!Síguenos!
Avatar

Publicado

el

Horacio Villaseñor Manzanedo*

Nadie, en sus cinco sentidos, estará en desacuerdo respecto a la conveniencia de reutilizar o reciclar la bolsa de plásticopero: ¿prohibirla? La bolsa de plástico es innocua, inerte y duradera, no solo no causa daño alguno, sino que fue inventada para resolver múltiples problemas de sanidad y transporte

Respecto a su sostenibilidad impacto medio ambiental , de un análisis serio tomando en cuenta el ciclo de vida de la bolsa, o sea, su fabricación, energía usada en su producción y transportesu almacenaje, su vida útil, etcétera, se desprende que la bolsa de plástico es la más sostenible de las bolsas existentes, sale mejor librada que la de algodón o papel. 


La bolsa de plástico de polietileno surgió exitosamente en los años 60 como una alternativa sostenible a las bolsas de papel que, entonces, se usaban

La bolsa de plástico volvió muy cómodas muchas actividades cotidianas, un ejemplolas que daban en los supermercados que la sociedad reusaba para tirar la basura, de casa, en el camión recolector. 


Con la estúpida prohibición, ahora hay que comprar bolsas de plástico, gastar dinero que antes no gastábamos, para tirar la basura, porque los trabajadores de limpia no se llevan nada que no esté embolsado

Lo peor es que la prohibición proviene de “políticos” improvisados ignorantes del derecho público que no lograron atinar que la obligación de la función pública, de acuerdo con la constitución, es hacerse cargo de la limpieza de todos los espacios públicosincluyendo la recolección, traslado, tratamiento y disposición final de los residuos que allí se observan, lo que significa que su obligación es también asegurarse que las bolsas de plástico se eliminen adecuadamente, pero como no pueden hacer su trabajoeliminar la bolsa adecuadamente, prohíben su uso, y si no hay bolsa, no hay que eliminarla adecuadamente ¡qué vivos! El problema no fue, ni será la bolsa de plástico, el problema es la ineptitud, la incapacidad de los ayuntamientos para cumplir su obligación de evitar que las bolsas lleguen a los ríos, lagos o mares, el problema es la inadecuada disposición final y eso le toca resolver solo al gobierno municipal.  Ante su incapacidad para barrer, lavar y mantener todas las calles y avenidas limpiaspermanentementesu limitación intelectual para implementar plantas de transferencia suficientes trasladar los desechos a los lugares de tratamiento y eliminación adecuada; suinsuficiencias para asegurarse que durante esos traslados no vayan tirando la basura por todos lados haciendo un cochinero; o para, eliminar las basuras sin causar daño alguno a la humanidad, lo único que se les ocurrió fue la vacilada de que desapareciendo la bolsa de plástico y con ella las comodidades que otorgabase termina con un gran problema.
Lo que se debería prohibir, es la llegada, a la función pública, de gente sin preparación ni experiencia, que con su ignorancia causa más daño que una bolsa de plástico. 

Nos regresaron a los años 60, ni modo.

Horacio Villaseñor Manzanedo* •Maestro en Gobierno y Administración Publica Municipal y Estatal.
•Miembro de a Red Nacional de Investigadores en Gobiernos Locales Mexicanos, A.C. (IGLOM) .
•Miembro de la Red Gobernanza Metropolitana del CONACYT.
•Profesor en la Maestría en Gestión de Gobiernos Locales, en la UdG.

 

Las opiniones expresadas por los columnistas son responsabilidad exclusiva de sus autores y no reflejan necesariamente el punto de vista de Expedientes Afondo
Advertisement
Click para comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Coyuntura

Infraestructura sanitaria y seguridad nacional

Avatar

Publicado

el

La Segunda Guerra Mundial trajo consigo un ‘golpe de timón’ de especial relevancia con relación a la inversión en ciencia y tecnología: ésta adquirió un enfoque de seguridad nacional con la invención de la bomba atómica. Durante décadas, la Guerra Fría forjó este principio entre las superpotencias. Después del Covid-19 se suscitará un cambio de paradigmas de igual magnitud en el Orbe. Habrá una intrínseca y sustantiva relación entre la inversión en infraestructura sanitaria y personal médico, con la seguridad nacional [ante pandemias] y la estabilidad macroeconómica de un país. JP Morgan predice que, en México, la economía podría decrecer en un 7% por los efectos del coronavirus [Moody’s predice un desplome de 3.7%]. 

