Connect with us
Avatar

Publicado

el

Por Rubén Iñiguez
El presidente de la república López Obrador sentenció que no acepta las energías limpias, por el hecho de ser generadas por el Sector Privado. Con ello declaró que se cierra el camino a los generadores eólicos, al aprovechamiento solar, hidroeléctrico, y a otros métodos limpios pero en particular, a la generación de energía por empresarios.
A decir verdad, un serio pecado tienen estos neoliberales sin remedio, sus empresas son más efectivas en un 85 por ciento que la generación similar por la Comisión Federal de Electricidad, que sigue siendo  ineficiente.
México, sin observar sus acuerdos internacionales, como el del Pacto de Kyoto, Japón;  para el desarrollo de técnicas  que no contaminen, optará por quemar el combustóleo, desecho de la refinación  y con ello proveer a la CFE y resolver el problema del funcionamiento de las cinco refinerías que generan ese desecho aunque el aire y la tierra, lo paguen con su veneno.
Esto ocurrió como insensible tragedia para el desarrollo y ecología mexicana en el primer fin de semana de mayo de manera sorpresiva se dio el golpe. Estos es lo que AMLO anhela, por ello sostiene a Bartlett que le repite la consigna de la estatización como modelo de defensa de una soberanía que los estados dejaron atrás en el siglo pasado por inoperante y costosa.
El rechazo incongruente, injustificable del presidente de un país en recesión, que pretende neutralizar a los generadores  de energía eléctrica, y que permiten a la CFE cumplir con el abasto necesario. Los energéticos deben ser generados por el mismo gobierno, sino son reprobables.  No los consumirán, bajo este plan, cuando la empresa estatal recurrió a la inversión privada para poder dar abasto a la demanda eléctrica.
El regreso del monopolio, entendido como soberanía y rectoría económica del Estado, ofrece que tanto Pemex como CFE se conviertan en verdugos de la infraestructura que comenzó a desarrollarse por diversos sectores, incluso del Ejército Mexicano que tiene generación eléctrica eólica en Oaxaca y de empresas en otras regiones del país.
Pero el punto es que esto va a generar problemas internacionales como ya los creo el nefasto Manuel Bartlett, en el asunto de los gasoductos que traen gas para generar energía, y en que fue necesaria la intervención de Trump, para que AMLO enmendara los errores del criticado funcionario Bartlett. Alemania, Francia, Italia, España, Canadá, Gran Bretaña, Suecia y Finlandia, pidieron al presidente que no emitiera el decreto del monopolio de la CFE por medio de sus embajadores, que al intervenir oficializan el asunto como de interés.
Esto desalienta y genera desconfianza para la inversión extranjera, una vez más. Si las empresas de inversión extranjera, en que hay que sumar a Japón, llegan a demandar en los tribunales internacionales, de poco va a servir el cinismo de Bartlett y se consumirán recursos valiosos en satisfacer pagos extranjeros innecesarios en plena depresión económica.
Va a costar nuevamente otra fuerte erogación para suprimir algo positivo que  ya funciona y se crea para el pueblo dos riesgos: Zonas de desabasto, entre los cuales está el Sureste Mexicano, con la Riviera Maya,  con insuficiencia para los centros industriales.
Lo otro, es que será más cara la electricidad, ya que tendremos que subsidiar otro monstruo ineficiente como es la CFE. Recuerde cuando TELMEX era el monopolio de la telefonía. Era servicio caro, malo, obligado a financiarse comprando bonos, y se tardaban dos meses en instalar una línea urbana. La competencia mejoró a esa empresa y ahora tiene que ser mejor y el mexicano puede elegir otras para mejorar atención, servicios, o precio. Pero CFE será el esperpento  obligado para todos, el único, eso es un retroceso.
El desarrollo del siglo XXI se frena para retornar a consumos perjudiciales para el medio ambiente, como en el siglo anterior en que Pemex daño selvas, ríos, mares, con derrames, con desechos tóxicos, y en ocasiones en accidentes de escala mundial, que llamaron la atención por dañar enormes áreas marinas, todo envuelto en la impunidad. Los que exigen mano dura a las empresas como Peñoles, en Minería, por negligencias o accidentes ecológicos, que han sido sancionados y obligados a reparar los daños, pero eso no aplica en los daños que hace  PEMEX a lo largo de su cochina historia como la empresa más perjudicial del medio ambiente.
¿Qué puede ganarse de esto? Una dictadura reforzada en el control del estado de la economía, aunque sus monstruos, estén hundidos y quebrados, como es Pemex y CFE, manejados por improvisados, llevados por consignas ideológicas desfasadas y obsoletas,  etiquetados por sus irregularidades que el presidente ha intentado soslayar, con engaños, verdades a medias, y “sus otros datos” crear una crisis artificial y arriesgar el abastecimiento energético de México, dañando su imagen internacional que parece no importarle a este sexenio mediocre y empeñado en desmantelar el desarrollo sustentable.
Improductividad, corrupción,  manipulación del mercado,  combate a las empresas privadas, solamente pueden ser parte de un plan perverso que nos acerca a las consignas de convertir a México en otro país bolivariano en ruinas y sometido por  una mafia del poder que dice ser la cuarta transformación, por ello no necesitaremos más de un par de zapatos como única posesión en esa nueva era oscura, por los apagones.
Las opiniones expresadas por los columnistas son responsabilidad exclusiva de sus autores y no reflejan necesariamente el punto de vista de Expedientes Afondo
Advertisement
Clic para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Carlos Ramírez

