Connect with us
Avatar

Publicado

el

Tiempo Nuevo

Ni antes ni ahora las familias son iguales frente a la inseguridad.

Ni antes ni ahora dejarán de ser controvertidas y llamativas las visiones de algunos ex dirigentes del PAN y hasta ex Presidentes de la República que disfrutaban privilegios excepcionales.

La carta del ex presidente Felipe Calderón al Presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, acerca de la “súbita desprotección” a la que es sometida su familia confirma dos cosas.

Primero, es interesante observar cómo quiénes están a favor de una presencia disminuida del Estado, la democracia cristiana en este caso, con el posicionamiento de algunos de sus líderes más destacados, que en vez de hacerse cargo del costo de su propia seguridad esperan que ese Estado que encabezaron costee la misma y, segundo, que también ciertos procesos parecen darse en racimo: en la cercanía con el Presidente de México del sexenio 2006-2012 otros personajes, relacionados con posicionamientos y causas camaleónicas están ahora en situación de controversia.

Es el caso del ahora ex director general del IMSS, Germán Martínez, connotado articulista y ex dirigente del panismo convertido a la 4T que decidió renunciar en queja por la “perniciosa injerencia” de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público -qué novedad- en el presupuesto del IMSS que dirigió cinco meses.

También sobresale el caso de una activista destacada muy cercana a la familia del panismo que se ubicó en el centro del poder y a quien le fue retirado el usufructo de uno de los inmuebles que, según la Secretaría de Gobernación y otras autoridades, utiliza sin derecho.
Regreso a la carta.

Felipe Calderón sostuvo en enero de este año en su carta a AMLO que el riesgo de “actos retaliatorios” en contra de él y su familia lo hacen gravemente vulnerable.

Calderón situó en esa misiva el origen de tales hipotéticos actos en las capacidades de venganza de actores criminales a quienes, asegura con alguna razón, su Gobierno combatió. Argumenta que en vista de que no se enriqueció en el desempeño de su cargo y dada la incertidumbre respecto de sus ingresos variables e inciertos está en dificultad de sufragar los servicios de seguridad que dice requerir.

Calderón es un hombre inteligente y es muy probable que en lo fundamental sea un hombre honesto sin que deje de ser ampliamente controvertido su acercamiento al tema de la seguridad pública: hay quienes sostienen que su confrontación directa del crimen organizado le da crédito social, mientras que el segmento de fuerzas progresistas que arrasó al PAN en la elección de 2018 defiende la tesis de que se excedió sin resultados creando una saga de violencias desatadas en el territorio nacional.

Como muchos otros mexicanos que ciertamente, a su manera y cada vez que denuncian un acto delictivo respecto del cual están dispuestos a llegar hasta el final, Calderón se encuentra ante cierta indefensión.

Pidió a AMLO “un mínimo de protección”, sugirió colocarse en una visión por encima de las diferencias ideológicas y de opinión con el Presidente y se dijo dispuesto a ser llamado para compartir experiencias sobre lo vivido en aquel sexenio que precedió al todavía peor de Enrique Peña Nieto.

Ojalá que un día en México todos tengamos la seguridad que antes solamente tenían los ex Presidentes de la República.

@guerrerochipres

Las opiniones expresadas por los columnistas son responsabilidad exclusiva de sus autores y no reflejan necesariamente el punto de vista de Expedientes Afondo

Actualmente es Presidente del Consejo Ciudadano de Seguridad Pública de la CDMX

Advertisement
Clic para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Nacional

Provocación sin feminismo

Avatar

Publicado

el

Salvador Guerrero Chiprés*

La interrupción del embarazo es legal desde el 2007 en la Ciudad de México. Ello hace muy poco creíble que las manifestaciones de presuntas feministas, con la violencia descrita y desplegada en los medios y ante ellos, esté relacionada con esa causa histórica de las mujeres.

Para no variar, hubo más heridas entre las mujeres policías que en cualquier contingente. Hasta este lunes a las 18:00 horas, eran cuatro; ninguna manifestante.
Es obligación de la Policía la doble misión de resguardar el derecho a la libertad de expresión como el de la protección de la integridad de las personas y de sus bienes.

