!Síguenos!
Avatar

Publicado

el

Gabriel Torres Espinoza.

En días pasados, la Organización No Gubernamental (ONG), Impunidad Cero, presentó un revelador estudio: ‘Facturas Falsas: La Epidemia en el Sector Salud’. Los hechos ahí expuestos, ilustran cómo es que el derecho humano a la salud pasó a convertirse en un muy lucrativo y jugoso negocio en el que se encuentran coludidos autoridades yparticulares en nuestro país, a través de un eficaz sistema que permite un toda una variedad de actos de corrupción en instituciones federales y estatales de saludque engloba a aquellos servidores públicos que convocan una licitación, realizan el procedimiento de compra o de adjudicación de contratos. A los responsables de recibir bienes (incluidos personal de almacén), encargados de áreas contables, e incluso a personal de los órganos internos de control que son omisos en detectar estos desfalcosEste sistema se entrelazacon un afinado modelo que asegura su segura impunidadque deriva de la resistencia de autoridades para implementar controles que permitan la trazabilidad de los recursos, esto es, el identificar su origen, las etapas en las que se transfieren y ejercen, y la efectiva recepción por parte del sector salud

En la publicación se advierte cómo es que las ‘empresas fantasma’ a través de la expedición de 22 mil 933 facturas falsas se han instrumentado para perpetrar desvíos que ascienden a miles de millones de pesos en instituciones públicas de salud: poco más de 4 mil 179 millones de pesos en el periodo comprendido de 2014 a inicios de 2019El estudio identifica un pernicioso sistema que se simula la venta de bienes o la prestación de servicios a las instituciones que deben garantizar el derecho humano a la saludcon recursos que no derivan únicamente del Estado,sino también de las cuotas que aportan patrones y trabajadores, como sucede en el caso del IMSS [institución federal que más recursos erogó a ‘empresas fantasma’, según este estudio]Se concluye que son seis estados –en el que se incluye Jalisco– los que reúnen el 80% del total de facturas falsas encontradas en las entidades federativas.

Para paliar este nocivo problema de la vida pública, elenfoque conceptual de la corrupción debe dar un viraje: tan cierto es que “lo que no se mide no se puede mejorar”; como el hecho de que ‘lo que no se nombra, no existeEl IMCO y CIDE, en su estudio ‘México: Anatomía de la Corrupción’ (2015), señalan acertadamente que “cuando se habla de corrupción en una sociedad, la definición debe ampliarse para incluir las relaciones entre particulares”. En efecto, el fenómeno de la corrupción implica al ‘corrupto’ [autoridad(es)] y al ‘corruptor’ [particular(es)]. Resulta injustificado que la investigación y sanción de la corrupción recaiga únicamente en servidores públicos, y no en particulares –conditio sine qua non del ilícito–. 

Ahora bien, como señala Transparencia Internacional (TI), “un desafío clave [para las democracias modernas] es que la corrupción es considerada ampliamente como un delito sin víctimasEs innegable que la monumental corrupción en salud, por ejemplo, deja a poblaciones enteras de víctimas que se les negó este derecho humano, mismo que juega un papel sustantivo en el principal bien jurídico que debe tutelar el Estado: la vida. En ese sentido, TI empieza a identificar un cambio de paradigma de la mayor importancia en el debate y la legislación que se suscita ya en diversas latitudes, para apuntalar un concepto emergente que empieza a tomar fuerza en el concierto internacional: el de ‘daño social’En efecto, el concepto de ‘reparación del daño’ tiene una asociación unívoca a los derechos humanos (DDHH)Lo anterior, tiene la “intención de identificar, cuantificar y reparar el daño y las consecuencias de la corrupción”. Desde luego, en no pocas ocasiones, la corrupción vulnera y violenta DDHH: medio ambiente sano, vivienda, agua, salud, etc. De esta manera, de acuerdo a TI, la reparación del ‘daño social’, derivado de la corrupción, debe incluir al menos cinco aspectos: restitución, indemnización, rehabilitación, satisfacción y garantías de no repetición, relacionada con los DDHH que se ven afectados o anulados por los actos de corrupción.

Las opiniones expresadas por los columnistas son responsabilidad exclusiva de sus autores y no reflejan necesariamente el punto de vista de Expedientes Afondo

Maestro en Filosofía por la UNIVA. Actualmente es Director General de Canal 44 y Canal 31.2 de la Universidad de Guadalajara (UdeG); Institución en donde además ha ocupado los siguientes cargos: Vicerrector General Ejecutivo, Rector del Centro Universitario de la Ciénaga, Director General de Medios UdeG y fundador de la Licenciatura en Periodismo. Es Presidente del Consejo Consultivo de Notimex y Vocal Propietario ante la Junta de Gobierno de la agencia de noticias del Estado mexicano. Y recientemente fue nombrado director de la Asociación de Televisiones Educativas y Culturales Iberoamericanas, ATEI. Twitter: Gabriel_TorresE

Advertisement
Click para comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Coyuntura

Infraestructura sanitaria y seguridad nacional

Avatar

Publicado

el

La Segunda Guerra Mundial trajo consigo un ‘golpe de timón’ de especial relevancia con relación a la inversión en ciencia y tecnología: ésta adquirió un enfoque de seguridad nacional con la invención de la bomba atómica. Durante décadas, la Guerra Fría forjó este principio entre las superpotencias. Después del Covid-19 se suscitará un cambio de paradigmas de igual magnitud en el Orbe. Habrá una intrínseca y sustantiva relación entre la inversión en infraestructura sanitaria y personal médico, con la seguridad nacional [ante pandemias] y la estabilidad macroeconómica de un país. JP Morgan predice que, en México, la economía podría decrecer en un 7% por los efectos del coronavirus [Moody’s predice un desplome de 3.7%]. 

