Connect with us
Avatar

Publicado

el

Por Carlos Ramírez

La crisis de seguridad en Culiacán el 18 de octubre llevó a la exposición de la realidad de la inseguridad: las organizaciones criminales no han leído la estrategia de seguridad pública que se basa en la construcción de la paz. Los ataques contra poblaciones civiles en Culiacán, Bavispe, Ciudad Juárez y Chihuahua revelan la urgencia de reactivar la persecución de bandas criminales, sin perder de vista la construcción de la paz.
Los golpes de efecto de los criminales en las últimas semanas requieren de una reafirmación del monopolio de la fuerza judicial del Estado. Podría estar bien que se haya abandonado la estrategia sólo de perseguir capos, pero no por ello se deje dejar en la impunidad a los grupos criminales que atacaron poblaciones civiles. Ahí, en esos casos, se justifica la línea persecutoria del Estado.
La estrategia de pacificación es tardada, llena de sobresaltos y exige contactos directos con las jefaturas criminales de las bandas delictivas. De todos esos grupos quizá sólo tres sigan usando la violencia en territorios civiles: el Cártel de El Chapo, el Cártel Jalisco Nueva Generación y el Cártel Santa Rosa de Lima, los tres en disputas territoriales. Los demás siguen desgranándose en bandas de delitos menores.
El problema de la violencia criminal requiere de un Estado que ponga límites. La estrategia de Calderón y Peña Nieto de perseguir capos se olvidó de las estructuras criminales; 90% de las bandas fueron descabezadas, pero la criminalidad siguió subiendo su índice de delitos.
Ahí, en los delitos de alto impacto social, es donde se debería trabajar con mayor intensidad, sin demérito de seguir buscando la construcción de la paz. El chapito Ovidio Guzmán López debe ser capturado y deportado a los EE. UU., los asesinos de la familia Lebarón tienen que ser arrestados y enjuiciados con todo el rigor de la ley, los atacantes a fuerzas de seguridad en Aguilillas e Iguala tienen que ser desarticulados con acciones de seguridad; en fin, los responsables de los delitos al menudeo, los miles de delincuentes sueltos en las calles tienen que pagar por sus delitos y no esperar a su lejano arrepentimiento.
La construcción de la paz se debe hacer sobre el ejercicio de la aplicación de le ley y con la persecución de delincuentes de todo tipo. Ninguna banda criminal se va a sentar a pactar la paz que implicaría su rendición, la entrega de sus botines y el castigo a sus miembros con acusaciones criminales. Los delincuentes pactan cuando se encuentran atrapados, arrinconados o perseguidlos sin piedad.
El Estado le debe a las víctimas de delitos de alto impacto no sólo la satisfacción de la preocupación, sino la persecución de los perpetradores y sobre todo las garantías de seguridad. El éxodo de mormones hacia los EE. UU. revela que las acciones del Estado han sido insuficientes y no satisfacen las exigencias de seguridad de quienes viven en zonas infectadas de delincuentes.
Así que el Estado debe construir la paz, pero perseguir el delito,

Ley de la Omertá
Todos saben qué hacer con las policías mexicanas como centro de la inseguridad, pero nadie sabe cómo resolver sus crisis. Antes de las elecciones del 1 de julio de 2018, un policía con formación profesional se atrevió a indagar el papel de los guardias de seguridad y escribió un libro ágil, profundo, desde dentro del alma policiaca: Nicolás González Perrín, por cierto, sobrino del famoso epigramista Tomás Perrín. Su libro: Para hacer posible lo imposible. Una mirada a la seguridad pública en México, editorial LEEA.
El libro ofrece una doble visión: un panorama social, político y criminal de las organizaciones delictivas en sus diferentes versiones y una anatomía desde dentro de las corporaciones policiacas y, sobre todo, los policías de carne y hueso.
El secretario Durazo Montaño ha otorgado mucha importancia a los cuerpos policiacos federales y locales e inclusive tiene un programa de reorganización integral, pero se ha encontrado con dos carencias: dinero y recursos humanos. Se ha tratado de un enfoque desde fuera, con los datos visibles. Ha faltado, sin embargo, una investigación desde dentro del alma de los policías, con todos los defectos, con todas las carencias, pero con voluntad para cambiar si tienen la oportunidad.
González Perrín habla de su experiencia como policía federal. Le han tocado casos complejos, como la tercera captura de Joaquín El Chapo Guzmán en Sinaloa después de su fuga del penal de Almoloya. Conoce al monstruo policiaco desde sus entrañas. Por ello, sabe de sus defectos, pero al mismo tiempo confía en sus regeneraciones. No es complicado, pero se requiere que policías controlen a policías. Al final de cuentas, no todo es cuestión de salarios o de entrenamiento. Se requiere de construir un espíritu policiaco, un orgullo.
El eje de su propuesta es simple: empoderar a la policía para empoderar al ciudadano. Por ahí habría que comenzar.

