A Fondo Jalisco
Image default
Horacio Villaseñor Manzanedo La Aldea

¡Vota por “Paquita”! Por lo menos, ella canta

Horacio Villaseñor Manzanedo*

Si los gobiernos y las administraciones públicas no sirven, no solucionan nada, no es culpa de “Paquita” de profesión cantante, artista, que nunca ha estado con un cargo público, sino de los actores políticos que hoy tienen el encargo de resolver los problemas públicos. Lo que hoy está mal, solo es culpa de los que hoy tienen el puesto, es únicamente culpa de los que, ahora, cobran y les pagamos del erario para cumplir lo que la ley les obliga, decir que la culpa es de los anteriores es una vacilada, es una irresponsabilidad y es como decir también que es culpa de los que aún no llegan. Siendo serios, los problemas de hoy están encargados a los “funcionarios” de hoy, a nadie más. Decir que se necesita tiempo para resolver los problemas públicos, es tonto, por el gran impacto social que causan, no deben conservarse un solo día, deben solucionarse ya, al momento, tiempo solo debe tenerse para garantizar la sostenibilidad de los procesos de solución. Gobierno que no puede cambiar rápido y bien la realidad actual es un gobierno “limitadito”, limitadito en sus capacidades directivas, hoy la sociedad exige soluciones inmediatas, pero con gente qué no sabe qué debe hacer, que trata de distraer y se cotorrea a la sociedad con vaciladas como ofrecer una “Ciudad de los Niños” cuando lo que se requiere es una gestión pública moderna, ciudades seguras e instituciones públicas sólidas, gobernar seguirá siendo sinónimo de rotundo fracaso. Desde hace décadas, las administraciones gubernamentales no aportan valor público y las actuales no son a excepción, ni el discurso de la transparencia, la información pública, la rendición de cuentas o el combate a la corrupción han servido de algo, no hay idea buena ni modelo de gestión exitoso cuando se le encarga, el gobierno, a un grupo de amigas y amigos buena onda, improvisados, sin preparación ni experiencia en la función pública. La precariedad de recursos limita, pero lo que más hace falta no es dinero sino el recurso humano, el talento necesario para lograr la capacidad directiva que se necesita urgentemente. Los principios de eficiencia y eficacia son actualmente de mayor relevancia y es imposible dar más con menos con puros directivos públicos “cuates y paleros” del jefe. Los servicios públicos, además de que deben ser buenos deben también contribuir al desarrollo humano, pero ni siquiera son aceptables, inclusive muchos aun no existen. El trato digno, de parte de las administraciones a la sociedad, también es inexistente, en general, los servicios públicos antes de la pandemia eran muy malos, ahora son peores. Está demostrado que hay una relación directa entre desarrollo humano sostenido y una administración pública profesional, sin privilegiar el buen desempeño gubernamental no hay forma para recuperar la confianza de la gente en sus gobiernos, la administración pública debe acomodarse a las necesidades de la sociedad, no al revés. Los actuales políticos y cuerpos directivos no están capacitados para la gobernación efectiva, no pueden innovar ni mejorar nada porque no son expertos en el tema, no son dignos del encargo que tienen, no dan buena imagen favoreciendo familiares y afectos, no son institucionales en su actuar, no son efectivos ni fueron seleccionados por capaces, entonces: ¡Vota por Paquita! Ella, por lo menos canta.    

Temas relacionados

Con tanto tonto, jamás habrá valor público

Horacio Villaseñor

Opinión•Guadalajara en 2022, no mejorará nada

Horacio Villaseñor

Opinión• El “rollo” de la reconstrucción del tejido social, desde el gobierno, es eso, puro rollo

Horacio Villaseñor

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Leer más

Política de privacidad y cookies