!Síguenos!
Avatar

Publicado

el

Por Rubén Iñiguez
Imitador e incondicional del presidente de la república, el Subsecretario de Salud, Hugo López Gatell Ramírez, es el causante de la sed por cerveza que sufre en su totalidad el país, y más que la sed, el enorme daño económico que esto causa, no obstante de las fuertes críticas que ha recibido por manipular la información del COVID, todo con fines políticos.
A decir verdad, la paralización de las plantas productoras de la cerveza, conocida como bebida de moderación, fue causada por las medidas de prevención del COVID-19, pero el Sector se enfrenta a un escollo peor que la pandemia. La necia actitud del Subsecretario López Gatell que ha impedido que se reactive este sector.
La intromisión de Gatell se inició cuando el Secretario de Agricultura, Víctor Villalobos  reabrió la planta Constellation de Mexicali, lo que causó que AMLO se rehusara a hablar con él. En paralelo, instruyó a Gatell para cerrar nuevamente esa planta, arrojando al cesto las gestiones de Villalobos.
La probada de poder y de autoridad, acrecentaron el ego del divo del COVID-19, que anhela cosechar nuevos cargos en la 4T. La recaudación de impuestos en dos semanas se estima en 5 mil millones de pesos, que dejó de percibir el gobierno federal al mismo tiempo que en recesión aguda de México, se dejará de percibir cerca de 400 millones de dólares por concepto de exportación de cerveza, lo que representa a decir de Bosco de la Vega, presidente del Consejo Nacional Agropecuario (CNA), la cerveza mexicana se ha dejado de distribuir en 150 países de todo el mundo.
La cerrazón de Gatell ha sido una pesadilla y un muro infranqueable, sin que a la fecha se haya avanzado en un acuerdo.
El sector industrial y agropecuario han recurrido a todas las instancias buscando la reapertura en condiciones apropiadas por el COVID-19, pero la negativa gateliana, ha sido irreductible.
Bosco de la Vega, acusó a Gatell: “Si con sus criterios, el subsecretario de salud Hugo López-Gatell, se está volviendo un ministerio público, no estamos de acuerdo. En tanto el sector ya lleva más de un mes paralizado.
Indicó que López Gatell, en su negativa viola la ley. ¡Esto es una violación a la ley!, la ley permite operar a las agroindustrias como esenciales, si son industrias prioritarias, y la cerveza es una industria prioritaria, lo demostramos, mandamos escritos y pues… ¡dijeron que no!”
Para entender lo que esto representa, hay que considerar que el 25% de las exportaciones del campo mexicano, están en esa bebida. Dependen de esta agroindustria, 600 mil empleos, directos e indirectos. También significa la vida de 800 mil tienditas cuya economía se basa en la venta de cerveza.
Ciudadanos de Sinaloa y Sonora, informaron que los carteles reinantes en aquellas localidades, han procedido a revisar tiendita por tiendita, a mano armada buscando el preciado bien de la cerveza, que proceden de encontrar a almacenar, ya que el precio se ha duplicado en el mercado negro de Sinaloa. Ansiosos de controlar todo lo que deje dinero, han puesto ahora atención en la cerveza, al reanudarse la producción, será un codiciado bien para los delincuentes en los caminos mexicanos.
El conflicto de interés se asoma, sin embargo en la 4T, en lo que refiere a la cerveza, primero con el cierre que será pagado con dinero del erario, de la planta Constellation de Mexicali. Sin embargo, causa muchas dudas el que la familia de AMLO está ya metida en el negocio de la cerveza…