Los países han emprendido estrategias que han permitido mitigar el impacto de esta pandemia: test masivos y corresponsabilidad social [Alemania y Corea del Sur], distanciamiento social y cuarentenas [China], protocolos culturales personales de higiene y uso masivo de cubrebocas sin recurrir al confinamiento obligatorio [Japón, p. ej.] y cortar la cadena de contagio aislando a las personas contagiadas y sospechosas –conocidos como ‘grupos de brote’– con el uso de tecnología de rastreo [Singapur, v.gr.], entre las que más destacan. Si el número de contagios se vuelve crítico para el sistema de salud, ante el repunte dramático de los contagios, habrá un indicador que definirála tasa de letalidad del virus: la tasa por cada mil habitantes de camas hospitalarias para atender los casos graves.

La OMS recomienda un mínimo de ocho camas hospitalarias por cada mil habitantes. El promedio que registran los 36 países que integran la OCDE es de 4.7. No obstante, nuestro país la tasa más baja: un total de 1.5. Actualmente, los países del Primer Mundo con mayor número de muertes ante el coronavirus son aquellos que tienen una tasa por debajo de la media de la OCDE al 29 de marzo: Italia, con una tasa de 3.2 camas hospitalarias y 10,779 muertos; España con una tasa de 3.0 y 6,733 decesos; y Estados Unidos con una tasa de 2.8 y 2,191 defunciones. 

De acuerdo a datos oficiales, a nivel estatal, la Ciudad de México lidera la tabla, con una tasa de 3.7 camas hospitalarias por cada mil habitantes [son contabilizadas las del sector público (federal y estatal) y privado]. En un segundo sitio se encuentra Campeche, con una tasa de 2.3. Le sigue Sonora, con 2.2; Coahuila y Durango, con 2.1; Nuevo León 2.0; y Jalisco con 1.8 [encima de la media que es de 1.5]. Sin embargo, en los tres últimos lugares, se encuentran Oaxaca y Guerrero con una tasa de 1.1, y finalmente Chiapas con una tasa de 0.8. 

En virtud del carácter que han tenido las últimas dos pandemias (H1N1 y Covid-19), que complican el sistema respiratorio, empieza a surgir un nuevo indicador: el número de camas de cuidados intensivos por cada 100 mil habitantes. Estados Unidos lidera la tabla con 34.7, le sigue Alemania con 29.2. Corea del Sur tiene 10.6. Japón tiene un total de 7.3 y China de 3.6. En México se desconoce este dato. Mientras tanto, ayer se instaló en el Central Park de Nueva York un hospital de campaña, para hacer frente a la demandas de camas para el COVID-19.

 

Seguir leyendo...

Coyuntura

Si no pueden controlar ni el muérdago ¡menos el coronavirus!

Avatar

Publicado

el

Por Horacio Villaseñor Manzanedo*

Desde hace décadas existe, en la metrópoli, la pérdida masiva de árboles en los limitados espacios verdes existentes a causa de una planta parásita, denominada muérdago, que vive sobre los troncos y ramas y que, a pesar de que a simpe vista, es fácilmente detectable, los ayuntamientos no han podido resolver. El problema no es el muérdago, el problema es, la ineptitud, la falta de capacidad de los directivos públicos que no saben qué hacer para controlarlo, argumentando tener pocos recursos disponiblesque en mi opinión tampoco el problema es de dinero, sino de falta de inteligencia institucional. Los problemas públicos de un Ayuntamiento son del Ayuntamiento, no de los directores públicos de las dependencias, entendido el Ayuntamiento como el espacio colegiado de regidores, equipo directivo, que debería ser un espacio institucional con suficiente capacidad para decidir, reestructurar y reorganizar la administración toda, incluyendo las finanzas, obvio, sin olvidar que el dinero no suple a la inteligencia. La realidad es que típicamente, ni los regidores ni sus equipos, son gente preparada para la función pública ni tienen la mejor experiencia en lo que hacen. Hace muchos años, más de treinta y tres, cuando inició mi interés por observar y estudiar las administraciones públicas municipales, erróneamente creía que los ayuntamientos no funcionaban porque, “la tropa”, los servidores públicos de base, eran gente floja, irresponsable y mañosa, pero con el tiempo me di cuenta y entendí que la mayoría de los trabajadores son personas de  gran calidad, valor ético y técnico, que si no dan el resultado deseado, es porque sufren la desgracia de tener, periodo a periodo, jefes, directivos públicos, amigos de alguien, improvisados que no saben ni entienden bien la función pública y mucho menos dirigen a la gente bajo su encargo, adecuadamente. El drama es que, “la tropa”, termina haciendo, periodo a periodo, lo que siempre ha hecho, con el mismo sueldo, sin la posibilidad de ocupar los cargos directivos y aguantando a sus superiores que en el mejor de los casos son gente buena, pero ignorante, que no les puede enseñar nada nuevo de la gestión pública. Pues con esos típicos equipos directivos, chafa, ahora hay que atender y tratar de ayudar paracontrolar, en los espacios públicos municipales,bajo su responsabilidadlos contagios de una epidemia. ¿Cuántas cuadrillas tendrán para ello? ¿Cuántas veces al día sanitizarán los mercados,panteones, rastros, edificios públicos, parques y jardines, calles, avenidas y calzadas de la ciudad? Si no pueden controlar ni el muérdago ¡menos el coronavirus!   

