!Síguenos!
Avatar

Publicado

el

Los hombres del poder:

¿Hacia dónde va Jalisco? ¿Se podrá avanzar en los retos que representan los grandes problemas que hemos venido arrastrando desde el pasado ante acciones tardías, políticas fallidas u omisiones que han instrumentado gobernantes en turno?

Más allá del discurso y narrativa de nuestra clase gobernante, lo que valen son los hechos. La calificación de si son o no los más honestos la otorgan los ciudadanos. Dice el refrán popular, “dime de que presume y te diré de qué carece”. Es muy común que haya políticos que se rasguen las vestiduras y se les llene la boca hablando de que son los más limpios y puros del universo. ¿Se acuerdan de quién gritaba que en su vida no se había robado ni un ‘pinchi peso? ¿Lo recuerdan? ¿Cómo le hacen para no tener necesidad de trabajar 6 o más años? ¿Muy ahorradores? ¿Eficientes inversiones?

La exigencia hoy son gobiernos con grandeza de miras, gobiernos honestos pero también eficientes, que vengan a resolver los problemas, pensando en el bienestar de la comunidad, más que en el propio o del grupo que forman parte de la burbuja y que suelen convertirse en inmensamente ricos, tanto que después de formar parte de un sexenio, no requieren ni trabajar, viviendo en grandes residencias que tienen valor superior de más de diez millones de pesos, cuando antes de llegar al gobierno, vivían en un pequeño departamento de renta o que estaban pagando.

El gobierno y la política siempre han sido uno de los caminos más cortos y fáciles para hacer dinero. 

LOS PROBLEMAS AÑEJOS DE JALISCO

En el caso del actual gobierno que encabeza el ingeniero Enrique Alfaro, nos ofrecen la refundación, que entiendo después de tantas explicaciones que es renovar lo que no funciona, transformar las instituciones para que el gobierno cumpla con su tarea, y unos de los objetivos fundamentales es darnos seguridad y protegernos de quienes se dedican a atracar y apoderarse de lo ajeno, imponiendo su ley de la selva, y que además sean castigados.

Son muchos y variados los problemas de Jalisco, pero entre los tres principales podemos citar la inseguridad y violencia; el pésimo transporte público y el abastecimiento de agua a la Zona Metropolitana de Guadalajara (ZMG). Los tres temas se están enfrentando, les buscan solución y llevan diferentes tiempos, tan complejos unos como otros.

En los tres se requiere el apoyo del Gobierno federal, de allí que el replanteamiento que hizo Alfaro de llevársela bien con el Presidente Andrés Manuel López Obrador, después de amenazar que podría encabezar una rebelión en defensa del federalismo contra el poder central, fue una decisión pertinente, ya que continuar con esa narrativa que le daba rating en busca de hacer realidad su sueño de convertirse en Presidente de México, Jalisco tendría que pagar un costo muy alto, si seguía por la vía de la confrontación.

Los resultados que obtenga el gobierno que encabeza Enrique Alfaro en la forma de enfrentar y manejar estos tres temas, marcarán la eficiencia de su gobierno. En el tema de la seguridad se tardó ocho meses para desdoblar su estrategia que fue llegar a la coordinación con la Policía Metropolitana, cuyo camino ha sido muy accidentado. 

En el tema del agua abastecimiento de agua a la zona metropolitana que es un problema añejo, que arrastra cerca de tres décadas los esfuerzos para resolverlo, finalmente Alfaro está haciendo lo correcto, que es subir la cortina a 105 metros de altura, pagando los costos que ello significa, que es echarse en contra a los grupos ecologistas y pagar los costos políticos que ello implica. Aquí es fundamental la posición del Presidente López Obrador y en sus manos está si Alfaro resuelve o no este problema, si impera el criterio que el bien mayor se impone sobre el mal menor.

El tercer gran problema de Jalisco lo representa el transporte público. El gobierno alfarista con Diego Monraz a la cabeza busca resolver el problema que es altamente complejo. Por un lado se exige un transporte eficiente y humano, pero por otro lado, se castiga a la tarifa al caer en un círculo vicioso lo que está conduciendo a lo que llamamos “la chatarrización del transporte”.