Los países han emprendido estrategias que han permitido mitigar el impacto de esta pandemia: test masivos y corresponsabilidad social [Alemania y Corea del Sur], distanciamiento social y cuarentenas [China], protocolos culturales personales de higiene y uso masivo de cubrebocas sin recurrir al confinamiento obligatorio [Japón, p. ej.] y cortar la cadena de contagio aislando a las personas contagiadas y sospechosas –conocidos como ‘grupos de brote’– con el uso de tecnología de rastreo [Singapur, v.gr.], entre las que más destacan. Si el número de contagios se vuelve crítico para el sistema de salud, ante el repunte dramático de los contagios, habrá un indicador que definirála tasa de letalidad del virus: la tasa por cada mil habitantes de camas hospitalarias para atender los casos graves.

La OMS recomienda un mínimo de ocho camas hospitalarias por cada mil habitantes. El promedio que registran los 36 países que integran la OCDE es de 4.7. No obstante, nuestro país la tasa más baja: un total de 1.5. Actualmente, los países del Primer Mundo con mayor número de muertes ante el coronavirus son aquellos que tienen una tasa por debajo de la media de la OCDE al 29 de marzo: Italia, con una tasa de 3.2 camas hospitalarias y 10,779 muertos; España con una tasa de 3.0 y 6,733 decesos; y Estados Unidos con una tasa de 2.8 y 2,191 defunciones. 

De acuerdo a datos oficiales, a nivel estatal, la Ciudad de México lidera la tabla, con una tasa de 3.7 camas hospitalarias por cada mil habitantes [son contabilizadas las del sector público (federal y estatal) y privado]. En un segundo sitio se encuentra Campeche, con una tasa de 2.3. Le sigue Sonora, con 2.2; Coahuila y Durango, con 2.1; Nuevo León 2.0; y Jalisco con 1.8 [encima de la media que es de 1.5]. Sin embargo, en los tres últimos lugares, se encuentran Oaxaca y Guerrero con una tasa de 1.1, y finalmente Chiapas con una tasa de 0.8. 

En virtud del carácter que han tenido las últimas dos pandemias (H1N1 y Covid-19), que complican el sistema respiratorio, empieza a surgir un nuevo indicador: el número de camas de cuidados intensivos por cada 100 mil habitantes. Estados Unidos lidera la tabla con 34.7, le sigue Alemania con 29.2. Corea del Sur tiene 10.6. Japón tiene un total de 7.3 y China de 3.6. En México se desconoce este dato. Mientras tanto, ayer se instaló en el Central Park de Nueva York un hospital de campaña, para hacer frente a la demandas de camas para el COVID-19.

 

Seguir leyendo...

Coyuntura

Las medidas en Jalisco, ¿son suficientes?

Avatar

Publicado

el


Gabriel Torres Espinoza.- 

El gobernador de Jalisco anunció nuevas medidas respecto de la pandemia por Covid-19. Para evaluarlas en su justa dimensión, veamos que se decide a nivel internacional, respecto de lo propuesto en Jalisco:

Se han decretado ‘estados de emergencia’ o ‘alarma’ para contener la propagación del coronavirus en España, Francia, Estonia, Hungría, Bulgaria, Italia, Portugal, Japón, Argentina, Colombia, El Salvador, Panamá, Bolivia, Perú y Uruguay. En Estados Unidos, son 10 las entidades que han decretado ‘cuarentena’: California, Nueva York, Illinois, Oregón, Washington, Nueva Jersey, Connecticut, Luisiana, Delaware y Ohio. En Jalisco el gobierno propone que “las medidas de ‘aislamiento social’ que tomamos estos cinco días han sido exitosas, pero tienen que sostenerse con algunos ajustes, por lo menos hasta el domingo. Si aflojáramos el paso, echaríamos a perder todo lo que hemos avanzado”.

La OMS solicita a todos los países a hacer pruebas masivas, advirtiendo que “todos los casos deben de ser identificados y confinados de una manera adecuada”. El director general de la OMS señaló que “no hemos visto un aumento lo suficientemente urgente en las pruebas, el aislamiento y el rastreo de contactos, que es la columna vertebral de la respuesta” [a la pandemia]. En Jalisco, el gobierno se dispone a aplicar ‘pruebas masivas a los jaliscienses’ […] no importa si a partir de este ejercicio Jalisco aparece en las estadísticas en el primer lugar de casos detectados, si fuera así, será porque aquí estamos buscando a nuestros enfermos, encontrándolos rápido, atendiéndolos y aislándolos y protegiendo a la comunidad”.