Todo puede parecer un acto con segunda intención de parte de López-Gatell, de despejar el camino a la marca de la familia directa del presidente AMLO.
Seguramente será legal la medida, pero genera una salpicadura de moralidad y de sospechas, -aunque la corrupción quedó en los neoliberales- porque impedir la recuperación de esta esencial industria mexicana.
López Gatell no está actuando sólo, ya que de nada ha servido la intervención positiva del Secretario de Agricultura, Víctor Villalobos, que ha intentado mediar en el conflicto en que pierde hasta el gobierno federal.
Villalobos, en forma conjunta con la Comisión Nacional del Agua, que también media a favor de la agroindustria mexicana, declaró a Milenio: “Es una cadena que tiene que mantenerse y la negociación que se haga este año, para garantizar la producción de cerveza del próximo, tiene que darse en los siguientes meses, a través de la Secretaria de Agricultura que funge como asesor, como un intermediario en esta negociación en que se entregó la cosecha de cebada, uno de los productos esenciales de la cerveza, programada desde el año anterior”
La industria afronta perjuicios, ya que la cebada en proceso de fermentación ha comenzado a descomponerse, esto genera problemas de mantenimiento en tanques y líneas, por lo que demandará sanitización urgente.
Poner en línea esta industria puede llevar hasta 60 días, antes de que se llene una botella o lata,  y las plantas cerveceras deberán de iniciar desde cero.
La cerrazón de López Gatell, muy propia de la 4T y del presidente, nada toma en cuenta más que sus decisiones perjudiciales para México. Las plantas cerveceras utilizan agua purificada que procesan, con una calidad superior y su manejo de normas y de ISOS,  permitirán un proceso productivo seguro ante las necesidades del COVID-19.
Su funcionamiento y limpieza, son un ejemplo de toda la industria nacional, antes motivo de orgullo por la calidad, limpieza y cero contaminación que genera esta industria.
¿Qué interés oscuro cobijará López Gatell para crear esa sed de cerveza en estados como Sonora y Sinaloa, en que su consumo y por las condiciones climáticas substituyen al agua? Que finalidad perversa anima a este funcionario a comportarse como un déspota que no admite ningún fundamento y cuyas consecuencias estamos sufriendo todos los mexicanos.
¿Así, a decir verdad, piensan que se recuperará México o se pretende acabar con las ramas productivas del país? Ni el peor mandatario neoliberal, ni la peor crisis, habían tocado a esta industria, provocado un desabasto que está resultando catastrófico porque se está convirtiendo ya en una meta de los criminales organizados.
López Obrador, y López Gatell, son expertos en crear desabasto, el primero, hizo el del cierre de ductos de gasolina en nombre del combate al huachicol, que dicho sea de paso, no tuvo ningún resultado, una completa farsa. El segundo, en nombre del COVID-19, se escuda para evitar activar con las prevenciones necesarias, un sector esencial, que representa una gran derrama económica para nuestro país, evidenciando un encono particular.
Ambos parecen actores interesados desde el momento en que la familia presidencial produce y vende cerveza, entonces pretenden exterminar a la competencia. Razón obvia de sospecha, en esta situación que puede dañar otro pilar productivo de México en forma irremediable, por lo que, el elevado precio del producto, repercutirá negativamente en la productividad.
Sólo falta que esgriman argumentos morales en contra del consumo de esa bebida, excepto la marca de la familia presidencial de AMLO.

