Connect with us
Avatar

Publicado

el


Por Carlos Ramírez* 

Agobiados por los jaloneos de coyunturas domésticas casi a nivel municipal, hoy ciudadanos, funcionarios y estrategas mexicanos han quedado rebasados por la dinámica de los intereses geopolíticos que se están jugando en la próxima elección presidencial en los EE UU entre el presidente Donaldo Trump y el candidato Joe Biden.

Si bien la vieja estrategia pasiva de gobiernos mexicanos de acomodarse a posteriori de las elecciones había dado resultados, México perdió espacios de definición estratégica de intereses propios y regionales en la reconfiguración de las relaciones de poder después del colapso soviético 1989-1991. Hasta finales del gobierno de López Portillo México jugaba la carta del ocultamiento de instrumentos y realidades, a fin de obtener de la Casa Blanca el beneplácito de la gestión propia de decisiones. Como los estadunidenses no podían romper la cáscara mexicana, prefirieron el camino cómodo de otorgarle al sistema priísta el manejo de los asuntos de seguridad nacional bilateral, con tal de que el PRI mantuviera la estabilidad interna, ahuyentara al comunismo y jugara las iniciativas de la Casa Blanca.

De 1983 a 1985 México fue sacudido con una ofensiva en tres pasos: la orden de Reagan a la CIA de construir escenarios catastróficos de México para justificar mayores intervenciones, la utilización del caso Camarena de 1985 para desestabilizar a México y la realización de audiencias en el Congreso para revisar la situación interna de México por primera vez con sentido crítico. Estas presiones coincidieron con el relevo en la élite política mexicana con la llegada de los tecnócratas educados en universidades estadunidenses y por tanto con enfoques menos nacionalistas. El ciclo se cerró en 1989-1993 con la negociación del Tratado de Comercio Libre que, a decir del estratega de inteligencia y seguridad nacional y embajador estadunidense en México, John Dimitri Negroponte, desmanteló la ideología nacionalista en la política exterior como parte de la política interior y dejó el pragmatismo comercial. La pasividad mexicana en la invasión de EE UU a Panamá en 1989 fue el comienzo.

Los gobiernos neoliberales de 1982 al 2018 se deslindaron del escenario internacional. Los EE UU pasaron del combate ideológico contra el comunismo soviético a la lucha contra el terrorismo islámico radical, un tema ajeno a México que ayudó a distender las relaciones bilaterales. Durante el periodo de Clinton, Bush Jr. y Obama, de 1993 a 2016, los años de consolidación del neoliberalismo mexicano salinista, el terrorismo quedó fuera de los enfoques de seguridad nacional mexicana. Más aún, la perspectiva de México como un problema de seguridad nacional para los EE UU que fijo Reagan se fue diluyendo hacia el final del reaganismo y sus sucesores –Bush Sr., Clinton, Bush Jr. y Obama– se quedaron en el modelo de la seguridad nacional ideológica y terrorista.

No se sabe si por ingenuidad, ignorancia o falta de reflexión estratégica, el gobierno de Peña Nieto y ahora el de López Obrador han carecido de enfoques de seguridad nacional a partir de la indefinición de los intereses nacionales dentro y fuera. Sin embargo, pasamos del tema mexicano como existente, incómodo y no determinante al agobio con Trump encima de nosotros. En realidad, los tres presidentes vieron inexistente y sin influencia el papel político de México en la seguridad nacional estadunidense, a pesar de Cuba, Venezuela y Nicaragua. Obama intensificó la cacería de migrantes sin preocuparse de la reacción mexicana, que por lo demás fue nula.

Trump, en cambio, resultó un político con mayor pensamiento estratégico y de seguridad nacional que sus antecesores. En el tema México supo colocar el asunto de los migrantes en la seguridad nacional estadunidense por el cruce de potenciales terroristas, la acumulación de una presión laboral democrática en los EE UU y la falta de control de seguridad sobre los que cruzaron la frontera si pasar por las fronteras legales. Y tuvo razón: la migración legal e ilegal es un asunto de seguridad nacional porque afecta la composición de la población en términos de cultura, ideología y economía. En los EE UU todo migrante legal debe de pasar por un examen de nuevo nacionalismo, de conocimiento de las leyes estadunidenses y de compromiso de respetar el modelo capitalista.

