!Síguenos!
Avatar

Publicado

el


Salvador Guerrero Chiprés 

Desde la noche del 24 de diciembre de 2019, cinco mercados (en las alcaldías Cuauhtémoc, Venustiano Carranza y Xochimilco) se han incendiado, reabriendo un debate con muchas aristas. No es la primera vez, por ejemplo, que La Merced sufre daños por el fuego y tampoco es la primera vez que se habla de tomas de electricidad sobrecargadas y clandestinas.

Antes de apuntar hacia las células criminales que se dedican a extorsionar en la zona Centro, la jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum, pidió que no se especulara al respecto: tras los peritajes, los trabajos de investigación y criminalística, se descubrió que la causa de los siniestros fueron los cortos circuitos. 

La Fuerza Antisecuestro reveló, a la par, que específicamente en estos casos no hay denuncias de extorsión; en los trabajos de campo tampoco se encontraron testimonios. Sin embargo, el tema ya fue captado por el ojo de la prensa y aunque los incendios tengan otra causa, es probable que los padecimientos de los locatarios, víctimas del crimen, estén sobre la mesa de debate. 

La tragedia muestra un problema, ya viejo, de infraestructura y legalidad. Y toca, lateralmente, la tensión que contrapone y enfrenta al comercio con la delincuencia; por su parte, la Secretaría de Seguridad Ciudadana ha capturado de manera paulatina a ciertas figuras clave del crimen en la capital. 

A grandes rasgos, los extorsionadores actúan con alevosía y se sirven de la presión psicológica, de la manipulación y el miedo para atacar a sus víctimas. Debido al método, el afectado no sólo enfrenta una merma material (y moral a la vez) sino que imposibilita la denuncia, el eslabón inicial para combatir al crimen. 

Bajo amenazas, amedrentado, piensa que si pide ayuda será peor para él, y así integra un proceso que lacera a la sociedad en varios niveles. En este círculo vicioso, los modelos extranjeros y la ventaja histórica respecto a ciertos fenómenos pueden ampliar el umbral de posibilidades de combate a favor de la sociedad y la autoridad. 

En Italia, donde el crimen organizado tuvo una estructura sólida décadas antes de que en México se viera lo mismo, se han delineado estrategias con resultados puntuales. Curiosamente, el tipo de extorsión que afecta a los locatarios es presencial y se le conoce como siciliana. En Italia el fenómeno no se delimita sólo a la noción de que la denuncia es esencial, sino que se ha optado por proteger a los testigos y romper el primer eslabón del círculo.

Dicho acto conforma la triada del modelo de éxito que ha reducido las cifras de extorsión y se ha implementado en Honduras y Colombia, donde también existe cierta ventaja histórica en la materia. 

Los siguientes pasos son la aportación de recursos, por parte de empresarios, para sostener al sector, y la capacitación policíaca. En la ciudad, la estrategia del combate al crimen ha sido replanteada con resultados favorables. Para alcanzar un golpe definitivo quizá sea importante la evaluación de todas las herramientas de las que disponen la autoridad, los ciudadanos y empresarios del tamaño que sean.

@guerrerochipres  

Las opiniones expresadas por los columnistas son responsabilidad exclusiva de sus autores y no reflejan necesariamente el punto de vista de Expedientes Afondo
Seguir leyendo...
Advertisement
Click para comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cartón

Lo que faltaba…

Avatar

Publicado

el

Cartón de Miguel Parras

 

Seguir leyendo...

Coyuntura

Guadalajara, peor que nunca, ni modo; feliz aniversario 478

Avatar

Publicado

el

Por Horacio Villaseñor Manzanedo.

