!Síguenos!
Avatar

Publicado

el

Por Carlos Ramírez
Muy poco tardaron las autoridades en entender que la seguridad pública no es un asunto de fuerza o de leyes, sino de una estrategia social y política del Estado. ‪El 27 de mayo‬ de este año, al calor del funcionamiento acotado de la Guardia Nacional, se promulgó la Ley Nacional sobre el Uso de la Fuerza en materia de seguridad. Pero en los hechos no se ha aplicado y personas vinculadas a la delincuencia organizada han agredido a las fuerzas de seguridad.
El problema de la delincuencia no se encuentra en las calles ni con los grupos sociales vinculados al crimen organizado que se burlan de la autoridad. Aplicar la ley de uso de la fuerza a habitantes enfurecidos sería, en efecto, contraproducente, no resolvería el problema y obligaría a la fuerza en grado de represión.
Por lo tanto, las autoridades de seguridad debieran de modificar su estrategia: no recuperar las calles y las vialidades a golpe de toletazos u órdenes de aprehensión, sino dirigir la fuerza legal del Estado contra las organizaciones de seguridad que mueven los hilos de personas para agredir a las policías, realizar labores de inteligencia para identificarlos y fincarles órdenes de aprehensión.
El otro camino ya lo tienen claro a nivel federal, pero no ha habido la suficiente energía para aplicarlo a rango municipal: limpiar las policías estatales y municipales y profesionalizarlas parta que realicen labores de identificación de grupos delictivos.
Hasta ahora, fuerzas de seguridad patrullan zonas calientes de inseguridad, pero no están preparadas para saber qué grupos operan y cómo organizan sus escudos humanos y menos aún han tenido entrenamiento para aplicar los mecanismos disuasorios de las leyes y reglamentos para uso de la fuerza. Además de la fuerza de sus uniformes y armas, las fuerzas de seguridad debieran tener el instrumento policiaco más importante: las órdenes de aprehensión. No debieran patrullar zonas sin órdenes de aprehensión a ejercer.
Las fuerzas de seguridad caminan por el filo de la navaja de una sociedad hipersensible al uso de la fuerza. Indigna, ciertamente, ver a abusivos ciudadanos burlándose de los guardias y empujándolos sin motivo, pero el problema es de la propia autoridad que que llega a zonas dominadas por los delincuentes sin tener instrumentos legales para desarticular a las bandas delictivas.
Lo que se requiere es un aparato de seguridad, no sólo brigadas de la Guardia Nacional enfrentando la ira de ciudadanos aliados al crimen organizado. Un buen paquete de órdenes de aprehensión ayudaría por adelantado a distensionar el ambiente de seguridad.

Ley de la Omertá.
En las investigaciones para los diferentes temas de su libro Política y delito, el ensayista alemán H. S. Enzensberger llegó a los detalles minuciosos. Entre otros temas, el caso de Al Capone lo llevó a una indagatoria social, política y gubernamental, no sólo policiaca. ¿Qué permitió la existencia de Capone? La respuesta es la que toda indagatoria de seguridad debe tener como un punto central: no hay delincuencia sin dos complicidades, la de las autoridades que se benefician vía corrupción y la de la ciudad que obtiene ingresos derivados de las actividades criminales.
“Dos tercios del total de agentes policiales (en Chipaco de los años veinte) participaban en el negocia del alcohol”, señala Enzensberger. Y por corrupción, las bandas del contrabando de alcohol pagaban 30 mil dólares semanales a los policías para que los dejaran traficar.
Otra conclusión de Enzensberger debería ser revisada a la luz de la crisis actual de seguridad: “Capone debe su éxito no a un ataque contra el orden social del país, sino a una incondicional adhesión a sus premisas”. Ello lleva a la argumentación de que el crimen organizado, antes y ahora, se debe a una articulación al orden social de la corrupción y la delincuencia de la que viven los mafiosos, las autoridades y loa sociedad. Se trataría, puede aventurarse esta hipótesis, de la existenci de un social criminalk que domina o esta por encima de una sociedad institucional. Porqué a ese orden se agregaban en datos del investigador, un 80% de jueces que estaban al servicio de los mafiosos.
El modelo analítico de Capone se puede aplicar, por ejemplo, a Joaquín El Chapo Guzmán, jefe del Cártel del Pacífico: no se trata de jefes o líderes, sino de estructuras. Capone fue arrestado por evasión de impuestos, encarcelado y liberado por enfermedad destructiva y su modelo delictivo quedó vigente. El Chapo, a su vez, está condenado a prisión perpetua, pero la estructura de los cárteles el propio y otros no fue raspado por la fuerza de la autoridad. En los EE. UU. siguen llegando cargamentos de droga procedentes del cártel del Pacífico, a pesar de su jefe encerrado.
El análisis de Capone llevó a Enzensberger a asumirlo como un paradigma o la definición de un modelo criminal. “Los años veinte de Chicago”, señala el ensayista, proporcionaron un modelo a las sociedades terroristas del presente siglo”.