Zona Zero
·      Los funcionarios parecen haber perdido la capacidad de conmoverse, cuando la política debiera ser pasión. Ni un lamento, ni un saludo solidario, nada desde el poder a los mormones de LeBarón que fueron masacrados. Importa más la hegemonía del Estado. Ya abandonaron el país, exiliados por la violencia, 100 mormones.
·      Sigue el problema de la violencia criminal desconocida: los enterrados en fosas comunes clandestinas y los desaparecidos. Los números crecen, nadie sabe cuántos más hay, el Estado carece de sensibilidad e instrumentos y todos forman parte de los crímenes perfectos.
·      Siguen los ataques de los grupos criminales contra fuerzas de seguridad federales, estatales y municipales. Ahora le tocó a Oaxaca: cinco policías asesinados en una emboscada en San Antonio Coyotepec, una población a quince kilómetros de la capital. Los escobazos a los panales criminales soltaron a las avispas.

El autor es director del Centro de Estudios Económicos, Políticos y de Seguridad.

‪seguridadydefensa@gmail.com‬
www.seguridadydefensa.mx
@carlosramirezh

Las opiniones expresadas por los columnistas son responsabilidad exclusiva de sus autores y no reflejan necesariamente el punto de vista de Expedientes Afondo

Nacido en la ciudad de Oaxaca en 1951, Carlos Ramírez comenzó su vida profesional en el periodismo en 1972. Y desde entonces ha estado ininterrumpidamente en el periodismo mexicano. Además de la práctica periodística, ha sido profesor de periodismo en la Universidad Nacional Autónoma de México y en la Universidad Iberoamericana, además de ser un conferencista cotidiano en universidades de todo el país. Autor de la columna; Indicador Político Twitter: @carlosramirezh Página Web: http://indicadorpolitico.mx

Advertisement
Clic para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Gabriel Torres Espinoza

¿A dónde irá el voto de castigo?

Avatar

Publicado

el

Gabriel Torres Espinoza

El voto es un acto cargado de significados culturales, que refleja en su distribución costumbres, hábitos, preferencias, filias y (aquí lo importante) ¡fobias políticas!. Al sufragar se pueden expresar las lealtades político-electorales, clientelares, deseos e incluso expectativas. También se mezclan miedos y, en no pocas ocasiones, el mal humor social, mediante carga negativa. El sufragio es la expresión jurídica de la voluntad popular, mediante la cual el elector acude a buscar solución a sus problemas, a sus urgencias y da salida a sus emociones mediante filias o fobias.

En las elecciones cada vez está más presente el denominado ‘voto de castigo’ o ‘voto opositor’. Se constituye por esos ciudadanos que acuden a la cita con la urna, bajo la premisa de expresar rechazo, oposición, censura o malestar. Ocurre generalmente contra el partido que se encuentra en el gobierno, como consecuencia del desgaste por largos periodos de tiempo en el poder, o por el cúmulo de errores cometidos. Se trata de ese voto que lo mueve el hartazgo, el descontento, la inconformidad, el malestar e incluso la irritación social. Es parecido a un voto duro, pero a la inversa. Se trata de un porcentaje de electores que tienen muy claro por quién NO desean votar, debido a la percepción que, fundado o infundado, los votantes advierten del gobierno y sus resultados. Es ese sentimiento negativo, muy asociado a acciones y decisiones de gobierno. Se trata del voto derivado de la antipatía. Es, básicamente, un voto “en contra”.

