!Síguenos!
Avatar

Publicado

el

Tiempo Nuevo

Minatitlán es tierra de masacre, impunidad y expectativa.

La opinión pública más informada, que transita en porcentajes probablemente semejantes entre el respaldo al presidente Andrés Manuel López Obrador y pendularmente critica la situación de inseguridad actual comparándola con la existente en los últimos 12 años, tiene frente a sí un escenario que rehúye el esquematismo.

Conforme nos alejamos de la noche trágica del viernes en que fueron asesinadas 13 personas, entre ellas un bebé de un año y siete con tiro de gracia, la indignación respecto del desastre de seguridad que vive el país alcanza a prácticamente todos.

La diferencia básica está en asumir que se trata solamente de una “herencia podrida” como dice el primer mandatario, o si estamos ante la evidencia de que el Estado Mexicano debe concentrarse en medidas inmediatas con resultados claros.

Todos esperan que la exposición de argumentos no implique abandonar la operación de seguridad con investigación y detenciones de los responsables a la brevedad.

La masacre veracruzana propulsó nuevamente las discrepancias entre el mandatario Cuitláhuac García y el fiscal general de Veracruz, Jorge Winckler; restableció las coordenadas de la polarización nacional en las que los adversarios de AMLO incondicionalmente lo encuentran responsable de falta de estrategia y acción, mientras que quienes lo respaldan piden que se le dé tiempo suficiente para mostrar resultados.

Según Winckler y otras fuentes, en los asesinatos están involucrados sicarios del Cártel Jalisco Nueva Generación, que disputa con los Zetas diversos espacios de los negocios que las organizaciones delictivas han convertido en su espacio de impunidad y poder.

El crimen colectivo del viernes habría resultado, en esa versión, un intento de cobro de piso rezagado o una pelea por espacios para la venta de droga.

AMLO alzó la mano del gobernador veracruzano, declaró su honestidad en contraste con la crítica al fiscal general de esa entidad dos días después de que el secretario de Seguridad y Protección Ciudadana, Alfonso Durazo, llamara a las partes en discordante animosidad a estar por encima de ellas mismas y dedicarse a la detención de los responsables.

El Presidente visitará Minatitlán este viernes, y es probable que para entonces, paradójicamente, la necesidad de autoridades federales y locales, de Morena o puestas en su cargo transexenal por las que fueron desplazadas, como Winckler, entreguen información o detenciones.

De otra manera, López Obrador llegará como si no hubiera capacidades de investigación y detención, locales y federales, luego de un colapso tan evidente de la inseguridad como el que se vive en muchas poblaciones de Veracruz y no solamente ahí.

AMLO ha ofrecido reducir la incidencia delictiva, y en particular el homicidio doloso que alcanzó un crecimiento de 9.5% en este trimestre de 2019 con respecto al mismo periodo del año pasado al totalizarse siete mil 242 carpetas de investigación por esa causa, para un total de ocho mil 493 víctimas, considerando que un mismo incidente es cubierto por la misma indagatoria.

La noche de Minatitlán no terminará pronto si no se comparten datos, esfuerzos, acuerdos, estrategias para bien del conjunto y por encima de las diferencias de opinión.

@guerrerochipres

Las opiniones expresadas por los columnistas son responsabilidad exclusiva de sus autores y no reflejan necesariamente el punto de vista de Expedientes Afondo

Actualmente es Presidente del Consejo Ciudadano de Seguridad Pública de la CDMX

Seguir leyendo...
Click para comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Nacional

