Connect with us
Avatar

Publicado

el

Carlos Ramírez

Las cifras de inseguridad de 2019 presentan un diagnóstico del activismo de los grupos delictivos. Pero detrás de las cifras consolidadas se oculta, con pocos medios y analistas haciendo el esfuerzo de descifrar los mensajes, un panorama estatal y municipal que debiera conducir a una realineación de los objetivos de las estrategias de seguridad.

El primer dato importante puede inclusive replantear enfoques: fuera de una parte de los homicidios dolosos que corresponden a actividades no aclararas de fuero común, los demás revelan delitos de niveles municipales y estatales. Muchos de los homicidios dolosos no reflejan luchas regionales de cárteles, sino enfrentamientos por causas locales de disputas territoriales para mercados de drogas.

Los demás delitos tienen que ver con actividades municipales y estatales que corresponden a las policías locales. Entre ellos destacan, por ejemplo, homicidios dolosos ocurridos de manera violenta en bares y cantinas o en disputas por control de calles y mercados, aún cuando se trata de representaciones locales de cárteles nacionales.

Cuando se tenga claridad gubernamental que buena parte de los delitos son responsabilidad de gobernadores y alcaldes, entonces nos habremos acercado a un replanteamiento necesario de la estrategia de seguridad.

En este sentido, hay que atender tres datos que debieran fijar la geografía de las estrategias:

1.- Cinco estados registran incidencia delictiva nacional de alrededor de los 100 mil delitos: Estado de México (309 mil 647), Ciudad de México (224 mil 369), Jalisco (145 mil 678), Guanajuato (126 mil 777) y Baja California (95 mil 311).

2.- Pero son otras entidades las que registran mayores cifras de delitos por cada 100 mil habitantes: Colima (275.5), Baja California (243.1), Baja California Sur (211), Querétaro (210) y, entre otros, Ciudad de México (204).

3.- Y a nivel de percepción de inseguridad, cinco ciudades son las más altas: Puebla (92.7%), Tapachula (92.1%), Ecatepec de Morelos (92%), Uruapan (92%) y Fresnillo (91.9%).

Los datos anteriores revelan incidencia delictiva local, lo que llevaría a exigir respuestas de gobernadores y alcaldes. Quizá el dato que pueda explicar el fracaso local de la seguridad estaría en las fotografías de niños armados como autodefensas en un municipio abandonado de Guerrero, ante la incapacidad de funcionarios locales y de las fuerzas estatales de seguridad. Como a esas comunidades nadie las cuida, los pobladores toman las armas para defenderse, aunque sin tener técnicas, controles ni objetivos específicos.

Estas cifras deberían conducir a estrategias más precisas de seguridad estatal y municipal con supervisión federal. Pero la iniciativa la deben tomar los gobernadores y alcaldes, porque el primer año de estrategia nacional permite concluir que las autoridades federales carecen de capacidad, fuego y recursos para vigilar los casi 2 mil 500 municipios y las 32 entidades.

Pero a pesar de las evidencias, gobernadores y alcaldes se han cruzado de brazos, quieren que fuerzas federales resuelvan las inseguridades locales y de paso exigen respeto a las soberanías locales.

Lo que queda claro es que la estrategia federal llegó a su capacidad y ahora toca a gobiernos locales diseñar estrategias locales. Si no, la delincuencia seguirá de fiesta.

 

Ley de la Omertá

Algunos medios recordaron el pasado 20 de enero los 73 años de muerto del capo de capos Al Capone, fundador, en lenguaje moderno, del primer cártel criminal para el tráfico de alcohol. Capone edificó un aparato de poder basado en la corrupción de policías y funcionarios municipales y estatales de Chicago. La historia de Capone la reescribe el sociólogo alemán Hans Magnus Enzensberger en su clásico Política y delito y publicado el texto de Capone como separata en 2009 bajo el título der La balada de Al Capone. Mafia y capitalismo, editorial Errata Naturae.

 La estructura de poder fue revelada por un puñado de ciudadanos en una carta enviado al Senado, en la que asientan: “una colonia de gánsteres ha implantado en esta ciudad un supergobierno al cual la población ha de rendir tributo. Tal tributo lo consigue mediante el terror, el rapto y el asesinato. Muchos de estos gánsteres han logrado hacerse fabulosamente ricos gracias al contrabando de alcohol. Operan con la complicidad de la policía y demás autoridades, establecen un monopolio del aguardiente y se reparten entre sí el término municipal”.

Ahí, pues, en Chicago, con Al Capone nacieron las mafias que hoy se conocen como cárteles porque controlan precios del mercado, antes del alcohol prohibido y hoy de la droga también prohibida. Y hoy como hace tres cuartos de siglo, las mafias-cárteles no pueden funcionar si no es con la complicidad de los gobiernos municipales, estatales y federales.