Seguir leyendo...

Coyuntura

Se confirman casos nuevos y tercera defunción por COVID-19 en Jalisco

Avatar

Publicado

el

  • La Secretaría de Salud ha descartado 336 casos hasta el momento y bajo estudio tiene a otros 212
  • La Unidad de Epidemiología activa protocolo para identificar a contactos de paciente fallecida en Tomatlán

La Secretaría de Salud estatal (SSJ) reportó este día trece casos confirmados más, así como la tercera defunción en Jalisco por COVID-19, la cual se registró en el municipio de Tomatlán, en la región costa del estado.

Se trata de una mujer de 56 años de edad, residente de Estados Unidos, quién llegó el pasado 9 de marzo a la entidad, como solía hacerlo por temporadas. Varios días después presentó síntomas de enfermedad respiratoria: tos, dolor de cabeza, vómito, escalofríos, dolor muscular y malestar general. Se le tomó la muestra para identificar al virus en el Hospital Regional de Puerto Vallarta. En condición estable y con síntomas leves se mantuvo en aislamiento domiciliario, sin reporte de agravamiento.

Ayer la paciente acudió a una clínica particular debido a que presentaba dolor abdominal y dificultad respiratoria, para ser trasladada después al Hospital de Primer Contacto de Tomatlán, dónde desafortunadamente se confirmó su deceso.

La Unidad de Epidemiología de la SSJ ha activado el protocolo para la identificación de contactos de la paciente, sus familiares, deudos y quienes convivieron con la ciudadana norteamericana; así como el personal de salud que la atendió, privilegiando en todo momento la seguridad de las personas, a quienes se les dará puntual seguimiento, también bajo aislamiento en sus domicilios.

CASOS CONFIRMADOS
Del total de 81 personas positivas a COVID-19 en Jalisco, 77 son pacientes con síntomas (13 nuevos) y cuatro portadores asintomáticos. El día de ayer se reportaron 64 personas con síntomas (https://ssj.jalisco.gob.mx/prensa/noticia/8943).

Hasta la fecha, se han estudiado casos en 53 municipios del Estado, confirmándose personas positivas en sólo cinco de ellos: Zapopan, Guadalajara, Cuautla y los primeros en Tomatlán y Tecolotlán.

Asimismo, del total de casos, han requerido hospitalización ocho pacientes: dos fueron dados de alta por mejoría, tres por defunción y al día de hoy tres personas están internadas en un hospital del IMSS y en hospitales privados; en condición grave una de ellas, y dos en estado delicado.

La SSJ ha descartado totalmente 336 casos hasta el momento y tiene bajo estudio a 212 casos sospechosos de COVID-19, en espera de confirmar o descartar su diagnóstico.

Entre los descartados, se encuentran las dos personas que fueron atendidas en los Servicios Médicos Municipales de Guadalajara y trasladadas en una ambulancia de la Cruz Verde, al Hospital Civil de Guadalajara “Fray Antonio Alcalde”. Una persona falleció por la madrugada de hoy y la otra se encuentra en estado delicado; sin embargo, se les tomó muestra y en ambos casos fueron negativas a COVID-19.

Seguir leyendo...
Advertisement


Tendencia