Está en marcha la ejecución del Modelo Ruta-Empresa con la dirección de Diego Monraz y que le cambiaron de nombre a “Mi Transporte” -un asunto de ego y vanidad-, que inició el pasado gobierno. Enrique Alfaro le puso fecha a la modernización del transporte, que es diciembre, sin embargo, no lograrán este objetivo, al menos en este lapso, porque no es un tema de voluntad, es de realidad. Y aquí no hay magia. Los transportistas no van a invertir en el mejoramiento del transporte, porque no ven certidumbre en sus inversiones. La tarifa de 9.50 pesos no la ven atractiva, porque los números no le salen. 

Al mismo tiempo está pendiente la conclusión de la Línea 3 del Tren Ligero compromiso que asumió el Presidente López Obrador de concluirla y que podría llevar a que empiece a e operar hasta entrado el próximo año. Alfaro sueña también con construir Línea 4 Tlajomulco-Guadalajara, pero primero es lo primero, esto es que funcione la Línea 3.

Esta es la agenda dominante de Jalisco y que el gobierno alfarista busca soluciones. Por los resultados será juzgado, más allá de su discurso refundador. Para encontrar la solución se requiere mucha inteligencia, sensibilidad política y carácter para apretar cuando se requiera.

Las opiniones expresadas por los columnistas son responsabilidad exclusiva de sus autores y no reflejan necesariamente el punto de vista de Expedientes Afondo
Seguir leyendo...
Click para comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Coyuntura

Fúchila Trump

Avatar

Publicado

el

Tiempo Nuevo:

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, anunció este martes el despido de su consejero de Seguridad Nacional, John Bolton, representante de aquella interpretación en la práctica de la asertividad global halconamente más agresiva que la retórica del mandatario estadounidense.

Si la renuncia se dio, luego de que Trump afirmara no estar de acuerdo con muchas de sus sugerencias en materia de política exterior, en la versión que le interesó difundir al Presidente, es un elemento menos relevante que la otra cara de la intervención material de Estados Unidos a favor de intentos de diálogo con Corea del Norte y con Irán.

Ambos países y la distancia respecto de ellos, son constitutivos de una redirección de la vida diplomática y militar del vecino país desde el inicio de los años 50 ,el primero, y a partir del primer lustro de los años 70, en el segundo caso. En esas épocas, un segmento de los halcones, en contraste con quienes se inclinan por salidas diplomáticas, pareció predominar.

Vale la pena observar mañana cómo reacciona la gran prensa liberal, constantemente confrontada con Trump, dueño de virtudes políticas controvertidas que le permiten mantenerse como el contendiente principal de la próxima elección al mismo tiempo que, pese a la resistencia a reconocerlo, frente a países que tienen alianzas con potencias, como China o como Rusia, es en los hechos más cuidadoso frente a la tentación de verdaderos conflictos de dimensión global.

Si bien es cierto que Bolton es el tercer consejero de Seguridad Nacional que sale del equipo de asesores de Trump desde que empezó su mandato, su salida pareciera corresponder con el equipo que, al menos en esta coyuntura, privilegió la construcción de diálogo con naciones que han estado en la lista de las amenazas globales del gobierno estadounidense.

Trump ha estado dispuesto secretamente a acordar con otros ex archienemigos, por ejemplo, con segmentos de grupos talibanes en Afganistán, a quienes se habría ofrecido hasta la foto con el Presidente estadounidense que Bolton habría objetado, según los trascendidos de la frustrada cumbre secreta de Camp David. Para el boletín era suficiente sacar a los militares de ahí.

En materia de migración y tráfico ilegal de armas desde Estados Unidos hacia México, Trump es lento, poco asertivo y, en la práctica observación de resultados, diríamos que hasta indiferente.

Su caso habría que observarlo también en contraste con cualquier otro mandatario que, para efectos concretos de su intervención y el peso dado a sus prioridades reales, está dispuesto a hacer alianzas y puentes con actores políticos en el caso referido de escala global, pero aplica para la escala nacional, con independencia de su programa de gobierno y sus aversiones reales o ficticias declaradas en campaña o en tiempos no preelectorales.