Las mujeres policías, mujeres que son invisibilizadas por las manifestantes y se convierten en cuerpos representativos únicamente “del Estado”, carecen de identidades personales merecedoras de respeto por un simple porrazo de esas células activadas desde las diversas combinaciones de ingenuidad y provocación que son posibles en esta hora del país.

Algo de imaginación política donde cierta forma evolucionada de la retórica, una actualizada narrativa, o un gesto simbólico superior y distinto de aquella violencia desplegada “a favor del aborto” tomara el lugar de la violencia exhibida, fortalecería más el reclamo de esta causa en la que nuestra capital fue pionera.

La protesta es encapuchada. Y a quien no le guste, batazo, gasolina y fuego, molotov y cualquier otro coctel. ¿Hay algo de machismo patriarcal en esa forma de “feminismo”?

Del equilibrio del ejercicio del poder habla la prudencia de la estrategia de contención y encapsulamiento, aunque no incluya el privilegio, para las mujeres policías, de que hay garantías de seguridad.

Paralelamente, existen otros pequeños grupos que invierten en formas de desestabilización de otras capacidades institucionales. Está ahí el caso de la empresa de administración de talento, GINgroup, destapado por la jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum. Directamente la titular del Gobierno local reveló, fotos y datos de por medio, el comportamiento de algunos ejecutivos.

A partir de una notificación ciudadana compartida por Sheinbaum supimos de las actividades de María Beatriz Gasca Acevedo, quien entregaba víveres, estímulos reveladores de su maniobra personal y eventualmente del consorcio para el cual trabaja o supuestamente “dejó de trabajar” según el comunicado de este mismo lunes.

Inquietante saber que Raúl Beyruti Sánchez, presidente de la compañía, y Gasca Acevedo, vicepresidenta de Responsabilidad Social y Recursos Humanos, pudieran ser parte de quienes financian la toma de la sede de la Comisión Nacional de Derechos Humanos en el Centro Histórico, en la que también participan mujeres y colectivos feministas con reclamos legítimos.

Beyruti figuró en el puesto 89 como uno de los 100 empresarios más importantes de México de la revista Expansión en 2018. Dos años después se descubre su mano tras algunos grupos “feministas” apoderados de las instalaciones de la CNDH y agresores de mujeres policías. A ver quien los “Frena”.

@guerrerochipres 

(Fotografía del autor, cortesía de Excélsior)

Continuar Leyendo

Nacional

Derechistas, otra cara extrema de la moneda

Avatar

Publicado

el

Por Salvador Guerrero Chiprés*

¿Es la polarización monopolio de una ideología? Por supuesto que no. Por si había dudas ahora sabemos que en las opciones de derecha, entiéndase de la democracia cristiana, también hay actores polarizantes.

El escritor y ambientalista estadounidense Edward Paul Abbey refirió que “El balance es el secreto, un extremismo moderado”. A oídos sordos.

Este fin de semana, ante el alboroto causado por Frente Nacional Anti-AMLO (Frena) y las declaraciones que lanzó uno de sus dirigentes acusando a la jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum, de ejercer un estilo de mandato soviético, no es posible evitar reconocer radicalismos y extremismos en las derechas.

Sheinbaum respondió que los sistemas con las características que definieron a la extinta URSS, derrumbada en 1991, dejaron de existir sin que por ello desaparezca la utilidad retórica que en ciertas concepciones del mundo ocupa aún el día de hoy lo que ya no existe.

La derecha sabe de entelequias.

Gobernar una ciudad no radica en la concentración desmedida de poder, se basa en delegar a cada uno tareas específicas para construir en conjunto un proyecto de comunidad urbana. La propia derecha había venido reclamando una acción policial que, por cierto, está limitada a lo que establece el protocolo de uso legítimo de la fuerza. La propia derecha ha venido impulsando mayor firmeza policial para contener otros radicalismos.

Los ciudadanos en general requerimos una noción de orden y de respeto a las libertades en completo equilibrio: sin daño a los derechos de los demás.

Vinieron molestias, reclamos y calificativos. En la versión de los derrotados en la elección del 2018, Sheinbaum impidió la libre expresión por no dejar pasar a los manifestantes al primer cuadro de la ciudad aunque la Policía explicó originalmente que impedía la confrontación de tres manifestaciones.

