!Síguenos!
Avatar

Publicado

el

Indicador Político:

Justo después de haber pactado con el Partido Morena su reelección, el rector Enrique Graue Wiechers no aparece ajeno a la decisión de calentar la UNAM con paro de escuelas, tierra libre para protestas y aumento de la violencia estudiantil y delictiva.
A Graue le ha tocado la transición política del poder del PRI al partido Morena, pero dejando el camino sembrado de traiciones. El acuerdo PRI-PRD logrado por su antecesor José Narro Robles lo deshizo a favor de entregarle completa la UNAM al morenismo radical.
Graue viene del Grupo Prepa 4 donde estudió con Narro y el exrector Juan Ramón de la Fuente, los tres del clan de poder de los médicos. Paulatinamente Graue ha ido deshaciendo el viejo espíritu unamita al propiciar la entrega de posiciones dirigentes a egresados de escuelas particulares: el director del Instituto de Investigaciones Jurídicas estudió en el ITAM, el abogado general no pasó por la UNAM y el director de medicina salió de Lasalle, entre muchos otros.
Desde la renuncia de Pablo González Casanova a la rectoría en 1972 por presiones del presidente Echeverría y la fabricación de porros que tomaron la rectoría y por el hecho de que el rector se opuso a la entrada de la policía, la rectoría de la UNAM ha estado en manos priístas. Inclusive, desde la UNAM el rector Jorge Carpizo MacGregor (1985-1989) le hizo trabajo a Carlos Salinas de Gortari y fue pieza clave del salinismo.
La clave de los rectores desde 1972 ha sido la inmovilidad, aunque paulatinamente la UNAM y sus escuelas se han ido polarizando hacia la ultraizquierda, lo mismos en espacios físicos abiertos a organizaciones guerrilleras radicales de América Latina –sobre todo Venezuela, Colombia, la narco guerrilla de las FARC–, Chile, Nicaragua, El Salvador y Cuba, entre otros– que a grupos radicales mexicanos, casi todos asentados alrededor del Auditorio Che Guevara que oficialmente es Auditorio Justo Sierra.
Sin autoridad asumida y convertidos los rectores en meros administradores de presupuesto público distribuido entre grupos de poder, grupos de presión y grupos delictivos, la UNAM y sobre todo Ciudad Universitaria está controlada por revolucionarios, guerrilleros, narcos, porros, policías, partidos y delincuentes vinculados a traficantes, secuestradores y extorsionadores, con las crecientes y no atendidas protestas de los verdaderos universitarios que acuden a estudiar.
La UNAM se controla por la violencia. Recientemente radicales de la ultraizquierda afianzaron su poder al realizar paros, protestas y actos de violencia por la presencia del excandidato presidencial panista-perredista Ricardo Anaya Cortés como ponente en un diplomado de tema político-electoral, violando la libertad de pensamiento y de cátedra. Ahí, en vivo y en directo, los grupos oscuros radicales que dominan la UNAM impusieron su fuerza ante la pasividad en momentos cómplice del rector Graue.
En un momento del final de su rectoría Graue evaluó rechazar la reelección, pero los grupos oscuros de poder que lo hicieron ganar y lo han sostenido lo hicieron cambiar de parecer. El principal error de Graue no fue haber acudido a una audiencia con el presidente López Obrador como el gran elector del futuro rector, sino que Graue le dio sentido político a lo ahí hablado; la versión resumida de ese encuentro la contó, con frivolidad y orgullo, el propio Graue: que le dijo al presidente que estaba pensando en presentarse a la reelección y que López Obrador le habría dicho “me quitas un peso de encima”, frase que Graue interpretó como “apruebo que te quedes”.
Pero Graue ocultó que esa audiencia presidencial de sumisión universitaria al poder político presidencial fue precedida de reuniones, pactos y compromisos con grupos dominantes del partido Morena: John Ackerman como rector in pectore, poder superior en la rectoría y enlace presidencial por sí mismo y por su esposa, la secretaría de a Función Pública, Eréndira Sandoval, además de Claudia Sheinbaum y Martí Batres Guadarrama, todos ellos jefes de grupos radicales en la comunidad universitaria. Los morenistas quedarán en la estructura de la rectoría reelecta de Graue.
La autorización presidencial a su reelección, la violencia contra el panista Anaya y el paro de estos días en protesta por el caso de los normalistas de Ayotzinapa forman parte del cuadro de inestabilidad de Graue para ofrecer su reelección otros cuatro años como única opción, luego de un primer periodo gris e irrelevante.

