Connect with us
Avatar

Publicado

el

Tiempo Nuevo

Hace tiempo que Morelos es uno de los estados más violentos. En días recientes, el homicidio de dos personas a un lado del Palacio de Gobierno y el ataque a un camión de personal del Cefereso 16 Femenil han hecho arder la entidad.

Tanto el gobernador, Cuauhtémoc Blanco, como el superdelegado, Hugo Eric Flores, han demandado la presencia de la Guardia Nacional, como si fuera una suerte de pócima mágica para terminar con los graves problemas de inseguridad y violencia.

Es menos fácil hacer fintas en la cancha de la realidad que en la del futbol. El clima de opinión y percepción es contundente: todos quieren, queremos, seguridad.

Blanco ha llegado incluso a reconocer que necesitan la Guardia Nacional, porque “solos no vamos a poder”.

Debemos de recordarle al gobernador que la esencia de la Guardia Nacional radica en apoyar las labores de seguridad que deben de garantizar el estado y los municipios, por mandato constitucional.

La Guardia Nacional coordina, apoya y coadyuva, no es la acción básica de la seguridad. Cuauhtémoc Blanco debe, como lo hizo cuando era jugador de la Selección, tomar el liderazgo y comenzar, ahora sí, a integrar una estrategia de seguridad que pase por la reestructura de su fuerza de seguridad.

En todas las entidades, necesariamente, existe, si asumimos que hay una crisis de seguridad de alcance nacional, oportunidad para la intervención de la Guardia Nacional. La medida de ella dependerá de las capacidades de un mando unificado de las fuerzas policiales. Entre más claramente funcione el Mando Único, menor relevancia relativa tendrá el nuevo cuerpo de seguridad.

La jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum, en la Ciudad de México, planteó desde noviembre de 2018 que las operaciones de inteligencia relacionadas con el crimen organizado estarán respaldadas por fuerzas federales. Ha precisado recientemente que la Guardia Nacional sólo patrullará las zonas limítrofes con los estados que circundan a la ciudad y donde más delitos se presentan, especialmente en el norte y oriente de la capital. Los empresarios tienen preocupación también por los límites mexiquenses de la zona poniente.

Sheinbaum tomó la batuta en el conjunto del territorio situando la intervención federal en las zonas colindantes de la capital. Con respaldo del secretario de Seguridad Ciudadana, Jesús Orta, implementó una nueva estrategia de seguridad que consiste en regresar a los policías a las calles, mejorar sus condiciones laborales y trabajar de la mano con los ciudadanos.

Cuauhtémoc Blanco tiene que aprender de temas de seguridad y resolver la discrepancia retórica operativa con la alcaldía de Cuernavaca. La presencia de la Guardia Nacional no solucionará los problemas de indefinición en Morelos.

Mientras no tenga una Policía local confiable, las situaciones de riesgo seguirán. No son hechos aislados.

Morelos es un territorio peleado por las organizaciones delincuenciales. Hay descomposición del tejido social y un abandono por parte de sus autoridades. De seguir en esta inercia, las fotos de colgados, descuartizados y asesinados se volverán parte del paisaje urbano, como sucedió hace más de una década.

@guerrerochipres

Las opiniones expresadas por los columnistas son responsabilidad exclusiva de sus autores y no reflejan necesariamente el punto de vista de Expedientes Afondo
Advertisement
Clic para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Nacional

Derechistas, otra cara extrema de la moneda

Avatar

Publicado

el

Por Salvador Guerrero Chiprés*

¿Es la polarización monopolio de una ideología? Por supuesto que no. Por si había dudas ahora sabemos que en las opciones de derecha, entiéndase de la democracia cristiana, también hay actores polarizantes.

El escritor y ambientalista estadounidense Edward Paul Abbey refirió que “El balance es el secreto, un extremismo moderado”. A oídos sordos.

Este fin de semana, ante el alboroto causado por Frente Nacional Anti-AMLO (Frena) y las declaraciones que lanzó uno de sus dirigentes acusando a la jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum, de ejercer un estilo de mandato soviético, no es posible evitar reconocer radicalismos y extremismos en las derechas.

