Connect with us
Avatar

Publicado

el

Horacio Villaseñor Manzanedo*

Lo que no tenemos y estamos deseando, toda la sociedad, es un Área Metropolitana de Guadalajara segura, moderna, bella, con amplios espacios verdes, plazas y vías de circulación bien conservadas. Los gobiernos de la ciudad deberían asegurar estas condiciones con el objeto de posibilitar el progreso, el desarrollo y la prosperidad que es el sello de los tiempos modernos en otras ciudades del mundo. No es cierto que el crecimiento urbano y la falta de recursos sea razón por la que los gobiernos municipales no puedan cumplir con sus obligaciones constitucionales. En realidad, lo que falta es inteligencia, ingenio, aptitud, capacidad y profesionalismo para organizar y dirigir la administración o las administraciones que se requieren en cada caso. No hay efectividad, ni la habrá con la lamentable y común práctica de invitar a familiares, afectos, conocidos, camaradas y “paleros” a conformar los equipos públicos directivos, sin más mérito que el de haber ayudado en la campaña política ganadora. En mi opinión, los gobiernos municipales, en la metrópoli, pueden recuperar sus capacidades bajo el concepto de “ciudad de ciudades” sin necesidad de intervenir y modificar la Constitución Política de México, hacia la creación de una nueva figura de gobierno intermedia entre el municipio y el Estado. La solución a los problemas generados por ayuntamientos incumplidos e ineptos es mucho más sencilla de lo que parece. No es necesario cambiar leyes ni reglamentos, el problema es de falta de capacidad, experiencia, profesionalismo y visión de los “funcionarios” actuales, esos de “confianza” del jefe que solo sirven para que les aplaudan, feliciten y adulen. Guadalajara, Zapopan, Tlaquepaque y Tonalá conforman la zona metropolitana e integran la gran ciudad que por su tamaño dificulta la detección de las anomalías o deficiencias y su atención inmediata, por lo que urge creatividad para implementar una nueva forma de gobernarla, iniciando un proceso focalizado solo en ellos cuatro. El terrible error de decretar un Área Metropolitana de Guadalajara, con nueve municipios que no constituyen un único centro de población, solo ha servido para complicar todo, distraer, gastar más, perder el tiempo y retrasar el camino correcto para resolver los hoy agravados problemas públicos. La “ciudad de ciudades”, que no es otra cosa que un sistema de ciudades en la gran ciudad es el camino correcto y no el gobierno metropolitano. En lugar de pensar en “metropolizar” los servicios públicos, que es intermunicipalizarlos, se deben “descentralizar” dotando de todo lo necesario a cada uno de los distritos urbanos en los que se encuentra dividida la metrópoli, fortaleciendo los municipios con directivos capaces. La solución son las administraciones distritales y bastaría el interés por implementarlas adecuadamente, en el entendido de que esta reestructuración e implementación solo la puede hacer bien gente con experiencia y preparación en el tema. Para el Dr. Luís F. Aguilar, reconocido especialista en gobierno y administración pública, en la actualidad el problema no es el gobierno, sino el proceso de gobernar, primero gobernar al mismo gobierno y después a la sociedad. Solo falta inteligencia institucional, sencillamente eso y difícilmente localizable en los actuales cuerpos directivos. Urge entender que los ayuntamientos deben ser autosuficientes, deben dejar su mala costumbre de ser mantenidos de los otros dos órdenes de gobierno, nacional y estatal. ¡Sin inteligencia todo falla, todo lo importante está mal! Ni hablar.

 

Las opiniones expresadas por los columnistas son responsabilidad exclusiva de sus autores y no reflejan necesariamente el punto de vista de Expedientes Afondo
Advertisement
Clic para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Gobierno

Las formas rotas: Ismael del Toro, cinismo y poder- Los estamos viendo

Avatar

Publicado

el

Por Jaime García Medina

Por ley los plazos para participar en el proceso electoral 2021 están corriendo y, por ende, los actores políticos deben inmiscuirse en él. Pero hay maneras de hacerlo y en el equipo gobernante las buenas formas están rotas. Dicho de otro modo, vivimos una etapa de cinismo exacerbado.

Esto viene a cuento por la entrevista que El Informador hizo al presidente municipal de Guadalajara Ismael Del Toro y publicó ayer lunes 30 de noviembre en su nota principal de portada. Ahí vemos la crudeza con la que se practica la ruptura de formas por parte de quien es el actor relevante del alfarismo rumbo al declive natural de su líder Enrique Alfaro.

Del Toro, cuyo pecho no es bodega ya dejó ver parte del futuro inmediato de MC: dijo que él será el candidato 2021 a la presidencia municipal de Guadalajara porque está haciendo bien -eso cree- su trabajo. Esto es conocido aquí y en todos lados, como dedazo y autoritarismo monárquico.

 

Añadió que en su partido las mujeres serán candidatas a presidentas municipales en Tlaquepaque o Zapopan y… no dijo más, Demuestra así la misoginia que los caracteriza.

