!Síguenos!
Avatar

Publicado

el

Por Carlos Ramírez.-

Los especialistas en seguridad parece que respiraron un poco tranquilos con estas semanas de coronavirus porque la crisis de seguridad entrará en una zona de distensiones. Sin embargo, quedó en el aire la cacería de Nemesio Oseguera Cervantes El Mencho, líder del activísimo Cártel Jalisco Nueva Generación.

La ofensiva contra este capo se inició casi sobre los tiempos políticos de inicio de la pandemia de coronavirus y dejó ver las intenciones estadunidenses de meterse en la seguridad mexicana con recompensa de 10 millones de dólares y reveló el aumento del personal de la DEA  en México no sólo para atrapar a El Mencho, sino para tomar el control de la estrategia de seguridad y de negociación con los cárteles mexicanos.

El CJNG entró hace poco tiempo en una dinámica de expansión territorial y de ampliación de actividades. Ha querido ocupar los espacios dejados por la sentencia contra Joaquín El Chapo Guzmán Loera, aunque hasta ahora lo ha podido frenar el padrino Ismael El Mayo Zambada, a cargo del grupo de El Chapo.

Si la ofensiva de los EE. UU. da resultado y atrapan a El Mencho, México entrará en una nueva narcoguerra que afectaría los indicios de negociación de la paz que había llevado con lentitud la estrategia lopezobradorista de seguridad. Los datos que se tienen de El Mencho revelan un tipo duro, criminal, sin limitaciones, agresivo y ambicioso.

El problema que tiene el gobierno de los EE. UU. con los cárteles mexicanos no se agota en el hecho de que son responsables del tráfico de drogas, sino que ya han tomado el control del mercado de venta al menudeo en condados estadunidenses; es decir, se han constituido en bandas criminales que fueron desplazando, por la mala, a los vendedores locales. Por tanto, células del CJNG están funcionando en miles de zonas de venta de drogas a los 35 millones de consumidores. Esa penetración comercial ha derivado en alianzas de narcos mexicanos con las pandillas locales.

Los expedientes judiciales de los dirigentes del CJNG muestran una nueva forma de liderazgo violento y de capacidad de armamento superior a los policiacos. A través de la violencia el cártel se ha fortalecido en cuando menos veinte estados de México y ha mostrado una capacidad alta de letalidad por las armas que ha comprado de contrabando.

Algunas pistas revelan que El Mencho no se dejará atrapar, que tiene capacidad de fuego, que los militares mexicanos no lo tienen como prioridad y que los estadunidenses podrían aumentar la violencia en calles y carreteras si se acercan demasiado a El Mencho.

En la opinión pública mexicana no hay mucha información sobre El Mencho porque su círculo interno es muy duro, sólido e infranqueable. La apuesta oficial mexicana radica en dejar de perseguirlo para que su alocada expansión violenta lo enfrente con grupos locales que no quieren perder sus territorios. El Mencho es una jefatura aislada, autosuficiente, y su círculo no representa un estado mayor, sino tan solo personas dedicadas a proteger a su jefe.

La persecución contra El Mencho está relacionada con el arresto hasta en tres ocasiones de su hijo Rubén Oseguera González y su reciente extradición a los EE. UU. La entrega de quien era el número 2 del CJNG fue el principio del fin de El Mencho. En los EE. UU. culpan a esa expansión del cártel de la ruptura de los equilibrios de mercado de la droga.

Ley de la Omertá

A pesar de haber credo en poco tiempo una estructura criminal poderosa e intimidante, El Mencho carece de bibliografía: no existe ningún libro sobre el Cártel Jalisco Nueva Generación, sino tan solo algunos ensayos académicos de interpretación de sus funciones. Su vida no ha estado llena de incidentes como El Chapo, ni de leyendas urbanas. En los EE. UU. lo ven como la punta de la hebra de lo que pudiera construir una forma de narcoterrorismo o violencia intimidante vía actos explosivos. Asimismo, se le vincula con asesinato de funcionarios estatales de justicia.

La orden de captura de El Mencho se ha ligado con otro grupo criminal asociado, el llamado Los Cuinis, una organización empresarial que ha impulsado la expansión internacional del CJNG. Se trata, además, de una estructura se negocios para lavado de dinero que ha sido ya señalado por los EE. UU. como organización criminal transnacional.

El gobierno mexicano no ha lanzado una gran ofensiva contra el CJNG porque ha captado información de inteligencia de que habría una repuesta violenta en cuando menos quince estados donde el cártel mantiene el dominio posee grupos armados con superioridad sobre los policías.

La presión estadunidense contra El Mencho ha obligado a las oficinas de inteligencia y seguridad nacional de México a abrir un expediente de persecución contra El Mencho, aunque, al parecer, sin ganas de atraparlo.

