Connect with us
Avatar

Publicado

el


Óscar Ábrego

Si hablamos en términos futboleros, podemos decir que Alberto Uribe regresa a Jalisco con algunos porristas, escaso cuerpo técnico y sin un equipo para jugar en la cancha. No obstante ello, soy de los que mira con agrado su retorno tras la breve participación que tuvo en la primera división nacional, en el segundo cuadro del canciller Marcelo Ebrard.

Sobre el particular, me parece oportuno –al margen del tremendo afecto que le tengo desde hace más de 20 años- plantear algunas consideraciones que bien pueden ser útiles para una deliberación objetiva, en virtud de que quiere abanderar las causas de Morena en alguna alcaldía, ya sea Guadalajara o Zapopan.

Autoproclamado como el “gran operador” de los triunfos de Enrique Alfaro e Ismael del Toro en Tlajomulco, me parece que Uribe tiene ante sí un primer desafío, y consiste en integrar un equipo profesional para luego construir una estructura –en tiempo récord- y comenzar a gastar las suelas, más allá de entrevistas periodísticas.

En este sentido hay que tomar en cuenta un par de factores. Uno, que cuando se convirtió en el presidente municipal de Tlajomulco fue gracias al respaldo de la entonces poderosa marca llamada Movimiento Ciudadano; y el otro, a que trabajaron a su favor estructuras afines al actual gobernador y el munícipe tapatío.  

En la misma tesitura, además deberá sortear un obstáculo que no es menor, y es su falta de identidad y empatía con las bases morenistas. Si bien es verdad que conecta fácilmente con algunos personajes instalados en las ramas del poder, lo cierto es que no le será sencillo ganarse la simpatía de quienes caminan la calle y las comunidades, más cuando ha dicho públicamente que en Jalisco Morena es un “desastre”, lo que provoca malestar entre un buen número de militantes y fundadores. Si su apuesta se basará en divulgar constantemente que es amigo del Secretario de Relaciones Exteriores y muy cercano a Mario Delgado, es probable que no le sea suficiente para obtener la confianza de quienes aprecian más el sudor en la frente que las vanas presunciones.

Quiero insistir en el asunto del tiempo y lo haré con un ejemplo. En el caso de la Gran Alianza por Zapopan, nuestro paso inicial –en noviembre del 2018- fue diseñar un plan estratégico de acción, cuya fase primordial consistió en elaborar un diagnóstico. Tuvieron que pasar más de cinco meses para tener una visión confiable de las condiciones que prevalecen en una de las ciudades más contrastantes del occidente del país. A dos años de distancia, puedo asegurar con toda tranquilidad que hoy somos la red más amplia de organismos civiles, empresarios, activistas sociales y líderes vecinales, comprometidos con los principios de la Cuarta Transformación.

Tengamos presente que en cosa de días la población pensará más en cómo pasar la navidad en el marco de la pandemia, que en la política y sus actores, para volver a prestar atención ahí por febrero, de tal modo que Uribe tendrá máximo como mes y medio para recorrer y conocer un municipio gigantesco y así legitimar su intención mediante una narrativa coherente con la realidad que vive la gente en las colonias y los ejidos.

Una percepción que flota alrededor de mi estimado Alberto es la falta de claridad –por no decir seriedad- en sus pretensiones y siento que es preciso que lo resuelva cuanto antes. ¿Regresó para operar la eventual candidatura presidencial de Marcelo Ebrard o para encontrar un espacio de desarrollo en la arena local con miras al 2024? ¿Anunciar que su corazón está en Zapopan e insinuar que tiene asegurada la candidatura es verídico u obedece a una estrategia de posicionamiento para buscar una diputación por la vía plurinominal?

Cualquiera que sea la razón, aprovecho esta oportunidad para poner muy en claro que lo único que yo deseo para Alberto Uribe es lo mejor de la vida. Por eso una vez que se constituya el partido en la entidad y se publiquen las convocatorias, y si por un inesperado motivo las condiciones le son favorables para encabezar un proyecto de transformación profunda en Zapopan, a pesar de no tener una labor en tierra que acredite su inquietud, nuestra Gran Alianza –en permanente crecimiento- podría valorar la posibilidad de sumarse, porque lo verdaderamente fundamental es la unidad y alcanzar la trascendencia.    