Descabeza a su equipo de regidores que ahora podrán migrar a cualquier equipo y partido libremente, o de plano podrán hacer campaña de brazos caídos porque “al menos la mitad no repetirá”. Eso muestra el maltrato conocido en MC.

También reveló que el coordinador de la bancada de Movimiento Ciudadano en el Congreso del Estado será Pablo Lemus, presidente municipal de Zapopan y eso no gusta. Serían los diputados locales electos quienes digan quién los coordinará y aún no hay ni candidatos.

Sin embargo, lo que más llama la atención de la entrevista es esta frase de del Toro: “La verdad es que no hay plan B en Guadalajara. No es un tema de que me toque, es un tema que estoy haciendo bien mi trabajo”.

Las cartas están echadas. La gran apuesta de Enrique Alfaro para sucederlo es Ismael del Toro. Las formas están rotas. Son tiempos de retorno a los poderes metaconstitucionales.

Continuar Leyendo

Gabriel Torres Espinoza

La UIF: El ‘Zar Anticorrupción’ de México

Avatar

Publicado

el

Gabriel Torres Espinoza*

La Unidad de Inteligencia Financiera (UIF), aunque parece una institución creada en este sexenio, debido al cuantioso número y valor de las cuentas bancarias congeladas, fue en realidad fundada por decreto en 2004. Mayor relevancia ha adquirido la UIF por ser tan sólo una “unidad” administrativa con el poder de una Secretaría de Estado, y un titular que hace las veces de un ‘Zar Anticorrupción’. En este sexenio, la UIF ha bloqueado cuentas por un monto superior a los siete mil 500 millones de pesos, sobre robo de hidrocarburos, corrupción política, empresas ‘fantasma’, trata de personas, tráfico de migrantes y crimen organizado.

Empero, ¿qué tanto representa este monto de las cuentas congeladas por la UIF, respecto del total del lavado de dinero y la corrupción en México? Aunque no existe una cifra oficial, el académico Jorge Lara Rivera, del INACIPE, con estimaciones basadas en reportes oficiales, ha señalado que, el monto del lavado de dinero en México, asciende a 50 mil millones de dólares. Ahora bien, de acuerdo con el titular de la OCDE para América Latina, Roberto Martínez Yllescas, el costo de la corrupción en México es del cinco al 10 por ciento del PIB Nacional, del que “tan solo los sobornos a funcionarios públicos tienen un costo del 2%”. De forma que esta cifra apenas representa el atajo de un asteroide en un universo financiero plagado de corrupción y lavado de dinero.

No dejan de ser importantísimos los esfuerzos y resultados de la UIF en materia de combate a la corrupción política. Para este 2021, se prevé que la UIF ejerza 170 millones de pesos. El Sistema Nacional Anticorrupción (SNA), que está integrado por la Secretaría de la Función Pública (SFP), la Fiscalía Anticorrupción, el Tribunal Federal de Justicia Administrativa (TFJA), el Consejo de la Judicatura Federal (CJF), el Instituto Nacional de Transparencia (INAI), la Auditoría Superior de la Federación (ASF) y la Secretaría Ejecutiva del SNA, ¡ejercerán 71 mil 900 millones de pesos! Quiere decir que, aunque con resultados muy superiores en materia de combate a la corrupción, ¡la UIF ejercerá apenas 0.2 por ciento de lo que cuesta el pesado e ineficiente SNA!

La inusitada relevancia de la UIF tiene que ver con el gradual debilitamiento legal del Poder Ejecutivo en el sistema presidencial mexicano. Me explico. Frente a la autonomía constitucional de la Fiscalía General de la República (FGR) y la Fiscalía Especializada en Combate a la Corrupción (FECC), que ya no dependen orgánicamente del Poder Ejecutivo, el presidente de la República sólo cuenta con un mecanismo para incidir en términos de la investigación y persecución de los delitos asociados a la corrupción: la UIF. De hecho, resulta ampliamente probable que, posterior a este sexenio, la UIF pase a formar parte de la FGR o del Poder Judicial (existen países con este modelo), o bien, se convierta en un órgano constitucional autónomo. ¿Por qué? Porque tanto la «investigación» como la «inteligencia», relacionada con los delitos, pueden recaer en indeseables o nocivos fines de persecución política. No obstante, la UIF es, hasta hora, el más eficiente (por sus resultados) instrumento con que cuenta el Estado Mexicano para el combate a la corrupción política.

Continuar Leyendo

Gabriel Ibarra Bourjac

Los Hombres del Poder- Se reaviva choque AMLO-Alfaro

Avatar

Publicado

el


Gabriel Ibarra Bourjac*

Al general y estratega militar chino Sun Tzu se le adjudica la frase “haz la guerra para negociar una paz justa”, y viene en el manual El Arte de la Guerra. La política hay quienes la conciben como el arte de la negociación y construcción de acuerdos.

Sabido es el antagonismo que existe entre el Presidente de México, Andrés Manuel López Obrador y el Gobernador de Jalisco, Enrique Alfaro, que alcanzó su punto de ebullición durante la campaña electoral del 2018, donde las descalificaciones entre uno y otro se registraron con un lenguaje de odio.