Aunque ninguno de los enfoques de Trump y Biden le funciona a México, de todos modos, la política de seguridad exterior de México debe tener claro los riesgos de seguridad fronteriza entre los dos candidatos. Y, sobre todo, de los compromisos mexicanos con las oficinas militares y civiles de inteligencia y seguridad nacional que influyen en las políticas mexicanas de defensa.

A ello Trump ha agregado otro elemento: el crimen organizado mexicano ya instalado en los EE UU para configurar el modelo aprobado por Obama del crimen organizado transnacional que representa una pérdida mexicana de soberanía nacional. Ahora lo vemos: Trump ha autorizado la cacería de los cabecillas del Cártel Jalisco Nueva Generación en territorio mexicano, con la presencia aquí de agentes encubiertos y otros aprobados por México para capturarlos y llevárselos a los EE UU.

En este sentido, las elecciones presidenciales en los EE UU son un asunto de seguridad nacional para México, pero sin tener claro si México ya tiene terminadas sus nuevas oficinas y su doctrina sexenal en esa materia. Sólo Fox hizo un intento de asentar a México de manera profesional en el mapa internacional de la seguridad nacional con Adolfo Aguilar Zínser, pero luego no entendió la lógica, los interese y las necesidades y prefirió dejarle el peso de la responsabilidad a las agencias estadunidenses.

La seguridad nacional es la identificación de los intereses nacionales y el desarrollo de los instrumentos para evitar que esos intereses estén bajo control de alguna otra potencia para sus propios intereses.

El autor es director del Centro de Estudios Económicos, Políticos y de Seguridad.

seguridadydefensa@gmail.com

www.seguridadydefensa.mx

@carlosramirezh

Las opiniones expresadas por los columnistas son responsabilidad exclusiva de sus autores y no reflejan necesariamente el punto de vista de Expedientes Afondo

Nacido en la ciudad de Oaxaca en 1951, Carlos Ramírez comenzó su vida profesional en el periodismo en 1972. Y desde entonces ha estado ininterrumpidamente en el periodismo mexicano. Además de la práctica periodística, ha sido profesor de periodismo en la Universidad Nacional Autónoma de México y en la Universidad Iberoamericana, además de ser un conferencista cotidiano en universidades de todo el país. Autor de la columna; Indicador Político Twitter: @carlosramirezh Página Web: http://indicadorpolitico.mx

Advertisement
Clic para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Nacional

Brújula Pública- Lo político no siempre es lo legal

Avatar

Publicado

el


Rodolfo Aceves Jiménez*

En su carta de renuncia al Instituto para Devolver al Pueblo lo Robado (INDEP), Jaime Cárdenas expuso que al asumir su titularidad, encontró irregularidades administrativas, falta de liquidez, entre otros señalamientos.

Pero además indicó que su lealtad no era ciega, sino reflexiva, en alusión a una presunta crítica sobre el desempeño a la política anticorrupción que se pretende con el INDEP.

Esta es la onceava renuncia al interior del gabinete legal y ampliado de la presente administración, por presuntas diferencias en la forma de interpretar principalmente, los principios de la transformación de gobierno.

Entre los cambios con más polémica se encuentra, la renuncia de Carlos Urzúa Macías, ex secretario de Hacienda, el 9 de julio de 2019, quién señaló diferencias en materia económica.

Posteriormente renunció la subsecretaria de Salud, Asa Ebba Christina Laurell, por diferencias con el titular Jorge Alcocer, pero en medio de la crisis por la pandemia de COVID19.

El 23 de julio pasado renunció Javier Jiménez Espriú a la SCT, por diferencias en el manejo de la marina mercante.

El 2 de septiembre pasado renunció a la SEMARNAT, Víctor Manuel Toledo, cuando se divulgó un audio en el que Toledo afirma que la #4T no existe como tal.