Carpetas
·      Al estilo mafia. El gobierno de CDMX no acierta a detener inseguridad. Ahora están dándose ajusticiamientos tipo sicarios con asesinos que ingresen a restaurantes en zonas de clase media a liquidar adversarios a balazos.
·      Crecen dptos. de que migrantes de origen centroamericanos están organizados en bandas delictivas. Y como entraron sin pasar por los filtros de registro migratorio, el gobierno mexicano no sabe quiénes son.
·      Luego de la masacre en la cantina “El Caballo Loco” de Coatzacoalcos, ninguna autoridad ha abierto indagatorias para identificar propietarios y vigilar funcionamientos. Ahora hubo una balacera el 15 de septiembre en una cantina en Tabasco. La investigación debe extenderse a funcionarios de licencias y a policías municipales.

El autor es director del Centro de Estudios Económicos, Políticos y de Seguridad.
seguridadydefensa@gmail.com
www.seguridadydefensa.mx
@carlosramirezh

Las opiniones expresadas por los columnistas son responsabilidad exclusiva de sus autores y no reflejan necesariamente el punto de vista de Expedientes Afondo

Nacido en la ciudad de Oaxaca en 1951, Carlos Ramírez comenzó su vida profesional en el periodismo en 1972. Y desde entonces ha estado ininterrumpidamente en el periodismo mexicano. Además de la práctica periodística, ha sido profesor de periodismo en la Universidad Nacional Autónoma de México y en la Universidad Iberoamericana, además de ser un conferencista cotidiano en universidades de todo el país. Autor de la columna; Indicador Político Twitter: @carlosramirezh Página Web: http://indicadorpolitico.mx

Seguir leyendo...
Click para comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Carlos Ramírez

Revista Campo de Marte: seguridad,  defensa, marina, inteligencia

Avatar

Publicado

el

Indicador Político:

