A Fondo Jalisco
Image default
Horacio Villaseñor Manzanedo La Aldea

Decir “no están solos”, es una tontería más


Horacio Villaseñor Manzanedo

A propósito de las familias que sufren por el desbordamiento de un canal pluvial, veamos a quién le toca evitar este tipo de desgracias. Si la constitución nacional, declara que el Municipio debe ser gobernado por un Ayuntamiento, primero entendamos qué es gobernar y después quién o qué es el Ayuntamiento. Gobernar es arreglar, componer, pero solo en los casos no previsibles, por ejemplo, un gran terremoto o un maremoto, sin no lo puedes prever, haz lo que sea necesario para regresar, rápido y bien a la normalidad. Para lo prevenible es diferente, gobernar, dirigir o regir una colectividad municipal es la acción para evitar, molestias, daños o desgracias. Por otra parte, un Ayuntamiento, es el colectivo de regidores, lo que significa que la responsabilidad de prevenir lo previsible es de todos los regidores de todos los partidos políticos que integran el colectivo llamado Ayuntamiento, no solo del Presidente Municipal que en realidad es solo un integrante más, sí con atribuciones distintas a los demás, pero por ley, no el que gobierna ni único responsable de lo que se decide o no en el Ayuntamiento para garantizar la felicidad de los pobladores. ¿Saben los regidores que llueve y cuánto llueve en el Municipio? Deberían saberlo. ¿Saben que hay canales pluviales municipales? Deberían saberlo. ¿Saben los regidores que existen colonias que por falta o insuficiencia de infraestructura o de su adecuado mantenimiento, están en peligro cada vez que llueve? Deberían saberlo. ¿Qué hicieron “los regidores” para garantizar la seguridad de las personas y sus bienes en esas colonias? Obvio, nada formal. Encargarle a gente sin preparación ni experiencia en la función pública, cuidar y garantizar la prestación de servicios necesarios para la seguridad y felicidad ininterrumpida de los habitantes, es un error, pero a veces no hay de otra, sí, ¡no hay, no hay!, recordando al cómico mexicano Héctor Suárez. La ley también prevé castigos, juicio político, para los regidores que, por omisión, falta de cuidado y esmero ocasionan que la sociedad sufra. Los “regidores” de ahora, no rigen nada, porque ni siquiera saben lo que les toca hacer, solo hacen lo que indebidamente les ordena su padrino o fracción política. Los congresos locales, que son los encargados de castigar los errores y descuidos de los regidores también hacen lo mismo, nada en beneficio de la gente, solo conservar privilegios y mantenerse en el poder público para poder beneficiarse ellos, sus conocidos y cómplices. Si lo que hay es ignorancia, ambición e hipocresía, no hay inteligencia. Si no hay inteligencia institucional, la gente está sola, abandonada a su suerte. Si no hay un servicio efectivo de recolección de basura, la gente tiene que sacarla de su casa y dejarla o tirarla donde pueda. Si no hay un servicio suficiente de drenaje ni de conservación y mantenimiento de los canales pluviales, la gente tiene que construir diques domésticos para tratar de que el agua de lluvia y servida no entre a sus casas. Si no hay un servicio eficaz de protección o seguridad civil, la gente está abandonada, está sola, de allí que decir, después del daño, “no están solos”, es idiota, una tontería institucional más. Ni hablar.

(Foto El Informador)

Temas relacionados

Con tanto tonto, jamás habrá valor público

Horacio Villaseñor

Opinión•Guadalajara en 2022, no mejorará nada

Horacio Villaseñor

Opinión• El “rollo” de la reconstrucción del tejido social, desde el gobierno, es eso, puro rollo

Horacio Villaseñor

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Leer más

Política de privacidad y cookies