Las opiniones expresadas por los columnistas son responsabilidad exclusiva de sus autores y no reflejan necesariamente el punto de vista de Expedientes Afondo
Advertisement
Click para comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Carlos Ramírez

Indicador Político- 4T: revolución, no reforma, pero sólo para poco gasto social (1/5)

Avatar

Publicado

el

Carlos Ramírez

En una charla con su fan Epigmenio Ibarra, el presidente López Obrador aceptó que su propuesta de Cuarta Transformación no es una reforma y es una revolución. Y de nueva cuenta centró el eje de la 4T en la lucha contra la corrupción, cuando toda revolución, quiérase o no, es producto de lucha de clases.

El tema de la 4T será vital en el segundo semestre del año porque requiere, cuando menos en su dimensión revolucionaria, de decisiones estratégicas que cambien la dinámica de la producción y la distribución de la riqueza. Algunos de sus primeros puntos son los siguientes:

1.- La verdadera 4T fue la contrarreforma neoliberal de Carlos Salinas de Gortari en el periodo 1979-1994, partiendo de su llegada a la Secretaría de Programación y Presupuesto para redactar el Plan Global de Desarrollo 1982-1984 hasta la puesta en marcha del Tratado de Comercios Libre globalizador.

2.- El PGD, los planes nacionales de De la Madrid y el propio Salinas y los dos sexenios de sus respectivas reformas constitucionales constituyeron el cambio del proyecto nacional de desarrollo, reformaron de estructura el Estado de la Revolución Mexicana y dieron el giro de una economía de Estado a una economía de mercado. En la segunda mitad del sexenio de López Portillo y los de De la Madrid y Salinas se liquidó la Revolución Mexicana y se sentaron las bases de una economía de mercado con un Estado autónomo de las definiciones de las clases.

3.- El dilema había sido planteado en 1981 por Carlos Tello y Rolando Cordera en su libro La disputa por la nación. Perspectivas y opciones del desarrollo. Los dos proyectos de nación estaban en disputa: el neoliberal del FMI y los empresarios y el popular de los nacionalistas revolucionarios del PRI y sobre todo el en ese entonces activo Congreso del Trabajo; es decir, la lucha de clases.

4.- Salinas fue el estratega de 1979 a 1994 del cambio total del modelo de desarrollo/política económica/Estado. Su proyecto fue el de una cuarta transformación –lo hizo sin balas– después de la tercera de la Revolución. La clave fue la reforma del Estado: de la mano de las ideas de Theda Skocpol, el proyecto de Salinas fue sacar al Estado de la disputa entre las clases, romper con cualquier representación social y asumirlo como un Estado autónomo. Todas las reformas constitucionales de De la Madrid y Salinas tendieron para reformar el Estado de la revolución y del PRI.

5.- Se trató, pues, de una contrarrevolución neoliberal porque pasó al Estado del compromiso social al del sólo administrador de los recursos. Fue, en términos estrictos, una revolución conservadora. El saldo está a la vista: de 1983 a 2918, seis sexenios, el neoliberalismo fue el Estado.

6.- En este sentido, la 4T de López Obrador sería en realidad la 5T: aniquilar el modelo neoliberal de Salinas de Gortari con, se supone, un nuevo modelo de desarrollo/política económica/Estado. El problema es sólo de caracterización de la periodización histórica del siglo XX mexicano. En efecto, el modelo neoliberal de Salinas no fue una desviación de la 3T/Revolución Mexicana, sino que fue una nueva revolución conservadora.

7.- Para que la propuesta de López Obrador sea una nueva Transformación –la Quinta–, necesita, en efecto, de una revolución que destruya la totalidad del viejo régimen salinista-neoliberal y funde uno nuevo. Las revoluciones suelen autoliquidarse cuando compatibilizan con la anterior, como le ocurrió la revolución de Madero que se contentó con su elección y no reconstruyó al Estado y a sus clases; al contrario, quedó atrapado en las élites del viejo régimen porfirista.

8.- En la charla con su amigo Ibarra, el presidente deja claro que su transformación es una revolución, aunque en sus primeros dieciocho meses sólo se haya concretado el apoyo económico a sector vulnerables y sus tres proyectos icónicos, pero sin transformar las estructuras productivas del Estado.

-0-

Derrota. Una nueva derrota sufrió el senador canadiense-mexicano-morenista Napoleón Gómez Urrutia porque sus manobras no impidieron la reactivación del sector minero que dice representar. Unión Nacional de Sindicatos Minero-Metalúrgicos y Metal-Mecánicos de México (UNASIM), que agrupa a 100 mil obreros de esos rubro, concilió con autoridades federales y estatales y empresarios el reinicio esta semana de las labores e las minas que generan 2.6 millones de empleos. Napito representa más los intereses de mineros de los EE. UU. y Canadá y no de México.

Política para dummies: La política es lo que no es y no es lo que sí es.

http://indicadorpolitico.mx

indicadorpoliticomx@gmail.com

@carlosramirezh

Seguir leyendo...