Zona Zero

  • En Guanajuato los grupos criminales siguen sin control, mientras la autoridad estatal se niega a pactar acuerdos con la autoridad federal. La persecución contra José Antonio Yépez Ortiz El Marro ha distorsionado los equilibrios locales. Pero nuevas informaciones revelan que algunos grupos criminales se han desprendido de los grandes cárteles y operan como sicarios asesinando a sueldo a adversarios.

  • La violencia criminal en Ciudad de México entrará en un impasse por las restricciones de circulación de personas por las infecciones de coronavirus. Sin embargo, no significa que se haya retomado el control de la inseguridad.

  • Las cifras de inseguridad de febrero mostraron una baja en ciertos delitos contra los ciudadanos, pero algunos analistas creen que han sido producto de la pandemia de coronavirus. La disminución de la actividad productiva de marzo a junio, cuando menos, ayudará a bajar algunas cifras, aunque analistas creen que aumentarán los robos a casas y a negocios aunque sigan cerrados. En realidad, el hampa nunca descansa.

El autor es director del Centro de Estudios Económicos, Políticos y de Seguridad.

seguridadydefensa@gmail.com

www.seguridadydefensa.mx

@carlosramirezh

Las opiniones expresadas por los columnistas son responsabilidad exclusiva de sus autores y no reflejan necesariamente el punto de vista de Expedientes Afondo

Nacido en la ciudad de Oaxaca en 1951, Carlos Ramírez comenzó su vida profesional en el periodismo en 1972. Y desde entonces ha estado ininterrumpidamente en el periodismo mexicano. Además de la práctica periodística, ha sido profesor de periodismo en la Universidad Nacional Autónoma de México y en la Universidad Iberoamericana, además de ser un conferencista cotidiano en universidades de todo el país. Autor de la columna; Indicador Político Twitter: @carlosramirezh Página Web: http://indicadorpolitico.mx

Advertisement
Click para comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Gabriel Torres Espinoza

Reinicio ‘gradual’: ¿simulación o autoengaño?

Avatar

Publicado

el

Gabriel Torres Espinoza* 

El dilema entre “salvar vidas” o “salvar la economía”resulta un falso debate.
En una pandemia, si no se actúa para salvar vidas, la economía colapsa por la cantidad de enfermos, de saturación de hospitales y de caos social que puede ocasionar la ausencia de autoridad para proteger el principal bien que debe salvaguardar el Estado: la integridad física de sus habitantes. Antes bien, las medidas de contención sanitaria son necesarias para proteger la economíajustamente.

Sin vida no hay economía, PIB, inflación, exportaciones ni mercado. Para que funcione la economía es necesaria una fuerza de trabajo y de producción, que enferma o muriendo en medio de una pandemia, termina por desencadenar caos social, malestar extremo, saqueos e inactividad.

Efectivamente, Jalisco no tiene una pandemia desbordada. Hoy no es así porque la tasa de contagios del Covid-19 se ubica entre los últimos tres lugares. Esto derivado de una eficaz y responsable estrategia de respuesta, a pesar de contar con: 1) una población urbana que asciende al 87 por ciento; 2) la segunda zona metropolitana (de Guadalajara) más grande en términos poblacionales en México [sólo superada por la del Valle de México]; y 3) uno de los cuatro estados con mayor número de migrantes en los Estados Unidos –epicentro actual de la pandemia–. 

Pero por sentido común, no se debe reiniciar actividades justamente en el momento en que ocurre el mayor crecimiento de contagios. Eso ya lo advirtieron los expertos, que dejaron de ser escuchados por la autoridad. Pero en efecto existe una presión social de quienes calculan a corto plazo, aunque los costos incluso económicos, sean mayores a mediano y largo plazo (nuevas medidas de confinamiento y cientos o miles de muertos más)Desde el 18 de mayo, Jalisco aumentó su movilidad social, y con ello, una aceleración en los contagios por Covid-19. Del 18 de mayo a hoy, los datos indican que esa fase cero, que cada quien entendió como le dio la gana, llevó a un relajamiento casi generalizado de las medidas de aislamiento y al reinicio, con o sin autorización, de muchas empresas y actividades. Un costo que pagarán, incluso con su vida, aproximadamente 10 de cada 100 enfermos de Covid, por la elevada tasa de letalidad.

La situación privilegiada de Jalisco se explica debido a las estrategias que el gobierno estatal adoptó, para proteger las vidas y con ello la economía de los jaliscienses. De forma que fuimos la primera entidad de la República en suspender clases, eventos masivos, actividades económicas no esenciales y llamar al resguardo domiciliario. También, la primera entidad en implementar una cuarentena generalizada obligatoria, y una de las primeras en exigir el uso del cubrebocas en la vía pública. Esa acción coordinada y razonada en Jaliscole coloca como una de las entidades que mejor ha aplanado la curva de contagios. Incluso, la calificación del gobernador de Jalisco creció entre 15 y 20 puntos porcentuales (hasta raja política dio)Pero nada bueno es para siempre. La sensibilidad duró pocoHoy sereinicia, ‘gradualmente’. Sólo hay que observar hoy las calles, bares, tiendas para entender que lo gradual incitó una avalancha desbordada de confusión, deliberada simulación o autoengaño.

