!Síguenos!
Avatar

Publicado

el

Tiempo Nuevo:

En materia de violencia y seguridad los datos más duros no son siempre los números, sino los que resultan de las experiencias individuales o colectivas de victimización.

¿Cuántas veces hemos sido víctimas, cuántas hemos escuchado de otros que lo fueron, cuántas solamente hablamos de ello sin serlo?

En una reunión con la participación de la presidencia nacional de la Canacintra, pregunté cuántos habían sido víctimas de algún delito en los últimos cinco años y la cuarta parte de los casi cuarenta empresarios presentes levantó la mano.

Luego requerí la misma respuesta de quienes lo fueron el último año y una persona respondió afirmativamente.

Por supuesto, ese sondeo improvisado carece de rigor metodológico pero es curioso si se considera que ocurrió casi inmediatamente después de críticas generalizadas a la política nacional de seguridad, realizadas en aquella comida en la sede de esa cúpula empresarial, y se contrastó con un balance más cuidadoso luego del diálogo.

Pregunté si era válido pensar que la tendencia a responder que la situación “está peor que antes” podría estar siendo impactada por un sesgo por la distancia respecto del partido que llevó al poder nacional a Andrés Manuel López Obrador o en la capital nacional a Claudia Sheinbaum.

Se inició un amigable debate que consideró racionalmente esa probabilidad. Por supuesto, el tema de la seguridad es el tema uno de la agenda nacional y lo es con independencia de debates acerca de la construcción de un sondeo, una opinión, un argumento, un estudio.

De ahí que, este lunes, cuando se presentaron las instalaciones de la agencia Modelo Especializada en Delitos Sexuales en la Fiscalia General de Justicia, encabezada por Ernestina Godoy, cuando la jefa de Gobierno tocó el punto de datos, realidades y denuncias, advirtió puntualmente del fenómeno al que aludo: realidades y datos que son representaciones de ellas.

Sheinbaum reconoció, primero, que ha habido un aumento en las denuncias ante el Ministerio Público, de 2019 respecto de 2018, de 20%; y, segundo, que la medición y evaluación de las realidades será, particularmente en el caso de la seguridad, algo más complejo si se quiere tener una visión realista.

Señaló que no es posible determinar con absoluta certeza si es que existen más delitos o hay más disposición para denunciarlos y atenderlos.

Queda claro que a este Gobierno no le interesa simular o maquillar realidades para proyectar un mensaje de mejora donde no existe.

También es manifiesta la influencia que movimientos y organismos sociales, activistas, las propias autoridades y los medios de difusión, han tenido para potenciar la probabilidad de que existan más denuncias de las que antes había.

Es ésta, y qué bueno, una ciudad dispuesta a dialogar con la complejidad y combatir institucional y operativamente los problemas.

De ahí que podríamos reconocer que la nueva agencia de la FGJ tiene enorme oportunidad y compromiso de ser útil.

@guerrerochipres
Las opiniones expresadas por los columnistas son responsabilidad exclusiva de sus autores y no reflejan necesariamente el punto de vista de Expedientes Afondo
Seguir leyendo...
Advertisement
Click para comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cartón

Lo que faltaba…

Avatar

Publicado

el

Cartón de Miguel Parras

 

Seguir leyendo...

Coyuntura

Guadalajara, peor que nunca, ni modo; feliz aniversario 478

Avatar

Publicado

el

Por Horacio Villaseñor Manzanedo.