Alito, solito. El dato lo publicó el columnista Salvador García Soto en El Universal: en el informe del gobernador mexiquense Alfredo del Mazo Maza, el mandatario no mencionó la presencia del nuevo presidente nacional del PRI, ahora mismo metido en conflictos de credibilidad por la investigación oficial por propiedades no probadas. Más que olvido, fue un mensaje de que el poder del PRI está en otro lado y un golpe duro a la arrogancia del nuevo dirigente formal del tricolor.
Política para dummies: La política es el arte del engaño.

Home


indicadorpoliticomx@gmail.com
@carlosramirezh

Las opiniones expresadas por los columnistas son responsabilidad exclusiva de sus autores y no reflejan necesariamente el punto de vista de Expedientes Afondo

Nacido en la ciudad de Oaxaca en 1951, Carlos Ramírez comenzó su vida profesional en el periodismo en 1972. Y desde entonces ha estado ininterrumpidamente en el periodismo mexicano. Además de la práctica periodística, ha sido profesor de periodismo en la Universidad Nacional Autónoma de México y en la Universidad Iberoamericana, además de ser un conferencista cotidiano en universidades de todo el país. Autor de la columna; Indicador Político Twitter: @carlosramirezh Página Web: http://indicadorpolitico.mx

Seguir leyendo...
Advertisement
2 Comentarios

2 Comments

  1. Pingback: La mano que mece la cuna en la UNAM, la propaganda y sus ayudantes – Red Crítica

  2. Pingback: La mano que mece la cuna en la UNAM, la propaganda y sus ayudantes – Periódico Alternativo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Carlos Ramírez

Olga-Segob: no hay que llegar primero, sino hay que saber llegar

Avatar

Publicado

el

La crisis política provocada por las protestas por feminicidios tiene varios elementos:

1.- Casos mediáticos de asesinato de mujeres por género no recibieron atención adecuada ni sensible por parte de las autoridades.

2.- De modo natural, el asunto de los feminicidios derivó en la organización de un movimiento feminista de protesta.

3.- La respuesta policiaca y machista de las autoridades de seguridad de Ciudad de México provocó el uso de la violencia anarquista como la única forma de hacer visible el problema y atraer la atención nacional e internacional.

4.- La Secretaría de Gobernación y su titular Olga Sánchez Cordero ignoraron el problema y son las causantes de que los feminicidios llegaran a la marcha-protesta-paro del próximo 9 de marzo.

5.- El feminismo en sus diferentes grados –del ideológico al violento-anarquista– se quedó sinespacio político partidista porque México carecede una izquierda cultural o militante y sólo se mueve en el espectro de centro a la derecha.

6.- El gobierno lopezobradorista –no sólo su titular– careció de sensibilidad para analizar y administrar el tema de los feminicidios. Lo peorque puede ocurrir en un escenario de protestas agresiva es ignorar esa realidad y lo que se encuentra detrás de ella.

7.- El feminismo no es bandera de la derecha ni del centrismo populista, pero los grupos conservadores fueron muy astutos en detectar que en las movilizaciones había leña política que esperaba una chispa. Al final de cuentas, las protestas anti sistémicas son escenarios muy propicios para los conservadores.

8.- Desde las primeras protestas violentas de octubre del año pasado, el gobierno lopezobradorista –la Gobernación de Sánchez Cordero, la regencia de Claudia Sheinbaum y Morena de Yeidckol Polevnsky– nunca tuvo sensibilidad de gobierno, liderazgo social o capacidad de organización para canalizarexigencias y respuestas.

9.- Las tres principales instancias del lopezobradorismo –Sánchez Cordero, Sheinbaum y Polevnsky– fueron arrasadas por las olas violentas de las protestas porque reaccionaron como funcionarias y no como líderes sociales.

10.- Las dos cámaras legislativas federales, dominadas por el morenismo lopezobradorista, norecibieron instrucciones superiores, se marginaron de la crisis de los feminicidios y no supieron liderarla organización automática del feminismo.

En el caso concreto de Gobernación, la secretaria Sánchez Cordero ha sido la imagen misma de la incapacidad. Y hay momentos en las luchas políticas e ideológicas en las que los niveles de formación profesional no alcanzan para enfocar problemas con sensibilidad política.