Seguir leyendo...

Gobierno

El cartón de Luján

Avatar

Publicado

el

Seguir leyendo...

Carlos Ramírez

Indicador Político- ¿Regresar a cuál normalidad? Los cuatro dilemas poscoronavirus

Avatar

Publicado

el

Carlos Ramírez*
Presionado por la economía 
estadunidense a la que está atado, por el desempleo en modo Calcuta de millones de trabajadores que no han recibido apoyo y por una planta productiva que se pone en funcionamiento o se destruye, la decisión gubernamental para regresar a la nueva-vieja normalidad económica y social tendrá que resolver cuatrodilemas:

1.- El dilema entre la salud o la economía. Los datos reales de las afectaciones de la pandemia a la planta productiva son peores a los que se conocen y deberían obligar a las autoridades a cuando menos dos semanas de medidas drásticas de confinamiento para romper los contagios, pero las presiones de las cadenas productivas estadunidenses y el peligro de que la planta productiva paradpierda mercados van a llevar a la decisión del regreso a la actividad económica cuando aún no se ha alcanzado el punto máximo de contagios. España, que aplicómedidas drásticas de confinamiento autoritario, apenas está viendo bajar el ritmo de fallecidos y contagiados.

2.- El dilema entre economía productiva o economíasubsidiada. Sin ningún tipo de apoyo, la economía de servicios y buena parte de la economía industrial fue afectada en su dinamismo por el desplome de la demanda, el desempleo obligatorio de trabajadores y la competencia con otros países que ocuparon lugares mexicanos en la proveeduría de bienes y servicios. El turismo y los servicios quedaron destrozados por falta de apoyo y su reinicio será lento. Las expectativas de PIB de -8% a -12% tardarán en recuperarse cuando menos 25 años. Los datos de que el 2021 se crecerá a 2% a 2.5% será sobre el hoyo recesivo de 2020.El gobierno federal regresará a la economía de subsidios que tenía antes de la pandemia y que llevaron a un PIB de -0.1% en 2019 y previsible de -0.5% a 0.5% en 2020. La opciónoficial era la de economía de subsidios sociales noproductivos y no multiplicadores de la demanda efectiva.

3.- El dilema entre mercado o Estado. Anunciado desde su primera campaña electoral estatal en 1988, el modelo de desarrollo de López Obrador fue siempre el Estado que había sido sustituido por el mercado en el modelo neoliberal de Carlos Salinas de Gortari 1979-1994. En su campaña electoral de 2018 López Obrador anuncio el fin del neoliberalismo. Y buena parte de sus decisionespresidenciales han sido en el escenario de la restauracióndel Estado como el eje de la economía. Sin embargo, el modelo de Estado depende sólo de tres claves: ingresos fiscales del doble de los existentes, desarrollo tecnológicopara potenciar la competencia y empresas públicas en el sector industrial basadas en la generación de utilidades y no quebradas por subsidios.

4.- Y quizá el dilema más importante: regresar a la normalidad de un país hundido en la improductividad que se enfilaba a tasas promedio sexenal de PIB de 1% a 2%, muy lejos del 4% promedio anual anunciado de manera oficial o construir la normalidad prometida de un nuevo modelo de desarrollo posneoliberal imaginado y no diseñado. Hasta ahora, con cuatro meses de coronavirusno existe ningún nuevo modelo de desarrollo posneoliberal ni ninguna definición del Estado productivo.

De acuerdo con las cifras del INEGI, el PIB de 2019 y el del primer trimestre de este año se salvó por el sector primario, el agropecuario, pero con sectores industrial y de servicios sin incentivos y atorados por el desmoronamiento de la demanda. Para crecer a tasas anuales del PIB arribadel 2.2% promedio de los últimos años se requiere una planta productiva renovada o reconvertida, una política efectiva de fomento industrial y sobre todo un nuevo modelo de desarrollo.

Ahí está el eje de todos los dilemas: regresar a la normalidad de antes o construir una nueva.

-0

Batallas burocráticas. Justo en el momento en que el Tren Maya depende de negociaciones con grupos indígenas para evitar otro Atencopresiones dentro del gabinete quieren desplazar a Ricardo Peralta, el subsecretario de Gobernación experto en negociaciones in extemis. El expediente de aduanas que lo tuvo seis meses se ha enredado en fuego amigo, al grado que su sucesor tiró la toalla por la complejidad del tema. Peralta ha sido eficaz en apagar fuegos conflictivos y tiene ante sí el del Tren Maya, una de las joyas del sexenio que se puede ahogar en tribunales.

Política para dummies: La política, al final del día, decide entre soluciones malas o soluciones peores.

http://indicadorpolitico.mx

indicadorpoliticomx@gmail.com

@carlosramirezh

Seguir leyendo...
Advertisement


Tendencia