En 1984 surgió el problema de los cárteles del narcotráfico, en 1988 el Estado se desentendió de la seguridad interior, en 1997 comenzó el ciclo sangriento de crímenes por lucha entre bandas delictivas y en 2006 se inicio la guerra del Estado contra los delincuentes.
En este largo ciclo en el que el Estado fue rebasado, ocupado, capturado y debilitado por la delincuencia organizada/desorganizada, Indicador Político fue perfilando el interés en el tema noticioso y analítico de la inseguridad. En 2012 se creó dentro del proyecto Indicador Político lo que hoy es el Centro de Estudios Económicos, Políticos y de Seguridad y en 2016 abrió el sitio web http://seguridadydefensa.mx con publicaciones sobre esos dos temas vitales para el Estado: la seguridad y la defensa, y los temas derivados.
A comienzos de este mes de octubre el CEEPS lanzó a circulación impresa la revista Campo de Marte –en referencia al Cham-de-Mars de París y al Campo Marte mexicano–, una publicación que atenderá mensualmente los temas de seguridad, defensa, marina, geopolítica de inteligencia desde el punto de vista informativo y analítico. La revista estará abierta en diferentes formas de lectura en el sitio web http://seguridadydefensa.mx y en http://indicadorpolitico.mx y podrá solicitarse el envío de la versión impresa.
En el panorama editorial de publicaciones periódicas, Campo de Marte sería la primera con circulación mensual impresa en el medio social con temas de seguridad insertos en el ambiente social, político, económico y geopolítico. Se trata de una publicación dirigida a la sociedad en general y a la comunidad empresarial que padece y se interesa con las estrategias de seguridad del Estado y sus efectos en la vida cotidiana, los ciudadanos que no encuentran en otros medios escritos la reflexión sobre la seguridad.
Asimismo, Campo de Marte atenderá la necesidad de circulación de información de las oficinas públicas, instituciones privadas y centros académicos especializados. La revisión de los medios cotidianos arroja una cobertura de impacto basada en la data de asesinatos, delitos y quejas sociales. El amplio sector de seguridad en el espacio público, privado y académico necesita canales de circulación de enfoques e informaciones consolidadas.
A pesar de que la ofensiva lanzada por el presidente Calderón en diciembre del 2006 de operativos especiales para perseguir y descabezar los cárteles del crimen organizado que habían aumentado su presencia y habían ocupado y capturado diferentes niveles del Estado, las bandas delictivas tardaron en ser enfocadas como estructuras criminales sofisticadas con capacidad económica, política, social y geopolítica.
Asimismo, y como una parte muy importante del enfoque analítico sobre esa realidad, los delitos también pasaron a ser nuevas formas de ejercicio del poder institucional. En este sentido y a partir de la doctrina de seguridad interior que implica el enfoque de la inseguridad como una obligación del Estado para mantener la estabilidad como base del desarrollo y la tranquilidad social, cuando menos se han perfilado tres nuevos enfoques en las formas de seguridad: la economía estratégica, la inteligencia civil y la política criminal.
Por si fuera poco, también en los últimos años se ha visto la configuración de una nueva forma de las relaciones internacionales: la geopolítica criminal globalizada o, en lenguaje económico, trasnacionalizada. Los cárteles mexicanos del narcotráfico forman parte de eslabones que comienzan con los productores sudamericanos, siguen con los grupos mexicanos que procesan y trasiegan la droga hacia los EE. UU. y terminan con los beneficiarios finales en territorio estadunidense: vendedores, consumidores y lavadores de dinero.
Por tanto, la persecución de los delitos del tráfico de drogas sale de las soberanías de los Estados y dejan a los EE. UU. la definición de políticas transnacionales, aunque con el lado negativo de que el gobierno de los EE. UU. actúa en un tiple escenario: como autoridad, como protector del consumo de droga de sus adictos y como beneficiario del dinero que mueve la droga anualmente y que aceita el funcionamiento del sistema financiero estadunidenses.
En este escenario geopolítico, estratégico y de seguridad nacional/interior/pública del funcionamiento de bandas delictivas en diferentes especialidades se moverá la revista Campo de Marte. Además, como anexos especiales, habrá dos páginas del boletín Zona Zero de asuntos geopolíticos y de la publicación Seguridad Estratégica para Empresarios que atiende el interés en seguridad por parte de los inversionistas, ambas publicaciones de circulación quicenal independiente y también disponibles en los sitios web de Indicador Político y de Seguridad y Defensa.
En cuanto comiencen las respuestas de la sociedad a Campo de Marte se abrirá un espacio para opiniones de los lectores, casi siempre con información adicional vital y estratégica que suele escaparte de la atención analítica de los expertos.

Política para dummies: La política es la habilidad para detectar el fondo de los problemas, aunque después no se arreglen.

Home


indicadorpoliticomx@gmail.com
@carlosramirezh

Seguir leyendo...