La única manera de terminar con Capone fue a través de la revisión contable y fue encarcelado por evasión fiscal.

Zona Zero

·      Las fotografías de niños armados como autodefensas en un municipio de Guerrero deben llamar la atención a la incapacidad de gobernantes estatales y municipales para construir cuerpos de seguridad oficiales en sus territorios. Poco lograrán esos niños. Y las autoridades deberían llamar a cuentas a los responsables por usar niños como escudos humanos en situaciones de inseguridad.

·      A pesar de los datos que exhiben la apatía de autoridades estatales y municipales ante la inseguridad, los gobernadores se siguen quejando de que quieren desmañanarlos con su asistencia a las reuniones matutinas de seguridad. Es posible que esas reuniones carezcan de método para ser útiles, pero cuando menos obligaría a los gobernantes a reconocer el grado de inseguridad en sus plazas. Porque ni van a esas reuniones ni generan iniciativas de seguridad eficientes.

El autor es director del Centro de Estudios Económicos, Políticos y de Seguridad.

seguridadydefensa@gmail.com

www.seguridadydefensa.mx

@carlosramirezh

Las opiniones expresadas por los columnistas son responsabilidad exclusiva de sus autores y no reflejan necesariamente el punto de vista de Expedientes Afondo

Nacido en la ciudad de Oaxaca en 1951, Carlos Ramírez comenzó su vida profesional en el periodismo en 1972. Y desde entonces ha estado ininterrumpidamente en el periodismo mexicano. Además de la práctica periodística, ha sido profesor de periodismo en la Universidad Nacional Autónoma de México y en la Universidad Iberoamericana, además de ser un conferencista cotidiano en universidades de todo el país. Autor de la columna; Indicador Político Twitter: @carlosramirezh Página Web: http://indicadorpolitico.mx

Advertisement
Clic para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Carlos Ramírez

Indicador Político- México-Biden (9). Narcotráfico, eje política exterior de la Casa Blanca

Avatar

Publicado

el

Carlos Ramírez*

Las relaciones de los EE. UU. con México nunca han sido de amistad, cooperación o alianza, sino de dominación. En supremacías imperiales lo peor que le puede pasar al dominador es reaccionar con sentimientos. Por eso la política exterior de la Casa Blanca la planteó John Foster Dulles en plena definición estratégica del papel de Washington en la guerra de Corea: “los EE. UU. no tienen amigos; tienen intereses”.

México representa, para los EE. UU., seguridad territorial, petróleo, zona de distensión de las crisis de Centro y Sudamérica y el Caribe, presión migratoria, riesgos de cruce de terroristas y zona de abasto de las drogas que requieren los millones de consumidores estadunidenses adictos y recreativos de drogas. En este sentido fue que el general Paul Gorman, jefe del Comando Sur del gobierno de Reagan, declaró que México era “el problema de seguridad nacional número uno para los EE. UU.”.

En la realidad estratégica, nada fue diferente con Barack Obama, ni con Donald Trump, ni será distinto al gobierno de Joe Biden, vicepresidente ocho años del proyecto transexenal de Obama. La continuidad de la política exterior imperialista de los EE. UU. de Richard Nixon a Biden se basa en el hecho de que el presidente de la nación tiene sólo una función real: la seguridad nacional.

Dentro de la política exterior, fue Obama el presidente que introdujo la variable de crimen organizado. En su decisión de atender sólo adicciones dentro de su país y no combate a las mafias comercializadoras de droga al menudeo en las calles, Obama trasladó la responsabilidad de la droga a los países productores y a sus cárteles. El modelo de Crimen Organizado Trasnacional se convirtió en estrategia en septiembre de 2011 y pasó a ser política operativa al tomar la decisión de ir a combatir a las mafias de la droga a sus países de origen, atropellando las relaciones internacionales y las leyes nacionales en vigor y dándole a los EE. UU. el poder de certificación de países aliados a los EE. UU.

Trump se basó en el principio de jurisdiccionalidad transnacional para su estrategia contenida en sus Presidential Determination on Major Drug Transit or Major Illicit Drug Producing Countries de 2020 y 2021 y para la Operación Python de la DEA en los EE. UU. y en México para capturar y tomar el control del Cártel Jalisco Nueva Generación. Este operativo oficial del gobierno estadunidense contextualiza el arresto de la DEA en Los Angeles del general Salvador Cienfuegos Zepeda.

La estrategia de combate al narcotráfico de los EE. UU. no depende del presidente en turno en los EE. UU., sino que se determina en la comunidad de los servicios de inteligencia y seguridad nacional civiles y militares que tienen que ver con el tema global de las drogas. Si el caso Cienfuegos se tomó en el gobierno de Trump, sus hilos de decisión vienen desde el gobierno de Obama. Inclusive, el presidente Obama firmó la Estrategia Nacional de Control de Drogas en 2016 que Trump nunca revisó ni reformó. En esta estrategia Obama formalizó la línea de acción de perseguir a los narcos en sus países de origen.