Las opiniones expresadas por los columnistas son responsabilidad exclusiva de sus autores y no reflejan necesariamente el punto de vista de Expedientes Afondo
Advertisement
Clic para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Gobierno

Las formas rotas: Ismael del Toro, cinismo y poder- Los estamos viendo

Avatar

Publicado

el

Por Jaime García Medina

Por ley los plazos para participar en el proceso electoral 2021 están corriendo y, por ende, los actores políticos deben inmiscuirse en él. Pero hay maneras de hacerlo y en el equipo gobernante las buenas formas están rotas. Dicho de otro modo, vivimos una etapa de cinismo exacerbado.

Esto viene a cuento por la entrevista que El Informador hizo al presidente municipal de Guadalajara Ismael Del Toro y publicó ayer lunes 30 de noviembre en su nota principal de portada. Ahí vemos la crudeza con la que se practica la ruptura de formas por parte de quien es el actor relevante del alfarismo rumbo al declive natural de su líder Enrique Alfaro.

Del Toro, cuyo pecho no es bodega ya dejó ver parte del futuro inmediato de MC: dijo que él será el candidato 2021 a la presidencia municipal de Guadalajara porque está haciendo bien -eso cree- su trabajo. Esto es conocido aquí y en todos lados, como dedazo y autoritarismo monárquico.

 

Añadió que en su partido las mujeres serán candidatas a presidentas municipales en Tlaquepaque o Zapopan y… no dijo más, Demuestra así la misoginia que los caracteriza.

Descabeza a su equipo de regidores que ahora podrán migrar a cualquier equipo y partido libremente, o de plano podrán hacer campaña de brazos caídos porque “al menos la mitad no repetirá”. Eso muestra el maltrato conocido en MC.

También reveló que el coordinador de la bancada de Movimiento Ciudadano en el Congreso del Estado será Pablo Lemus, presidente municipal de Zapopan y eso no gusta. Serían los diputados locales electos quienes digan quién los coordinará y aún no hay ni candidatos.

Sin embargo, lo que más llama la atención de la entrevista es esta frase de del Toro: “La verdad es que no hay plan B en Guadalajara. No es un tema de que me toque, es un tema que estoy haciendo bien mi trabajo”.

Las cartas están echadas. La gran apuesta de Enrique Alfaro para sucederlo es Ismael del Toro. Las formas están rotas. Son tiempos de retorno a los poderes metaconstitucionales.

Continuar Leyendo

Gabriel Torres Espinoza

La UIF: El ‘Zar Anticorrupción’ de México

Avatar

Publicado

el

Gabriel Torres Espinoza*

La Unidad de Inteligencia Financiera (UIF), aunque parece una institución creada en este sexenio, debido al cuantioso número y valor de las cuentas bancarias congeladas, fue en realidad fundada por decreto en 2004. Mayor relevancia ha adquirido la UIF por ser tan sólo una “unidad” administrativa con el poder de una Secretaría de Estado, y un titular que hace las veces de un ‘Zar Anticorrupción’. En este sexenio, la UIF ha bloqueado cuentas por un monto superior a los siete mil 500 millones de pesos, sobre robo de hidrocarburos, corrupción política, empresas ‘fantasma’, trata de personas, tráfico de migrantes y crimen organizado.

Empero, ¿qué tanto representa este monto de las cuentas congeladas por la UIF, respecto del total del lavado de dinero y la corrupción en México? Aunque no existe una cifra oficial, el académico Jorge Lara Rivera, del INACIPE, con estimaciones basadas en reportes oficiales, ha señalado que, el monto del lavado de dinero en México, asciende a 50 mil millones de dólares. Ahora bien, de acuerdo con el titular de la OCDE para América Latina, Roberto Martínez Yllescas, el costo de la corrupción en México es del cinco al 10 por ciento del PIB Nacional, del que “tan solo los sobornos a funcionarios públicos tienen un costo del 2%”. De forma que esta cifra apenas representa el atajo de un asteroide en un universo financiero plagado de corrupción y lavado de dinero.

