Connect with us

Publicado

el

Gabriel Torres Espinoza

La polarización y la confrontación no sólo forman parte un modelo de campaña, sino que constituyen una visión política que se expresa en la contienda electoral. Con 13 partidos en la competencia electoral y ‘las elecciones más grandes de la historia’, figurar durante la cobertura de campaña, hacerse notar, requerirá de un gran esfuerzo. Para cualquier medio de comunicación es de una enorme dificultad dar seguimiento a 13 campañas simultáneas para diputados locales y munícipes, sin considerar las elecciones para diputados federales. De forma que hacerse notar, será todo un reto creativo para los partidos y sus candidatos.

Los políticos, periodistas, autoridades y los académicos se quejan de las campañas de contraste, porque dicen que socavan la democracia, polarizan las competencias electorales y enrarecen el gobierno. Pero cuando los candidatos políticos se atacan mutuamente, generando dudas sobre las opiniones del otro, los votantes y el proceso democrático obtienen beneficios al situar en contraste los argumentos frente al público votante. Si se quiere que las campañas aborden temas relevantes y discutan los problemas reales, tal vez las campañas de contraste podrían ser una solución.

Incluso, la polarización es cada vez más frecuente en cualquier elección que se vislumbre competida y saturada de mensajes. Durante los procesos electorales, el debate acalorado lleva los discursos a niveles exagerados de antagonismo, deliberadamente, con el fin de llamar la atención y aumentar el posicionamiento político de quienes se radicalizan, hasta hacerse notar. Resulta una alternativa para darse a conocer y conseguir un lugar en el debate saturado por una cantidad de candidatos imposibles de cubrir mediáticamente.

Para ello se desarrollan mensajes persuasivos, algunas veces basados en la polarización. Sitúan el acento en el discurso polarizante para maximizar la atención de los votantes, especialmente cuando un personaje no figura con fuerza en las encuestas y se pretende buscar un atajo para hacerlo crecer con rapidez en el ánimo de un sector del electorado. La polarización busca apelar a los juicios de las personas basados en sus creencias y emociones, busca desarrollar simpatías o animosidades. Es motivador y muy conveniente para mover la intención del voto durante un corto tiempo, lo que produce sesgos muy importantes de percepción social que llevan al electorado a conclusiones animosas sobre el desempeño del gobierno y la oferta política de los contendientes.

Suelen ser provocadores, con un discurso de blancos y negros. Algunos candidatos morderán el anzuelo al contribuir involuntariamente a esa estrategia. Mientras tanto, una cortina de humo se corre en los proyectos inconclusos, fracasos de por varios periodos de gobierno: Chalacatepec, Villas Panamericanas, Puerta Guadalajara-Iconia, Peribus, desabasto de agua potable, combate a la corrupción, inseguridad pública, contaminación, desarrollo inmobiliario no sustentable, personas desaparecidas, deuda pública, etc.. La polarización llega a funcionar porque los electores se quedan con las declaraciones estridentes y las discusiones más acaloradas. Vamos por dos meses de saturación y las campañas de contraste seguramente estarán presentes.

Las opiniones expresadas por los columnistas son responsabilidad exclusiva de sus autores y no reflejan necesariamente el punto de vista de Expedientes Afondo

Maestro en Filosofía por la UNIVA. Actualmente es Director General de Canal 44 y Canal 31.2 de la Universidad de Guadalajara (UdeG); Institución en donde además ha ocupado los siguientes cargos: Vicerrector General Ejecutivo, Rector del Centro Universitario de la Ciénaga, Director General de Medios UdeG y fundador de la Licenciatura en Periodismo. Es Presidente del Consejo Consultivo de Notimex y Vocal Propietario ante la Junta de Gobierno de la agencia de noticias del Estado mexicano. Y recientemente fue nombrado director de la Asociación de Televisiones Educativas y Culturales Iberoamericanas, ATEI. Twitter: Gabriel_TorresE

Advertisement
Clic para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Gabriel Torres Espinoza

¿Regresar a clases?