Si habría algo que criticar a Trump es que fracase si su interés es la reelección, dado que la agenda efectivamente tomada coincide con un segmento más amplio que su electorado convencional.

Es probable que otros mandatarios puedan decir “fúchila” a Trump pero, en realidad, los más prácticos tienden a hacer alianzas —o no marcar distancias contundentes—hasta con…quien sea.

@giuerrerochipres

Seguir leyendo...

Coyuntura

Columna Seguridad y Defensa Fuerzas armadas, a la guerra sin fusil

Avatar

Publicado

el

Por Carlos Ramírez (*)

Los incidentes de agresión de personas vinculadas a bandas criminales contra las fuerzas armadas y las fuerzas de seguridad representan una nueva fase de la crisis del Estado. Y, además, implican una grave contradicción: ¿para qué desplazar fuerzas de seguridad en zonas del crimen organizado si no tienen ordenes de responder a las agresiones?

Lo que está en disputa en esas agresiones no es sólo el honor y respeto que se de debe a la autoridad, sino el hecho de que se trata de una lucha por el control territorial que le corresponde, por ley y por seguridad nacional, a la soberanía territorial del Estado.

El país se enfrenta a una fase desviada de la aplicación de la ley: el cese al fuego de manera unilateral; el Estado tiene la capacidad de fuego, la ley y las regulaciones, pero no las aplica para no exacerbar los ánimos sociales. La argumentación se entiende por la claridad de los hechos, pero no por ello se debe de permitir porque se trata del abandono de la autoridad del Estado en zonas de la soberanía de la república.

Los incidentes que han indignado a las redes sociales son cada vez más: fuerzas de seguridad zarandeadas por personas que pertenecen, de hecho o por circunstancias, a los grupos criminales.

El fondo es aún peor: no se trata de que el Estado tenga la tolerancia de no responder con la fuerza porque provocaría una masacre, sino que implica la realidad de que el Estado se niega a ejercer el control constitucional de zonas territoriales. Detrás de los grupos exacerbados contra las fuerzas de seguridad se encuentra una parte de la sociedad que no aprueba la exclusión de la autoridad y que no quiere vivir bajo un gobierno controlado por criminales.

Al gobierno del presidente López Obrador le costó mucho trabajo procesar en el legislativo la Guardia Nacional, su organización civil con entrenamiento militar, la ley de uso de la fuerza y la estrategia general de seguridad pública como para achicarla o de plano no usarla en situaciones de crisis de seguridad. Si permea a nivel nacional que se le puede faltar el respeto a la autoridad armada, entonces las policías y fuerzas de seguridad en otras partes estarán bajo ataques de los delincuentes.

Lo que menos se quiere es una masacre, pero las fuerzas de seguridad tienen capacidad, entrenamiento y controles institucionales para aplicar la ley por la fuerza y sin responder a la violencia. Si no se hace, entonces no deberían desplazarse partidas de la Guardia Nacional a zonas calientes donde encontrarán violencia y falta de respeto a la ley.

Lo que está en juego y disputa no es defender a las fuerzas de seguridad, sino ver que el Estado usa su fuerza para imponer la ley en zonas gobernadas por la criminalidad.

Ley de la Omertá

En 2007 comenzó la gran movilización militar contra los cárteles del crimen organizado, pero la crisis de seguridad venía desde muy atrás. Y el debate también. En esta sección iremos desahogando la revisión de libros sobre la inseguridad que se han venido publicando.

Y comenzaremos con La era de la criminalidad (Fondo de Cultura Económica), un libro que conjunta tres libros del escritor Federico Campbell, sin duda el pionero en el enfoque del intelectual sobre la crisis de seguridad. Campbell, fallecido apenas en 2014, escribió una columna singular: Máscara Negra, para revisar semanalmente libros, ensayos, autores e interpretaciones desde la cultura de la inseguridad.

