del PRD o Morena, pero en los sobrevivientes del viejo PCM que andan pululando en las goteras de la política populista. La crisis en el abasto social de medicinas y la dependencia del régimen de la condescendencia de Televisa, TV Azteca y los nuevos oligopolios mediáticos cuando menos exigiría una reforma para obligarlos a apoyar labores sociales del Estado.

-0-

Ciclo La columna y el poder”. Recuerde: de lunes a viernes de la semana próxima por Zoom habrá un ciclo de conferencias sobre la columna política y el poder para celebrar los treinta años de existencia de Indicador Político. Registros en http://indicadorpolitico.mx y anakarinasl@hotmail.com

Política para dummies: La política es el monopolio legítimo de poder del Estado.

 

http://indicadorpolitico.mx

indicadorpoliticomx@gmail.com

@carlosramirezh

Seguir leyendo...
Advertisement


Tendencia