Connect with us
Avatar

Publicado

el

Gabriel Ibarra Bourjac*

“El acoso sexual no es un piropo y está lejos de ser un halago; es una agresión, es hostigamiento y tiene que parar”, escribió el Gobernador Enrique Alfaro desde su Twitter y fue cuando decidió sentenciar al alcalde de Tototlán, Sergio Quezada y a su oficial mayor de padrón y licencias Efraín Martínez Iñiguez de que hagan sus maletas o aténganse a las consecuencias.

Ambos personajes fueron acusados de acosadores por la secretaria del oficial mayor, de nombre Diana, acusación que primero fue llevado a la contraloría del órgano interno del ayuntamiento de Tototlán y al no tener respuesta, acudió tanto a la inservible Comisión Estatal de Derechos Humanos, como a la Fiscalía General del Estado, donde prácticamente la ignoraron.

Ninguna de estas instancias atendieron la petición de justicia de Diana, hasta que las grabaciones llegaron a poder de Mural, alguien se las filtró y así fue como se hizo el escándalo y muy posiblemente se le haga justicia, con la salida del gobierno municipal, tanto del alcalde como de su oficial mayor de padrón y licencias.

Dice el Gobernador Alfaro: “Estas dos personas no representan los principios y valores de este proyecto político. No basta una disculpa, se necesita una sanción ejemplar. No merecen ser servidores públicos, ya no tienen nada que estar haciendo ahí. No es un juego, es un delito y se tiene que pagar”.

Alfaro ya los sentenció y si ambos no se separan del Ayuntamiento serán desaforados por el Congreso del Estado esta semana.

EL HOSTIGAMIENTO ES MUY COMÚN

El acoso y hostigamiento tanto sexual como laboral es muy común en el gobierno, en cualquiera de sus niveles, pocos son denunciados porque las mujeres víctimas del mismo temen perder su trabajo y un buen número son madres solteras, con esos ingresos es como sacan adelante a sus hijos por lo que tienen que aguantar esas humillaciones.

Recientemente una mujer cuyo nombre me reservo, me pidió una cita para tratarme un caso de esta naturaleza. Su jefe -un director de área y brazo derecho de un Secretario estatal- estaba obsesionado con tener relaciones sexuales con ella. El acoso llegó a tal grado que le bajó el sueldo y la cambió de área, como represalia por no acceder a sus peticiones. Esa forma perversa la comunicó al jefe superior -un Secretario-, quien protegió a su amigo y le ordenó que mejor se callara, y si ella divulgaba que lo había enterado, negaría que ese diálogo había sucedido.

Tengo entendido que finalmente el Secretario vio que el acoso le podría estallar en las manos y decidió cambiar de área a esta servidora pública, pero con el afán de proteger a su amigo, sin sancionarlo, simplemente pasando por alto el hecho.

EL CASO DE NANCY GÓMEZ

En la Fiscalía del Estado, la MP Nancy Gómez ha vivido todo un calvario, precisamente por haber denunciado a su jefe que le pidió alterar un acta. Todo el poder del aparato de la Fiscalía, incluyendo la Fiscalía Anticorrupción, se unieron para joder a Nancy. Primero la suspendieron, luego le retuvieron sus pagos, le inventaron delitos y ninguna instancia gubernamntal salió a su defensa. Incluso, la CEDHJ tardó cerca de un año para pronunciarse y dictar medidas cautelares. El ombudsman bajó la cabeza, pese al reclamo de Nancy de que la defendieran.

Y cuando decide la CEDHJ dictar medidas cautelares, lo hacen con tanto cuidado, como si no quisieran molestar al fiscal Gerardo Octavio Solís. La verdad muy penoso la forma de actuar de Alfonso Hernández Barrón que tanto nos ha decepcionado, porque esperábamos mucho más de él y no una actitud pusilánime, de entrega a ese poder tan pervertido que tenemos.

LIDERAZGOS VALIENTES

Sin embargo, esto está cambiando, cada vez hay más liderazgos valientes y genuinos que surgen de la sociedad civil que merecen nuestro respeto y reconocimiento, como el de la abogada y activista Lupita Ramos, muy valerosa que se ha convertido en una justiciera contra ete tipo de atropellos y agresiones, así como lo hace también Laura Plascencia, que son voces muy críticas contra funcionarios simuladores y sucios.

En el caso de la defensa de Diana, estas mujeres junto con varios colectivos, como el de las Paritaristas -donde se han unido voces femeninas de diversos partidos- han logrado cimbrar conciencias y que permiten que estas luchas logren tener respuestas.

Y a propósito del posicionamiento del Gobernador Alfaro, la propia Laura Plascencia le ennumera una serie de demandas para que éste atienda, si realmente tiene la convicción de hacer justicia a las mujeres y/o familiares que han sufrido la violencia de género:

  1. ¿Por qué a casi un año de la denuncia de Diana no contaba con medidas de protección ni apoyo de las autoridades?
  2. “Y de una vez que se resuelvan las carpetas de investigación del 2020 que están pendientes: 2 mil 173 casos de abuso sexual, 266 casos de feminicidio, 264 casos de acoso sexual, 60 casos de hostigamiento sexual, 14 casos de trata y 364 casos de violación”.