No dejan de ser importantísimos los esfuerzos y resultados de la UIF en materia de combate a la corrupción política. Para este 2021, se prevé que la UIF ejerza 170 millones de pesos. El Sistema Nacional Anticorrupción (SNA), que está integrado por la Secretaría de la Función Pública (SFP), la Fiscalía Anticorrupción, el Tribunal Federal de Justicia Administrativa (TFJA), el Consejo de la Judicatura Federal (CJF), el Instituto Nacional de Transparencia (INAI), la Auditoría Superior de la Federación (ASF) y la Secretaría Ejecutiva del SNA, ¡ejercerán 71 mil 900 millones de pesos! Quiere decir que, aunque con resultados muy superiores en materia de combate a la corrupción, ¡la UIF ejercerá apenas 0.2 por ciento de lo que cuesta el pesado e ineficiente SNA!

La inusitada relevancia de la UIF tiene que ver con el gradual debilitamiento legal del Poder Ejecutivo en el sistema presidencial mexicano. Me explico. Frente a la autonomía constitucional de la Fiscalía General de la República (FGR) y la Fiscalía Especializada en Combate a la Corrupción (FECC), que ya no dependen orgánicamente del Poder Ejecutivo, el presidente de la República sólo cuenta con un mecanismo para incidir en términos de la investigación y persecución de los delitos asociados a la corrupción: la UIF. De hecho, resulta ampliamente probable que, posterior a este sexenio, la UIF pase a formar parte de la FGR o del Poder Judicial (existen países con este modelo), o bien, se convierta en un órgano constitucional autónomo. ¿Por qué? Porque tanto la «investigación» como la «inteligencia», relacionada con los delitos, pueden recaer en indeseables o nocivos fines de persecución política. No obstante, la UIF es, hasta hora, el más eficiente (por sus resultados) instrumento con que cuenta el Estado Mexicano para el combate a la corrupción política.

Continuar Leyendo

Gabriel Ibarra Bourjac

Los Hombres del Poder- Se reaviva choque AMLO-Alfaro

Avatar

Publicado

el


Gabriel Ibarra Bourjac*

Al general y estratega militar chino Sun Tzu se le adjudica la frase “haz la guerra para negociar una paz justa”, y viene en el manual El Arte de la Guerra. La política hay quienes la conciben como el arte de la negociación y construcción de acuerdos.

Sabido es el antagonismo que existe entre el Presidente de México, Andrés Manuel López Obrador y el Gobernador de Jalisco, Enrique Alfaro, que alcanzó su punto de ebullición durante la campaña electoral del 2018, donde las descalificaciones entre uno y otro se registraron con un lenguaje de odio.

Los dos políticos ganaron sus elecciones y tuvieron que dejar de lado sus diferencias y buscar tener entendimiento para gobernar, considerando la importancia que tiene Jalisco para el país, por un lado, y por el otro, la necesidad de trabajar con el Gobierno Federal por ser el que provee el 90 por ciento del presupuesto que maneja el Gobierno del Estado, producto de la recaudación de impuestos que hace la federación y otros aprovechamientos, como los derivados del petróleo.

LA RESISTENCIA

Ya llegamos a un tercio del tiempo que han cumplido al frente de sus gobiernos gobierno Alfaro y López Obrador y por lo visto el antagonismo difícilmente se superará. El último Gobernador que se enfrentó a un Presidente fue el tabasqueño Roberto Madrazo a quien el priista Ernesto Zedillo pretendió destituirlo, pero la jugada se la ganó el sureño a tal grado que lejos de ser aplastado se convertiría en presidente nacional del PRI y candidato presidencial en 2006, aunque perdió la elección frente a Felipe Calderón.