Carlos Ramírez

Corte encuerada: Zaldívar enreda a Sánchez Cordero en caso Cassez

Avatar

Publicado

el

Indicador Político:

En lo que se ha recibido como un afán por sumarse a la 4T institucional, el ministro presidente de la Corte Arturo Zaldívar Lelo de Larrea dio el salto de la muerte del calderonismo al lopezobradorismo, pero en el camino encueró el funcionamiento interno del máximo tribunal judicial como parte de la estructura de control del sistema político todavía priísta.
Al revelar que el presidente Calderón presionó a la Corte a lo ‪largo de 2012‬ para liberar a la secuestradora sentenciada Florence Cassez, Zaldívar evidenció el sometimiento del poder judicial al presidencialismo por la sencilla razón de que Cassez en efecto fue liberada por la Corte en enero de 2013.
Pero con los datos de Zaldívar podría entenderse la sorpresiva sesión de la Primera Sala de la Corte para proteger a la secuestradora con un “amparo liso y llano” por violación al debido proceso. Si Zaldívar afirmó que el presidente Calderón había solicitado a la Corte la liberación por presuntos acuerdos con el presidente francés Nicolás Sarkozy, entonces se puede inferir que los ministros que votaron por el amparo se habrían sometido a la petición presidencial.
Y en el proceso de aquella sesión del martes 23 de enero de 2013 –con Peña Nieto en la presidencia, pero sin poder aún para influir en la Corte– hubo dos circunstancias derivadas de la relación de sometimiento de ministros al poder presidencial y de quienes votaron por el amparo:
1.- La votación por el amparo la condujo la ministra Olga Sánchez Cordero y realizó una chicanada para desechar su propio proyecto que amparaba a Cassez para regresar su expediente a otro tribunal y de la manga sacó el proyecto del ministro Zaldívar de amparo liso y llano.
2.- Los votos por el amparo liso y llano a Cassez en la Primera Sala fueron de la propia Sánchez Cordero (propuesta de Zedillo en 1995) y los ministros Alfredo Gutiérrez Ortiz Mena y Záldivar, los dos de venero calderonista y Gutiérrez de formación fiscalista.
En este contexto, las revelaciones de Zaldívar fueron, en los hechos políticos, auto incriminatorios. Zaldívar reveló que Calderón había presionado a la Corte para liberar a Cassez, pero fueron la propuesta y el voto de Zaldívar los que lograron que Cassez fue liberada minutos después de la votación en la Corte, se dirigiera al aeropuerto a abordar un avión y viajara a París.
Como la delación sobre las presiones del presidente Calderón para liberar a Cassez condujeron precisamente a que dos ministros calderonistas y una zedillista votaran a favor del amparan que liberó de inmediato a la secuestradora, entonces debería abrirse una carpeta de investigación en la Judicatura sobre lo ocurrido con ese suceso.
Si ninguna autoridad judicial o penal reabre el caso Cassez en su etapa de liberación en la Corte, entonces el máximo tribunal judicial quedará manchado como un instrumento del presidencialismo de Felipe Calderón.
Y en los hechos, las delaciones de Zaldívar reconocerían a los ministros José Ramón Cossío y Jorge Mario Pardo Rebolledo –quienes votaron por amparo al tema exclusivo del video fabricado– como apegados a derecho porque votaron por amparar a la acusada de violaciones al debido proceso, pero regresar expediente a tribunal colegiado para no usar una parte en la exculpación del todo.
Ahora se sabe que las instrucciones del presidente Calderón a sus ministros Zaldívar y Gutiérrez Ortiz Mena –estos dos aún con cargo y Zaldívar nada menos que como presidente de la Corte– la secuestradora pudo salir libre no por ser inocente –los cargos eran sólidos–, sino por el famoso video fabricado para complacer a Carlos Loret de Mola como conductor del programa matutino de noticias de Televisa.
Y el desprestigio de la Corte se confirmó con los videos y fotos que muestra a tres ministros de la Corte –Eduardo Medina Mora Icaza, Gutiérrez Ortiz Mena y Luis María Aguilar– en la boda de la hija del importante abogado litigante Juan Collado, con casos y expedientes en la Corte. Ahí quedó plasmada la realidad del poder judicial mexicano: los diferentes grados de complicidad política y social con abogados defensores, relaciones incómodas que manchan el Estado de derecho.
Por lo pronto, Zaldívar reveló la trama secreta que liberó a una secuestradora por instrucciones de un presidente de la república. Y Záldivar fue parte del mecanismo y hoy es nada menos que presidente de la Corte.