Columna Tiempo Nuevo: El varón violentado

Avatar

Publicado

el

Salvador Guerrero Chiprés
Reconocer las nuevas realidades nacionales pasa por identificar las antiguas y, entre ellas, advertir que los varones son también víctimas de violencia familiar.
En un entorno ciudadano y público crecientemente incluyente, es una oportunidad cívica y política, es decir un espacio para la actuación y la educación que construye a nuestra comunidad nacional, identificar que los hombres son, con mucho mayor frecuencia de la que pudiera pensarse, víctimas de aquella violencia proveniente de quienes no solamente son víctimas sino también victimarias.
Los varones padecen la violencia familiar en sus dimensiones física y psicológica. La actitud de los agentes del Ministerio Público, en el escaso número de ocasiones en que existe disposición a denunciar, es doblemente inhibitoria de la acción jurídica de hombres respecto de mujeres. La burla es frecuente en ese pequeño número de incidencia que busca la apertura de una carpeta de investigación.
En este Día Internacional del Hombre, son útiles algunos datos para avanzar en esa conciencia de la diversidad de origen de las violencias que desborda comprensiones convencionales de género omisas de la visibilización de la violencia femenina contra el varón.
Hombres de entre 46 a 55 años, que se han atrevido a denunciar o reportar su condición de debilidad e incipiente empoderamiento, han sido quienes más se han comunicado, por ejemplo ante el Consejo Ciudadano para la Seguridad y la Justicia de la Ciudad de México, para denunciar maltrato, con el 36% del total. Después de ese segmento, el grupo de quienes tienen entre 31 a 40 años representan el 27%.
En 45 de cada cien casos, se señala que quien ejerce la violencia es la pareja, el porcentaje restante se divide en familiares (incluidos los de la pareja), hijos y padrastro.
En la totalidad de los casos se reporta violencia física y en el 54% ésta va acompañada de psicológica. Así es, se incluyen insultos constantes y denigración por parte de la victimaria y existen casos de violencia patrimonial.
En una época en que tenemos la oportunidad, no menor, de crear un debate extendido y trascendente sobre las condiciones de género y su ubicación en el contexto de las maneras en que se está reconstituyendo un nuevo modelo de familia diversa, asumir que existe la violencia femenina contra los varones es una vertiente que debe ser recuperada.
El propio sistema sociopolítico, con sus pagos explícitos e implícitos de violencia sistemática machista y patriarcal, podría estar en condiciones de revisar el modo en que los hombres son también sujetos de una violencia que no tiene como origen un género exclusivo.
Conforme se estabilizan los componentes de las agendas progresistas de nuestro país y del mundo, podríamos aprovechar para repensar cuál es el lugar que podríamos asignar a la violencia contra los hombres, que forma parte de este “patriarcal machismo”

Seguir leyendo...

Nacional

Columna Tiempo Nuevo: Los policías federales que ya no son

Avatar

Publicado

el


Salvador Guerrero Chiprés
@guerrerochipres
La desaparición de la Policía Federal mantiene sus secuelas. ‪Este martes‬ se renovó la confrontación de sus ex integrantes con la autoridad a unos días de que el gobierno capitalino diera a conocer su protocolo de atención de bloqueos y manifestaciones.
Con la terminación de la vida de ese cuerpo policial acabaron las prerrogativas económicas muy superiores que tenían sus integrantes -respecto de las que tendrán los elementos incorporados a la nómina de la Secretaría de la Defensa Nacional-, trasladados por acuerdo político y legal a la Guardia Nacional.
Es en ese fin de ciclo donde se localiza la irritación de integrantes de un cuerpo policial que hacía posible recibir tres o cuatro veces más de su salario neto mensual por ser comisionados fuera de la ciudad durante largos periodos.
Apostaron a la permanencia de esa situación y miles de ellos se endeudaron con un nivel de vida insostenible sin aquel ingreso.
Las manifestaciones de encono que ayer generaron una situación intolerable para los viajantes al aeropuerto, además de 32 lesionados, son parte de los ajustes indispensables en la estrategia de la fuerza política dominante para enfrentar el desafío de la inseguridad en todo el país: hace más accesible su costo, neutraliza inercias tanto como cancela derechos previos que impedían su dinamización y, sobre todo, crea una símbolo y una promesa de que el gobierno cuenta con un instrumento ante los problemas de la inseguridad apoyándose en los créditos y méritos reales del Ejército Mexicano.
Entre los afectados directos del cambio institucional asociado al fin de la PF y al nacimiento de la Guardia Nacional y entre los malquerientes del gobierno de Andrés Manuel López Obrador, suman una significativa cantidad de voces cuyas opiniones inevitablemente están asociados a los intereses laborales de los primeros y la visión político ideológica de los segundos.
Actualmente, quienes defienden la respetabilidad de la PF prácticamente son el mismo segmento de la población que votó contra AMLO y que, con todo derecho por otro lado, ha convertido ese tema y el gran asunto de la seguridad, en el espacio de reorganización de sus capacidades críticas frente al Estado con base, ciertamente, en que el problema es al mismo tiempo real y subjetivo, de datos y de percepción, de realidades y opiniones.
Los más críticos del gobierno de AMLO, más ahora que antes, encuentran en la PF virtudes con los mismos ojos que ven únicamente deficiencias en la Guardia Nacional.
Son los puntos de vista de una oposición que, legítimamente, ve en la seguridad el principal problema del país como ocurre, por cierto en este caso, con el resto de la opinión pública nacional.
Para el jefe de la policía de la capital nacional, Omar García Harfuch, la tensión personal entre haber sido integrante de la PF y ser responsable de la Secretaría de Seguridad Ciudadana se resolvió aplicando el protocolo: básicamente con un periodo breve de abierta disposición al diálogo y de una segunda etapa de la inevitabilidad del uso de la fuerza.