El Presidente de la República ya había invitado a las derechas a manifestarse como él mismo lo hizo ante el señalamiento de fraude en las polémicas elecciones de 2006 cuando habría ganado el panista Felipe Calderón Hinojosa.

En aquella época la severa crítica de grupos, tanto conservadores como ultraderechistas, no se hizo esperar. Hoy es útil observar el comportamiento de los mismos actores.

Las inconformidades de FRENA se combinan con la de los intelectuales vinculados a las pasadas administraciones, y a otras causas que eventualmente se presenta como vinculadas a algunas de mayor consonancia social, como las relacionadas con la seguridad y la justicia.

Los adversarios de AMLO podrán mostrar su persistencia y sentido de comunicación.

Así tendrían alguna oportunidad, si son realmente resilientes respecto de su propia urgencia de adaptación o rebeldía, de reivindicación o descalificación, de ser más trascendentes que el hecho de ser una voz particular que tiene derecho a expresarse pero está llamada a demostrar que tiene respaldo popular generalizado.

@guerrerochipres

Continuar Leyendo

Nacional

La paz, menester local y global

Avatar

Publicado

el


Salvador Guerrero Chiprés*

En Guerra y Paz, Tolstoi escribe que “hay que creer en la posibilidad de la felicidad para ser feliz”. Podemos recordarlo para sujetar nuestra inclinación, orillada por la pandemia, presionada por la matizada inseguridad y acentuada por la incertidumbre económica, al interés colectivo de la esperanza de recuperación de progreso.

Permitir opciones de futuro y cómo las construimos debería ser la agenda de los partidos en este proceso electoral sordamente iniciado. Hace 39 años la Asamblea General de la ONU instauró el 21 de septiembre como Día Internacional de la Paz en un llamado para que los países estrecharan lazos y reforzaran principios básicos como convivencia, orden y armonía. El mensaje es interno e internacional.

¿Ha tenido este día algún resultado tangible para la sociedad global? Afirmativamente puede demostrarse que la celebración ha sido acompañada de esfuerzos enormes, sin que todos ellos hayan sido exitosos.

En cada entidad —y específicamente en la CDMX—, la sociedad civil junto a líderes de opinión, empresarios y autoridades suman esfuerzos para definir a las ciudades como urbes de soluciones post COVID. Destaca que en la capital nacional se modelen y apliquen políticas públicas sociales e innovación pública en el gobierno de Claudia Sheinbaum: el tema es también la recuperación de la paz.

En estos casi dos años como jefa de Gobierno, Sheinbaum y su equipo han presentado a las políticas sociales, la movilidad, la lucha contra la corrupción la disminución de la impunidad y la operación anticrimen apoyada en inteligencia policial, como parte de la recuperación de la paz.

Pese a las reacciones violentas de algunos grupos delictivos, todos los cuales han sido combatidos en lo que va de este año, con la detención de más de 150 de sus integrantes, la sociedad y las autoridades se mantienen en el énfasis de cultura de la legalidad, en promoción cívica de la lucha contra la impunidad y el arribo a sentencias que formalicen la ejemplaridad en el castigo a culpables de los delitos.

En la CDMX, la preocupación por temas relacionados con la paz y la convivencia social ha llevado a la creación de programas como el de embajadores sociales y deportivos del Consejo Ciudadano. Éste apela por un modelo de convergencia ciudadana, empresarial y deportiva para la prevención del delito, el fomento a la cultura cívica y la resolución de conflictos.

Contribuye a ello el detalle del informe de Sheinbaum, con base en los datos que las propias organizaciones de la sociedad civil conocen, especialmente los relativos a homicidios dolosos, por ejemplo, en los que destaca la disminución de 50 por ciento en los delitos de alto impacto. Falta todavía, y ha empezado un trabajo con resultados medibles, para contener la vulnerabilidad familiar y de género. La paz no debe ser una elección, así como lo es la guerra. La paz es necesidad y conveniencia de todos al permitir una vida productiva y libre.

@guerrerochipres

Continuar Leyendo
Advertisement


Tendencia