Indicador Político- Trump-Biden, lectura estratégica: el resentimiento y los 538 votos reales

Avatar

Publicado

el


Carlos Ramírez*

Uno de los errores más comunes en el análisis periodístico de sucesos que afectan a la sociedad es asumir la interpretación personal de los analistas como si fueran los estados sociales de ánimo. El debate Donald Trump-Joe Biden se está pasando, en los EE. UU. y México, por el filtro de los que los autores suponen que debe ser la política: la ética y el buen comportamiento.

Sin embargo, hubo dos enfoques ausentes en los análisis posteriores al debate: el perfil del estadunidense medio que se mueve en función del resentimiento, la codicia, la explotación y el bulling social y los 538 votos electorales que son los que elegirán al próximo presidente sin importar los que vieron el debate y decidirán su voto popular en función de los comportamientos de los candidatos peleando a cuchilladas la presidencia.

La sociedad electoral estadunidense, la de la calles, la de los intereses egoístas, la que busca ganancias, es otra cosa: votó antes por el imperio invasor para construir un nivel de vida basado en la exacción de recursos, aceptó derrocamiento de gobiernos que afectaban ese confort, reeligió al tramposo de Nixon y lo derrocó el establishment del FBI, se divirtió con las calenturas de Clinton, quiso a Obama por el color de la piel y se decepcionó por sus resultados y por ello voto enseguida con enojo por Trump y no por Hillary Clinton.

Para esa opinión del establishment, Trump perdió el debate; pero para la base estadunidense enojada con los políticos, encarada contra el fisco del Estado, decepcionada porque no les hacen caso, racista por configuración genética y violenta contra quienes quieren romper el orden interior formal y se encuentran con la brutalidad policiaca como medio de control social de minorías resentidas o radicalizadas a la izquierda, Trump refrendó su propuesta presidencial de 2016.

Quienes van a elegir al próximo presidente de los EE. UU. serán esas bases sociales celulares con sus propias contradicciones. Ahí fue donde Trump hundió a Dormilón Biden: el presidente enarboló, con enojo, el argumento de ley y orden contra los disturbios en ciudades –y lo subrayó varias veces Trump– gobernadas por apáticos y atemorizadas autoridades locales del Partido Demócrata, mientras Biden convocaría a la Casa Blanca a una reunión entre sociedad, policías y gobierno para buscar una salida.

A los analistas liberales suele no gustarles estos métodos sociales analíticos, pero en realidad la función del análisis es la de exhibir la realidad; si imponen sus puntos de vista, entonces se trataría de opinión y su mercado es menor. Y hasta ahora pocos han analizado la realidad de la sociedad estadunidense: Myrdal en el caso del problema negro, Katherine Cramer en el perfil del estadunidense medio resentido con el Estado, Wright Mills con su perfil de la élite de poder que manda e impone gobiernos.