Sheinbaum respondió que los sistemas con las características que definieron a la extinta URSS, derrumbada en 1991, dejaron de existir sin que por ello desaparezca la utilidad retórica que en ciertas concepciones del mundo ocupa aún el día de hoy lo que ya no existe.

La derecha sabe de entelequias.

Gobernar una ciudad no radica en la concentración desmedida de poder, se basa en delegar a cada uno tareas específicas para construir en conjunto un proyecto de comunidad urbana. La propia derecha había venido reclamando una acción policial que, por cierto, está limitada a lo que establece el protocolo de uso legítimo de la fuerza. La propia derecha ha venido impulsando mayor firmeza policial para contener otros radicalismos.

Los ciudadanos en general requerimos una noción de orden y de respeto a las libertades en completo equilibrio: sin daño a los derechos de los demás.

Vinieron molestias, reclamos y calificativos. En la versión de los derrotados en la elección del 2018, Sheinbaum impidió la libre expresión por no dejar pasar a los manifestantes al primer cuadro de la ciudad aunque la Policía explicó originalmente que impedía la confrontación de tres manifestaciones.

El Presidente de la República ya había invitado a las derechas a manifestarse como él mismo lo hizo ante el señalamiento de fraude en las polémicas elecciones de 2006 cuando habría ganado el panista Felipe Calderón Hinojosa.

En aquella época la severa crítica de grupos, tanto conservadores como ultraderechistas, no se hizo esperar. Hoy es útil observar el comportamiento de los mismos actores.

Las inconformidades de FRENA se combinan con la de los intelectuales vinculados a las pasadas administraciones, y a otras causas que eventualmente se presenta como vinculadas a algunas de mayor consonancia social, como las relacionadas con la seguridad y la justicia.

Los adversarios de AMLO podrán mostrar su persistencia y sentido de comunicación.

Así tendrían alguna oportunidad, si son realmente resilientes respecto de su propia urgencia de adaptación o rebeldía, de reivindicación o descalificación, de ser más trascendentes que el hecho de ser una voz particular que tiene derecho a expresarse pero está llamada a demostrar que tiene respaldo popular generalizado.

@guerrerochipres

Continuar Leyendo

Nacional

La paz, menester local y global

Avatar

Publicado

el


Salvador Guerrero Chiprés*

En Guerra y Paz, Tolstoi escribe que “hay que creer en la posibilidad de la felicidad para ser feliz”. Podemos recordarlo para sujetar nuestra inclinación, orillada por la pandemia, presionada por la matizada inseguridad y acentuada por la incertidumbre económica, al interés colectivo de la esperanza de recuperación de progreso.

Permitir opciones de futuro y cómo las construimos debería ser la agenda de los partidos en este proceso electoral sordamente iniciado. Hace 39 años la Asamblea General de la ONU instauró el 21 de septiembre como Día Internacional de la Paz en un llamado para que los países estrecharan lazos y reforzaran principios básicos como convivencia, orden y armonía. El mensaje es interno e internacional.

¿Ha tenido este día algún resultado tangible para la sociedad global? Afirmativamente puede demostrarse que la celebración ha sido acompañada de esfuerzos enormes, sin que todos ellos hayan sido exitosos.

En cada entidad —y específicamente en la CDMX—, la sociedad civil junto a líderes de opinión, empresarios y autoridades suman esfuerzos para definir a las ciudades como urbes de soluciones post COVID. Destaca que en la capital nacional se modelen y apliquen políticas públicas sociales e innovación pública en el gobierno de Claudia Sheinbaum: el tema es también la recuperación de la paz.

En estos casi dos años como jefa de Gobierno, Sheinbaum y su equipo han presentado a las políticas sociales, la movilidad, la lucha contra la corrupción la disminución de la impunidad y la operación anticrimen apoyada en inteligencia policial, como parte de la recuperación de la paz.

Pese a las reacciones violentas de algunos grupos delictivos, todos los cuales han sido combatidos en lo que va de este año, con la detención de más de 150 de sus integrantes, la sociedad y las autoridades se mantienen en el énfasis de cultura de la legalidad, en promoción cívica de la lucha contra la impunidad y el arribo a sentencias que formalicen la ejemplaridad en el castigo a culpables de los delitos.