Nacional

A decir verdad- A más de un año de su creación, la Guardia Nacional, sigue sin dar resultados

Avatar

Publicado

el

Por Rubén Iñiguez
No es un cuerpo militar, pero tampoco es un cuerpo policiaco; tiene un mando militar, pero los soldados y marinos agregados han conservado sus nombramientos en la SEDENA y SEMAR, es un cuerpo militarizado convertido a policía, pero se le encargan misiones alejadas de las zonas de control del narcotráfico y no se vigilan los dominios del hampa.
Vigilan el Metro de la Ciudad de México, y los Hospitales destinados al COVID-19, algo que perfectamente podría hacer la policía municipal en muchas ciudades. Su tarea ya no integra la confrontación con los delincuentes organizados, con las comunidades de narco-cultura. Su función parece la de una Guardia Civil, como la Española, pero su formación es diferente.
La Guardia Civil de España nace para ser policía, que se hace operar con disciplina militar, pero es básicamente policía. En México se improvisa que los militares hagan las veces de policías, y ahora les amplían el campo a averiguar delitos del orden común. Incluso operaciones encubiertas, que pueden ser debatidas en su procedencia al consignar un sujeto.
Se ha creado un organismo que se ubica en forma caprichosa en el país. Aparece en Cancún, pero poco se ve en otras ciudades. Y particularmente se les aleja de las zonas calientes.
El cambio de orientación de este gobierno fue paralizar la guerra contra el narco, y de hecho han disminuido las confrontaciones y en ocasiones de encuentros, la Guardia Nacional se retira.
Se ha creado un gran órgano militar-policiaco, pero su justificación no se comprende. De hecho, su funcionamiento es irregular en lo administrativo. Se supone que un elemento de la Guardia Nacional gana 19 mil pesos mensuales, con un presupuesto de 3.8 mil millones de pesos. Pero si actualmente tienen 72 mil elementos, sumando su mes de aguinaldo, las cuentas no resultan ya que el presupuesto se consume tan sólo en salarios. Les quedan mil millones de pesos para comprar camionetas y uniformes diferentes.
Los Soldados y Marinos, reciben un sobresueldo que los nivela a lo que reciben sus compañeros que forman parte de las fuerzas armadas y de las cuales fueron comisionados a la GN.
Se supone que la Guardia Nacional no es un organismo militar, ya que de serlo crea problemas jurisdiccionales. Pero si lograra obtener un funcionamiento aceptable para la sociedad, su crecimiento en números de reclutamiento, sería sobre la disminución de los órganos de seguridad de los estados o de los municipios. Su carencia de instalaciones, su creación más política que formal y real, no ha considerado que la improvisación no es adecuada en un cuerpo de seguridad.
Como ente policiaco, es demasiado pensar en la Guardia Nacional para enfrentar a un ladronzuelo, pero es demasiado poco si se trata de detener el control de los convoyes armados de los carteles poderosos. Básicamente todo es un engaño, como acostumbra la 4T.
Los soldados y marinos, trabajaban en asuntos de la seguridad local, estatal y nacional. Les cambiaron el uniforme, para seguir haciendo lo mismo. Ciertamente hay estados como Hidalgo, Oaxaca, Guerrero o Ecatepec, Estado de México; en qué los ciudadanos son capaces de incendiar un hospital por creer que esparce o fomenta el COVID-19.
De hecho una simple sanitización, considerada por sus criterios supersticiosos- masivos, se convierte en una amenaza que moviliza a una población dada a los linchamientos. Indudablemente ahí se hace necesaria una presencia disuasiva que muchos municipios no tienen.