Seguir leyendo...

Nacional

Columna Tiempo Nuevo: Asilo y riesgos, reinventando a México

Avatar

Publicado

el

Salvador Guerrero Chiprés
@guerrerochipres

Nuestro país muestra su convergencia de historia y de propósitos progresistas con futuro cuando aporta lo mejor de su voluntad a enviar mensajes basados en la acción, en la solidaridad y en la ley.

Al mismo tiempo, México tiende a ser una nación con rasgos altamente conservadores cuando se niega a la inclusión posible… hasta los límites de la creatividad política.

Vivimos en un territorio en que las adversidades parecen concentrarse en nubarrones y caen como tormenta o se disipan ante la emergencia del nuevo tema de la agenda nacional que parece opacar al precedente.

Ocurre con el cambio de poder en Bolivia y con los espacios de debate e inclusión de nuestra agenda polarizada y a veces irresueltamente contradictoria.

De un lado, tenemos el asilo político al ex presidente de Bolivia, Evo Morales, anunciado por el secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard, atendiendo una dimisión de apariencia voluntaria y personal. Morales entendió el fin de su ciclo ante los amagos del ejército boliviano, el deterioro de su base social y en consecuencia de su legitimidad, por lo que solicitó verbalmente este beneficio.

Dirán algunos que no necesariamente se registró un golpe de Estado en el sentido convencional que es la deposición: la salida forzada de un gobernante mediante la herramienta de la movilización político-militar de un segmento del gobierno, contra quien lo encabeza desde el Ejecutivo.

Del otro lado, en otro ámbito de todo el interés nacional cotidiano: el de la seguridad, en contraste con aquello que es imaginativo, incluyente, progresista y reivindicador de lo mejor de nuestra historia diplomática, las prácticas delictivas que un día se benefician de las decisiones debatibles de un juez federal, al día siguiente nos indican las vulnerabilidades cibernéticas de una empresa tan estratégica como Pemex.

La delincuencia hace vulnerables a todos.

Ante la constante amenaza de los negocios delictivos o de prácticas que merecen urgente y eficiente atención es indispensable una ciudadanía muy activa en que se respalde la acción del Estado, más precisamente, del gobierno.

Ante este contexto el Institute for Canadian Citizenship y la Fundación Reinventando a México, encabezada esta última por Javier López Casarin, han comenzado a aportar luz para dar sentido a las potencialidades de una ciudadanía que busca el diálogo y la promoción del desarrollo democrático, para comprender el valor de la inclusión y su potencial ante un complejo escenario internacional y de frente a una aguda percepción de crisis de seguridad en el país.

Este lunes, estas organizaciones reunieron, en el Museo de Arte Popular de la Ciudad de México, a empresarios, académicos, políticos, periodistas y activistas, en la primera emisión del proyecto 6 Degrees Ciudad de México, donde se abrió un diálogo para realizar propuestas de apetito innovador, orientadas a hacer un llamado a reconocer la diversidad y fomentar la inclusión en México y el mundo.

En tiempos de disturbios y enfrentamientos como los que se llevan a cabo en Bolivia y en medio de las vulnerabilidades de empresas y de la sociedad ante la delincuencia tenemos que fortalecer los esfuerzos de trabajo coordinado para generar conversaciones y acciones en favor de todas y todos.

Eso. Necesitamos, respuestas creativas y asertivas; inmediatas y de largo plazo en nuestro país, al mismo tiempo solidario y asediado.

Seguir leyendo...

Tendencia