En la CDMX, la preocupación por temas relacionados con la paz y la convivencia social ha llevado a la creación de programas como el de embajadores sociales y deportivos del Consejo Ciudadano. Éste apela por un modelo de convergencia ciudadana, empresarial y deportiva para la prevención del delito, el fomento a la cultura cívica y la resolución de conflictos.

Contribuye a ello el detalle del informe de Sheinbaum, con base en los datos que las propias organizaciones de la sociedad civil conocen, especialmente los relativos a homicidios dolosos, por ejemplo, en los que destaca la disminución de 50 por ciento en los delitos de alto impacto. Falta todavía, y ha empezado un trabajo con resultados medibles, para contener la vulnerabilidad familiar y de género. La paz no debe ser una elección, así como lo es la guerra. La paz es necesidad y conveniencia de todos al permitir una vida productiva y libre.

@guerrerochipres

Continuar Leyendo

Nacional

CDMX: ¿distinción o confirmación de la 4T?

Avatar

Publicado

el

El reconocimiento que hizo el presidente Andrés Manuel López Obrador a la gestión de la jefa de Gobierno Claudia Sheinbaum es importante sobre todo para la clase política.

Para los capitalinos, lo que importa es valorar a partir de resultados locales, con información sólida y una perspectiva basada en contrastes precisos.

Y es ahí donde es más firme el resultado de algunos aspectos robustos de la política pública, como también en materia de percepción.

En el fundamental tema de la seguridad, desde hace al menos siete meses se advertía la que ahora es una tendencia consolidada en la disminución de homicidios dolosos en casi 50%: había alrededor de 6.3 diarios en diciembre de 2018 y la semana pasada se habían registrado, como desde enero de este 2019, antes de la pandemia, 3.3.

En gestión del Covid incluso un segmento de la prensa, que solía situar en el mismo sitio y en su juicio crítico, informado o no, al titular del ejecutivo como a la gobernante, ahora advierte “rebeldía” o “una diferencia” en un estilo de Gobierno que en Sheinbaum implica sensibilidad social y disciplina en ese y los demás temas.

La jefa de Gobierno es muestra de éxito de la 4T y aunque se quiera presentar un deslinde de ambos políticos, esa misma intención valida la inevitabilidad de reconocer un buen estilo de Gobierno.

Destacan también el abordaje de obra pública que en el titular Jesús Esteva Medina, tiene a un maratonista administrador ordenado, cuidadoso y eficaz; sobresaliente el esfuerzo operativo y de inteligencia en la Policía, con Omar García Harfuch, cuyo atentado es indisociable de los más de 100 cateos que han afectado a todas las organizaciones de alta peligrosidad que operan en CDMX, así como el distinguido rol de José Merino, operador de innovación a cargo de la reconfiguración digital de lo público.

Y falta una docena de nombres de personas responsables que permiten tener buenas cuentas en la capital, donde se ha avanzado en materia de agua, en repuesta institucional, así sea debatible para las organizaciones feministas más jóvenes y radicales, a la violencia familiar y de género.

La Ley de Protección Animal propuesta por la diputada Lety Varela y aprobada por el Congreso de la Ciudad para evitar el maltrato animal está relacionada con una de cada veinte llamadas que recibimos en el Consejo Ciudadano sobre una conducta que se correlaciona con inseguridad e impunidad desde los años 70.

La CDMX es una metrópoli de referencia mundial que requerirá demostrar su modelo económico post-Covid.

La reactivación estará incorporada a una narrativa en que se sitúa al Estado desde izquierdas y derechas como corresponsable de la velocidad y profundidad de la misma. Es el gran tema del siguiente año en convivencia con lo electoral.

Pero en lo que respecta a esta transición, aun considerando los enormes desafíos de la capital del país, lo que es percibido, además de registrado fácticamente, es que a la CDMX no le faltan programa, equipo ni liderazgo.

@guerrerochipres

 

 

Continuar Leyendo
Advertisement


Tendencia