De forma que resulta importante considerar que, la elección intermedia de 2021, será una ‘elección plebiscitaria’, tanto para el gobierno de López Obrador como para el de Alfaro. Parte del sufragio de esta siguiente elección será motivado por un ‘efecto arrastre’ de ambos gobiernos, toda vez que la aprobación de estos dos mandatarios supera el 40%. De acuerdo con Mitofsky, en diciembre de 2020, Alfaro marcaba una aprobación del 49.7%; mientras que en diciembre de 2020, según Mitofsky, López Obrador registra una aprobación en Jalisco del 43.2%. Considerando lo anterior, conviene destacar que el ‘voto de castigo’ o ‘voto opositor’ -indisociable en una elección intermedia- resulta ineludible o inevitable para aquellos que son gobierno: federal (Morena) y estatal (MC).

René Delgado señala que “los comicios electorales no sólo son oportunidades para elegir políticas, sino oportunidad, también, para castigar agravios” (René Delgado: ¿Democracia sin demócratas?).

De forma que la pregunta del millón es, ¿quién conseguirá el ‘voto de castigo’ o ‘voto opositor’?. De acuerdo con Reforma (diciembre de 2020), el segundo partido con mayor rechazo a nivel nacional, para la elección de diputados federales, es MORENA (16%), después del PRI (40%). En Jalisco este porcentaje podría ser mucho mayor para MC, que ha acumulado su propia carga negativa. Así que habrá un porcentaje -nada desdeñable- de electores inconformes que votarán en protesta, a favor de otro partido contendiente, que sea capaz de atender esa inconformidad. ¿Morena será capaz de captar el voto anti MC en Jalisco? ¿MC, podrá ser opción para los que rechazan a Morena? ¿Qué partidos podrán articular un discurso y propuesta, para estos electores inconformes?

Continuar Leyendo

Gobierno

Gobernar es cosa seria y los jóvenes no han podido ni podrán hacerlo

Avatar

Publicado

el

Horacio Villaseñor Manzanedo*

Lo que no tenemos y estamos deseando todos, en el Área Metropolitana de Guadalajara, es una ciudad segura, moderna, bella, limpia, con amplios espacios verdes, plazas y vías de circulación bien conservadas. Los gobiernos de la ciudad deberían asegurar estas condiciones con el objeto de posibilitar el progreso, el desarrollo y la prosperidad que es el sello de los tiempos modernos en otras ciudades del mundo. No es cierto que el crecimiento urbano o metropolitano y la falta de recursos económicos sea la razón por la que los ayuntamientos no pueden cumplir con sus obligaciones. En realidad, lo que falta es ingenio y aptitud para organizar la administración o las administraciones que se requieren en cada caso. La capacidad directiva es inexistente, falta gente con preparación y experiencia para generar valor público, no jóvenes activistas que le echan muchas ganas, muy trabajadores, entusiastas con mucha energía, “tiktokeros” simpáticos que en el ejercicio de la función pública han demostrado no poder solucionar ningún problema público relevante. La solución a los problemas generados por gobiernos incumplidos es mucho más sencilla de lo que parece. No es necesario cambiar leyes ni reglamentos. Los problemas, incluyendo la pandemia, no son el problema verdadero, lo que falta sencillamente es capacidad directiva para construir futuros deseables y enfrentar las dificultades diarias. Si los ayuntamientos no pueden lograr que el gasto ejercido sea la misma cantidad que el ingreso en el año; que alrededor del setenta por ciento del egreso global se utilice en los ramos de inversiones, construcciones, mantenimiento de los servicios públicos y servicios asistenciales, principalmente; que para el ramo de sueldos y salarios, no se gaste más de treinta por ciento del gasto total; que aumenten el patrimonio de la ciudad con la construcción de nuevas unidades deportivas, bibliotecas municipales, centros de desarrollo, registros civiles, cementerios, mercados, parques, edificios públicos, avenidas o la adquisición de terrenos; que paguen por anticipado las deudas heredadas, y; que con inteligencia y un manejo escrupuloso de los fondos públicos se haga posible la efectividad administrativa requerida para mejorar los servicios públicos municipales sin solicitar empréstito alguno, menos, mucho menos podrán producir o aportar algo de valor público para enfrentar la terrible pandemia que hoy vivimos. Los gobiernos del Área Metropolitana de Guadalajara, desde hace varias décadas, no han demostrado capacidad para solucionar ni reducir los peligros que la sociedad civil enfrenta diario en materia de seguridad y ahora de salud, se la han pasado haciendo tonterías, políticas públicas chafa enfocadas a la atención política clientelar, dejando de lado lo relevante, el desarrollo humano. Hay que fortalecer los aparatos institucionales y eso no lo puede hacer gente sin experiencia, la solución de fondo es un asunto de filosofía moral y administrativa, modelos funcionales, redes institucionales, desarrollo y empleo de talento humano. Lo que necesita la gestión pública del siglo XXI es aprovechar los cambios tecnológicos y crear nuevos puestos diseñados para el trabajo específicamente humano en función de necesidades sociales insatisfechas, pero con base en experiencia en el ejercicio de la función pública tradicional y, para ello, los jóvenes no han podido ni podrán hacerlo sin la colaboración de directivos públicos experimentados, las tan importantes crisis actuales requieren de soluciones muy rápidas, no hay tiempo para destinarlo a aprender a aprender. Gobernar es cosa seria, grata, un honor y fácil, si se tiene preparación y experiencia. Ni hablar.  