Nos hemos acostumbrado y vemos como normal vivir en una metrópoli con abundantes baches, basura, hojarasca, tierra, escombro, maleza, graffiti, propaganda adosada en todas partes, volantes publicitarios tirados, autos abandonados, pasos a desnivel y avenidas sin barrer, fuentes sucias; señalamientos, camellones, parques y jardines, plazas, edificios públicos, postes, barandales, bancas, bolardos y machuelos dañados, deteriorados y sin mantenimiento oportuno, y, el pretexto de siempre ¡no hay dinero! Lo que no hay es capacidad, preparación ni experiencia en la función pública. Súmenle, a todas estas deficiencias e insuficiencias, que además tenemos que sufrir y aguantar el escenario cotidiano de “apartalugares”, “limpiaparabrisas”, “indigentes”, “malabaristas”, “paracaidistas”, “viviendas improvisadas y vendedores informales” de todo, en cada semáforo y calles de la gran ciudad. Se han agravado los problemasinseguridad y pobreza; todos los días observamos arbitrariedades, injusticias y corrupción de funcionarios; servicios públicos de calidad inestablemuy mala o inexistentes y políticas públicas que no dan ni darán el resultado deseado porque la administración y la gestión pública, que las implementa, no funcionan. No funcionan porque se ha enfocado mal a flecha, erróneamente se cree que el problema es la corrupción, pero en realidad es la ineptitud de directivos públicos que no tienen más mérito para ocupar encargos públicos, que el de pertenecer al grupo de conocidos o familiares que colaboraron en la campaña política que ganó, que siguen siendo necesarios para intentar ganar la chamba que siguedespués de concluir el actual encargo. Los espacios públicos siempre están sucios o, en el mejor de los casos, mal atendidos porque se conserva una organización institucional del siglo antepasado, a cada dependencia municipal le toca hacer sólo una parte, y hemos escuchado, “eso no me toca a mí” y se lo dejan “al que le toca”, según creenLa idea de nombrar encargado de zona, denominados gerentesfalló igual que toda ocurrencia de gente improvisada, la idea hubiera sido eficaz si el nuevo modelo lo hubiera diseñado, gente seria, preparada y con experiencia local. La ciudad está hecha un asco y un caos, los gerentes no resolvieron ni resolverán nada esencial, un año es suficiente para probarlo, la eficacia se nota inmediatamente, el objetivo no debió ser atender a los presidentes de colonias, con visión política, sino reorganizar la función pública integral, con visión administrativa, iniciando por la elaboración de las bases legales para dar orden y lograr que los servicios públicos municipales, todos, se otorguen en inmejorables condiciones. Para innovar se requiere de expertos, no de improvisados amigos de alguien que, en la mayoría de los casos, su función es de “paleros” del jefe. En su peor momento, Guadalajara cumple 47años de su fundación, pasó a ser, de la hermosa ciudad de los años 80 a una que pronto será el peor lugar para vivir y legado para nuestros hijos y nietos. Ni modo.

Seguir leyendo...

Gabriel Torres Espinoza

¿Qué pretende el Instituto Electoral?

Avatar

Publicado

el

El Instituto Electoral y de Participación Ciudadana del Estado de Jalisco – IEPCEJ– aprobó en 2020 realizar un plebiscito para consultar sobre la donación del Ayuntamiento de Tlaquepaque de 55 hectáreas a la Universidad de Guadalajara, cosa que ocurrió ¡en julio del 2019!. Tan absurdo como pretender someter ahora a plebiscito la Línea 3 del Tren Ligero, que ya está, o el programa ‘A toda máquina’, que ya es un acto consumado. 

Obsérvese, además, que la educación es un derecho humano, mientras que la participación es un derecho políticoEs oportuno señalar que la donación del predio, por parte del Ayuntamiento de Tlaquepaque, tuvo como objeto la construcción de un Centro Universitario. Existe una relación causal entre el derecho a la educación y la infraestructura para hacerla posible [como la existente entre un hospital y el derecho a la salud]. Habría que recordar que tanto la legislación federal como la local disponen que ningún mecanismo de participación ciudadana puede tener por objeto la disminución y revocación de derechos humanos –como el derecho a la educación–. Incluso, El Amparo, resulta improcedente contra “actos consumados de modo irreparable”, según lo dispuesto en la Ley de Amparo, Reglamentaria de los Artículos 103 y 107 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos en su artículo 61, fracción XVI.

Tanto la Constitución Política de Jalisco (artículo 84), como la Ley del Gobierno y la Administración Pública Municipal(Artículo 39)señalan textualmente que la figura de plebiscito sólo podrá realizarse de manera “previa” a la consumación de un acto de autoridad. Esto es, el plebiscitono procede de manera ex temporánea, es decir, después de consumarse el acto de autoridad motivo de la consultaEn este caso se trata, en efecto, de un acto consumado de modo irreparable, pues los terrenos donados ya son parte del patrimonio universitario y su escritura se encuentra debidamente inscrita en el Registro Público de la Propiedad, desde julio de 2019con todos sus efectos y consecuencias jurídicas vigentes

Además, el IEPCEJ se extralimita en sus funciones, puesto que con base en el artículo 37 de la Ley del Sistema de Participación Ciudadana y Popular para la Gobernanza del Estado de Jalisco, la única autoridad competente para determinar la procedencia de plebiscito es el Consejo Municipal de Participación Ciudadana y Popular de Tlaquepaque, que no coincide con el IEPCEJ, puesto que advierte que el plebiscito –obvio- sólo procede de manera previa al acto reclamadoEl plebiscito que sí es jurídicamente viable, podría ser sobre si se construye o no un Centro Universitario, pues esto aún no ocurre.

Posdata. El IEPCEJ sí tiene dinero, puesto que anunció que comprarán un inmueble por un valor de 10 millones 900 mil pesos, “que tiene un dictamen del Colegio de Ingenieros” que señala que “con un reforzamiento” se puede utilizar(https://www.youtube.com/watch?v=kkVIaiE6Z7M&feature=youtu.be). Es decir, pretendenadquirir un inmueble dañado, que luego deben reforzar, en vez de destinar los 11 millones que tienen para reparar las urnas electrónicas, que sí son una herramienta indispensablede trabajo para desempeñar las tareas que la ley les asigna.

Seguir leyendo...
Advertisement


Tendencia