Su declaración de que “llegamos tarde” al problema es de manera clara la confesión de incapacidad institucional, profesional, política y de género. Y de ellas, la más importante es la institucional: Gobernación es la responsable directa del tema de los feminicidios o violencia contra las mujeres por ministerio de la Ley de Acceso de las Mujeres a una Vida libre de Violencia de 2007. Se llega tarde a un problema de gobernabilidad cuando se ignoran las funciones de su responsabilidad.

El problema, diría la canción El Rey de José Alfredo Jiménez, “también me dijo un arriero / que no hay que llegar primero / pero hay que saber llegar”. La confesión de la ministra jubilada de la Corte y ahora encargada de la estabilidad interna y la gobernabilidad de que llegó tarde al problema es el reconocimiento de que ignora los mandatos de las leyes más sensibles de todo gobierno.

Y no se trata sólo de feminicidios u homicidios por género:

334% de los delitos totales afectaron a mujeres, 0.9% fueron feminicidios, 59.4% fueron de lesiones dolosas a mujeres, 2.5% de homicidios dolosos.

–Los feminicidios pasaron de 411 en 2015 a 976 en 2019, un aumento de 136%.

–Las presuntas víctimas mujeres en homicidios dolosos pasaron de mil 715 en 2015 a 2 mil 819 en 2019, un aumento de 58.8%.

En este contexto, la secretaria Sánchez Cordero en realidad no llegó tarde a visibilizar del problema de los feminicidios y los delitos contra las mujeres, sino que nunca hubiera llegado de no haber sido por el grado escalado de protesta de las mujeres.

En 2019 hubo focos de alarma que ignoró la ministra Sánchez Cordero: 976 feminicidios, declaración de ineficaz alerta de género en más de doce estados, 100 municipios con 577 feminicidios, 2 mil 819 presuntas víctimas mujeres de homicidios dolosos y, entre otros datos ofíciales 65 mil 457 víctimas mujeres de lesiones dolosas.

Así que las quejas del gobierno lopezobradorista por el paro y las protestas de mujeres se deben endosar a la secretaria Sánchez Cordero que no cumplió una de sus funciones esenciales y es responsable de la crisis de gobernabilidad femenina.

-0-

Política para dummies: La política es la habilidad para darle una explicación racional a lo inexplicable irracional.

http://indicadorpolitico.mx

indicadorpoliticomx@gmail.com

@carlosramirezh

Seguir leyendo...

Carlos Ramírez

Presidentes y expresidentes, claves de seguridad política de la república

Avatar

Publicado

el

Indicador Político:

Apenas comenzado el gobierno del presidente De la Madrid, su secretario de Programación y Presupuesto, Carlos Salinas de Gortari, se reunió con el expresidente José López Portillo para entregarle un mensaje: se iba a organizar una persecución contra corruptos de su gobierno.

–No vamos a lanzarnos contra usted –le dijo Salinas, ya exfuncionario de la presidencia lopezportillista–, pero los demás agárrense todos.

Y así fue…, aunque al final sólo encarcelaron a Jorge Díaz Serrano, director de Pemex, pero no por corrupto sino por la disputa por la candidatura presidencial en 1982.

Lo que quedó claro con el caso de López Portillo y otros expresidentes es que el cargo de presidente de la república y de expresidente es una pieza clave de la estabilidad política del sistema/régimen/Estado, aún cuando haya circunstancias utilizables para encarcelar a alguno de ellos por corrupción.

La única forma de proceder contra presidentes y expresidentes sería un cambio radical de régimen político. Sin embargo, pese a las oscilaciones pendulares dentro del ciclo priísta y las alternancias partidistas en 2000 y 2018, el sistema/régimen/Estado es el mismo y sobre todo se trata de la misma clase política. Y hasta ahora el sistema/régimen/Estado y la clase política es la misma que ha dominado el espectro nacional desde 1920.

El diputado carrancista Luis Cabrera acusó a los eliascallistas de corruptos en la Cámara de Diputados, pero ahí dijo que los acusaba de “corruptos, no de tarugos” porque en los hechos se carecían de elementos judiciales probatorios para procesarlos. Adolfo Ruiz Cortines fue el primer presidente en amenazar a su antecesor Miguel Alemán con expedientes de la corrupción, pero al final todo quedó en discursos hirientes sin ningún procesamiento.