Continuar Leyendo

Gobierno

Alfaro dice: ¿Yo? Reculo, y recula; que no habrá clases

Avatar

Publicado

el

El 3 de diciembre, A fondo publicó en su sección Descontones, que regresa el próximo lunes, que no habría retorno a clases. Todos lo sabíamos, pero el gobernador Enrique Alfaro y sus malditas competencias con la federación se quiso hacer el muy uy uy y lo anunció. Hoy, como es ya costumbre, el gobernador anunció que no, que siempre, no, que dijo su dedote que siempre no, que mejor no hay retorno a clases para el 25 de enero.

Hoy viernes 15 de enero el gobernador acaba de anunciar que reculó de nuevo, -así es él- y esto publica Mural: “El Gobernador Enrique Alfaro dictó nuevas medidas para hacer frente a la pandemia de Covid-19, las cuales se aplicarán en los 125 municipios de Jalisco.

“Informó que debido al incremento de contagios y decesos por Covid-19 registrados en las últimas semanas, se tomó la decisión de que no haya regreso a clases presenciales.

“Lo digo con un enorme pesar porque, como muchos padres de familia, yo también soy consciente de la urgencia que tenemos de que los niños, los jóvenes, regresen a clases presenciales”, dijo Alfaro a través de un mensaje virtual desde sus cuentas de redes sociales.

“En este momento hemos determinado que no hay condiciones (sic) para el regreso a las clases presenciales hasta nuevo aviso”.

Yo ya no voy a decir nada más. El mandatario, resulta que ¡se manda solo! Pero sí dejo esto que publicamos en Descontones el 3 de diciembre: “PERO ¿QUÉ NECESIDAD?: HAY VUELTA A CLASES, ¡OPCIONAL!

“En Casa Jalisco ya dieron la orden de que los niños regresan a aulas el 25 de enero cuando habrá registro del rebrote de Covid-19. La SEP ya dijo que no reanuda clases, la UNAM ya prolongó hasta el 31 de marzo la suspensión, pero para “salvar colegios” el gobernador Enrique Alfaro dijo que en Jalisco sí habrá regreso.

“Dos cosas busca Enrique Alfaro: aplausos nacionales en su loca competencia con la 4T y que la economía de los colegios funcione. Pues no, estas últimas son urgencias pero nada es más importante que la salud y la vida de nuestros niños…

“…Bueno, no creemos que haya tal reapertura, y si la hay, que les vaya bien. Como dijo el filósofo de Juárez-Michoacán: ¿Pero qué necesidad? ¿Para qué tanto problema?”

Todos lo sabíamos, todos, menos él y su bola de inútiles.

Continuar Leyendo
Advertisement
Advertisement





Tendencia