El balón está en la cancha del Gobernador Alfaro, tiene mucho material para entrarle al toro y demostrar que es de convicciones, más que de coyuntura política y mediática, por así convenir a sus intereses del momento.

 

Las opiniones expresadas por los columnistas son responsabilidad exclusiva de sus autores y no reflejan necesariamente el punto de vista de Expedientes Afondo
Advertisement
Clic para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Gabriel Torres Espinoza

El movimiento paritarista

Avatar

Publicado

el

Gabriel Torres Espinoza

El día de hoy se conmemora el Día Internacional de la Mujer, que se formalizó por la ONU en 1975. Sin obviar u omitir los lastimosos, preocupantes y lacerantes datos de violencia en contra de la mujer, en todas sus expresiones, mismos que ya se encuentran ampliamente documentados por los medios de comunicación, destacar la importancia que radica en un nuevo e interesantísimo debate -aunque poco discutido y explorado-: el relacionado con la paridad política, un movimiento que ha sido asumido en Jalisco por ‘Las Paritaristas’, y que podría convertirse en la nueva consigna feminista del presente y futuro inmediato, por tratarse de un asunto de la mayor importancia.

De acuerdo con ONU Mujeres (2020), México es el 5to país, a nivel mundial, con mayores espacios de representación para la mujer en su órgano legislativo nacional, con un 48.2%. Ruanda, ocupa el 1er sitio a nivel global, con un 61.3%. Dichosamente, las cuotas de género han influido en ello. Desde luego, éstas se han convertido en un poderosísimo mecanismo compensatorio para una sociedad que sigue siendo, a todas luces, machista.

Si bien es cierto, nuestro país registra una cuasi exacta paridad en la representación de sus órganos legislativos, resulta inexplicable el porqué apenas el 25% de los coordinadores parlamentarios de la Cámara de Diputados son mujeres; y el 28.6% en el Senado. Apenas un solo partido político nacional, de entre los 10 existentes, son presididos por una mujer. Sin mecanismos compensatorios, como las cuotas de género, se advierte la prevalencia de estas nocivas distorsiones sociales.

De forma que esto justifica de manera axiomática la necesariedad de las cuotas de género, pero sobre todo advierte la importancia del movimiento ‘paritarista’, toda vez de que las mujeres deben tener, también, una representación paritaria en los órganos de administración y gobierno en el Poder Legislativo; en las carteras de la administración pública o ministerios de los Poderes Ejecutivos; en la integración de los Poderes Judiciales; y, finalmente, en los órganos constitucionalmente autónomos, organismos públicos descentralizados, desconcentrados, y empresas paraestatales.

Con relación a ello, ONU Mujeres (2020), destaca que el país que registra un mayor número de mujeres como titulares de los ministerios y/o secretarías del Ejecutivo, es España, con un 66.7%. Le sigue Finlandia, en un 2do sitio, con un 61.1%. México, se ubicaría en el lugar nº 17, con un 47.3%. Sin embargo, debe decirse que apenas el 6.4% de los Jefes de Estado y/o de Gobierno, en el orbe, son mujeres. En México, apenas 2 mujeres son titulares del Ejecutivo en una entidad federativa, es decir, el 6.2%, para prácticamente homologar esta perniciosa tendencia global.

Sin embargo, a pesar del nimio o raquítico porcentaje de mujeres Jefas de Estado y/o de Gobierno, es importante destacar que son las que mejores indicadores registran con relación a la gestión de la pandemia, en términos de contagios y decesos a causa de ella: p. ej. Nueva Zelanda (apenas 26 muertes); Islandia (29 muertes); Singapur (29 muertes); por citar tan sólo los más emblemáticos ejemplos. De forma que este 8 de marzo debe también motivar a repensar y discutir el movimiento ‘paritarista’.

Continuar Leyendo

Gobierno

Acercarse al Presidente: ¿Inseguridad o proximidad?

Avatar

Publicado

el

Salvador Guerrero Chiprés

Sorpresa, incredulidad, preocupación, evidencia de descuido en seguridad, entre diversas reacciones, fueron generadas por el acercamiento de un joven desconocido al presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, durante la conferencia matutina del 1 de marzo.

Pese a la manera inesperada en la que José Luis abordó al Presidente, éste lo recibió, permaneció quieto, no se retiró de él, paciente y cercano para escucharlo, incluso tomó su brazo izquierdo.

Escuchó al hombre de 31 años, quien en unas cuantas frases resumió su historia de vida con la finalidad de obtener la ayuda que le ha sido negada desde que entró a la cárcel y una vez en libertad.

No existe precedente de un acercamiento semejante y por lo tanto tampoco de la aceptación de un primer mandatario ante quien, sabríamos después, había sido una Persona Privada de la Libertad.

Miles de personas después de haber estado recluidas no encuentran la manera para reestructurar su vida y salir adelante. Nadie cree en ellos. Nadie les da una segunda oportunidad.

José Luis estuvo preso en Durango, acusado de traficar droga, y una vez libre no puede encontrar trabajo, resumió la Presidencia.