Los dos políticos ganaron sus elecciones y tuvieron que dejar de lado sus diferencias y buscar tener entendimiento para gobernar, considerando la importancia que tiene Jalisco para el país, por un lado, y por el otro, la necesidad de trabajar con el Gobierno Federal por ser el que provee el 90 por ciento del presupuesto que maneja el Gobierno del Estado, producto de la recaudación de impuestos que hace la federación y otros aprovechamientos, como los derivados del petróleo.

LA RESISTENCIA

Ya llegamos a un tercio del tiempo que han cumplido al frente de sus gobiernos gobierno Alfaro y López Obrador y por lo visto el antagonismo difícilmente se superará. El último Gobernador que se enfrentó a un Presidente fue el tabasqueño Roberto Madrazo a quien el priista Ernesto Zedillo pretendió destituirlo, pero la jugada se la ganó el sureño a tal grado que lejos de ser aplastado se convertiría en presidente nacional del PRI y candidato presidencial en 2006, aunque perdió la elección frente a Felipe Calderón.

¿Qué puede pasar en este choque entre Alfaro y López Obrador? ¿Quién gana y quién pierde con esta confrontación? ¿Quién controlará a quién? ¿Quién cederá? Los grandes perdedores son Jalisco y son México. El poder lo tiene el Presidente, sin duda y es impredecible cómo procesará en el futuro este choque ¿Lo verá como parte de las diferencias de la democracia o esperará la oportunidad para asestar el golpe?

Sin duda tenemos a un Gobernador muy diferente a sus antecesores que preferían llevársela bien con el poder central. El único que tuvo el valor de enfrentarse al Presidente fue el exgobernador panista Francisco Ramírez Acuña, quien le respondió a Fox que el único que lo podía regañar era el pueblo de Jalisco.

RAÚL PADILLA Y ALFARO

El pasado 13 de noviembre el Presidente recriminó la alianza de Enrique Alfaro con Raúl Padilla, presidente de la FIL cuando dijo que en las últimas Ferias del Libro de Guadalajara la han dedicado a atacar a la 4T, cuando traen a Vargas Llosa, Aguilar Camín, Krauze, señalando que Alfaro está aliado con el hombre fuerte del Grupo Universidad.

A López Obrador le molestó que en el marco del Premio Princesa de Asturias que fue entregado a la FIL Guadalajara, como reconocimiento a la gran labor cultural, Padilla criticara al populismo como enemigo del libro, lo que le caló al político tabasqueño.

Al respecto el Gobernador Jalisco se quedó callado y no dio respuesta a ese mensaje del Presidente dirigido desde la mañanera y se dio pie para que se especulara que Alfaro había dejado solo a Raúl Padilla en este episodio.

No fue así. El Gobernador de Jalisco estaba esperando el momento que tuviera mayor impacto para emitir su respuesta y fue este sábado, precisamente en el marco de la inauguración de la FIL edición 2020. Y a juzgar por sus palabras, el político jalisciense fue muy directo y duro. “Cuando los liberales que pretenden reconstruir la nación con guías morales le dicen a la FIL conservadora, lo único que hay que hacer es sonreír ante lo ridículo”.

Esto hay quienes lo interpretan como un mensaje que raya en lo audaz y que es poco prudente. Pero así es como actúa el gobernador Alfaro, es muy directo, y seguramente esto tendrá respuesta hoy lunes. Habrá que ver qué dice el Presidente.

LA ALIANZA FEDERALISTA

En este mes de noviembre la demanda de la alianza de gobernadores que exigen revisión del Pacto Fiscal y que no aceptan se les disminuyan los recursos en el presupuesto del próximo año, ha llevado a que suban de tono sus declaraciones. Se ha advertido de que estos gobiernos estatales se podrían salir del Pacto Fiscal, sin embargo, hasta el momento nadie ha dado un paso adelante para hacerlo efectivo.

Por ejemplo en Jalisco, fuera del nombramiento que le otorgó Enrique Alfaro al periodista Enrique Toussaint para que le coordine una mesa que revise el Pacto Fiscal, no se ha dirigido al Congreso del Estado para que inicie los procedimientos jurídicos que permitan salirse del Pacto Fiscal, que de acuerdo a la ley es el camino más indicado, toda vez que armar una mesa de análisis y discusión, es un tema más mediático que hace ruido, pero cuyas resoluciones y acuerdos no tienen validez jurídica alguna.

Las declaraciones de la Alianza Federalista no surtieron efecto sobre el presupuesto que se discutió y aprobó en San Lázaro. Finalmente, son los resultados son los que cuentan.

Habrá que ver que sigue en este choque y el impacto político-electoral que esto tiene.

Empezaremos el segundo tercio del gobierno con el pleito vivo entre el Gobernador Alfaro y el Presidente López Obrador. Obviamente que esto viene a complicar el ejercicio del gobierno no sólo por la falta de entendimiento, sino por el antagonismo abierto entre dos poderes y de lo que se pueda derivar de esta lucha del poder.

Continuar Leyendo
Advertisement
Advertisement





Tendencia