Publicado

el

Gabriel Torres Espinoza

En México no hay una ‘tercera ola’ [en Europa, sí: una ‘ola’ representa gráficamente a una ‘campana’: tendencia de ascenso, punto límite y descenso], lo que existe en nuestro país es apenas una ‘segunda ola’. Efectivamente, las condiciones epidemiológicas de la ‘primera ola’ con respecto a la ‘segunda ola’, son muy diferentes, básicamente por lo siguiente. En la ‘primera ola’: i) no había vacuna disponible; ii) la incidencia de contagios crecía de manera directamente proporcional a la incidencia de hospitalizaciones y número de muertes; y iii) muy poco se conocía de la enfermedad y los posibles tratamientos paliativos. A más de un año de la pandemia en México, durante esta ‘segunda ola’: i) ya existen vacunas disponibles y se puede hablar de ‘inmunización’ por sector etario [el 99.46% de las personas hospitalizados durante esta ‘segunda ola’, de acuerdo con datos proporcionados por el Rector general de la U de G, derivados de los datos obtenidos en los Hospitales Civiles, NO contaban con un esquema de vacunación completo]; ii) no existe una correlación proporcional entre número de contagiados respecto del número de hospitalizaciones y muertes; y iii) finalmente, el número de tan sólo el 9.9% del numero de casos confirmados y hospitalizados corresponde a niños de 3 a 15 años [el problema se encuentra en los jóvenes que cursan la educación media superior y superior, que comprende el sector etario de entre 16 y 30 años]. La región que acredita mayor número de días sin clases presenciales en educación básica es, América Latina (más que África), y el país con mayor número de días sin clases presenciales dentro de esta región, es México [desde el inicio de la pandemia, no se han ‘abierto’ un solo día las escuelas públicas para tomar clases presenciales]. Desde luego, sigue siendo un sinsentido que todas las actividades prácticamente se realicen bajos esquemas de la vieja normalidad [aunque el Gobierno de Jalisco diga que hay aforos controlados] y los niños sigan sin ir a clases. Esto resulta un sinsentido. De acuerdo con lo anterior, el Gobierno de Jalisco ha comunicado lo siguiente: la asistencia o inasistencia a clases presenciales es voluntaria. Jalisco debe comenzar a ensayar un regreso a clases presenciales bajo un cuidado escrupuloso de todos los protocolos de sanidad y una evaluación periódica, constante y permanente de esta estrategia, a efectos de afinar o enmendar según sea el caso. Hoy resulta una gran contradicción que antros, bares, restaurantes y plazas comerciales luzcan abarrotadas, y que además todas las actividades productivas estén en funciones, sin ningún tipo de control y se mantenga a los niños confinados al encierro, sin educación. Además, las escuelas particulares, todas, en todos sus niveles, desde hace más de 10 meses ya tienen clases presenciales. No hacerlo en las escuelas públicas, sólo profundiza la desigualdad social, educativa; y los problemas psicológicos derivados de un encierro que hoy no parece justificarse a la luz de la reapertura de todos los sectores. Eso sí, habrá que sostener la sensibilidad y la responsabilidad social para enmendar una estrategia que pudiera resultar fallida, fatal o eventualmente catastrófica. 

Continuar Leyendo

Gabriel Torres Espinoza

Integrar ¿el Estado o el mercado?

Publicado

el

Gabriel Torres Espinoza

Durante el 238 aniversario del natalicio de Simón Bolivar, en el Castillo de Chapultepec, el presidente López Obrador propuso que la Organización de Estados Americanos (OEA) sea sustituida por un nuevo organismo que integre a todos los países de América Latina y el Caribe. “La propuesta es, ni más ni menos, que construir algo semejante a la Unión Europea, pero apegado a nuestra historia, nuestra realidad y a nuestras identidades. En ese espíritu no debe descartarse la sustitución de la OEA por un organismo verdaderamente autónomo, no lacayo de nadie, sino mediador a petición y aceptación de las partes en conflicto en asuntos de derechos humanos y de democracia”. El presidente argumentó sobre la necesidad de replantear al organismo internacional para dejar de ser “un organismo al servicio de intereses ajenos a América Latina”.

El mandatario federal destacó que ya no puede sostenerse la misma política de hace 200 años, caracterizada por la “invasión” para poner a gobernantes a voluntad de lo que denominó “hiperpotencia”. Sin embargo, también destacó la necesidad de que la región colabore estrechamente con Estados Unidos.

Es, precisamente, el sueño de Bolívar (que data de más de 200 años). Para ello se tendría que dejar de lado los nacionalismos, para buscar una mayor integración de los pueblos. Empero, ¿cómo sería posible con los protagonismos y antagonismos propios de los gobernantes latinoamericanos. Un propósito así, no avanzó ni en los tiempos de Fidel Castro, Lula, Evo Morales, Rafael Correa, Hugo Chávez y Cristina Fernández. Una empresa de esta magnitud advertiría una negociación que, por lo menos llevaría, dos décadas. Además, tendría que superar las complicaciones derivadas de las alternancias político-electorales en los jefes de Estado, como congresos de las naciones latinoamericanas.