En este sentido, el principal desafío para la política de seguridad nacional de México radica en redefinir su estrategia contra el crimen organizado, porque el modelo de no perseguir capos y atacar cárteles provocó la intervención operativa de agencias antinarcóticos estadunidenses en México con o sin permiso, entonces el gobierno de Biden, con mayor estrategia de seguridad nacional imperial, va a centralizar el tema de los cártelesen México.

El tema de los cárteles mexicanos fue incluido en la estrategia de seguridad pública, circunscribiendo el tema a asunto policiaco. En marzo, dentro de la Operación Python, la DEA ofreció una recompensa por Nemesio Oseguera Cervantes El Mencho, señalado como el gran jefe del Cártel Jalisco, aunque con dudas de su existencia con vida. Pero el asunto fue que esa recompensa ha comenzado a causar estragos al interior del cártel y sus enemigos y estuvo acompañada de grupos especiales de la DEA en México, sin conocerse hasta ahora el grado de permisividad de México, para capturarlo y llevárselo a los EE. UU. para juzgarlo como al Chapo Guzmán.

Lo que queda es la amenaza de que el gobierno de Biden, como el de Trump, atropelle la estrategia mexicana de seguridad pública con razonamientos de seguridad nacional estadunidense.

-0-

 

Política para dummies: La política, es muy cierto, es la guerra por otros medios.

 

El contenido de esta columna es responsabilidad exclusiva del columnista y no del periódico que la publica.

http://indicadorpolitico.mx

indicadorpoliticomx@gmail.com

@carlosramirezh

Canal YouTube: https://t.co/2cCgm1Sjgh

Continuar Leyendo

Carlos Ramírez

Indicador Político- México-Biden (8). Seguirá agenda de Trump, pero con más enfoque imperial

Avatar

Publicado

el


Carlos Ramírez*

La diferencia en los estilos político entre Donald Trump y Joe Biden es de matices ofensivos, aunque el pensamiento de seguridad imperial seguirá siendo el mismo. México abandonó el expediente de las preocupaciones estadunidenses estratégicas en 1993 porque el Tratado de Comercio Libre de Salinas de Gortari cedió lo que quedaba de soberanía y nacionalismo.

Y aunque los cuatro temas de la agenda del siglo XXI son los mismos, sí habrá variedad en el estilo: Trump veía a México con desdén imperial y apretaba tuercas cuando quería obtener beneficios específicos, en tanto que Biden reproducirá el modelo Reagan-Clinton-Bush Jr.-Obama de desestimar cualquier papel de México en el escenario internacional y regional, pero aplicarle enfoque de seguridad nacional estadunidense.

Los cuatro temas de la agenda bilateral desde la óptica de Washington –la Casa Blanca, los mexicans desks y oficinas encargadas de las líneas estratégicas con México– han sido constantes: narcotráfico, comercio, migración y terrorismo, sólo que Trump los redujo a puntos concretos a negociar y Biden los incluirá en los acuerdos de subordinación. Trump, en síntesis, buscaba eficacia; Biden, en cambio, dejará sentir el factor dominación como principio rector de su política exterior hacia México desde la óptica de la seguridad nacional vital de los EE. UU. por la ubicación fronteriza.

El presidente Salinas de Gortari entregó a la seguridad nacional estadunidense lo que quedaba del nacionalismo defensivo y permitió que la Casa Blanca de George Bush Sr. desarticulara la estructura histórica ideológica de la política exterior mexicana como eje central de la definición de su soberanía, seguridad nacional y escudo estratégico. El estratega de este enfoque fue el embajador de Bush Sr. en México, el operador de inteligencia John Dimitri Negroponte, por cierto, director nacional de inteligencia –jefe de las dieciséis agencias de seguridad y nacional de la comunidad de los servicios de inteligencia de los EE. UU.– después de los ataques del 9/11 de 2001.

Los presidentes Zedillo, Fox, Calderón y Peña Nieto se despreocuparon por la pérdida de soberanía estratégica por el Tratado y el presidente López Obrador tuvo la suerte de tener estos dos años a un Donald Trump sin enfoque estratégico y con una comunidad desarticulada de servicios estadunidenses de inteligencia y seguridad nacional. Las fricciones recientes han obedecido a agendas concretas y no a estrategias horizontales ni verticales.

Los primeros indicios del equipo de inteligencia y seguridad nacional de Biden sólo han revalidado las percepciones de que regresarán los halcones de los gobiernos de Bush Sr., Clinton, Bush Jr. y Obama; se trataría de expertos en enfoques imperiales de seguridad nacional y de funcionarios que han logrado imponer las agendas de terrorismo y narcotráfico como sucedáneas del viejo comunismo de la guerra fría.

