A Fondo Jalisco
Image default
Coyuntura La Aldea Rubén Iñiguez

Las intenciones de Pablo Lemus

Rubén Iñiguez*
Ya arrancó el proceso electoral y con ello, las fichas del ajedrez se comienzan a mover en torno al próximo proceso electoral del año 2021. Los deseos, intenciones y las suspiraciones de todos los que buscan algún cargo de elección popular, cada vez son más evidentes.

En el caso del alcalde de Zapopan, anda muy de “manita sudada” con el ex diputado local del distrito 10 en Zapopan, Pedro Kumamoto, a quien pretende convencer y apoyar para que pueda convertirse en el próximo alcalde de Guadalajara a través del nuevo partido llamado “Futuro”. (si es que les dan el registro).

Mientras tanto, Lemus construye un posible acuerdo con el gobernador Enrique Alfaro, que pudiera ser a través de una diputación plurinominal local, además de la coordinación de la bancada naranja.

Esto le permitiría tener más libertad de poder recorrer todo el estado, pues su deseo es ser el próximo gobernador de Jalisco, sin importarle el color, ideología o partido político que lo quiera impulsar.

Su estrategia versa en poner a un candidato afín a su grupo político empresarial para el municipio de Zapopan, (es parte también del acuerdo que está construyendo con el que manda en Casa Jalisco), además de impulsar a Kumamoto para Guadalajara y quitarse del camino a Ismael del Toro, su rival más complicado. Además, podría controlar a su vez, la bancada, probablemente más fuerte en el congreso local.

Para el año 2024, le pedirá a Kumamoto que se reelija como presidente de la perla tapatía, también le pedirá lo mismo a su alfil en Zapopan, que también busque repetir como alcalde de la ex villa maicera, y así, poder ser el candidato natural rumbo a la gubernatura del año 2024.

Aparentemente estaría compitiendo con dos grandes aliados (los dos alcaldes con mayor número de electores en el estado).

Este escenario planteado es el ideal para Pablo Lemus, sin embargo, dicen que en política no hay nada seguro, y que “del plato a la boca se cae la sopa”.

Hay un primer inconveniente para Pablo Lemus, y es que el detalle es que Enrique Alfaro ya no confía en él, y su posible acuerdo es para quitarlo del camino e impulsar a su amigo y aliado Ismael del Toro, para que éste, sea el candidato natural del actual gobernador.

Por otro lado, si Kumamoto gana Guadalajara, tendría más exposición mediática que el mismo Lemus, además el muchacho haría un esfuerzo importante por hacer un papel decoroso como alcalde, y en un “canto de sirenas”, podría romper el acuerdo con él y se postularía también por la gubernatura estatal. Pues ya vimos que el chamaco es ambicioso y su deseo por volver a probar las mieles del poder, son más que evidentes.

Por último, el alfil que impulse para Zapopan, (que todo apunta para que sea Mauro Garza o Mario Gutiérrez Treviño). Podrían dejar de rendirle cuentas, como sucedió en el pasado con el Héctor Vielma, quien se empecinó por poner a su amigo Héctor Robles como su sucesor de la presidencia Zapopana, mismo que a los meses rompió todo tipo de relación con el empresario en telecomunicaciones.

Sin duda, Lemus deberá construir un acuerdo muy sólido, tanto con Kumamoto como con el que vaya a ser el candidato a Zapopan, para que no lo vayan a dejar “chiflando en la loma” o “como el perro con las dos tortas”

Mi correo electrónico: ruben_iniguez@hotmail.com

Temas relacionados

A decir verdad • ¿Por qué la venta de Banamex y el fracaso del Banco del Bienestar?

Rubén Iñiguez

Con Pies de Plomo • Los pesados y ‘pesudos’ casos en el TJA

Gabriel Torres Espinoza

Acorrienta Pablo Lemus a Guadalajara: Chicanea caso patrullas y litiga en medios

Iván García Medina

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Leer más

Política de privacidad y cookies