A Fondo Jalisco
Image default
Horacio Villaseñor Manzanedo La Aldea

Planes políticos de gobierno, son pura vacilada

Horacio Villaseñor Manzanedo

Sabemos, o por lo menos creemos, que los planes de gobierno que proponen a la sociedad, las o los candidatos a un encargo gubernamental, se deben crear paso a paso, integrando un equipo de trabajo interdisciplinario, con habilidades técnicas-políticas y conocedor del territorio que se desea atender, aunque no siempre es así. Se supone que son expertos en las problemáticas territoriales, toda vez, que la razón de ser de cualquier gobierno es su capacidad para solucionar problemas públicos específicos en cada lugar. Se supone también que, en una sociedad democrática, plural y por ende conflictiva, los planes de gobierno deben tener un enfoque participativo e incluyente, por otra parte también sabemos que la realización de los planes institucionales de desarrollo gubernamental, deben construirse, con base en la normatividad, habiéndose ganado la elección y desde el poder público, esto es ya en funciones gubernamentales, entonces son planes distintos. El que se propone desde la campaña con un sello distintivo de las o los candidatos, es la visión de ellos sobre la opción de desarrollo que creen es conveniente para su municipio, estado o país, armonizada y coherente con los valores, principios y objetivos planteados por el movimiento, grupo o partido político que avala su candidatura, entonces este primer plan de gobierno, no es el institucional, sino otro, es un plan político, de tal forma que en la medida que sea realizado entre conocedores de los problemas y especialistas en administración pública, podrá tener sentido, ser factible y viable al avanzar formalmente en la elaboración de siguiente plan, el institucional, el de desarrollo nacional, estatal o municipal, caso contrario terminará siendo útil para ganar pero no para lograr solucionar problemas, solo será útil al político y a su grupo, pero no para el interés general, ultima razón de todo gobierno. Existe también evidente información, estadísticas y conocimiento de los problemas públicos, que lastimosamente no son nuevos, son los mismos y más desde hace décadas, porque hemos perdido de vista que la función pública, con gobiernos llenos de directivos improvisados, sin conocimientos ni experiencia en el ejercicio gubernamental, ha ocasionado que partidos políticos, de uno y otro color, lleguen y salgan de los gobiernos, pasando vergüenzas, con puras penas y nada de gloria. Así, la a sociedad sigue sufriendo, con esperanza cambia sus preferencias de voto, pero lo único que obtiene es desilusión y más sufrimiento, entonces, ¿qué falla, qué falta? En el mejor de los casos, los candidatos hacen propuestas novedosas, llamativas, se rodean de profesionales en muchas disciplinas, creyendo que los directores de cada dependencia deben tener una licenciatura acorde a lo que realizarán, pero no alcanzan a ver que el director de obras públicas no construye las obras, el de parques y jardines no corta el césped ni los arbolitos, el de pavimentos no tapa baches, el de seguridad o protección civil no rescata a nadie ni el de servicios médicos debe operar en quirófano, y así en todos los casos. Los directivos públicos dirigen corporativos públicos, dirigen el trabajo de ingenieros, arquitectos, urbanistas, agrónomos, paramédicos, policías, etc., pero dirigen con base en el derecho y el procedimiento administrativo, su especialidad debe ser la dirección pública, la dirección de equipos de trabajo, si además saben o tienen conocimientos técnicos de los que deben tener obligadamente sus subordinados, está bien, lo que abunda no daña, pero no se les contrata para que sean operativos, de allí que directivos profesionistas, sin experiencia en gobernación, entran y salen y todo sigue igual de mal. La clave, “no hay idea buena sin gobierno eficaz”, no hay buen plan si quien, obligadamente, lo debe llevar a cabo no puede, por ello los planes de gobierno, políticos, son grandes ideas que la maquinaria directiva gubernamental inepta no puede hacer realidad, son pura vacilada. Ni hablar.

Temas relacionados

Creer que se es buen gobernante, si se es popular, es idiota

Horacio Villaseñor

Exigir que la gente saque su basura de casa, hasta que pase el recolector, es idiota

Horacio Villaseñor

Servicio malo, no es servicio, no sirve y público, menos

Horacio Villaseñor

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Leer más

Política de privacidad y cookies