Nos hemos acostumbrado y vemos como normal vivir en una metrópoli con abundantes baches, basura, hojarasca, tierra, escombro, maleza, graffiti, propaganda adosada en todas partes, volantes publicitarios tirados, autos abandonados, pasos a desnivel y avenidas sin barrer, fuentes sucias; señalamientos, camellones, parques y jardines, plazas, edificios públicos, postes, barandales, bancas, bolardos y machuelos dañados, deteriorados y sin mantenimiento oportuno, y, el pretexto de siempre ¡no hay dinero! Lo que no hay es capacidad, preparación ni experiencia en la función pública. Súmenle, a todas estas deficiencias e insuficiencias, que además tenemos que sufrir y aguantar el escenario cotidiano de “apartalugares”, “limpiaparabrisas”, “indigentes”, “malabaristas”, “paracaidistas”, “viviendas improvisadas y vendedores informales” de todo, en cada semáforo y calles de la gran ciudad. Se han agravado los problemasinseguridad y pobreza; todos los días observamos arbitrariedades, injusticias y corrupción de funcionarios; servicios públicos de calidad inestablemuy mala o inexistentes y políticas públicas que no dan ni darán el resultado deseado porque la administración y la gestión pública, que las implementa, no funcionan. No funcionan porque se ha enfocado mal a flecha, erróneamente se cree que el problema es la corrupción, pero en realidad es la ineptitud de directivos públicos que no tienen más mérito para ocupar encargos públicos, que el de pertenecer al grupo de conocidos o familiares que colaboraron en la campaña política que ganó, que siguen siendo necesarios para intentar ganar la chamba que siguedespués de concluir el actual encargo. Los espacios públicos siempre están sucios o, en el mejor de los casos, mal atendidos porque se conserva una organización institucional del siglo antepasado, a cada dependencia municipal le toca hacer sólo una parte, y hemos escuchado, “eso no me toca a mí” y se lo dejan “al que le toca”, según creenLa idea de nombrar encargado de zona, denominados gerentesfalló igual que toda ocurrencia de gente improvisada, la idea hubiera sido eficaz si el nuevo modelo lo hubiera diseñado, gente seria, preparada y con experiencia local. La ciudad está hecha un asco y un caos, los gerentes no resolvieron ni resolverán nada esencial, un año es suficiente para probarlo, la eficacia se nota inmediatamente, el objetivo no debió ser atender a los presidentes de colonias, con visión política, sino reorganizar la función pública integral, con visión administrativa, iniciando por la elaboración de las bases legales para dar orden y lograr que los servicios públicos municipales, todos, se otorguen en inmejorables condiciones. Para innovar se requiere de expertos, no de improvisados amigos de alguien que, en la mayoría de los casos, su función es de “paleros” del jefe. En su peor momento, Guadalajara cumple 47años de su fundación, pasó a ser, de la hermosa ciudad de los años 80 a una que pronto será el peor lugar para vivir y legado para nuestros hijos y nietos. Ni modo.

Seguir leyendo...

Gabriel Torres Espinoza

¿Qué pretende el Instituto Electoral?

Avatar

Publicado

el

El Instituto Electoral y de Participación Ciudadana del Estado de Jalisco – IEPCEJ– aprobó en 2020 realizar un plebiscito para consultar sobre la donación del Ayuntamiento de Tlaquepaque de 55 hectáreas a la Universidad de Guadalajara, cosa que ocurrió ¡en julio del 2019!. Tan absurdo como pretender someter ahora a plebiscito la Línea 3 del Tren Ligero, que ya está, o el programa ‘A toda máquina’, que ya es un acto consumado. 

Obsérvese, además, que la educación es un derecho humano, mientras que la participación es un derecho políticoEs oportuno señalar que la donación del predio, por parte del Ayuntamiento de Tlaquepaque, tuvo como objeto la construcción de un Centro Universitario. Existe una relación causal entre el derecho a la educación y la infraestructura para hacerla posible [como la existente entre un hospital y el derecho a la salud]. Habría que recordar que tanto la legislación federal como la local disponen que ningún mecanismo de participación ciudadana puede tener por objeto la disminución y revocación de derechos humanos –como el derecho a la educación–. Incluso, El Amparo, resulta improcedente contra “actos consumados de modo irreparable”, según lo dispuesto en la Ley de Amparo, Reglamentaria de los Artículos 103 y 107 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos en su artículo 61, fracción XVI.

Tanto la Constitución Política de Jalisco (artículo 84), como la Ley del Gobierno y la Administración Pública Municipal(Artículo 39)señalan textualmente que la figura de plebiscito sólo podrá realizarse de manera “previa” a la consumación de un acto de autoridad. Esto es, el plebiscitono procede de manera ex temporánea, es decir, después de consumarse el acto de autoridad motivo de la consultaEn este caso se trata, en efecto, de un acto consumado de modo irreparable, pues los terrenos donados ya son parte del patrimonio universitario y su escritura se encuentra debidamente inscrita en el Registro Público de la Propiedad, desde julio de 2019con todos sus efectos y consecuencias jurídicas vigentes

Además, el IEPCEJ se extralimita en sus funciones, puesto que con base en el artículo 37 de la Ley del Sistema de Participación Ciudadana y Popular para la Gobernanza del Estado de Jalisco, la única autoridad competente para determinar la procedencia de plebiscito es el Consejo Municipal de Participación Ciudadana y Popular de Tlaquepaque, que no coincide con el IEPCEJ, puesto que advierte que el plebiscito –obvio- sólo procede de manera previa al acto reclamadoEl plebiscito que sí es jurídicamente viable, podría ser sobre si se construye o no un Centro Universitario, pues esto aún no ocurre.

Posdata. El IEPCEJ sí tiene dinero, puesto que anunció que comprarán un inmueble por un valor de 10 millones 900 mil pesos, “que tiene un dictamen del Colegio de Ingenieros” que señala que “con un reforzamiento” se puede utilizar(https://www.youtube.com/watch?v=kkVIaiE6Z7M&feature=youtu.be). Es decir, pretendenadquirir un inmueble dañado, que luego deben reforzar, en vez de destinar los 11 millones que tienen para reparar las urnas electrónicas, que sí son una herramienta indispensablede trabajo para desempeñar las tareas que la ley les asigna.

Seguir leyendo...
Advertisement


Tendencia