Pudieron hacerla con militares en el Plan DNIII, pero se trata de darle gusto al presidente Andrés Manuel López Obrador. Tal vez la guerra de Calderón y la continuación de Peña Nieto, no eran tan eficaces y si de alto riesgo, pero la cantidad de detenidos, de muertos de las fuerzas delictivas por resistencia armada, o agresión a los militares atrajo reacciones de exterminio y de uso de fuerza letal, porque un Ejército es lo que porta, conserva y desarrolla.
Con la Guardia Nacional, dudo en llamarlos policías, pero tampoco son exactamente soldados. Su vulnerabilidad ante el COVID-19 evidenció improvisación, falta de equipos adecuados, entrenamiento ante esta emergencia, y finalmente un olímpico desconocimiento del riesgo de contagio.
El arsenal de la Guardia Nacional guardó pertrechos y coronavirus, sin que los mandos tuvieran una idea del riesgo de su personal, que hasta contagiarse, como sucedió en Puerto Vallarta, pusieron la señal de alerta; tarde, como se hace a la mexicana…
No han tenido logros, en más de un año de existencia. Podrá ser el cuerpo favorito del presidente, que muestra así su fobia a los mandos tradicionales del instituto armado. Además Alfonso Durazo, se ha visto cada día más disminuido en su efectividad. La vergüenza del fallido operativo contra Ovidio Guzmán, cobró a Durazo, un papel más discreto y secundario.
El presidente los hace madrugar para informarle antes de cada mañanera, y reúne a su gabinete de seguridad. Pero los casi 40 mil muertos del gobierno de la 4T demuestran que no hay una actividad o una iniciativa combativa al delito, función que se supone de un cuerpo grande como es la Guardia Nacional.
Los operativos se acabaron, y las cifras de incautación de drogas son reducidas, nada de que jactarse. Los detenidos por huachicol, que se supone exterminado hasta un 94% no se ven por ninguna parte. De hecho, este renglón golpea a Pemex duramente, porque en la medida en que se encarece el combustible por los impuestos, se vuelve más atractivo el adquirirlo en el mercado negro del huachicol.
En resumen, los homicidios siguen sin que se adopten estrategias de seguridad del gabinete especializado. Las cifras de muertos se siguen desbordando, incluso más que la propia letalidad del COVID-19. A pesar de ello, no se ha visto una planificación exitosa, el rescate de comunidades sometidas al dominio y cobro de plaza y control del narco, y la delincuencia común sigue escalando, los robos a mano armada, para despojo de vehículos, son habituales. Son temas del café de la mañana, “Ya vieron lo que le pasó a fulanito cuando salía de su casa, ya lo estaban esperando… o los motoratones armados”
¿De qué sirve que el Secretario de la Defensa y el mando de la Guardia Nacional se levanten en la madrugada, si de sus reflexiones nada sucede? Si el país parece perder la gobernabilidad por el vacío de autoridad.
Los transportistas de carga, repetidamente denuncian la inseguridad, presentan cifras de miedo, pero ninguna autoridad resuelve el cambio. Lo caminos han vuelto a ser zonas de robo, violación de pasajeros en los autobuses, y de crímenes a los trabajadores del transporte de carga.
Ciertamente la desaparición de la Policía Federal, por la sospecha de corrupción podría haber dado lugar a una depuración estricta y de confianza, pero este organismo se enfrentaba más en diversas instancias a los delincuentes. Por lo tanto, la Guardia Nacional, no ha podido siquiera llenar el hueco de esta corporación desaparecida.
Nadie quiere que falle la estrategia de seguridad, pero hasta hoy no hay un solo resultado positivo y contundente. Se culpará a los neoliberales, a los críticos que instigan el fracaso de la 4T. En realidad, están fracasando solos, porque no tienen rumbo, ni una estrategia adecuada que nos permita establecer éxitos, aciertos, desde el punto de vista de ganancia de seguridad.
Seguir leyendo...