¿Qué puede pasar en este choque entre Alfaro y López Obrador? ¿Quién gana y quién pierde con esta confrontación? ¿Quién controlará a quién? ¿Quién cederá? Los grandes perdedores son Jalisco y son México. El poder lo tiene el Presidente, sin duda y es impredecible cómo procesará en el futuro este choque ¿Lo verá como parte de las diferencias de la democracia o esperará la oportunidad para asestar el golpe?

Sin duda tenemos a un Gobernador muy diferente a sus antecesores que preferían llevársela bien con el poder central. El único que tuvo el valor de enfrentarse al Presidente fue el exgobernador panista Francisco Ramírez Acuña, quien le respondió a Fox que el único que lo podía regañar era el pueblo de Jalisco.

RAÚL PADILLA Y ALFARO

El pasado 13 de noviembre el Presidente recriminó la alianza de Enrique Alfaro con Raúl Padilla, presidente de la FIL cuando dijo que en las últimas Ferias del Libro de Guadalajara la han dedicado a atacar a la 4T, cuando traen a Vargas Llosa, Aguilar Camín, Krauze, señalando que Alfaro está aliado con el hombre fuerte del Grupo Universidad.

A López Obrador le molestó que en el marco del Premio Princesa de Asturias que fue entregado a la FIL Guadalajara, como reconocimiento a la gran labor cultural, Padilla criticara al populismo como enemigo del libro, lo que le caló al político tabasqueño.

Al respecto el Gobernador Jalisco se quedó callado y no dio respuesta a ese mensaje del Presidente dirigido desde la mañanera y se dio pie para que se especulara que Alfaro había dejado solo a Raúl Padilla en este episodio.

No fue así. El Gobernador de Jalisco estaba esperando el momento que tuviera mayor impacto para emitir su respuesta y fue este sábado, precisamente en el marco de la inauguración de la FIL edición 2020. Y a juzgar por sus palabras, el político jalisciense fue muy directo y duro. “Cuando los liberales que pretenden reconstruir la nación con guías morales le dicen a la FIL conservadora, lo único que hay que hacer es sonreír ante lo ridículo”.

Esto hay quienes lo interpretan como un mensaje que raya en lo audaz y que es poco prudente. Pero así es como actúa el gobernador Alfaro, es muy directo, y seguramente esto tendrá respuesta hoy lunes. Habrá que ver qué dice el Presidente.

LA ALIANZA FEDERALISTA

En este mes de noviembre la demanda de la alianza de gobernadores que exigen revisión del Pacto Fiscal y que no aceptan se les disminuyan los recursos en el presupuesto del próximo año, ha llevado a que suban de tono sus declaraciones. Se ha advertido de que estos gobiernos estatales se podrían salir del Pacto Fiscal, sin embargo, hasta el momento nadie ha dado un paso adelante para hacerlo efectivo.

Por ejemplo en Jalisco, fuera del nombramiento que le otorgó Enrique Alfaro al periodista Enrique Toussaint para que le coordine una mesa que revise el Pacto Fiscal, no se ha dirigido al Congreso del Estado para que inicie los procedimientos jurídicos que permitan salirse del Pacto Fiscal, que de acuerdo a la ley es el camino más indicado, toda vez que armar una mesa de análisis y discusión, es un tema más mediático que hace ruido, pero cuyas resoluciones y acuerdos no tienen validez jurídica alguna.

Las declaraciones de la Alianza Federalista no surtieron efecto sobre el presupuesto que se discutió y aprobó en San Lázaro. Finalmente, son los resultados son los que cuentan.

Habrá que ver que sigue en este choque y el impacto político-electoral que esto tiene.

Empezaremos el segundo tercio del gobierno con el pleito vivo entre el Gobernador Alfaro y el Presidente López Obrador. Obviamente que esto viene a complicar el ejercicio del gobierno no sólo por la falta de entendimiento, sino por el antagonismo abierto entre dos poderes y de lo que se pueda derivar de esta lucha del poder.

Continuar Leyendo
Advertisement
Advertisement





Tendencia