El resultado del debate del martes debe medirse en función del estado de ánimo del estadunidense medio –la mayoría silenciosa que despertó Nixon– que está harto del Estado, que admira a quienes defraudan al Estado, que apoya la fuerza, que es racista hipócrita y que, en fin, sabe que su confort depende de gobiernos que tienen que ensuciarse las manos para invadir países y explotar personas y que se la pasa leyendo los movimientos en la bolsa de valores porque vive de la especulación codiciosa en el mercado accionario y no de sus salarios.

Lo que ha sido tipificado como concepto sociológico como las buenas conciencias –a partir de una novela revalorada de Carlos Fuentes– suelen dictar los enfoques en medios, pero no representan los intereses o las pasiones del estadunidense ahogado por la pandemia, el confinamiento y el desempleo y que no se preocupa por los muertos si éstos significan que la economía deba abrirse para trabajar.

 

 

-0-

 

Política para dummies: La política, señoras y señores, es Machiavelli. Lo demás es el Manual de Carreño.

 

http://indicadorpolitico.mx

indicadorpoliticomx@gmail.com

@carlosramirezh

Canal YouTube: https://t.co/2cCgm1Sjgh

Continuar Leyendo

Nacional

Provocación sin feminismo

Avatar

Publicado

el

Salvador Guerrero Chiprés*

La interrupción del embarazo es legal desde el 2007 en la Ciudad de México. Ello hace muy poco creíble que las manifestaciones de presuntas feministas, con la violencia descrita y desplegada en los medios y ante ellos, esté relacionada con esa causa histórica de las mujeres.

Para no variar, hubo más heridas entre las mujeres policías que en cualquier contingente. Hasta este lunes a las 18:00 horas, eran cuatro; ninguna manifestante.
Es obligación de la Policía la doble misión de resguardar el derecho a la libertad de expresión como el de la protección de la integridad de las personas y de sus bienes.

Las mujeres policías, mujeres que son invisibilizadas por las manifestantes y se convierten en cuerpos representativos únicamente “del Estado”, carecen de identidades personales merecedoras de respeto por un simple porrazo de esas células activadas desde las diversas combinaciones de ingenuidad y provocación que son posibles en esta hora del país.

Algo de imaginación política donde cierta forma evolucionada de la retórica, una actualizada narrativa, o un gesto simbólico superior y distinto de aquella violencia desplegada “a favor del aborto” tomara el lugar de la violencia exhibida, fortalecería más el reclamo de esta causa en la que nuestra capital fue pionera.

La protesta es encapuchada. Y a quien no le guste, batazo, gasolina y fuego, molotov y cualquier otro coctel. ¿Hay algo de machismo patriarcal en esa forma de “feminismo”?

Del equilibrio del ejercicio del poder habla la prudencia de la estrategia de contención y encapsulamiento, aunque no incluya el privilegio, para las mujeres policías, de que hay garantías de seguridad.

Paralelamente, existen otros pequeños grupos que invierten en formas de desestabilización de otras capacidades institucionales. Está ahí el caso de la empresa de administración de talento, GINgroup, destapado por la jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum. Directamente la titular del Gobierno local reveló, fotos y datos de por medio, el comportamiento de algunos ejecutivos.

A partir de una notificación ciudadana compartida por Sheinbaum supimos de las actividades de María Beatriz Gasca Acevedo, quien entregaba víveres, estímulos reveladores de su maniobra personal y eventualmente del consorcio para el cual trabaja o supuestamente “dejó de trabajar” según el comunicado de este mismo lunes.

Inquietante saber que Raúl Beyruti Sánchez, presidente de la compañía, y Gasca Acevedo, vicepresidenta de Responsabilidad Social y Recursos Humanos, pudieran ser parte de quienes financian la toma de la sede de la Comisión Nacional de Derechos Humanos en el Centro Histórico, en la que también participan mujeres y colectivos feministas con reclamos legítimos.

Beyruti figuró en el puesto 89 como uno de los 100 empresarios más importantes de México de la revista Expansión en 2018. Dos años después se descubre su mano tras algunos grupos “feministas” apoderados de las instalaciones de la CNDH y agresores de mujeres policías. A ver quien los “Frena”.