Gabriel Ibarra Bourjac

Los Hombres del Poder- Viene lo peor de la epidemia COVID

Avatar

Publicado

el

Gabriel Ibarra Bourjac* 

Pues resulta que el país está en semáforo rojo, a excepción de Zacatecas el resto de las 31 entidades federativas del país están en situación crítica de alerta, incluyendo Jalisco. Finalmente el propósito de regresar a la llamada “nueva normalidad” este próximo lunes como lo había anunciado el gobernador Enrique Alfaro no será posible, el confinamiento se prolonga por quince días más, y seguramente vendrán otros quince días cuando se venza el plazo.

La verdad, lo vuelvo a repetir, nadie sabe a ciencia cierta la evolución del comportamiento del contagio del coronavirus, porque depende de una serie de variables que tienen mucho que ver con la movilidad de la gente y las acciones que instrumenten las autoridades . Recordemos que el gobernador Alfaro hace más de 70 días le pidió a los jaliscienses cinco días de sacrificio para evitar estar encerrados meses y evitar la expansión del virus.

Jalisco se adelantó, tomó una serie de medidas de prevención y logró, a diferencia de otras entidades, que la llamada curva no se acelerara y de esta forma no se saturaran los hospitales, se equipara con más camas y ventiladores para poder atender a los casos graves uy críticos afectados por coronavirus. Por fortuna, el virus hasta el último de abril había estado acotado, bajo control.

CAMBIA EL PANORAMA DE JALISCO

Sin embargo, eso no implica que Jalisco esté blindado para frenar la epidemia. Hoy el panorama no es halagüeño y ya no caben las declaraciones radiantes de optimismo, ni las comparaciones de que somos muy fregones, como le gusta hacerlo a nuestro gobernador. Hasta el sábado 30 de mayo el número de personas contagiadas llegaba ya a 2,542 casos (considerando los del Sistema de Salud Federal (1,660), con los del laboratorio de la UdeG y los privados. La noche de este sábado se añadieron 222 nuevos casos y anoche 100 más sólo del sistema federal.

En ese escenario se pretendía hacer la reapertura de actividades para gradualmente regresar a la “nueva normalidad”. No se hizo porque, primero, el Gobierno Federal bajo la dirección del controvertido subsecretario de Salud, Hugo López Gatell determinó que 31 entidades del país estaba con semáforo nacional en color rojo. Vendría el video del gobernador Alfaro en el que de nuevo volvió a hacer su berrinche y despotricar contra López Gatell y declarar que Jalisco tendría su propio semáforo.

Sin embargo, la mesa de Salud de Jalisco, donde está el doctor Fernando Petersen, secretario de Salud junto con los médicos y científicos de la Universidad de Guadalajara al igual que el gobierno federal, estuvieron de acuerdo que no había condiciones para reiniciar actividades y de nuevo, para atrás los fielders. Y es que si vemos las estadísticas, los últimos quince días las cifras se fueron hasta la luna, tanto de contagiados como de personas fallecidas por COVID. 

Dicen los que saben que esto fue resultado del relajamiento que la gente empezó a tener con el puente del 5 de mayo y el festejo del Día de la Madre. Y así el 30 de abril de tener registrados 28 fallecimientos, la cifra se quintuplicó en 30 días al multiplicarse de 28 a 139 muertes el 30 de mayo, esto es 4.9 veces más y de 387 contagiados confirmados a los 2542, o sea, 6.5 veces más.

En ese contexto, efectivamente, era terrible romper el aislamiento, porque entonces, se estaba invitando a que el escenario catastrófico se hiciera presente, pasando Jalisco de la gloria al infierno, con número que ya no se podrían presumir.

LOS ESCENARIOS

Los escenarios que han hecho los expertos del grupo de expertos de la Universidad de Guadalajara son espeluznantes y para no creer, escenarios dantescos que se pueden generar en Jalisco, si no se logra el aislamiento arriba de cuando menos el 60%, como se había tenido hasta a finales de abril.

Si el porcentaje de aislamiento disminuye un -20% para el 20 de julio -como ha sido en estas últimas semanas- se tendrían 253 mil 594 personas contagiadas con 15, 211 fallecimientos. Si el aislamiento disminuye -10% un segundo escenario sería que el pico máximo de la curva se tendría el 7 de agosto con 163 mil 828 casos con 9,830 defunciones; y tendríamos un tercer escenario con la curva aplanada el 6 de septiembre estaríamos saliendo con 94 mil 502 casos y 5,670 defunciones.

Los tres escenarios son muy tétricos y los daños serían muy altos en pérdida de vidas, entre 5,670, 9,830 y 15 mil 211. 

A Dios rogando con el mazo dando para que estos escenarios no se configuren, vamos a ver cómo funcionan las estrategias con el semáforo rojo, de cómo se extreman las medidas de prevención y como responden los ciudadanos ante esta alerta roja que se ha marcado en la que no caben protagonismos y se debe hablar con la verdad, a lo que no son muy proclives nuestros políticos tan enredosos y que luego se quejan que los malinterpretamos, cuando se sienten ellos los inteligentes.

En fin, hagamos caso y ¡quedémonos en casa! Protejamos a nuestros seres queridos más vulnerables, porque aún estamos por vivir lo peor de la epidemia, tanto en Jalisco como en México.

Seguir leyendo...
Advertisement


Tendencia