La corrupción ha sido la complicidad transexenal, pero con hechos reales que sólo servían para rupturas y no para limpieza de los establos del régimen. Las batallas en el terreno de la corrupción con De la Madrid en contra de funcionarios de López Portillo. Salinas le perdonó a De la Madrid algunos casos, aunque los expedientes le sirvieron para ajustar cuentas con adversarios en la lucha por la candidatura de 1988.

La regla la rompió Zedillo al indiciar a Raúl Salinas de Gortari por el asesinato de José Francisco Ruiz Massieu, pero el fondo fue un caso de emergencia institucional: el asesinato de Luis Donaldo Colosio había generado un clima que responsabilizaba a Salinas y Zedillo de ese magnicidio y éste estaba urgido de romper con Salinas para evitar esa complicidad shakesperiana de la sangre (Ricardo V: quien se manche las manos de sangre conmigo será mi hermano).

Durante un par de años Zedillo persiguió al expresidente Salinas, pero no para enjuiciarlo sino para arrinconarlo. Información de inteligencia le advirtió a Zedillo que habría una ruptura en el régimen si se iniciaba un proceso formal de encarcelamiento. El propio Zedillo se vio envuelto en acusaciones transexenales de crimen político por Acteal en el Tribunal de La Haya, pero Fox y Calderón lo protegieron con el argumento de que habría luchas desestabilizadoras al interior del sistema. Fox prometió encarcelar peces gordos de la corrupción como efecto de la alternancia en la presidencia, pero llegó solo a charalitos.

Calderón y Peña Nieto se olvidaron de sus antecesores, porque necesitaban a sus seguidores en las agendas de seguridad pública y de reformas estructurales.

La corrupción no es un conjunto de mecanismos para apropiarse de los recursos públicos, sino un método de cohesión sistémica y de un fruto del Estado patrimonialista. En 1985 Alan Riding, corresponsal del The New York Times en México, reveló en su libro Vecinos distantes que la corrupción era una amalgama de complicidad no sólo en el sistema, sino de los políticos.

El problema no radica en la negativa de un gobierno entrante para enviar a la cárcel a corruptos, sino en dos obstáculos: la corrupción que no deja pruebas y la desestabilización que provocarían los grupos afectados. En todo caso, el aireamiento mediático de señalamientos de corrupción conduce a tribunales mediáticos que destruyen imágenes de políticos en el modelo de María Félix en La Cucaracha cuando a sus tropas se le habían terminado las municiones: “pues miéntenles la madre que también duele”.

-0-

Labor social. La empresa Grupo Maya Protección Personal Privada y Empresarial ha realizado acciones de apoyo a personas vulnerables y a valores locales. Patrocinó uniformes a integrantes del Club de Robótica Multimedia Tuxes Oaxaca para asistir a una competencia en Quito, Ecuador; y apoyó con equipo educativo braille, material didáctico y una pulsera ultrasónica inteligencie al niño Jesús Antonio Rodríguez de 8 años, de la primaria Escuela Club Sartoma en la Ciudad Francisco I. Madero, Coahuila.

Política para dummies: La política es el reino de los compromisos.

 

http://indicadorpolitico.mx

indicadorpoliticomx@gmail.com

@carlosramirezh

Seguir leyendo...

Carlos Ramírez

Reyes con Trump en abril; defender el idioma español

Avatar

Publicado

el

Indicador Político:

El rey de España como jefe de Estado tendrá una muy buena oportunidad para defender a los hispanos perseguidos y criminalizados en los EE. UU. cuando se reúna el próximo 21 de abrilcon el presidente Donald Trump en la Casa Blanca. Si bien la agenda bilateral no abre muchos espacios para temas terrenales, no deberían faltar algunas palabras de defensa a los millones de hispanos que están siendo acosados por su lengua como parte de la campaña electoral estadunidense de este año.

 El tema es delicado. La persecución de hispanos tiene que ver sobre todo con centroamericanos y mexicanos que siguen cruzando la frontera sin pasar por los obligados controles legales y con circunstancias penadas por las leyes, y más en tiempos de temores antiterroristas de la Casa Blanca por sus conflictos en el Medio Oriente. Sin embargo, el rey Felipe VI podría enviar un buen mensaje a los ciudadanos que se ven hermanados con España por la historia y por el lenguaje.

El racismo estadunidense no tiene que ver sólo con el incumplimiento de leyes migratorias, sino que ha aumentado en los EE. UU. el acoso contra personas que hablan el español. Es decir, el racismo involucra a la raza y se expresa en las prohibiciones concretas del lenguaje español, aunque el español es la segunda lengua más escogida por los estudiantes locales en los EE. UU. en el modelo de educación bilingüe.

