A Fondo Jalisco
Image default
Coyuntura Horacio Villaseñor Manzanedo La Aldea

Guadalajara, peor que nunca, ni modo; feliz aniversario 478

Por Horacio Villaseñor Manzanedo.

Nos hemos acostumbrado y vemos como normal vivir en una metrópoli con abundantes baches, basura, hojarasca, tierra, escombro, maleza, graffiti, propaganda adosada en todas partes, volantes publicitarios tirados, autos abandonados, pasos a desnivel y avenidas sin barrer, fuentes sucias; señalamientos, camellones, parques y jardines, plazas, edificios públicos, postes, barandales, bancas, bolardos y machuelos dañados, deteriorados y sin mantenimiento oportuno, y, el pretexto de siempre ¡no hay dinero! Lo que no hay es capacidad, preparación ni experiencia en la función pública. Súmenle, a todas estas deficiencias e insuficiencias, que además tenemos que sufrir y aguantar el escenario cotidiano de “apartalugares”, “limpiaparabrisas”, “indigentes”, “malabaristas”, “paracaidistas”, “viviendas improvisadas y vendedores informales” de todo, en cada semáforo y calles de la gran ciudad. Se han agravado los problemasinseguridad y pobreza; todos los días observamos arbitrariedades, injusticias y corrupción de funcionarios; servicios públicos de calidad inestablemuy mala o inexistentes y políticas públicas que no dan ni darán el resultado deseado porque la administración y la gestión pública, que las implementa, no funcionan. No funcionan porque se ha enfocado mal a flecha, erróneamente se cree que el problema es la corrupción, pero en realidad es la ineptitud de directivos públicos que no tienen más mérito para ocupar encargos públicos, que el de pertenecer al grupo de conocidos o familiares que colaboraron en la campaña política que ganó, que siguen siendo necesarios para intentar ganar la chamba que siguedespués de concluir el actual encargo. Los espacios públicos siempre están sucios o, en el mejor de los casos, mal atendidos porque se conserva una organización institucional del siglo antepasado, a cada dependencia municipal le toca hacer sólo una parte, y hemos escuchado, “eso no me toca a mí” y se lo dejan “al que le toca”, según creenLa idea de nombrar encargado de zona, denominados gerentesfalló igual que toda ocurrencia de gente improvisada, la idea hubiera sido eficaz si el nuevo modelo lo hubiera diseñado, gente seria, preparada y con experiencia local. La ciudad está hecha un asco y un caos, los gerentes no resolvieron ni resolverán nada esencial, un año es suficiente para probarlo, la eficacia se nota inmediatamente, el objetivo no debió ser atender a los presidentes de colonias, con visión política, sino reorganizar la función pública integral, con visión administrativa, iniciando por la elaboración de las bases legales para dar orden y lograr que los servicios públicos municipales, todos, se otorguen en inmejorables condiciones. Para innovar se requiere de expertos, no de improvisados amigos de alguien que, en la mayoría de los casos, su función es de “paleros” del jefe. En su peor momento, Guadalajara cumple 47años de su fundación, pasó a ser, de la hermosa ciudad de los años 80 a una que pronto será el peor lugar para vivir y legado para nuestros hijos y nietos. Ni modo.

Temas relacionados

Con tanto tonto, jamás habrá valor público

Horacio Villaseñor

Opinión•Guadalajara en 2022, no mejorará nada

Horacio Villaseñor

Opinión• El “rollo” de la reconstrucción del tejido social, desde el gobierno, es eso, puro rollo

Horacio Villaseñor

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Leer más

Política de privacidad y cookies