@guerrerochipres 

(Fotografía del autor, cortesía de Excélsior)

Continuar Leyendo

Carlos Ramírez

Indicador Político- Complejo militar-mediático-seguridad- inteligencia-espionaje contra Trump

Avatar

Publicado

el


Carlos Ramírez*

Como no se había visto desde que el subdirector general del FBI, Mark Felt, se alió Bob Woodward y al The Washington Post para forzar la renuncia del presidente republicano Richard Nixon, ahora de nueva cuenta la comunidad de los servicios de inteligencia y seguridad nacional civiles y militares acaban de dar un paso público para pedir el voto a favor del demócrata Joe Biden y contra el republicano Donald Trump.

Detrás de las acusaciones de arrogante, grosero, racista, autoritario, impulsivo y sobre todo antisistémico se localiza el hecho de que Trump ha ido desmantelando y depurando los servicios civiles y militares de inteligencia y seguridad nacional porque se convirtieron en un poder autónomo dentro del Estado estadunidense, con capacidad para arrinconar, acotar e imponerse sobre los presidentes civiles. Con los relevos poco educados de funcionarios del área de seguridad Trump logró demostrar que esos servicios son un nido de intereses y de corrupción.

En este sentido debe leerse la carta abierta del pasado 24 de septiembre de 489 generales, almirantes, altos funcionarios, embajadores y servidores civiles del área de seguridad nacional –todos retirados— a favor de Biden. Leída con enfoques de seguridad nacional, se trató el primer paso de lo que pudiera ser un intento de golpe de Estado de funcionarios de alta jerarquía de seguridad contra el presidente que no les hizo caso ni les respetó.

La carta tiene, además, otro contexto que iría completando el Estado profundo que siempre denunció Trump: una estructura de intereses reales de poder económico, mediático, político, militar y de seguridad para dictaminarsobre posibilidades presidenciales. Aun en el supuesto caso de que todas las acusaciones contra Trump fueran ciertas, la carta de exfuncionarios de seguridad y los pronunciamientos de The Washington Post y de la revista The New Yorker ofrecerían el panorama de un poder oculto que está moviendo preferencias a favor de Biden, justo cuando comienza a declinar en encuestas clave como la de Florida.

The Washington Post ha dedicado ocho editoriales para ofrecer un racimo inflexible de críticas severas contra Trump y ninguna contra Biden; al contrario, el diario pide votar por el demócrata. La tesis central radica en la argumentación de que con Trump “nuestra democracia está en peligro”, aunque los comportamientos del diario violen la objetividad en el tratamiento periodístico de asuntos electorales. Inclusive, dice el diario que uno de los objetivos de Trump es Jeff Bezos, dueño del Post y de Amazon y el hombre más rico de los EE. UU. con una fortuna de más de 100,000 millones de dólares por actividades dedicadas al comercio. La revista The New Yorkerigual pide votar contra Trump y celebra los acercamientos de Biden con el exprecandidato socialista Bernie Sanders.

En este contexto, el principal adversario de Trump no es el demócrata Joe Dormilón Biden, sino el complejomilitar-industrial-mediático-inteligencia que representa el verdadero poder en los EE. UU. y cuyos intereses fueron dañados por Nixon a mediados de los setenta y ahora por Trump. Y en el fondo estaría un asunto oscuro: la posible intervención de Rusia en las elecciones estadunidenses a favor de Trump, presuntamente descubierta por los servicios de inteligencia y seguridad nacional de Washington. Sin embargo, hay otros analistas que señalan que esa versión es parte de la estrategia demócrata de campaña para debilitar a Trump.

Lo grave, en todo caso, fue la carta abierta de 489 exfuncionarios de inteligencia y seguridad nacional civiles y militares contra el presidente en funciones, dejando indicios de una guerra interna en la estructura del poder que sólo tendrá dos opciones: echar a Trump y retomar el poder y que gane Trump y profundice la limpia de funcionarios de inteligencia y seguridad nacional. Esta lectura tiene el contexto del hecho de que Nixon renunció en 1974 por una alianza FBI-The Washington Post.

 

-0-

 

Política para dummies: la política es la guerra por todos los medios.

 

http://indicadorpolitico.mx

indicadorpoliticomx@gmail.com

@carlosramirezh

Canal YouTube: https://t.co/2cCgm1Sjgh

Continuar Leyendo
Advertisement


Tendencia