Si la comunicación verbal es la principal característica del ser humano en comparación con los animales, entonces el idioma es algo más que instrumento de relación humana: indica cultura, civilización, identidad. En este punto estaría otra de las formas de racismo de las comunidades locales en los EE. UU.: exigir que los habitantes naturales o regularizados o sin permisos legales excluyan al español como forma de comunicación humana, con casos extremos de violencia física contra hispanos en zonas urbanas por el sólo hecho de hablar en español.

El ambiente de racismo de Trump se ha ensañado con los hispanos; y aunque se diga que se trata sólo de una posición electoral, los grupos radicales blancos en la frontera EE. UU.-México tienen decenios de atacar con violencia criminal a mexicanos y centroamericanos. En su discurso sobre el estado de la Unión el pasado 4 de febrero, el presidente Trump hizo una invocación provocadora contra los mexicanos al hablar con nostalgia triunfalista de El Alamo, esa pequeña misión que fijó el expansionismo estadunidense contra la mitad del territorio mexicano.

El Alamo y Texas eran territorios mexicanos, pero grupos republicanos estadunidenses se apoderaron de ese espacio. El presidente mexicano Antonio López de Santa Anna al frente de tropas militares derrotó en 1936 a los separatistas acantonados en esa Misión, pero luego cometió el error de confiarse y varios días después fue aplastado en una batalla cerca de San Antonio, apresado y obligado a firmar el Tratado de Velasco que cedía a los EE. UU. todo el estado de Texas. Y aunque ese Tratado no fue reconocido, en 1847-1848 los EE. UU. invadieron México y lo obligaron a firmar el Tratado de Guadalupe-Hidalgo que le quitó a México territorios que hoy son Texas, California, Nuevo México, Nevada, Colorado y Utah y partes de Arizona, Wyoming, Kansas y Oklahoma. Un tercio del actual territorio estadunidense fue mexicano y arrancado por medio de la guerra.

De todas las comunidades hispanas de América, sólo la cubana es permitida, defendida y con espacios en los altos niveles de poder. Pero se trata de la burguesía cubana que salió huyendo de Cuba al triunfo de la Revolución Cubana de Fidel Castro y asentada en Florida, una península estadunidense a escasas 90 millas de la isla de Cuba y donde el español es el lenguaje dominante; se trata de una decisión político-ideológica, al grado de que todos los candidatos presidenciales tienen que ir a Florida a solicitar el apoyo de los cubanos. En los demás estados, sobre todo en Texas, se ha estado criminalizado y reprimiendo el uso del español en asentamientos de mayoría hispana.

El gran peligro que ha abierto la presidencia de Trump es el aplastamiento de las comunidades hispanas y sobre todo de la exclusión de la lengua española. Las presiones políticas han aumentado contra la comunidad hispa que vive de tiempo atrás o vive recientemente en los EE. UU. sin haber cumplido con las leyes migratorias, pero con intensidad en la represión institucional por el idioma y no por la carencia de papeles legales. Trump acaba de enviar tropas de élite a las ciudades y estados que tienen la condición de santuario migratoria para proteger a los ilegales de los acosos policiacos.

El riesgo de ir eliminando de la vida cotidiana el idioma español ha aumentado en los tiempos políticos de Trump y podría aumentar si Trump se reelige por otros cuatro años más. La aplicación estricta de leyes migratorias es explicable, pero las presiones violentas en la vida cotidiana para excluir el idioma español deben ser considerado un atentado contra la cultura y la civilización.,

El encuentro del rey Felipe VI con el presidente Trump sería una buena oportunidad para que España, el venero de la comunidad latinoamericana en América, dejara algún aviso de defensa. Importaría mucho que, al margen de las relaciones de Estado entre ambas naciones, España pudiera dar un apoyo cultural a los hispanos con algunos convenios o presencias de casas culturales en los EE. UU. y que los reyes pudieran reunirse con organizaciones hispanas que se dedican a defender el idioma de la persecución racista.

Por ello algunas palabras en español en el discurso del rey Felipe VI ante Trump pudieran convertirse un guiño a los que defienden en los EE. UU. su origen hispano por el idioma.

http://indicadorpolitico.mx

indicadorpoliticomx@gmail.com

@carlosramirezh

Seguir leyendo...
Advertisement


Tendencia