Después el 8 de septiembre renunció el director de juegos y sorteos de SEGOB, Luis Calvo, un día después de que llevara a cabo la presunta rifa del avión presidencial.

Estas renuncias tienen el común denominador que fueron subestimadas por el presidente, argumentando que los que renunciaron tienen interés en otras actividades que se alejan del servicio público.

Parece que también el presidente descalifica el valor jurídico que tienen las razones para separarse de sus cargos y que compromete en desvirtuar el sentido de las leyes y que pude tratarse de responsabilidades.

La narrativa y el discurso de combate a la corrupción con el que llegó a la titularidad del Poder Ejecutivo, poco a poco se cae por la falta de voluntad y acciones para contenerla.

Por lo menos esa es la señal que manda, al hacer caso omiso o minimizar la trascendencia de la investigación sobre las propiedades inmobiliarias del director de CFE, de la titular de la Función Pública, así como el video en donde aparece Pío López Obrador recibiendo dinero del excoordinador de protección civil, David León.

No es un requerimiento político, sino el reclamo a un compromiso electoral y de gobierno de la transformación de gobierno, en que lo político se ajuste a lo legal, con toda la voluntad de hacerlo.

*Es Maestro en Seguridad Nacional por la Armada de México

Correo electrónico: racevesj@gmail.com

Twitter: @racevesj

Continuar Leyendo

Carlos Ramírez

Indicador Político- Porfirio y Gibrán, la política de los antiguos comparada con los modernos

Avatar

Publicado

el


Carlos Ramírez*

Con seguridad la referencia no le va a gustar a Porfirio Muñoz Ledo, pero al final de cuentas su carrera política parece reproducirse en la de Gibrán Ramírez Reyes: de la consejería política del Príncipe a posiciones de operación política en los partidos en el poder.

Los dos comenzaron en el área de la seguridad social: Muñoz Ledo a los 34 años como secretario general del Instituto Mexicano del Seguro Social y Gibrán a los 31 como secretario general de la Conferencia Interamericana de Seguridad Social; los dos fueron asignados a oficinas alejadas de sus respectivos partidos, pero con canales de comunicación intelectual directos con los presidentes de la república, Muñoz Ledo con Gustavo Díaz Ordaz y Luis Echeverría Alvarez y Gibrán con López Obrador.

Los dos estudiaron en la UNAM, Muñoz Ledo en derecho y Gibrán en ciencia política y administración pública, los dos pasaron por El Colegio de México y los dos realizaron el doctorado en la UNAM. Los dos, por lo tanto, se forjaron en centros de estudio creados para cincelar los cuadros intelectuales del Estado priísta.

Los dos han cumplido tareas de consejeros del Príncipe en materia política, desde su formación de politólogos. Y han sido usados para acudir a debates sobre sus respectivos partidos o formaciones políticas. Muñoz Ledo pasó del IMSS a la Subsecretaría de la Presidencia con Echeverría, luego secretario del Trabajo, más tarde presidente del PRI y luego una larga carrera que ha atravesado por todos los partidos registrados; es decir, con una ideología política maleable al poder, no a alguna filosofía en especial, incluyendo los extremos del PRI echeverrista y del PAN foxista. Gibrán, hasta ahora, sólo ha estado en el PRD-Morena y luego en Morena y su labor ideológica didáctica ha estado en sus artículos semanales en el periódico Milenio. En los hechos, los dos han defendido con pasión a sus jefes políticos: Muñoz Ledo hizo historia con dos discursos de elogios a Díaz Ordaz después de Tatelolco-2 de octubre y Gibrán es el único que ha razonado desde la politología el modelo de gobierno de López Obrador.

Muñoz Ledo llegó a la presidencia del PRI en septiembre de 1975 como premio de consolación por haber perdido la candidatura presidencial que –contó a los investigadores estadunidenses Edna y James Wilkie– sintió en la bolsa cuando Echeverría fue a su casa, miró el patio y dijo: “es muy chica para recibir comisiones”. Pero mientras Echeverría tenía a los precandidatos encerrados en una reunión en Casa del Obrero Mundial –área de la Secretaría del Trabajo–, la cargada de la CTM obrera –área de la Secretaría del Trabajo– destapaba a López Portillo. Hasta ahora Gibrán nunca ha dicho si desde su juventud tiene en la mira, algún día, la presidencia de la república.

