A Fondo Jalisco
Image default
Horacio Villaseñor Manzanedo La Aldea

¡Muchas gracias “regidores”, por su extraordinario trabajo!


Horacio Villaseñor Manzanedo

Por primera vez, en muchos años, las y los “regidores” del Ayuntamiento del Municipio donde vivo, cumplieron con su obligación e hicieron un extraordinario trabajo. Conocedores del Artículo 115 de la constitución nacional, que a la letra dice: […] I. Cada Municipio será́ gobernado por un Ayuntamiento de elección popular directa, integrado por un Presidente Municipal y el número de regidores y síndicos que la ley determine…”, por fin entendieron que el espíritu constitucional es que los regidores ya electos, sean del partido político que sea, dejan de ser partidarios para convertirse en actores parte de una nueva organización con fines generales, no de facciones, y que lo que suceda o no en el espacio público municipal es responsabilidad de todos ellos, por lo tanto si fueron de oposición, en la elección política, ahora en la función pública no lo son, porque son legalmente corresponsables del éxito o fracaso del periodo en el que la sociedad les encargó solucionar los problemas públicos relevantes indicados en este mismo Articulo 115 constitucional y que a la letra, también, dice: […] “III. Los Municipios tendrán a su cargo las funciones y servicios públicos siguientes: a) Agua potable, drenaje, alcantarillado, tratamiento y disposición de sus aguas residuales; b) Alumbrado público. c) Limpia, recolección, traslado, tratamiento y disposición final de residuos; d) Mercados y centrales de abasto. e) Panteones. f) Rastro. g) Calles, parques y jardines y su equipamiento; h) Seguridad pública, en los términos del artículo 21 de esta Constitución, policía preventiva municipal y tránsito; e i) Los demás que las Legislaturas locales determinen según las condiciones territoriales y socio-económicas de los Municipios, así como su capacidad administrativa y financiera. Entendieron también, que su función primordial no es andar regalando mochilas, útiles escolares, tenis o zapatos, despensas, cobijas, ni la promoción de huertos familiares o el desarrollo económico, entendieron que si el Ayuntamiento no soluciona lo que le corresponde obligadamente, nadie más lo puede ni debe resolver, de allí que aceptaron que sus obligaciones son irrenunciables y que el problema de la falta de agua potable, “no chocolatada”, del drenaje y el alcantarillado insuficiente para evitar inundaciones en las calles, el desbordamiento de los canales pluviales y el daño en las casas, no es responsabilidad del Sistema de Agua Potable y Alcantarillado (SIAPA), sino del Ayuntamiento. Una cosa es que se le encargue al SIAPA, el trabajo respectivo y lo pueda hacer, que solucione el problema, y otra cosa es que no pueda, porque sin no puede, la responsabilidad es del Ayuntamiento, entiéndase del colegiado de “regidores”, todas y todos, sean del partido que sean, porque es una responsabilidad indelegable. Entendieron también, que la obligación legal de dar solución a los problemas de inseguridad en las calles, el tránsito, los semáforos y la recolección de basura, también es del Ayuntamiento y que si el Gobierno del Estado o las empresas privadas a quien les encargaron algunos servicios, por ser públicos, si los encargados no pueden, la responsabilidad también es del Ayuntamiento. Cuando un gobierno municipal hace lo que debe hacer, lo que se entiende por valor público se traduce en plusvalía, la sociedad inmediatamente percibe que el gobierno cumplió por que sus propiedades inmobiliarias, modestas o no, gracias a que el Ayuntamiento cumplió, aumentan su valor notoriamente, el gobierno municipal entendió que, gracias a su eficacia, eficiencia y efectividad, la sociedad obtiene riqueza y felicidad. Gran trabajo hicieron, en esta ocasión, los “regidores” que concluyen su encargo, mi casa aumentó su valor por plusvalía, la colonia es ahora muy segura, no se pierde nada en las calles, no hay indigencia, no hay lámparas apagadas, ni hoyos, la basura se recoge diariamente por las noches, el pavimento, drenaje y alcantarillado de las calles fue renovado, todo rechina de limpio, todo es felicidad y hasta gusto da pagar los impuestos. ¡Bravo, señores “regidores”! ¡Enhorabuena! Postdata: Es burla, ni hablar.

Horacio Villaseñor* Es Máster en Gobierno y Administración Pública Estatal y Municipal

Temas relacionados

Crear un sistema intermunicipal para basura, es idiota

Horacio Villaseñor

Sin profesionales en ayuntamientos, habrá más muertos

Horacio Villaseñor

Guadalajara; ríos de caca

Horacio Villaseñor

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Leer más

Política de privacidad y cookies