El dialogo breve exhibió tanto la generosidad y paciencia del Presidente como el descuido de seguridad de su equipo cercano. Un día después de ser insultado por patanes en la parte trasera de su vuelo comercial, López Obrador no varió un ápice su estilo de proximidad con todos y con cualquiera.

Con un simple gesto, el mandatario frenó la acción de seguridad. Tras unos segundos, Leticia Ramírez, de enorme experiencia y sensibilidad, titular de Atención Ciudadana, subió al pódium y unos segundos después se retiró con el hombre para atender sus demandas.

Ante una audiencia abierta en una transmisión en directo, el lenguaje verbal y no verbal del mandatario es demostración potente de una estructura de pensamiento y de un estilo de gobernar.

Un personaje auténticamente abierto desde el ejercicio del poder y otro personaje proveniente de la capacidad de impartición de justicia y de remisión al sistema penitenciario, dialogaron brevemente en privado en el centro del espacio más público de la nación.

La tensión real alrededor de la escena transita con permisiva suavidad ante el desconcierto de seguridad y la inquietud de los informadores que hallan nueva evidencia de la serenidad y capacidad de gestión de presiones imprevistas por parte del mandatario.

El mismo día en que los periodistas que no simpatizan con AMLO difunden en sus trincheras, con legitimidad y eventualmente sin plena razón, percepciones e imágenes de AMLO como un personaje al que se presenta como predominantemente intolerante y autoritario, el Presidente de la República recibe y acepta a un exsentenciado.

Sin ensayo, con riesgo, a partir de su propia forma de identificar espontánea y persistentemente su responsabilidad frente a personajes de cualquier camino de la vida, AMLO dialoga.

La escena tiene un peso y el silencio de su significado también importa.

@guerrerochipres

Continuar Leyendo

Gabriel Torres Espinoza

Debates, ¿para favorecer el statu quo?

Avatar

Publicado

el

Gabriel Torres Espinoza

El primer debate del que se tenga registro en el Orbe, entre candidatos de elección popular, sucedió en 1858, entre el republicano Abraham Lincoln y el demócrata Stephen Douglas, cuando competían por un escaño de representación del estado de Illinois, para el Senado de EE. UU. En Europa, el primero aconteció en Suecia, en 1948, aunque no fue televisado. Afortunadamente, son 95 los países -de entre los 194 reconocidos por la ONU- que ya realizan debates televisados en todo el Mundo (Debates International: 2021). No obstante, apenas 13 países (México incluido), de los 95 señalados, actualmente realizan debates televisados entre cargos de elección popular de carácter local o subnacional.

Sin embargo, los debates televisados son un fenómeno relativamente reciente de las democracias modernas. El primer debate televisado ocurrió en EE. UU., en 1960, entre el demócrata John F. Kennedy y el republicano Richard Nixon. En Alemania, el primer debate televisado, ocurrió en 2002; y en Reino Unido fue hasta el año 2010. Por ejemplo, hasta en 2015 aconteció el primer debate presidencial en Argentina.

Ahora bien, en Jalisco y México, por el formato que han distinguido a los últimos debates, en razón de lo austeros que resultan [no permiten la interacción y el debate genuino], pareciera que están diseñados para favorecer el statu quo de las tendencias electorales; para así pasar inadvertidos entre la ciudadanía, y terminar por favorecer la banal exposición de un monólogo entre los candidatos -que generalmente son inexpertos para improvisar y argumentar- y contrarrestar al máximo las oportunidades o los tiempos para la contraposición de ideas, plataformas electorales y programas de gobierno.

Y es que la palabra ‘debate’ significa realmente eso. De acuerdo con la RAE, la voz ‘debate’ es definida como “controversia” -en su primera acepción- y, en su segunda acepción, como “contienda, lucha, combate”. De forma que le distingue una significación de confrontación, contenciosa. Desde luego, un debate electoral, si ha de resultar atractivo para el electorado, exige de, al menos, tres factores: primero, capacidad y habilidad entre los debatientes; segundo, un formato de debate que auspicie la polémica y el contraste; y tercero, un moderador adecuado y asertivo.

Hasta ahora, los estudios e investigaciones sobre los debates electorales señalan, que un debate influye “relativamente poco” en la tendencia electoral -lo que pudiera ser, incluso, efecto directo del ‘voto útil’ por parte del electorado-. No obstante, es un hecho que los debates pueden lograr una amplia repercusión sobre los ‘indecisos’ que, de acuerdo con las encuestas más recientes, ascienden hasta un 35% del ‘mercado’ electoral en México. Más aún, en contextos de alta competitividad electoral, esto es, cuando la diferencia entre el primer y segundo lugar de la contienda se encuentra comprendida en el margen de error propio de las encuestas, o es apenas significativa, éstos adquieren mayor impacto y relevancia.

De forma que los debates pueden ser un fino instrumento de disección y discernimiento de la vida democrática, que enriquezca el derecho a saber, así como la transparencia de lo que es público y debiera ser sabido por la ciudadanía para ejercer el voto.

Continuar Leyendo
Advertisement
Advertisement





Tendencia