Democracia en Cuba. Finalmente, y después de sesenta años de haber tomado el poder por las armas y de tres años de la muerte del dictador Fidel Castro, Cuba accedió a la democracia electoral y hace días el pueblo ejerció el voto para elegir como encargados de las instancias de poder… a los mismos que ya estaban. Y por si hubiera duda, el general Raúl Castro, hermano de Fidel y encargado del poder por herencia directa, se mantiene como el hombre fuerte en la Isla. Así que la democracia llevo a Cuba a… quedarse en las mismas: el control militar y familiar del poder.
Política para dummies: La política es la amalgama de la estabilidad social mínima.

Home


indicadorpoliticomx@gmail.com
@carlosramirezh

Seguir leyendo...

Nacional

Columna Brújula Pública; En el nombre de la seguridad

Avatar

Publicado

el

Rodolfo Aceves Jiménez

Una larga lista de asuntos son reservados o clasificados como asuntos de seguridad nacional, a veces utilizando criterios políticos que solo desgastan la democracia mexicana.

Esta es una mala práctica del sistema político mexicano, para obscurecer gastos superfluos, corrupción, protección política a personajes obscuros e indeseables. En el nombre de la seguridad nacional se cometen actos de corrupción o injusticias.

Estas prácticas dejan mal situada las funciones de Estado y de gobierno que verdaderamente se hace cargo la seguridad nacional.

Hoy los estudios conceptuales de seguridad nacional se ciñen en estudios de Estado de la ciencia política. Involucran los campos del poder político, económico, social y de seguridad. Por esto es que la seguridad nacional participa de todos los asuntos de Estado y de gobierno.

La seguridad nacional tiene qué ver con los anhelos expresados en la parte dogmática de la Constitución, de donde se desprenden los derechos para los ciudadanos y los bienes jurídicos que protegen, así como en la forma en la que está constituido el Estado mexicano y su forma de gobierno.

Por esta razón es, por ejemplo, que asuntos como el avance de la desertificación de cuencas hidrológicas en el país, son asuntos de seguridad nacional, porque la cuenca Lerma Chapala abastece de agua a poco más del 20% de la población del país, así como los sistemas y subsistemas de los tres sectores de la economía nacional.

Por esta razón es, que el hipotético caso de una nueva crisis en el sistema bancario mexicano que pueda provocar un rescate bancario, es asunto de seguridad nacional, porque se trata de los ahorros de los ciudadanos. Lo que no es de seguridad nacional es, proponer y aprobar recursos públicos para rescatar la voracidad de la banca privada, sin responsabilidad alguna.

Por esta razón es, que la corrupción de la clase política y la impunidad y simulación en la aplicación de la justicia es asunto de seguridad nacional, porque además de causar un perjuicio al erario público, transgrede el estado de derecho mismo y vulnera principios de la democracia, como la transparencia o el buen gobierno, en perjuicio de las funciones de Estado y de gobierno, pervirtiendo la esencia de las instituciones y demerita la prestación del servicio público que tienen encomendado.

En cada marcha, en cada manifestación pública o grupo social desatendido, yace un nicho de alguno de los campos del poder en el que el Estado, sus instituciones o su forma de gobierno, ha sido superado con malas decisiones de política pública o con la ambición de un servidor público deshonesto.

La corrupción, el revanchismo político, la impunidad, el favoritismo, entre otras perversiones de la clase política, no son asuntos de seguridad nacional, son la consecuencia de la ausencia de estado de derecho y de la voluntad para someterse a ella, así como de una desatención en los asuntos de Estado y de gobierno.

*Es Maestro en Seguridad Nacional por la Armada de México
Twitter: @racevesj

Seguir leyendo...

Tendencia