En sus primeros textos Campbell acertó en el enfoque general: no asunto de policías y ladrones, sino un tema del carácter del Estado. Con buen tino, el autor hizo siempre una vinculación no lineal con cuando menos dos organizaciones criminales con tipología especial: la mafia italiana y su extensión en La Camorra y la delincuencia del poder del dinero en los EE. UU. con el prototipo del gangsterAlphonse Capone.

Pero hubo otra articulación novedosa. A través del escritor Leonardo Sciascia –a quien conoció en Italia–, Campbell logró ir tejiendo semejanzas del crimen organizado mexicano y su protección institucional con lo ocurrido con la mafia italiana en los setenta. Campbell tiene otro libro, La memoria de Sciascia (FCE) en donde desmenuza esas relaciones entre política-poder-crimen.

El agobio cotidiano de las cifras, las fotografías y las denuncias por la crecente actividad del crimen organizadlo a veces impide que en los medios se haga reflexión política de la inseguridad y se elude el tema central: la dialéctica entre Estado-criminales en la lógica de la economía cero: lo que gana una de las partes la pierda la otra. Es decir, donde el Estado se repliegue existe una respuesta automática con el avance no solo criminal sino de poder político y económico de los delincuentes.

En su sección La invención del poder –primer apartado de La era de la criminalidad–, Campbell resume el conflicto entre el Estado y la delincuencia: el ejercicio del poder. En efecto, la tensión dinámica Estado-delincuentes es un asunto de ejercicio, control y hegemonía del poder de uno sobre el otro. Los delincuentes quieren controlar plazas para imponer su poder por encima del poder institucional del Estado. Así de simple.

Zona Zero

·      La lectura estratégica del presupuesto para 2019 no fue una buena noticia para la seguridad. El PIB de 2019 y 2020 será menor al 2% prometido y ya se sabe que a menor crecimiento le corresponde mayor inseguridad.

·      La reunión del canciller mexicano Marcelo Ebrard con el vicepresidente estadunidense Mike Pence se dio de antemano con la derrota mexicana en materia de autonomía en el tema de migración y la pérdida de espacio propio en seguridad nacional.

·      Las cifras de delincuencia del mes de agosto serán más altas, estiman analistas, porque el gobierno sigue en una especie de cese al fuego unilateraly ese vacío está potenciando la guerra entre cárteles por el control de las plazas.

(*) Centro de Estudios Económicos, Políticos y de Seguridad.

seguridadydefensa@gmail.com

www.seguridadydefensa.mx

@carlosramirezh

Seguir leyendo...

Coyuntura

ESPECIAL.- Desenmascara Business Insider oootra trama de corrupción del fiscal Xavier Becerra; encubre a Google

Avatar

Publicado

el

El portal especializado en negocios y tecnología Business Insider publicó hoy miércoles 11 de septiembre un reportaje demoledor en el que señala al Fiscal de California Xavier Becerra por ooootra obstrucción de justicia, ahora a cambio de millonarias aportaciones a su campaña.

Un total de 48 Fiscales Generales en los Estados Unidos se han unido para investigar a Alphabet, empresa controladora de Google por presuntas prácticas monopólicas.

Sólo dos fiscales de entidades federativas en la Unión Americana se han negado a participar en la acción coordinada; Alabama (un pequeño Estado ultraconservador en el que no ocurre gran cosa) y California.

Google no necesita este tipo de “ayudas” pero Becerra se ha acomodado y ahí en California se indicia a quien él desea y se encubre a sus amigos, protectores o donantes.

La negativa ha cobrado especial relevancia, porque de acuerdo a las investigaciones de Business Insider, el Fiscal Xavier Becerra habría recibido millonarias aportaciones para su campaña política por parte de la empresa a la que ahora se niega a investigar.

Eso es un nuevo caso que retrata la baja calidad moral de un acusador mañoso, ladino, quien tarde o temprano va a terminar bajo proceso. Su historial en torcer la justicia a su modo es largo y está bien documentado.

Para quien desee conocer más de este asunto, este es el link de la noticia: https://amp.businessinsider.com/california-and-alabama-arent-part-of-google-antitrust-investigation-2019-9

Seguir leyendo...

Tendencia