Al incluir esos temas en la agenda de seguridad nacional estadunidense, entonces la relación buscada será de subordinación. En este sentido, lo ocurrido en semanas recientes en el tema del narco entre los EE. UU. y México habrían de ser las primeras pistas de la agenda bilateral de Biden con México: el regreso al sometimientodiplomático. Y si bien no habrá operativos intervencionistas agresivos como en los años de Reagan y el embajador John Gavin, se puede advertir dos formas de estilo de los funcionarios imperiales: jalones de orejas y apretura de tuercas.

A lo largo de la última etapa de su campaña, Biden fue muy claro en señalar el regreso de los EE. UU. a un papel hegemónico activo en la diplomacia, aunque la Rusia de Putin carezca de fuerza operativa, la China de Jinping le apueste a la diplomacia blanda y la Corea del Norte de Jong-un se pase mandando piquetes a la Casa Blanca. El primer paso de Biden será el reforzamiento del equipo militar y civil de política exterior, inteligencia y seguridad nacional y el regreso al modelo de seguridad de Bush Jr. después del 9/11 del 2001

En síntesis, Biden estaría obligando a México a construir una estrategia, política y equipo activo de seguridad nacional vis a vis la Casa Blanca y no el enconchamiento interno.

 

-0-

 

PESAME. Sentido pésame al doctor Alfonso Durazo Montaño por la reciente pérdida física de sus padres. Descansen en paz.

 

-0-

 

Política para dummies: La política es la sobrevivencia, así de sencillo.

 

El contenido de esta columna es responsabilidad exclusiva del columnista y no del periódico que la publica.

http://indicadorpolitico.mx

indicadorpoliticomx@gmail.com

@carlosramirezh

Canal YouTube: https://t.co/2cCgm1Sjgh

Continuar Leyendo

Nacional

Equidad de género, una causa global

Avatar

Publicado

el

Salvador Guerrero Chiprés*

Lo que ha sucedido en la Ciudad de México en materia de equidad de género y políticas contra la violencia hacia las niñas y mujeres es un modelo a nivel mundial. Nuestra capital participa del diálogo global para atender una de las prioridades trazadas por las Naciones Unidas en su Programa para el Desarrollo (PNUD).

La iniciativa global de combate a la violencia de género desplegada ayer en el foro City Hub and Network for Gender Equity CHANGE reunió a cinco alcaldes de metrópolis globales en un encuentro virtual para compartir sus estrategias y casos de éxito.

En su intervención, la jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum, feminista, planteó la doble desigualdad de la mujer mexicana: entre géneros y entre clases sociales. Destacó, por eso, los apoyos que ha entregado su administración a las jefas de familia y la política de micro créditos para ayudar a la autonomía económica: en total, 50 mil apoyos y el 75% ha sido para mujeres.

El encuentro con alcaldes de Londres, Los Ángeles, Barcelona y Freetown, capital de Sierra Leona, abre la semana en que se cumplirá un año de que en la CDMX fuera decretada la Alerta de Género y un día después de que fuera presentado el reporte de avances y desafíos, claramente enunciados el domingo por la fiscal Ernestina Godoy; la secretaria de las Mujeres, Ingrid Gómez, y la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero.

Destacan el registro público de agresores sexuales, la aprobación de la Ley Olimpia en el Congreso de la CDMX para sancionar la violencia digital y las abogadas de las mujeres presentes en cada Ministerio Público, espacios que por décadas habían carecido de perspectiva o siquiera capacitación alguna en materia de género.

Ada Colau, alcaldesa de Barcelona, resume en una frase el momento que vive el mundo: “las mujeres somos las principales víctimas, pero también las principales solucionadoras de los problemas”. Lo anterior en el contexto de un fenómeno tempranamente reportado por el Consejo Ciudadano para la Seguridad y Justicia de la Ciudad de México, el aumento de la violencia familiar por el confinamiento al que obliga la emergencia sanitaria.

La crisis por la pandemia ha puesto en evidencia, en el mundo entero, las crisis que había antes de la pandemia de Covid-19. Desigualdad económica, irregularidades laborales, salud mental como un lujo para unos cuantos y machismo son algunas de las causas claramente visibilizadas en los últimos meses.

Ante ellas, vale la pena tomar el consejo del alcalde de Londres, Sadiq Khan, que sugiere ser ambiciosos desde el punto de vista de la aspiración. Activistas, empresarios, organismos de la sociedad civil y autoridades estamos llamados a responder a esa obligación hasta lograr que la equidad de género sea un derecho humano y una realidad para todas las niñas, jóvenes y mujeres… y también para los niños, jóvenes y hombres.

@guerrerochipres

Continuar Leyendo
Advertisement
Advertisement





Tendencia