Muñoz Ledo llegó a la presidencia del PRI en 1975 a los 42 años y aspira a dirigir Morena a los 87 años, Gibrán está inscrito para dirigir Morena con apenas 31 años, diez años menos de los que tenía Muñoz Ledo en 1975. Y Muñoz Ledo quiere llegar a Morena después de haber pasado por alianzas y militancias en todos los partidos para convertir al partido lopezobradorista en otro PRI, en tanto que Gibrán nació en 1989 en que desapareció el Partido Comunista Mexicano para dar a luz al PRD neocardenista o poscardenista y el año de la desaparición del imperio soviético, del fin de la historia y del nacimiento de una nueva era ideológica.

-0-

 EE. UU. 2020. Los EE. UU. entran esta semana en la recta final de su elección presidencial, con escenarios tradicionalistas y distópicos a escoger, aunque con reglas del juego muy claras. Donald Trump es el adversario por vencer por una extraña coalición nacional e internacional del establishment liberal-capitalista-imperial de los intereses militares-financieros-bursátiles-mediáticos que tiene el resguardo de la democracia imperial que ha dominado al mundo desde los 14 puntos de Wilson en 1918 que le dan a la Casa Blanca el poder de dominaciónmundial, sea con demócratas o republicanos.

-0-

 Política para dummies: La política es la misma, lo que cambia son las etiquetas para identificar los contenidos chatarra.

http://indicadorpolitico.mx

indicadorpoliticomx@gmail.com

@carlosramirezh

Canal YouTube: https://t.co/2cCgm1Sjgh

Continuar Leyendo

Nacional

Otra etapa bajo liderazgo de Naasón Joaquín en LLDM; profesionistas y ministros listos para más desarrollo

Avatar

Publicado

el

Impresionante manifestación de adhesión y gratitud al Director Internacional de la Iglesia La Luz del Mundo, Apóstol de Jesucristo Naasón Joaquín García se dio hoy. La Asociación de Profesionistas y Empresarios de México, particularmente personal médico, abogados, y expertos en ingeniería y desarrollo urbano, junto con ministros de la Ciudad de México, y USA sur, entre otros, patentizaron su firmeza para seguir trabajando bajo la dirección de Naasón Joaquín.

Así, la membresía, los ministros, y ahora el muy nutrido grupo de empresarios y profesionistas exitosos ya o en formación, se declaran listos para seguir desarrollando las tareas que tanto han fortalecido a esta Iglesia.

Hoy domingo 27 de septiembre de 2020, tras la transmisión de su Escuela Dominical que vía internet difunde la Luz del Mundo a nivel mundial, en la cual se abordó el tema: “Adelante” -“Aprovechando nuestro tiempo”-, Obispos, Pastores, ministros, misioneros -obreros- de Estados Unidos de Norte América y de México, así como profesionales de la salud, médicos, enfermeras, abogados, ingenieros, arquitectos y miembros en general, con mucha decisión y determinación dieron muestras de afecto, de lealtad y fidelidad al apostolado de Naasón Joaquín García.

“Sabemos y conocemos su intachable trayectoria” declararon en su saludo a quien lleva en todo momento la dirección de lglesia. Otros dijeron: “Es inspiración para nuestra superación”, “El árbol por sus frutos es conocido”, “Seguimos su ejemplo porque hemos visto su dedicación ayudando a los necesitados, huérfanos, ancianos y viudas”.

Esa es la unidad, el amor y la fortaleza que se vive y se respira en La Iglesia La Luz del Mundo: nadie se mueve, están fundidos, sólidos y seguros de la limpia trayectoria y honorabilidad de Naasón Joaquín García.

La Iglesia sigue adelante, sigue avanzando y creciendo con la prédica del evangelio de salvación que sigue siendo la de mayor crecimiento en México.

Continuar Leyendo
Advertisement


Tendencia