La OMS y la Secretaría de Salud del gobierno federal señalan que la población más vulnerable son personas con sistemas inmunológicos inmunodeprimidos [VIH, cáncer, p.ej.], enfermedades crónicas [diabetes, hipertensión], adultos mayores y personas con obesidad”. En Jalisco, se dispuso que “la prioridad es que se queden en casa quienes tienen más de 60 años, mujeres embarazadas y personas con enfermedades crónico-degenerativas y personas que presenten síntomas de una enfermedad respiratoria“Mantenemos el llamado a que quien pueda hacer el trabajo desde casa lo haga”.

Estados Unidos anunció la suspensión de vuelos desde y rumbo a Europa. En América Latina, Venezuela, Bolivia, Paraguay, Argentina, Perú, Chile, Colombia, El Salvador y Guatemala han hecho lo mismo. Australia y Dinamarca, ampliaron sus restricciones de viaje y desde Europa. Austria hizo lo mismo con relación a Italia, Irán y Corea del Sur. Malasia ha impuesto una prohibición a los viajeros de las zonas afectadas de China, Corea, Japón, Irán e Italia. Aquí se hace “un llamado a la comunidad jalisciense en el extranjero a que nos ayuden a cuidar a sus familias. El visitar Jalisco, en este momento, sólo pone en riesgo a quienes más quieren. Ante la falta de respuesta de las autoridades [federales] para la suspensión de vuelos provenientes que tienen decretados cercos sanitarios apelamos a la solidaridad de nuestros paisanos en el extranjero, particularmente en Estados Unidos”. Como lo advierte con acierto el Gobernador de Jalisco, “nuestra economía no se puede parar, pero primero es la salud”.

Seguir leyendo...

Gabriel Torres Espinoza

¿Y después del Covid-19?

Avatar

Publicado

el

Más que predecir cómo será la sociedad del futuro después del Covid-19 –lo que resulta aún muy incierto–, lo más acertado es plantearse qué es lo que debe cambiar o reformularse en el Planeta con motivo de una pandemia. Esto empieza a ser un punto de discusión entre la comunidad científica internacional y tomadores de decisiones en el OrbeNeil Ferguson, jefe del programa de modelos matemáticos del Imperial College de Londres, aseveró enfáticamente al diario británico Financial Times: “Podríamos estar viviendo en un Mundo muy diferente del que conocemos durante un año o más”. Más aún, resulta cada vez más evidente que el factor que habrá de causar la muerte de poblaciones enteras no será una guerra de orden nuclear, sino una pandemia, como lo predijo Bill Gates en 2015Las bombas atómicas de Hiroshima y Nagasaki causaron la muerte de 110 mil personas. Por el contrario, los saldos rojos de las pandemias más devastadoras que ha sufrido la humanidad son mucho más trágicos: la ‘Peste Negra’ del Siglo XIV, causó entre 70 y 200 millones de decesos; la ‘Gripe Española’ (1918-1919) causó al menos 50 millones de muertes. 

A la luz de lo anterior, ¿qué paradigmas se espera que sean replanteados en el concierto internacional? En principio, la coordinación y cooperación internacional. Resulta totalmente fútil que el actual modelo de gobernación mundial de los pueblos –en el sentido de que adopta y aplica medidas vinculantes ante su incumplimiento– sólo verse sobre asuntos de seguridad nacional enfocados en la capacidad bélica, militar y armamentista de un país; pero no sobre medidas y políticas sanitarias que exijan sucumplimiento a nivel global [como sucede con la prohibición de desarrollar armas nucleares, y las sanciones económicas que derivan ante su inobservancia]. Lasomisiones de un país ante una pandemia causan hondas repercusiones en otros países, aunque éstos últimos aplicaranmedidas agresivas de contención. 

Es incomprensible que de los dos grandes sistemas que tiene una nación para el afianzamiento de la vida humana –las Fuerzas Armadas y las Instituciones Sanitarias, sólo las primeras estén capacitadas para siniestros potencialmentepeligrosos para la sociedad civil y de carácter transcontinental: a la brevedad deben desarrollarse simulacros, normas de actuación y adiestramiento en el sector salud. El comportamiento social debe cambiar drásticamente, toda vez que la vacuna del Covid-19 podría estar lista en 18 meses, no obstante, en un principio su aplicación tendría como objetivo a personal estratégico: personal médico, fuerzas armadas y comunidad científica. 

La inversión en investigación y desarrollo de las ciencias médicas para el estudio virológico y desarrollo de vacunas resulta, ahora, ineludiblePor ejemplo, en 2018, E.E.U.U. y gobiernos de diversos países, lanzaron el The Global Virome Project, un proyecto que terminará en 2028 y al que se le presupuestaron mil millones de dólares para el estudio de 1.7 millones de virus distintos, de entre los cuales, de 631 mil y 827 mil son zoonóticos [como el Covid-19]. Esto es un ejemplo de cooperación internacional para el desarrollo del conocimiento científico de los virus, apartir ahora, indispensable.

Seguir leyendo...
Advertisement


Tendencia