Posterior a la Caída del Muro de Berlín, y el fin de la Guerra Fría, todo indicaba que la integración económica regional y en bloques se apuntalaba como una tendencia político-económica para el ‘Nuevo Orden Mundial’. Incluso, en sus últimos años de vida, Fidel Castro era muy enfático al señalar que ‘el libre mercado’, ‘la globalización’ y la ‘integración económica regional o en bloques’ se había convertido en un fenómeno tan ineludible e infalible, como la misma Ley de la Gravedad. Advinieron modelos paradigmáticos de lo anterior: La Unión Europea, tal y como la conocemos hoy, nacida en 1993 [su antecedente fue la Comunidad Económica Europea, iniciada en 1957]. El Tratado de Libre Comercio de América del Norte, que entró en vigencia en 1994. El Acuerdo Transpacífico que, aunque entró en vigor en 2006, tuvo el decidido impulso de Barack Obama en 2008.

La ‘integración’, es más probable que suceda por razones económicas, que de Estado. América se podrá integrar, pero gracias al mercado, no a los gobiernos. Básicamente porque la integración económica es un instrumento de desarrollo que no sólo está a disposición de los países de mercado insuficiente, sino también de los países grandes que desean ampliar su ámbito económico, y que consiste en la articulación productiva, comercial y aduanera de varios de ellos para formar un espacio económico más amplio, que les posibilite el desenvolvimiento económico y social. 

Continuar Leyendo

Gabriel Torres Espinoza

La violencia adquiere rostro de mujer

Publicado

el

Gabriel Torres Espinoza  

De acuerdo con el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP), de enero de noviembre de 2020, Jalisco registra 54 presuntos delitos de feminicidio, para ubicarse en 5to lugar a nivel nacional -ranking donde lidera el Estado de México con 132 tantos-.

Al respecto, es importante destacar que Zapopan y Tlajomulco se ubican en el ‘Top 10’ de los municipios con mayor presunción de delitos de feminicidio, ubicándose en el lugar 8o y 9o respectivamente. De 2017 a 2020 (con cifra actualizada al 20 de diciembre), el SESNSP señala que la tasa de feminicidios en Jalisco por cada 100 mil habitantes pasó de 0.68 (2017) a 1.31 (2020).

De acuerdo con la Encuesta Nacional sobre la Dinámica de las Relaciones en los Hogares (ENDIREH) 2016 -la más reciente pero de aceptabilidad universal en todo tipo de estudios del INEGI- Jalisco ocupa el 3o lugar a nivel nacional con mayor proporción de mujeres violentadas, con un 74.1%. De forma que solo le anteceden la Ciudad de México con un 79.8% (1o) y el Estado de México con un 75.3% (2o).

Según datos del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, de enero a noviembre de 2020, las llamadas de emergencia al 911 relacionadas con violencia contra la mujer, indican lo siguiente: Jalisco ocupa el 2o lugar a nivel nacional en llamadas con incidente de violencia de pareja. Jalisco ocupa el 4o lugar a nivel nacional en llamadas de violencia contra la mujer (cualquier tipo). Jalisco ocupa el 5o lugar en llamadas relacionadas con violación.

La Comisión Estatal de los Derechos Humanos Jalisco (CEDHJ), en septiembre del año pasado (2020), recriminó que las recomendaciones que ha emitido para atender, prevenir y erradicar la violencia de género no se atienden. En un comunicado, detalló que en los últimos 10 años ha emitido 260 recomendaciones sobre violaciones de derechos humanos de las mujeres; sin embargo, en más de la mitad de los casos el cumplimiento ha sido parcial o insatisfactorio.

La CEDHJ recordó que ha presentado ocho informes especiales por: la situación de violencia contra las mujeres en correspondencia con mecanismos de alerta de violencia contra las mujeres; políticas de acceso de las mujeres a una vida libre de violencia en los municipios del Área Metropolitana de Guadalajara; órdenes y medidas de protección para mujeres receptoras de violencia, y políticas de igualdad entre mujeres y hombres en el estado.

Según reporta el Observatorio de Igualdad de Género de América Latina y el Caribe, de la CEPAL, en números absolutos, México ocupó la segunda posición en la región con mayor número de feminicidios en 2019, con un total de 898 [Brasil aparece en el primer lugar, dentro de este indicador, con un total de 1,206 feminicidios contabilizados el año anterior].

Actualmente, en Jalisco, en atención a los criterios internacionales todos los homicidios de mujeres serán tratados con el protocolo de feminicidio. Pero las cifras indican que el tratamiento ofrecido hasta hoy a este terrible problema, es aún insuficiente. La próxima será una legislatura local con una hegemonía de mujeres. Ocasión, tal vez, para atender -desde las leyes- algunas de las causas que alimentan esta circunstancia.

Continuar Leyendo
Advertisement
Advertisement





Tendencia